03 enero 2016

El caos como estrategia

"El despliegue bélico  fue teorizado por la llamada “Guerra de Cuarta Generación” resultado de las reflexiones en el alto nivel militar de los Estados Unidos posteriores a la derrota de Vietnam...

La nueva doctrina militar apunta no a la simple destrucción de la fuerza militar enemiga sino principalmente al conjunto de la sociedad que la sostiene. 

La desintegración social (económica, moral, cultural, institucional) pasa a ser el objetivo buscado y ese proceso puede darse o no con intervenciones directas sino más bien con combinaciones variables de intervenciones externas (militares, mediáticas, económicas, etc.) y acciones de desestabilización interna".

 (El profesor Jorge Beinstein ha dedicado artículos para tratar de la estrategia del caos).

---------------
El Jefe de las Fuerzas Armadas de Suiza el general André Blattman  advirtió a sus compatriotas europeos que "el peligro de terror está creciendo, las guerras híbridas están abarcando a todo el mundo, las perspectivas económicas son sombrías y los flujos migratorios de las personas desplazadas y refugiadas han tomado dimensiones no esperadas". 

 Ya se sabe que entre los refugiados acogidos en Europa hay cientos si no miles de combatientes del Estado Islámico y que en algún momento oportuno mostrarán sus garras. 
Teniendo en cuenta que el actual Estado Islámico es la creación de los gabinetes de todos los presidentes norteamericanos, comenzando con Jimmy Carter, no es de extrañar que su propósito será también producir cambios en Europa, Euroasia y China, de acuerdo a los diseños y necesidades de Washington.

Por lo pronto, los líderes del Estado Islámico (EI) tienen contactos y obtienen armas en Ucrania. También se está observando un lento desplazamiento de los militantes terroristas del EI hacia la frontera de Rusia, China e India. 

A la vez, el rol del "Golden Boy" (chico de oro) de la CIA, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, cumpliendo órdenes de EE.UU. en el desarrollo y el crecimiento del Estado Islámico y también en la avalancha de los refugiados del Medio Oriente a Europa ya no necesita ninguna prueba. 
 Tanto Barack Obama como Erdogan actúan sincronizadamente y a la par. Recientemente se divulgaron las imágenes de una columna de más de 10,000 camiones cisterna de los terroristas del EI, estos estaban protegidos desde el aire por los aviones militares norteamericanos dirigiéndose desde Irak a Turquía. 

Debido a la actuación de los aviones de guerra rusos en Siria, este país representa un riesgo para el negocio de oro negro, mientras que en Irak el estado Islámico tiene un apoyo real de Norteamérica.
  La simple lectura del Presential Study Directive-11 (PSD-11) de 18 páginas auspiciado y firmado por el presidente Barack Obama en el 2010 confirma la directa implicación del gobierno norteamericano en la creación del Estado Islámico y el terror que se desató en el Medio Oriente. 

Fue Barack Obama (pico de oro, alma de demonio)  quien insistió que para hacer cambios en el Medio Oriente se tenía que estudiar la experiencia de los movimientos revolucionarios en América Latina y los levantamientos populares en Europa oriental y Asia. 


Así se establecieron en Estados Unidos 22 centros de entrenamiento primero, para los militantes del movimiento Hermanos Musulmanes y posteriormente para los wahabistas, salafistas etc. radicales. 
Están auspiciados por el Banco de los Hermanos Musulmanes y por el North American Islamic Trust (NAIT). 
 Uno de estos centros de entrenamiento, llamado "Islamville" está ubicado en Dover, Tennessee a 51 kilómetros de la base militar de la División Aerotransportada de Asalto 101 (Screaming Eagles) "Fort Campbell".

Por eso no es de extrañar que las 23,144 bombas que lanzaron los bombarderos norteamericanos en el 2015  supuestamente  contra el EI en Irak, Siria, Afganistán, Paquistán, Yemen y Somalia, no le hicieron ningún daño al Estado Islámico sino a la infraestructura económica y a las fuerzas armadas de estos países. 

Este ha sido el propósito real de Washington. En resumidas cuentas, los "iluminados globalizados" están promoviendo una geopolítica de desastre a vista y paciencia de todo el mundo y que se deja a "torcer el brazo" voluntariamente con la rara excepción de Rusia e Irán. 

Ya es hora que Europa despierte de su estado zombi y que China deje de ser tan cautelosa para apoyar activamente a Rusia en su lucha contra el Estado Islámico "made in the USA".

Sputnik mundo