07 abril 2015

En España nunca ha habido democracia, si corrupcion estructural

Francisco Nicolás Gómez Iglesias (el ‘pequeño Nicolás’), acaba de poner en jaque político al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz filtrando las revelaciones que le había hecho el financiero catalán Javier de la Rosa en una explosiva conversación celebrada en el Hotel Meliá Castilla el 19 de septiembre de 2014, grabada y con una duración de 44 minutos.

La cinta correspondiente fue distribuida de forma masiva a los medios de comunicación el pasado 16 de abril por el entorno de Gómez Iglesias, que ya se muestra como un auténtico ‘súper agente’ de Inteligencia comparado con quienes dirigen su acoso político y judicial desde el aparato de Interior. Una persecución iniciada con la querella interpuesta contra él por el CNI, que en esta misma sección Confidencial reputamos de torpeza descomunal impuesta a su director, Félix Sanz Roldán, por la vicepresidenta para todo y ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría.

 
Los desahogos de Javier de la Rosa, denunciando una trama de corrupción y delincuencia verdaderamente escandalosa (delitos fiscales, blanqueo de dinero, financiación irregular de partidos políticos…), son demoledores, aun como manifestaciones de parte, sin ratificar ante la Justicia y quizás sobre delitos que pudieran haber prescrito. Sobre todo oídas en boca de quien afirma haber sido testigo presencial de los mismos, reconociéndose como vulgar delincuente.
Muchos son los políticos y abogados de renombre comprometidos cuando menos moralmente por las confidencias de Javier de la Rosa a Nicolás Gómez Iglesias, ahora de pública notoriedad. Ahí quedan gravemente empañadas la imagen de CiU y del PP, y la de personas como Jordi Pujol, Miquel Roca, José María Aznar, Rodrigo Rato, Felipe González, Alejandro Agag, Cristóbal Martell, Arturo Fasana, Gao Ping, los Albertos… y hasta el rey Juan Carlos I.

Pero el más afectado de todos es sin duda alguna el actual ministro del Interior. De ser ciertas las afirmaciones de Javier de la Rosa, con sólo dos frases y menos de 50 palabras ha dejado a Jorge Fernández a la altura del betún, agrandando las sombras que ya planeaban sobre él debido a sus  extrañas actitudes en el ejercicio de su responsabilidad política.

El de Interior es un ministerio históricamente sobrado de cosas raras: faisanes, informes de Inteligencia tendenciosos, luchas internas, policías encubiertos que campan por sus respetos (alguno multimillonario), fondos reservados descontrolados, pasividad ante determinada delincuencia y al tiempo exceso de celo en temas de menor rango, connivencias con oscuras agencias de detectives… En definitiva, en línea con las peores prácticas de la policía franquista.
Por eso, cuando Javier de la Rosa larga lo que larga, desafiante, con una grabadora sobre la mesa -“toma nota o graba”-, a uno se le hiela la sangre comprobando en manos de quien se ha puesto la Seguridad del Estado.

Ni corto ni perezoso, afirma: “El ministro del Interior ha vivido de los Pujol durante muchos años, cuando no era nadie en el PP, hasta que lo rescató Rajoy y le hizo secretario de Estado… Y le debe dinero mensual, que es lo que más se agradece, el ministro del Interior a Pujol”. Ahora se podría entender mejor porque, a veces, el señor ministro de marras ve o no ve lo que tiene delante.
Y, como si quisiera destacar el comportamiento interesado y oscuro del personaje, De la Rosa remarca: “Por tanto, por ahí se os va a ir todo, todas las filtraciones. Porque lo sé, lo he vivido, he vivido con Jorge Fernández y me conoce muy bien”

En fin, una revelación verdaderamente escandalosa en su globalidad, que debería aclararse en beneficio de la verdad y del buen nombre de todos los afectados. Pero, sobre todo, en lo referente al ministro del Interior, porque Jorge Fernández es justo quien ha permitido los enredos policiales del ‘caso Nicolás’ (e incluso realimentado), y de quien depende la persecución de la delincuencia, incluida la de sus amigos del alma.

¿Cuándo se entrará a saco en el Ministerio del Interior para limpiar la basura resguardada bajo sus moquetas, abrir sus mugrosas ventanas y airear su corrompido ambiente…?