01 enero 2015

VENENOS MONSANTO plaga de la humanidad

 25 problemas de salud vinculados con "Roundup", de Monsanto

http://www.cerilet.com/cerilet/images/stories/documentals/roundup.jpg



Monsanto inventó el herbicida llamado glifosato y en 1974, después de la prohibición del DDT, lo puso en el mercado con el nombre comercial de Roundup. Pero no fue hasta la segunda mitad de los noventa que se generalizó el uso de Roundup, gracias a la ingeniosa estrategia de ventas de Monsanto.

Empleado de Monsanto admite que existe un departamento para desprestigiar a científicos que cuenten la verdad



Por primera vez un empleado de Monsanto ha reconocido que hay un departamento dentro de la empresa que tiene por misión “desacreditar” a los científicos que se pronuncian en contra de los transgénicos.

Un empleado de Monsanto ha admitido públicamente que la empresa de transgénicos cuenta con un departamento encargado de “desacreditar” a los científicos que se oponen a sus productos y advierten sobre los posibles riesgos para la salud que llevan asociados. 

La revelación pone de manifiesto el peso político y financiero de Monsanto para presionar a los que hablan en su contra, afirma Christina Sarich en Natural Society.

-------------------------

 No es ninguna novedad que  
las más reputadas empresas productoras de pesticidas fabrican armas químicas, que no son otra cosa que pesticidas potenciados.

La fabricación de productos químicos por parte de Monsanto tiene una larga trayectoria, sobre todo en Vietnam, donde se utilizó el Agente Naranja para diezmar vastas extensiones de la selva tropical, envenenando a numerosos civiles y soldados vietnamitas, incluso estadounidenses. El popular herbicida 2-4, D que se utiliza hoy en día es un ingrediente del Agente Naranja.

Pero el papel de Monsanto como proveedor de productos químicos mortales para uso militar está aún más arraigado. Durante al menos 20 años ha suministrado fósforo blanco al Gobierno de Estados Unidos para la fabricación de armas incendiarias. Es más, parte de este fósforo blanco se utilizó en la invasión israelí de Gaza a finales de 2008, en la operación conocida como Plomo Fundido, aunque habría que hablar de la Masacre de Gaza.

---------------------------------


Los estrechos lazos de H. Clinton y Monsanto:

Recibe mucho dinero y promueve los OGM



Hillary Clinton, que anunció su participación electoral para las presidenciales de 2016, podría enfrentarse a un inesperado problema: la pérdida de apoyo de sus propios partidarios debido a sus estrechos lazos con el gigante de los OGM, Monsanto.

La relación entre la candidata a la presidencia de EE.UU. Hillary Clinton y el polémico gigante de la biotecnología Monsanto, que se dedica al cultivo de semillas genéticamente modificadas, podría costarle el apoyo de sus propios partidarios, comunica 'The Washington Post'.

Mientras tanto, parece que para Clinton será difícil dejar de defender y apoyar a Monsanto. Según los últimos datos sobre las donaciones a la Fundación Clinton, la empresa es una de las que más transferencias realiza. En total, Monsanto pagó a la organización entre 500.000 y un 1 millón de dólares, mientras que otra empresa de bioingeniería, Dow Chemical Company, entre 1 y 5 millones.

El año pasado Hillary Clinton ofreció un discurso pagado, en el que defendió los alimentos genéticamente modificados. 
Cabe destacar también que uno de los asesores de Hillary es Jerry Crawford, un 'lobbista' de Monsanto que defendía los intereses de la empresa en los tribunales contra los agricultores.

¿Cómo es la estrategia?

Modificar genéticamente las semillas utilizadas en cultivos para que sean capaces de tolerar altas dosis de Roundup. Con la introducción de esas nuevas semillas producidas por la ingeniería genética, los productores agrarios pueden controlar las malas hierbas en sus plantaciones de maíz, soja, algodón, colza, remolacha azucarera y alfalfa, unos cultivos que corrían peligro si no se limpiaba de hierbajos por medio de Roundup.

Impaciente por vender cada vez más su herbicida insignia, Monsanto animan a los productores a que utilicen su producto también como disecante, para secar sus cultivos y así adelantar el momento de la cosecha.
Es así que el Roundup es ahora fumigado regular y directamente en un conjunto de cultivos no modificados genéticamente, como trigo, cebada, avena, colza, guisantes, lentejas, soja, judías secas y caña de azúcar.
Entre 1996 y 2011, la generalización en Estados Unidos de los cultivos fumigados con Roundup Ready incrementó el empleo del herbicida en 230 millones de kilos, a pesar de que Monsanto aseguraba que el uso de sus semillas genéticamente modificadas redundaría en una reducción de los pesticidas y herbicidas necesarios.

Monsanto ha falsificado la información sobre la seguridad de Roundup y lo ha promocionado comercialmente en los departamentos municipales encargados de parques y los consumidores en general como un producto “amigo del medio ambiente” y “biodegradable”, para alentar su uso en los arcenes de las carreteras, campos deportivos, campos de golf, patios de escuelas, prados y jardines de viviendas. Un tribunal francés dictaminó que esa campaña de promoción comercial había incurrido en “publicidad engañosa”.

En los cerca de 20 años de intensificada exposición a este herbicida, los científicos han estado documentando las consecuencias en la salud derivadas del uso de Roundup y glifosato en lo que comemos, el agua que bebemos, el aire que respiramos y los lugares donde juegan nuestros hijos.
Además, comprobaron que las personas enfermas presentan una mayor tasa de glifosato en su organismo que las personas sanas. Identificaron también los siguientes problemas de salud, que ellos atribuyen a la exposición al Roundup y/o al glifosato:

Anancefalia (defecto congénito): Una investigación relacionad con los defectos del tubo neuronal entre bebés nacidos de mujeres que vivían dentro de la zona de 1.000 metros de los campos fumigados con pesticidas mostró que una asociación entre glifosato y anancefalia, ausencia de una porción importante de cerebro, cráneo y cuero cabelludo formados durante la etapa embrionaria.

Autismo: el glifosato tiene numerosos efectos biológicos conocidos que se alinean con patologías igualmente conocidas asociadas con el autismo. Una de esas asociaciones es el problema intestinal observado en niños autistas con la toxicidad del glifosato contra bacterias benéficas que destruyen las bacterias patogénicas, junto con la alta resistencia al glifosato de estas bacterias potogénicas. Además la capacidad del glifosato de favorecer la acumulación de aluminio en el cerebro puede hacer que esta sea la principal causa de autismo en EEUU.

Cáncer: controles puerta a puerta llevados a cabo con 65.000 personas residentes en comunidades de zonas de producción agrícola en las que se utiliza Roundup, conocidas allí como los “pueblos fumigados”, hallaron una incidencia del cáncer cuatro veces más alta que la media nacional, con incrementos en cáncer de mama, de próstata y de pulmón. En una comparación realizada entre dos pueblos, uno de los cuales era fumigado con Roundup, el 31 por ciento de sus habitantes tenía un familiar con cáncer, mientras que en el pueblo sin el herbicida, apenas el 3 por ciento tenía un familiar con cáncer. Es probable que los altos índices de de cáncer entre personas expuestas a Roundup sean la consecuencia de la conocida capacidad del glifosato para provocar daños en el ADN, demostrada en numerosas pruebas de laboratorio.

Cáncer de cerebro: en un estudio de niños con cáncer cerebral comparados con niños sanos, los investigadores encontraron que si cualquiera de los progenitores había estado expuesto al Roundup durante los dos años anteriores al nacimiento del niño, las posibilidades de que este desarrollara cáncer se duplicaban.

Cáncer de mama: el glifosato induce el crecimiento celular del cáncer de mama vía receptores de estrógeno. El único estudio de larga duración –realizado con animales– de exposición al glifosato produjo ratas con tumores mamarios y reducido tiempo de vida.

Colitis: la toxicidad del glifosato contra la bacterias benéficas que inhiben la bacteria Clostridium, junto con la alta resistencia de Clostridium al glifosato, podría ser un importante factor en la predisposición al crecimiento exagerado de Clostridium. Se ha verificado que el crecimiento exagerado de Clostridium, específicamente C. difficile, es factor causal de la colitis.

Defectos congénitos: el Roundup y el glifosato pueden afectar a la señalización del recorrido de la vitamina A (ácido retinoico), algo crucial para el normal desarrollo del feto. Lo bebés nacidos de mujeres que viven dentro de la zona de 1.000 metros de los campos fumigados con glifosato eran más de dos veces más propensos a tener defectos de nacimiento, sgún un estudio realizado en Paraguay. Los defectos congénitos se multiplicaron por cuatro en la década siguiente a la llegada del Roundup Ready a la provincia de Chaco, Argentina, donde el glifosato se utiliza entre ocho a 10 veces más por hectárea que en el estudio realizado en Estados Unidos con una familia campesina de los altos niveles de empleo de glifosato y los defectos congénitos registrados, entre ellos ano ocluido, deficiencia de hormona del crecimiento, hipospadias (orificio urinario anormalmente situado), defecto cardiaco y micropene.

Depresión: el glifosato afecta a los procesos químicos que impactan en la producción de serotonina, un importante neurotransmisor que regula el humor, el apetito y el sueño. La reducción de serotonina ha sido asociada con la depresión.

Diabetes: un bajo nivel de tetosterona es un factor de riesgo de diabetes tipo 2. Ratas en libertad en el medio ambiente alimentadas con dosis relevantes de Roundup durante un periodo de 30 días desde el comienzo de la pubertad habían reducido la producción de tetosterona lo suficiente como para alterar la morfología celular de los testículos y retrasar la aparición de la madurez sexual.

Enfermedad cardiaca: el glifosato puede afectar a las enzimas corporales, provocando disfunción lisosómica, un factor importante en la enfermedad cardiovascular y el infarto de corazón.

Enfermedad celíaca e intolerancia al gluten: los peces expuestos al glifosato desarrollan problemas de digestión que recuerdan la enfermedad celíaca. Existe un paralelismo entre las caracteristicas de la enfermedad celíaca y los efectos conocidos del glifosato. Entre ellos, el desequilibrio bacteriano en el intestino, la afectación de las enzimas involucradas en la eliminación de la toxicidad de los venenos propios del medio ambiente, el deficiencia de minerales y la reducción de aminoácidos.

Enfermedad de Lou Gehrig (ALS): la deficiencia de sulfato en el cerebro ha sido asociada con la esclerosis amiotrópica lateral (ALS). El glifosato afecta a la transmisión de sulfato desde el intestino al hígado, y esto puede resultar en una grave deficiencia de sulfato en todos los tejidos, incluso los del cerebro.

Enfermedad hepática: dosis muy bajas de Roundup pueden afecta a la función celular del hígado humano, según un estudio de 2009 publicado en Toxicology.

Enfermedad inflamatoria del intestino grueso (“Síndrome del intestino agujereado”): el glifosato puede inducir una deficiencia grave de triptófano. Lo que puede conducir a una enfermedad inflamatoria del intestino grueso de extrema gravedad que afecta intensamente la capacidad de absorción de nutrientes en los intestinos, debido a inflamación, sangrado y diarrea.

Enfermedad renal crónica: la generalización del uso de glifosato puede explicar el repentino aumento de la insuficiencia renal registrado últimamente entre los trabajadores de la agricultura en América Central, Sri Lanka e India. Los científicos han dicho: “Aunque el glifosato no es la única causa de la epidemia de enfermedad renal crónica, da la impresión de que ha adquirido la capacidad de destruir el tejido renal de miles de campesinos cuando se combina con [aguas duras] y metales nefrotóxicos”.

Enfermedades respiratorias: controles puerta a puerta llevados a cabo con 65.000 personas residentes en comunidades de zonas de producción agrícola en las que se utiliza Roundup, conocidas allí como los “pueblos fumigados”, hallaron una incidencia mayor que la media de enfermedades respiratorias.

Esclerosis múltiple: se ha comprobado un aumento de la incidencia de la enfermedad inflamatoria del intestino grueso asociado con el glifosato de Monsanto, posiblemente un factor causal. La hipótesis es que esta enfermedad inflamatoria inducida por el glifosato filtre bacterias en el sistema vascular, lo que dispararía una reacción inmune y, consecuentemente, un trastorno autoinmune con el resultado de la destrucción de la vaina de la médula.

Hipotiroidismo: controles puerta a puerta llevados a cabo con 65.000 personas residentes en comunidades de zonas de producción agrícola en las que se utiliza Roundup, conocidas allí como los “pueblos fumigados”, hallaron alta incidencia mayor que la media de hipotiroidismo.

Linfoma no-Hodkin (LNH): una revisión sistemática y una serie de metaanálisis realizados durante cerca de 30 años investigación epidemiológica sobre la relación entre LNH y la exposición laboral a pesticidas agrícolas hallaron que las células B del linfoma estaban positivamente asociadas con el glifosato.

Mal de Alzheimer: en los experimentos de laboratorio, Roundup provoca el mismo tipo de agresión oxidativa y muerte de células neuronales observado en el mal de Alzheimer. Y afecta a una enzima llamada CaMKII, cuya falta de regulación también ha sido asociada con este mal.

Mal de Parkinson: el daño cerebral debido al uso de herbicidas ha sido reconocido como el principal factor ambiental asociado con los trastornos neurodegenerativos, entre ellos el mal de Parkinson. La aparición del Parkinson subsiguiente a la exposición al glifosato ha sido bien documentada, y los estudios de laboratorio muestran que el glifosato induce la muerte celular característica de esta enfermedad.

Obesidad: un experimento que implicaba el traslado de una cepa de bacterias productoras de endotoxinas desde el intestino de un ser humano obeso al intestino de ratones hizo que estos se convirtieran en obesos. Dado que el glifosato induce una modificación de la flora bacteriana del intestino par convertirla en productora de endotoxinas, esta puede ser la contribución del glifosato a la obesidad.

Problemas del embarazo (infertilidad, abortos espontáneos, partos de bebés muertos): el glifosato es un tóxico que afecta a las células de la placenta humana; esto explica, según científicos, los problemas de las trabajadoras del campo expuestas al herbicida.

Problemas reproductivos: estudios de laboratorio con animales encontraron que los machos de la rata expuestos a altas dosis de glifosato, tanto durante el período de desarrollo prenatal como en el puberal, sufren problemas reproductivos, entre ellos, retrazo de la madurez sexual, escasa producción de semen y reducción de la producción de tetosterona.

Trastornos de la atención (ADHD, por sus siglas en inglés): en las comunidades agrarias hay una fuerte correlación entre la exposición a Roudnup y los trastornos de la atención, probablemente debidos a la capacidad del glifosato de afectar las funciones de la hormona tiroidea.
Alexis Baden-Mayer    Organic Consumers Association

-----------------------------------------

El mundo segun MONSANTO se refiere a un libro y a un documental sobre esta inmensa multinacional.

"El permitir patentar plantas o seres vivos como por ejemplo las semillas transgénicas, lleva a unas consecuencias dramáticas, pues los agricultores no tienen permitido conservar una parte de las semillas cosechadas para sembrarlas al año siguiente.

Deben comprar las semillas cada año.

Esto significa que los transgénicos en las manos de Monsanto son un medio para apoderarse de la semilla, que es el primer eslabón de la cadena alimenticia. Si eres el propietario de las semillas, eres el propietario de la alimentación del mundo, y esa es la meta de Monsanto."..........................................................Marie Monique Robin- autora del libro.


MONSANTO fue la productora del AGENTE NARANJA, el herbicida que arrasó y envenenó las selvas durante la guerra de Vietnam y productora de las hormonas transgenicas que aumentan la produccion de leche en las vacas Americanas (a pesar de que existe sobreproduccion de leche y a costa de la salud de éstas) y prohibida en Europa .

Es tambien la productora del 90 % de los transgenicos cultivados en el planeta. (soja, maiz, algodon) a pesar de las advertencias de muchos ecologistas.
El maiz transgenico esta prohibido en Francia , no asi en España donde se planta sin control desde los años del mandato de Aznar y continua exactamente igual.

Cuando arrasamos con las hierbas con glifosato algunas se hacen resistentes y por ello hay que aumentar la dosis de veneno año tras año.
En 2014 y solo para la soja se usaron 200 millones de litros 
de glifosato

Su POLEN contamina todos los cultivos cercanos no transgenicos por lo que hace imposible su coexistencia. Ver articulo
Productora del herbicida ROUNDUP necesario para cultivar esos transgenicos con el que envenan toda la vida de la tierra sin que sus plantas sufran daños a pesar de la cantidad usada.
El herbicida Roundup es letal para los anfibios - librys.com

Científicos de la Universidad de Pittsburgh, en Pennsylvania, EE.UU., han publicado un estudio en la revista 'Ecological Applications' sobre los efectos de los pesticidas en los ecosistemas acuáticos.

El PESTICIDA GLIFOSATO es el que mata todo lo que hay alrededor salvo la planta trasgenica de soja - soya. Es un envenenamiento de agua, rios, tierras, personas ......

En la experiencia examinaron los efectos de dos insecticidas, Sevin y Malathion, y dos herbicidas, Roundup y 2,4-D sobre 25 especies de animales y de algas presentes en comunidades acuáticas.
Los resultados mostraron que el Sevin reducía la riqueza de las especies acuáticas en un 15%, el Malathion un 30%, el Roundup un 22%, en cambio el 2,4-D no mostró efectos negativos.

El herbicida Roundup eliminó completamente dos especies de ranas y una tercera especie se redujo en un 70%. Este estudio representa uno de los mayores investigaciones experimentales sobre los efectos de los pesticidas en las comunidades acuáticas.

Sofía Gatica, luchadora contra los agrotóxicos
"No quiero que los agrotóxicos maten más bebés"
29/09/2012 - 00:00
"No quiero que los agrotóxicos maten más bebés"
Tengo 45 años. Nací y vivo en Argentina. Soy ama de casa. Estoy casada y tengo tres hijos, de 14 a 21 años. Me llaman revolucionaria. 
Mi hija Nandy murió por fumigaciones con agrotóxicos en sembrados de maíz. ....Mi hija tendría ahora 16 años

Leer más: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120929/54351322830/la-contra-sofia-gatica.html#ixzz29aPtAVc4


MATA LAS "MALAS" HIERBAS  -  Roundup

SIN PIEDAD - SIN COMPASION

 Monsanto compra una Empresa Militar Privada y la pone al servicio de las guerras del S. XXI

Por Norma Estela Ferreyra
Enviado por Barometro Internacional el domingo, 19 abril, 2015 
 
Monsanto, ya no sólo envenena al mundo, sino mata con mercenarios Academi (anteriormente conocida bajo los nombres Xe Services LLC, Blackwater USA y Blackwater Worldwide), es una empresa militar privada estadounidense que fue fundada en 1997 por Erik Prince y Al Clark. 

La sede principal está situada en Carolina del Norte, donde entrena a más de 40.000 personas al año procedentes de distintas ramas de las Fuerzas Armadas Diversos medios han señalado a la empresa como el símbolo de la privatización de las guerras del siglo XXI.- Está Al servicio de EEUU y el poder sionista internacional.
1429475756519-NORMA.jpg
El jueves 20 de agosto de 2009 fue expuesto el hecho de que la CIA contrató a la empresa privada Blackwater para un programa secreto de asesinatos y otras operaciones encubiertas clasificadas con el fin de perseguir a miembros y dirigentes de al Qaeda. En declaraciones hechas en la Corte, ex empleados vinculan al fundador de Blackwater a asesinatos y amenazas. 

Una investigación federal señaló en 2012 que la CIA había contratado a Academi (por entonces Blackwater) tras el 11-S para que apoyara una unidad de alto secreto de la CIA dedicada a realizar asesinatos selectivos. Uno de los directores llamado Cofer Black, quien se hizo famoso por su brutalidad como dirigente de la CIA, fue quien hizo contacto con Monsanto en el año 2008 siendo cabeza de Total Intelligence.


La corporación no sólo asesina personas con sus productos químicos, sino también a balazos y mediante “accidentes”. Sus victimas son periodistas, activistas, políticos y cualquiera que suponga un obstáculo para sus planes de expansión.


El ejecutivo de Monsanto proclamó que Total Intelligence era una “entidad totalmente separada de Blackwater”. Pero Scahill tiene copias de correos electrónicos de Cofer Black, emitidos luego de la reunión con Wilson de Monsanto, donde se explica a otros ex agentes de la CIA, utilizando casillas de Blackwater, que la discusión con Wilson decantó en la suposición de que Total Intelligence se convirtió en “el brazo de inteligencia de Monsanto”,


Casi simultáneamente con la publicación de este artículo en The Nation, la organización de agricultores orgánicos Vía Campesina reportó que la Fundación Bill y Melinda Gates compró 500.000 acciones de Monsanto, pagando más. Casi simultáneamente con la publicación de este artículo en The Nation, la organización de agricultores orgánicos Vía Campesina reportó que la Fundación Bill y Melinda Gates compró 500.000 acciones de Monsanto, pagando más de $ 23 millones de dólares, lo cual es una acción que destruye la máscara de “filantropía”. Otra asociación entre criminales que no fue inesperada.


Bill Gates controla más de 90 por ciento del mercado de patentes en el mundo de la computación, además de promocionar y financiar campañas de vacunación para laboratorios genocidas, y siendo responsable de experimentación ilegal con fármacos en países subdesarrollados, mientras Monsanto controla el 90 por ciento del mercado mundial de semillas transgénicas y semillas comerciales


Bill Gates controla más de 90 por ciento del mercado de patentes en el mundo de la computación, además de promocionar y financiar campañas de vacunación para laboratorios genocidas, y siendo responsable de experimentación ilegal con fármacos en países subdesarrollados, mientras Monsanto controla el 90 por ciento del mercado mundial de semillas transgénicas y semillas comerciales a nivel global, habiendo fundado Pharmacia, hoy de Pfizer.


En otras palabras no existen peores monopolios en el sector industrial, ni tampoco tan vastos. La propia existencia de estas entidades implica que la Tierra es subyugada por un régimen financiero totalitario el cual es en si mismo niega el principio de “competencia de libre mercado”. Tanto Gates como Monsanto son extremadamente agresivos defendiendo sus monopolios mal habidos.


Siguiendo órdenes de la familia Rothschild, tanto Gates como Monsanto se dedican a destruir la agricultura orgánica en todo el mundo, lo cual tuvo inicio, principalmente, mediante la “Alianza para una Revolución Verde en África” (AGRA), que operó como un caballo de Troya para privar a los campesinos africanos pobres de sus semillas tradicionales sustituyéndolas por semillas transgénicas. Para ello, la Fundación contrató a Robert Horsch en 2006, quien fuera director de Monsanto. Ahora Gates obtiene grandes ganancias obedeciendo las políticas de despoblación impulsadas por la banca sionista global.


Según la Fuente: BWN Argentina, Siguiendo órdenes de la familia Rothschild, tanto Gates como Monsanto se dedican a destruir la agricultura orgánica en todo el mundo, lo cual tuvo inicio, principalmente, mediante la “Alianza para una Revolución Verde en África” (AGRA), que operó como un caballo de Troya para privar a los campesinos africanos pobres de sus semillas tradicionales sustituyéndolas por semillas transgénicas. Para ello, la Fundación contrató a Robert Horsch en 2006, quien fuera director de Monsanto. Ahora Gates obtiene grandes ganancias obedeciendo las políticas de despoblación impulsadas por la banca sionista global.


FUENTE: http://www.tercerainformacion.es/





ULTIMOS ESTUDIOS EN 2012: 

Transgénicos, cáncer y corrupción en la ciencia


Gran parte del maíz transgénico que Monsanto y otras empresas presionan para plantar en millones de hectáreas sobre todo en México, es el tipo que provocó cáncer y otros daños a la salud (hígado y riñones, infertilidad, muerte prematura) en ratas de laboratorio, según un reciente estudio científico en Francia.

El estudio ha sido objeto de muchos reconocimientos científicos y también cuestionamientos. Pese a que las críticas vienen de científicos ligados a la industria transgénica, es muy saludable que se discuta este y cualquier otro experimento científico. Lo que es enfermo y no se justifica en ningún escenario es que mientras tanto, se autorice la siembra y consumo de maíz transgénico, sometiendo a la población a esos riesgos.

Si el gobierno aprueba esas solicitudes, México, por ser uno de los países de más alto consumo de maíz del mundo –comemos maíz cada día, durante toda la vida– se transformará en un gigantesco experimento de las transnacionales, las mujeres, niños y hombres seremos sus ratas de laboratorio.

Si comparamos en extensión de vida, el cáncer y otros problemas empezarían a aparecer después de varios años de consumo –probablemente antes en los niños.

Las solicitudes son para Sinaloa y Tamaulipas, estados que como explicó Ana de Ita (La Jornada, 16/10/12) , proveen de maíz a la ciudad de México y otras, por lo que el perverso experimento comenzaría masivamente apenas 6 meses después que se plantara ese maíz. Por ello crece la alerta en las ciudades tanto como en el campo, exigiendo que no se apruebe ningún maíz transgénico.
El estudio en Francia mostró resultados tan graves, que se ha convertido en un caso paradigmático, tanto sobre los riesgos de los transgénicos, como por revelar  la corrupción de científicos y agencias reguladoras, mostrando que el sistema que usan para evaluación de riesgos es altamente deficiente.

En septiembre 2012, Gilles-Eric Séralini y su equipo de la Universidad de Caen, Francia, publicaron los resultados de alimentar durante dos años a ratas de laboratorio con maíz transgénico NK603, resistente al herbicida Roundup, mostrando que produjo tumores cancerígenos y otros daños severos en ratas.

Es el estudio más amplio que se ha realizado a nivel mundial y la revista que lo publicó, la más prestigiada en el tema de toxicología en alimentos.
Séralini usó el mismo tipo de ratas y la misma metodología que había usado Monsanto con el maíz NK603, pero empleó un mayor número de ratas y prolongó el estudio durante toda la vida de éstas, mientras Monsanto lo interrumpió a los tres meses. Pero Monsanto afirmó que las ratas no tuvieron problemas y basadas en sus  datos, la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) declaró que el maíz era seguro para el consumo.

Curiosamente, los síntomas de daño aparecieron a partir del cuarto mes
  
ULTIMAS NOTICIAS ABRIL 2014

Entrevista al Dr. Andrés Carrasco, profesor de Embriología (UBA) e investigador del Conicet (I)
"Las estrategias tecnológicas que prometían las grandes empresas semilleras han fracasado"


Mario Hernandez (MH): Estamos escuchando a María José Cantilo interpretando “Depredadores”, tema con el cual recibimos al Dr. Andrés Carrasco con quien la última vez que nos comunicamos recién comenzaba la lucha de Malvinas Argentinas, el bloqueo a la planta de Monsanto, que hasta ese momento no había tenido mucha repercusión pero luego tomó una trascendencia muy importante.
Quisiera que nos aclarara algunas cuestiones científicas. Estuve viendo que en esta planta que intenta instalar Monsanto quieren producir una semilla de maíz llamada “Intacta”, aprobada por el gobierno, que es una semilla MON89034, una versión mejorada del MON810 que sintetiza tres venenos diferentes para matar orugas, mariposas y vaquitas de San Antonio.

-Andrés Carrasco (AC): Tiene tres insecticidas más un herbicida.

-MH: Resistente al glifosato y al glufosinato.

-AC: Tiene cinco modificaciones genéticas.

-MH: Quisiera que me explicara en qué consiste esta semilla.

-AC: Es la nueva generación de semillas. Uno debería advertir a la audiencia que las grandes empresas semilleras cuando salieron al mercado hace 15 ó 20 años con este tipo de tecnología, este tipo de estrategia tecnológica para producir insecticidas dentro de las semillas o porotos, decían que esa estrategia iba a ser superada por otras y que en los próximos 10 ó 15 años a más tardar, no iban a utilizar ningún tipo de químicos.
Está visto que esas estrategias que prometían producir alimentos en forma intensiva, con monocultivo, no fueron exitosas. Entonces, lo que Ud. tiene hoy es una profundización de aquella vieja estrategia de usar químicos o sustancias tóxicas en el campo. A mi modo de ver, implica un fracaso de las estrategias empresariales que pensaron que eso lo iban a poder superar y cuando el ruido se hiciera muy, muy grande iban a salir con una novedad que iba a calmar los ánimos, pero no han sido exitosos. Por eso, Ud. ve que hoy en vez de tener un gen contra insectos tiene tres. Uno no le alcanza. Tampoco le alcanza con el glifosato solo, por lo tanto, tiene que agregar glufosinato. Seguramente en el futuro aparecerá el glifosato combinado con el LicanB o con 4D, lo cual nos dice de la profundización de la estrategia tecnológica de usos químicos para producir semillas.

Aprovecho para aclararle que las semillas no se producen en la planta de Córdoba sino en San Luis o alguna otra región más al suroeste. La planta de Monsanto, que parece está parada, que no va a ser fácil seguir construyéndola aunque la empresa haya dicho que van a hacer otro informe ambiental, porque el primero fue rechazado, ahí van a procesar y manipular la semilla, la van a tratar, van a usar otros químicos.

-MH: Podríamos decir que la van a “curar”.
-AC: Así es, le pondrán nuevos químicos y la van a embolsar para venderla.

-MH: ¿La van a curar con insecticidas?
-AC: Algunos plaguicidas y hongofungicidas tienen que usar porque sino una semilla puede ser atacada por algún bicho.

-MH: Leí, aunque confieso que soy bastante ignorante sobre el tema, que van a curarlas con dos insecticidas de Bayer: Pancho y Gaucho.
-AC: Puede ser, no sé los detalles.

-MH: Se trata de dos agrotóxicos prohibidos en Europa y se van a utilizar 108.000 litros de Pancho.
-AC: Es muy probable.

Lo importante es que la planta de Monsanto en Malvinas Argentinas está congelada

-MH: ¿Qué significan estas cifras?
-AC: Que todavía siguen dependiendo de agregar nuevos químicos para mantener el modelo productivo y que evidentemente a futuro eso no va a disminuir o ser sustituido por otra cosa, por lo tanto, para cultivar esas semillas van a usar más químicos o más modificaciones genéticas cuando tengan que procesarlas en los 160 silos que hay, porque son semillas para 3.500.000 de hectáreas, es una producción formidable.
Pero lo importante es que la planta está congelada, no han podido avanzar, lo cual supone otra reflexión porque el problema ahora lo tiene Monsanto. Ellos necesitan esa planta para su negocio.

-MH: Tengo entendido que iba a ser la mayor planta de Monsanto en el mundo.
-AC: Ellos necesitan procesar semillas para fraccionar y vender a los agricultores argentinos y de otras partes del continente, para lo cual necesitan una planta de ese tamaño. Si la gente se resiste y no la pueden construir tienen un problema de estrategia empresarial. ¿Dónde la van a hacer? Estarán pensando en irse a otro país, no sé, tampoco importa demasiado, importa que no pudieron progresar en base a la resistencia de las Madres de Ituzaingó y de Malvinas Argentinas.

-MH: Quiero volver sobre la cifra de 108.000 litros de Pancho y 112.000 litros de otro insecticida que se llama Nativo. ¿Qué hacen con los desechos líquidos?
-AC: Eso nunca lo aclararon. En un Impacto Ambiental tienen que decir qué hacen con los desechos después de usar esas sustancias y no es fácil trajinar con ellos, cuesta caro y seguramente pensaron que podrían engatusar fácilmente a la gente pero ésta se plantó. No conozco los procedimientos pero sé que no es fácil.
Por alguna razón el Impacto Ambiental que presentaron muestra su impunidad, su desprecio por la gente, porque seguramente hicieron una cosa que no sirve para nada, pero también su omnipotencia, su soberbia, porque dijeron los arreglamos con esto, pero no pudieron. La Secretaría de Medio Ambiente de Córdoba lo rechazó. Ahora tendrán que hacer otro, pero es más difícil porque van a tener que hacerlo en serio, a menos que tengan fuerza para cambiar leyes provinciales que los eximan de los requerimientos de las normativas actuales.

El sistema de evaluación es una trampa que el Conicet sabe jugar muy bien

-MH: Cuándo un científico denuncia este tipo de situaciones, ¿qué pasa?

-AC: Uno se liga palos por todos lados. En general los productores, asociaciones como la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid), con Gastón Fernández Palma a la cabeza, quien dice que es médico, gente como Trucco, que son importantes jugadores en este negocio, Huergo de Clarín se enojan y usan toda la munición que tienen. La principal es la descalificación y el ninguneo. Como tienen muchos medios en general lo hacen en ausencia y no hay debate, es sumamente arbitraria.
En definitiva los empresarios están defendiendo sus intereses económicos y tienen enredados, empastados en el sometimiento a ese modelo a científicos. No solo científicos sueltos sino, en la misma dirección y con mayor grado de gravedad, pedazos grandes del INTA, de las Universidades de Santa Fe y Rosario y del Conicet, que es un fiel subordinado y obsecuente jugador a favor de darle la razón a estos intereses, por lo tanto, no quiere tener científicos que estén diciendo cosas que no le cierran con sus alineamientos.
Hay distintas formas de tirarles munición, pero el Conicet tiene una muy pesada que tiene que ver con lo laboral porque uno es miembro de la carrera de investigador y cumple con una serie de requisitos, es evaluado periódicamente, le pagan un sueldo para compensar esa dedicación, radicado en el sistema de evaluaciones ya sea por promociones, becarios, subsidios, etc., que les permite ejercer discriminaciones sin ningún empacho. Por ejemplo, le pueden poner a uno que está en contra de los transgénicos y viene hablando hace años y tiene cosas hechas al respecto, como evaluador a alguien que trabaja con transgénicos y los desarrolla y que públicamente se ha expresado en un polo diferente. Eso no debería existir en el sistema de evaluación. Es una trampa que el Conicet sabe jugar muy bien.
En el proceso de evaluar a una persona ya sea para darle un becario, un subsidio, promoverlo, es donde ellos juegan y emiten dictámenes y decisiones que pretenden ser disciplinadoras. Negando un becario, una promoción, más allá de los méritos que uno tenga, ellos juegan con ese sistema de evaluación, no al servicio de la ciencia sino del juego político de la institución.
Hay muchos científicos que trabajan con Huergo, Trucco, etc. y tienen organizaciones, fundaciones y plata como, por ejemplo, la de Grobocopatel, aunque por detrás también deben estar las transnacionales. Hay una imbricación profunda en los lugares de investigación como en Santa Fe y Rosario donde a los institutos privados no se los puede separar de los oficiales porque están involucrados científicos del Conicet, no vaya a creer que contra su voluntad. Si miramos la totalidad de la masa de investigadores en el país, los que están en este juego es una pequeña porción, pero son muy poderosos porque en general son prestigiosos y sino el mismo Conicet les construye el prestigio año a año para que su palabra sea legitimadora.
Hay todo un mecanismo que la industria transnacional y los productores argentinos han explorado con picardía y ellos necesitan para seguir adelante con estos negocios y modelos productivos que científicos supuestamente no sospechados de estar mezclados con ningún interés, los legitimen a través de su expresión pública. Hay unos cuantos y cada vez va a haber más porque el proceso de legitimación también está desafiado por el discurso contrario, entonces ahí se va a establecer un debate que va a durar un tiempo hasta que alguno encuentre la manera de saldarlo. No es difícil hacerlo, el problema es que ellos no debaten, enuncian y dicen ‘el que no está con los transgénicos está entorpeciendo la ciencia’ y eso es una barbaridad, pero como hay mucho cholulismo en los sectores medios argentinos, las palabras de algunas personas están sobrevaluadas, se hacen sentir.
También es un espacio de ida y vuelta. Uno prevé que en el futuro las instituciones tendrán que dar mayor grado de precisión acerca de qué están apoyando, qué es lo que están facilitando, qué están subvencionando. Yo creo que tarde o temprano esto se termina, tardará más o menos, pero se termina, porque es una construcción muy virtual.
Hoy, uno ya está convencido que la tecnología transgénica, más allá de los efectos tóxicos de los agroquímicos, es una tecnología sumamente rudimentaria, que tiene muchos problemas de sustentabilidad biológica, desafíos por solucionar y que no lo van a poder hacer porque no tienen en cuenta determinadas y más modernas hipótesis de cómo funcionan los organismos vivos. Entonces, es una tecnología, no es ciencia.
Si un científico que trabaja en el laboratorio y hace demostraciones científicas dice a un diario que criticar a los transgénicos es una actitud anticientífica está negándose a sí mismo porque uno podría esperar ese tipo de afirmaciones de alguien que no sepa. Es un juego que tiene un alto contenido político.
-MH: Se me terminó el programa pero me quedé con algunas preguntas y Ud. con algunas respuestas cuando estaba por hablar del componente político, por eso lo invito a continuar esta charla el martes que viene.
-AC: No hay problema.

Del programa radial Metrópolis que se emite por FM La Boca (90.1) – Buenos Aires – Argentina los martes de 21:00 a 22:00
 
LISTA DE ALIMENTOS con transgenicos aqui  

Kellogs - Bimbo - Nestle o DANONE entre ellos.

Robin apunta que la multinacional tiene abiertos decenas de procesos penales en todo el mundo, por problemas de salud generados por sus productos, pero también por prácticas monopolísticas.

Según lo describe la investigadora, la multinacional se comporta como una estructura salida de la mente de George Orwell, ya que tiene una "meta totalitaria y monopolística" y utiliza métodos muy similares a los de la mafia.

El libro hace un repaso de las relaciones entre los políticos encargados de redactar la reglamentación sobre transgénicos y las empresas del sector, con casos de miembros de la administració n pública en EEUU que tras promover leyes permisivas a estos productos, para reducir las pruebas toxicológicas, se pasaron al otro lado, alguno incluso como "vicepresidente" de la multinacional.

Robin se sorprende de la permisividad que hay en España sobre maíz BT, un cultivo de Monsanto que no está autorizado en ningún otro país europeo, y adelanta que está investigando la relación de cuatro personas del Ministerio de Agricultura español con la multinacional, como ocurre también con algunos miembros de comités científicos que asesoran a la Unión Europea.

A continuacion el DOCUMENTAL subtitulado (salvo la presentacion) sobre este gigante que amenaza la agricultura mundial , la variedad de vegetales agricolas y el control de las semillas, mientras su polen contamina todos los cultivos que esten en un radio cercano a la plantacion.

El documental señala los peligros resultantes del crecimiento exponencial de los cultivos transgénicos, que en 2007 cubrían 100 millones de hectáreas, con semillas patentadas en un 90% por Monsanto.

La investigación llevó a Estados Unidos y países como India, Paraguay, Brasil o México, cotejando las virtudes proclamadas de los transgénicos con realidades que a menudo son las de campesinos hundidos por las deudas con la multinacional, la de personas que sufren problemas de salud en proximidad de las plantaciones o las de variedades originales de granos amenazadas por las especies transgénicas.


Monsanto tiene la patente de los OGM "Roundup Ready", resistentes a ese potente herbicida que contaminaría entretanto cultivos de plantas comestibles proximos.
Un capítulo del libro, titulado "Paraguay, Brasil, Argentina: la República unida de la soja", relata la introducción de ese cultivo en esos países, que figuran hoy entre los mayores productores del mundo, a través de una política de hechos consumados que obligó a las autoridades de Paraguay y Brasil a legalizar centenares de hectáreas plantadas con granos de contrabando.

La legalización benefició obviamente a Monsanto, que pudo cobrar así las royalties por su producto.

No hay dudas de los resultados de plantar esto transgenicos y estos serán dramáticos, debido a que la plantación de soja viene dentro de un "paquete tecnológico" que se trata de las semillas genéticamente modificadas para ser inmunes a la dioxina, y la propia dioxina, un herbicida que tiene consecuencias trágicas sobre la salud humana, al ser altamente cancerígena y alterar el sistema nervioso central, pero que al productor le sirve para deshierbar y obtener mayores rendimientos. Negocios son negocios.

A medida que se utiliza este "paquete tecnológico" las malezas se vuelven tolerantes, hay pues que aplicar el doble de dioxina, luego la maleza se vuelve resistente y allí ya no hay remedio:
la tierra se desertifica, lo que le ha costado a la naturaleza formar a través de los bosques en miles de años, el hombre destruye en unas pocas cosechas de "oro verde" como se le conoce a la soja. Negocio redondo para los grandes productores de soja, desastre ambiental y sanitario para los países.
La autora del libro nos desvela tambien la mentira de que los transgenicos van a desterrar el hambre porque son más resistentes y más productivos.
"
Eso es mentira. Hay estudios que demuestran lo contrario. Son más débiles, resisten menos a las sequías, a las inundaciones. Si una planta ha sido alterada para producir en su interior el insecticida que repele al insecto, emplea parte de su energía en eso, y no en crecer.
Así que luego hay que echarle fertilizantes, que también produce Monsanto. Además, en 10 años, el insecto que causaba la plaga y contra el que se luchaba se ha hecho resistente"
Tres años ha tardado Marie-Monique Robin en descubrir las aristas de este gigante de los transgénicos: tres años de viajes, entrevistas y documentos.
El resultado es inquietante.
Nos encontramos con un libro esencial para entender cómo opera esta corporación-17.500 empleados, presencia en más de 46 países y principal productor de semillas del mundo- y cómo ha conseguido, con la complicidad de gobiernos y legislaciones permisivas, dominar el mercado mundial de la alimentación.
Biografía de una industria, radiografía de un sistema de acumulación y explotación de recursos naturales y personas, El mundo según Monsanto es un ejercicio crítico que muestra, de forma clara y comprensible, el rostro más atroz y peligros del progreso global.

La profesional relata las artimañas usadas por la empresa para divulgar estudios científicos dudosos sobre sus pesquisas y productos.

En las obras hay testimonios inéditos de científicos, políticos y abogados. La periodista relaciona la expansión de los granos de la empresa con suicidios de agricultores en la India y detalla las relaciones políticas de la Monsanto que permitieron la liberación del plantío de transgénicos en los Estados Unidos.
En Brasil, ecologistas y movimientos sociales cuestionan los procedimientos de la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CNTBio), responsable por la liberación del maíz MON810. Según estas entidades, el informe presentado por la empresa no garantizaba que el producto era seguro para ser cultivado.

A comienzos de marzo, la Vía Campesina –organización que reúne movimientos de los cuatro continentes, destruyó una plantación de maíz transgénico en un campo experimental perteneciente a la empresa, localizado en el estado de San Pablo.


El trabajo expone además las consecuencias que tiene para el ambiente y el suelo el monocultivo de la soja transgénica. También retrata los efectos en la salud humana de la utilización del Roundup, un herbicida sospechado de producir cáncer.
En síntesis, expone la cara más oscura de la lógica económica neoliberal, a través de la realidad agrícola de América del Norte y del Sur, especialmente de Argentina.

En internet ya son millones las copias y links que circulan sobre el libro y el documental, que está provocando un gran impacto.
El libro está siendo traducido al inglés, al español, al alemán y al japonés. "Estoy sorprendida por el impacto que tuvieron el libro y el documental.
Se habla muchísimo del trabajo, pero más contenta estoy porque parece que llegué en un momento justo con la investigación", inicia el diálogo con todocorrientes.com la periodista e investigadora francesa.
Hoy Monsanto es el primer semillero de soja, maíz, algodón y productor de agroquímicos del mundo. Quien dice semilla, dice Monsanto, pero también dice alimentos.

Son muchos los problemas que genera el monocultivo de la soja transgénica, pero el principal y los más graves son los que genera el Roundup", repite la francesa lo que los científicos le indican en su documental.
"La soja transgénica llegó a Argentina en la época del gobierno de (Carlos) Menem. Un gobierno institucionalmente débil, con un modelo económico neoliberal que permitió que la semilla de Monsanto entrase sin estudios de impactos ambiental ni ensayos previos.
Después vino la crisis económica y el buen precio internacional que tenía la soja ayudó al país. Entonces nadie dijo nada y el Estado hizo la vista gorda. Ahora se comienzan a ver los efectos negativos del monocultivo: las deforestaciones, las inundaciones y los problemas de salud que generan los herbicidas.

UN ALERTA SOBRE LAS CONSECUENCIAS
"Todavía no se sabe cuáles son las consecuencias para la salud humana de la manipulación genética de la semilla de soja. A nivel económico ya se ve que los grandes productores internacionales, Monsanto entre ellos, están haciendo fuertes presiones para comprar y arrendar tierras.
Talan los bosques nativos como en Santiago del Estero, Formosa o Salta, y como consecuencias de las deforestaciones se padecen las grandes inundaciones como ocurrió en Santa Fe.
La cría de ganado y la producción lechera pierden terreno ante este cultivo, como ocurre en la Cuenca Lechera, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria del país", indica Rodin.

"Finalmente como este tipo de soja está ligada a utilización de agrotóxicos, los pequeños y medianos productores de otros cultivos, no pueden seguir con su actividad. El Roundup destruye todo, cualquier cultivo menos la soja trangénica, y genera gravísimos problemas de salud para las personas", evoca algunos pasajes de su trabajo en diálogo con todocorrientes.com.

"Los perros, gatos, vacas, cerdos que comemos  está comiendo soja y la soja es terrible, hay una panacea sobre la soja hoy en día... Se ha puesto de moda pero la soja no deberíamos comerla a no ser que sea orgánica cien por cien, ha sido genéticamente manipulada y tiene una cantidad de estrógenos terrible, de ahí una de las razones de que haya tanto problema y confusión sexual. 

Tanto daño está haciendo la soja que en Estados Unidos se están conociendo casos de niñas de 8 años con la menstruación, de 20 con la menopausia, y de niños de 8 años con confusión de su sexualidad. 

La soja y el maíz son dos de los alimentos más manipulados genéticamente que hay en estos momentos en el mercado. El maíz que comen los pollos, y los pollos que come la gente... Es toda una cadena que veo muy difícil de cambiar a no ser que el hombre diga no a los pesticidas, no a las multinacionales, no a la manipulación genética y realmente tomar conciencia de lo que estamos comiendo, de qué forma estamos comiendo y exigir que queremos buen producto."     Beverley Pugh

EL EFECTO MONSANTO
Para que las semillas transgénicas monopolicen el mercado mundial, necesitan de un mecanismo sistemático:
"Monsanto ha patentado las semillas transgénicas. Eso significa que un productor de soja no puede conservar una parte de su cosecha para sembrar de nuevo, si no que tiene que sí o sí volver a comprar las semillas y pagarles las regalías a Monsanto para volver a sembrar".

Monsanto entró en la Argentina a finales del 90 vendiendo sus semillas a un precio tres veces más bajo que en el mercado mundial, y sin cobrar regalías.
Pero ahora está pidiendo al Gobierno argentino que le pague los nueve años de regalías que no cobró", explica la autora del libro.

"En EE.UU. y Canadá el poder de Monsanto es tan grande que en esos países se creó la Policía de los Genes.
Esta controla que los productores no se queden con parte de su producción para utilizarlas en las resiembras, que paguen las regalías del patentamiento y vuelvan a comprar semillas para sembrar.
Van a los campos, toman muestra del suelo y si los productores no pueden probar que compraron sus semillas o el Roundup, porque tampoco se puede comprar genéricos, son multados, le hacen juicios o son expropiados", agrega.
"La meta de todo esto es, a través de las semillas patentadas, acaparar el mercado de las semillas en todo el mundo. Y como las semillas son el primer eslabón de la cadena alimentaria, acaparar la cadena alimentaria misma internacional".


Entrevista a la autora del libro:
  • ¿Qué hace tan peligrosos a los transgénicos?
  • El 70% está preparado para absorber Roundup, un poderoso insecticida también creado por Monsanto, y nunca hubo estudios para comprobar cuáles eran las consecuencias para la salud de las plantas fumigadas con ese insecticida. Cuando Monsanto se lanza a los transgénicos desde el principio pretende hacer plantas resistentes a él, no a la sequía u otras cosas. Sabía que en 2000 perdía la patente y, como es el pesticida más vendido del mundo, quería seguir haciendo negocio. ¡No se trata de hacer un transgénico para vencer el hambre en el mundo, eso es una mentira! Lo sé pues he pasado años investigándolo. Esta idea se la da una agencia de comunicación ubicada en Inglaterra, con el objetivo de que cambie la opinión negativa que se tiene en Europa de los transgénicos. Por cierto, es la misma agencia que llevó la imagen de la copa del Mundo de Argentina en el 78, contratada por la junta militar.
  • ¿La lucha del siglo XXI va a ser por los alimentos y el agua?
  • Sí, por el control privado de los alimentos y el agua.
  • ¿Qué es lo que más le impresionó al investigar para el libro?
  • Las consecuencias de los cultivos transgénicos a gran escala, como lo que vi en Paraguay, donde se fumiga desde el aire sobre los campos de pequeños campesinos matando sus recursos. En el documental aparece un niño con las piernas completamente quemadas por el pesticida, de caminar en los campos de soja. Los campesinos tienen que dejar sus tierras e irse a la ciudad a vivir de la basura. Este modelo es el del hambre organizado.
  • Dadas las circunstancias ¿qué podríamos comer a día de hoy?
  • Tengo previsto hacer otro documental y otro libro sobre el origen medioambiental de la epidemia de cáncer y Parkinson que vamos a ver en los próximos años. El primero se llamará 'El cáncer está en el plato'. Vegetales y frutas tienen residuos de productos químicos tóxicos cuyos efectos no han sido analizados. Es evidente que estamos en el inicio de una epidemia de cáncer, hay expertos que me han dicho que ya se calcula que uno de cada dos europeos va a tener cáncer. Hay que cambiar la manera de comer, es la única solución.
entrevista completa aqui
Marie-Monique Robin:articulo de la vanguardia:


Tengo 48 años. Nací en Gourgé, pueblecito cerca de Poitiers (Francia),
en una familia campesina. Soy periodista. Estoy casada y tengo tres
hijas (11, 14 y 17 años). ¿Política? No me caso con nadie, mi
compromiso es con la gente: por eso pongo mi pluma en la llaga. Soy
agnóstica

¿Qué es Monsanto?
El gigante de la industria agroquímica que domina el mercado mundial
de la alimentación.

¿Cómo logra dominar la alimentación mundial?
Domina el mercado mundial de semillas: dominar las semillas es dominar los estómagos, la población mundial.

¿Y cómo se logra dominar las semillas?

Modificándolas genéticamente y patentándolas. Antes de 1992 no podían patentarse semillas, y Monsanto logró que Estados Unidos lo
permitiese. Hoy tienen mil patentes.

¿Es algo que debería preocuparme?
Si te preocupa qué comen tus hijos, sí. Preocúpate por las 80.000
hectáreas cultivadas con maíz transgénico en Catalunya y Aragón: ¿por
qué España es el único país de Europa que acepta cultivos transgénicos?

¿No sucede en otros países europeos?

Está prohibido. Con razón: carecemos de estudios sobre los efectos en
la salud humana y en el medio ambiente de los organismos genéticamente
modificados (OGM).


¿Y por qué España no los veta?
En el Gobierno de España hay ahora cuatro personas relacionadas con Monsanto.

 ¿Quiénes?
Estoy contrastando los datos y pronto publicaré sus nombres.

 ¿Ese maíz es un OGM de Monsanto?
Sí, se le llama maíz Bt, iniciales de Bacillus thurigiensis: esa
bacteria está en el suelo de forma natural y es insecticida. Si se usa
en preparados pulverizados es eficaz, y el sol la degrada pronto:
resulta inocua para el medio ambiente.
Pero
los de Monsanto tomaron de la bacteria el gen que produce la toxina, y lo insertaron en el genoma del maíz.

Brillante idea: de este modo, ese maíz queda blindado contra los insectos, ¿no?

Sí, pero a un coste peligroso: la toxina intoxica no sólo al piral -
insecto perjudicial para el maíz-, sino también a los insectos
predadores del piral (como la crisopa), y a mariposas, mariquitas,
microorganismos del suelo, pájaros insectívoros...

 ¿Y a mí?
¿Tú comerías insecticida? Pues ese maíz insecticida pasa a harinas,
chips, tacos, cereales, sopas, tortas... ¿Por qué cada día hay más
alergias? ¡Son sobrerreacciones de nuestro organismo ante algo que no
reconoce!

Con no comer ese maíz, ¡salvado!
No: ese maíz poliniza cultivos de maíz ordinario, contaminándolos,
convirtiéndolos también en transgénicos. ¡Extinguirá el maíz natural!
Y aunque no ingirieses ese maíz directamente..., se lo dan como
forraje a animales que luego tú sí comerás.

¿Debo alarmarme, pues?
Mis padres eran campesinos, líderes sindicales agrarios en Francia:
adoptar abonos, pesticidas convencidos de que hacían progresar la
agricultura. Hoy están arrepentidos: la biodiversidad de variedades hortofrutícolas ha decrecido drásticamente..., y la mayor proporción de cánceres se da entre agricultores.

Entonces sí podemos alarmarnos...
El herbicida más vendido del mundo se llama Roundup, de Monsanto.
Extermina toda la maleza..., pero no es biodegradable, y es promotor
de cánceres y perturbador endocrino.
¿Cómo no vamos a padecer cada día más cánceres, diabetes, parkinson y alzheimer? ¡Mis hijas y yo ya no comemos vegetales que no provengan de cultivo biológico!

 ¿Herbicidas y pesticidas dan cáncer?
¡Nacen bebés con residuos de dioxinas en sus células! Las dioxinas son
derivados de síntesis químicas de laboratorio. Llegan a los bebés por
lo que comen las madres.

 Esto ya escalofría.
Estamos intoxicándonos. Mire el pan.

 ¿Qué le pasa?
Para que la espiga de trigo produzca más grano, ha sido genéticamente
modificada y protegida con ocho pesticidas y varias hormonas... cuyos
restos te comes en el pan.
¡Claro que hay cánceres de mama y próstata, y el esperma pierde fertilidad! Siete amigas de mi edad tienen cánceres. Ninguna amiga de mi madre lo tuvo a esta edad.

¿Y por qué no reaccionamos?
Porque priorizamos la cantidad, la producción, la viabilidad económica, el negocio, los precios... Pero este sistema acabará también con los pequeños agricultores.

 ¿Por qué?
Compran semillas genéticamente preparadas para ser fumigadas con
Roundup, se obligan a comprar remesas nuevas cada año, y son caras.
Perdemos miles de variedades tradicionales, y los campesinos acaban en
manos de Monsanto, arruinándose muchos.

 ¿Qué pasará si se mantiene esta tónica?

Que Monsanto producirá todas las semillas... y todos los productos
fitosanitarios sin los que esas semillas genéticamente modificadas no fructifican (como el Roundup, que le reporta el 30% de sus ingresos):
¡negocio redondo para Monsanto!

Si se confirma que algún producto es peligroso, lo retirarán, dándoles tiempo para fabricar otro... hasta que vuelva a demostrarse que es cancerígeno o perturbador hormonal. Y así hasta que acabemos todos estériles y enfermos.

Esto es tan tremendo... Cuesta creerle.



Tenemos ya el precedente del agente naranja. Empleado como herbicida
durante decenios, su uso en la guerra de Vietnam ratificó su toxicidad
cancerígena. Así que ha sido retirado. Lo fabricaba Monsanto. ¿Y qué
le ha pasado a Monsanto pese a los millones de damnificados? Nada.



El consumo de productos lácteos corrompidos por Monsanto con la hormona rBGH provoca cáncer de colon, mama y prostata
las vacas tratadas con rBGH sufren mastitis, infertilidad y agotamiento. Incluso Monsanto reconoció que las vacas inyectadas con rBGH “pueden sufrir en mayor medida estos efectos”, además de ovarios quísticos, trastornos uterinos y digestivos y úlceras (por lo cual la leche es bombardeada con antibioticos). Lo más grave son las consecuencias sobre la salud humana ya que el factor de crecimiento-1, IGF-1, humano es químicamente idéntico al bovino.



Entrevista al Dr. Thierry Vrain: las grandes empresas de Biotecnología compran 
Tribunales, Gobiernos y Parlamentos 

Common Ground, octubre de 2013
ThierryVrain-big

Tsiporah Grignon: En el documental “El mundo según Monsanto” se expusieron las puertas giratorias entre la Industria Biotecnológica y los Gobiernos. 

Thierry Vrain: He leído que al Dr. Shiv Chopra le ofrecieron un millón de dólares a cambio de que cerrase los ojos en el asunto de la hormona de crecimiento bovino recombinante (RGBH), pero se negó y fue despedido por no callarse. (Nota del editor de GMWatcfh: Los doctores Shiv Chopra, Margaret Haydon y Gérard Lambert fueron los científicos despedidos del Servicio de Salud de Canadá por insubordinación en el año 2004, después de haber manifestado públicamente serias reservas sobre la aprobación de estos productos al creer que se producirían daños en la cadena alimentaria y eso iba a repercutir en la salud de las personas. Tiene previstas el Dr. Vrain una serie de conferencias por Canadá con el Dr. Chopra, actualmente en fase de planificación, pero que seguramente sean en la segunda quincena de noviembre).

Tsiporah Grignon: ¿Sigue en contacto con alguno de sus colegas de de Ingeniería Genética y son conscientes de su giro?
Thierry Vrain: No, y uno se da cuenta ahoro cómo los científicos ignoran las principales fuentes de información.

Tsiporah Grignon: ¿Cómo pueden los científicos actuar de forma independiente cuando su sueldo depende de apoyar o no un determinado punto de vista?
Thierry Vrain: Cuando empecé hace 30 años, trabajé como asistente técnico en un laboratorio y con un presupuesto muy escaso, y básicamente consistía en trabajo de laboratorio y en la publicación del mayor número posible de artículos. En aquella época decíamos: publicar o perecer. Pero hace 25 años, la cosa cambió. Cuando empecé no se permitía el patrocinio de las Corporaciones. No se podía acudir a Monsanto y decir: “¿Está usted interesado en que haga un trabajo para usted en mi laboratorio a cambio de una pequeña subvención?”. Pero hace 25 años, eso se permitió y alentó la financiación por parte de las empresas. Cuanto más interesada estuviese la Industria en el proyecto, más dinero entraba. Eso quería decir que se estaba haciendo un buen trabajo, de modo que con los fondos adicionales el Gobierno no tenía que aportar fondos para el laboratorio. Y poco a poco se convirtió en algo normal, y había grandes cantidades de dinero para la Biología molecular. Otros se quejaron de que todo el dinero iba hacia la Biología molecular en los años 80 y principios de los noventa. No sólo eso, si se realizaba un buen proyecto los resultados se podían patentar. Así que de publicar o perecer pasamos a patentar y hacerse rico. 

Ahora muchos científicos reciben subvenciones de las empresas de Biotecnología. Cuando se consigue una subvención de un millón de dólares, se tienen cinco estudiantes de posgrado, tres doctores y un gran laboratorio, ahora es usted un gran profesor porque tiene un laboratorio enorme y mucho dinero que fluye. Pero si publicase resultados que no fuesen aceptables para empresas como Monsanto, las ayudas de las Corporaciones se iban a cortar. 

Tsiporah Grignon: He leído en “Semillas de la decepción” sobre la inserción aleatoria de genes, ya que no hay forma de ser preciso, lo que usted ya ha confirmado anteriormente. Entonces, ¿por qué los científicos afirman que alteran genéticamente con precisión la naturaleza?
Thierry Vrain: Por dinero. Es muy importante para la empresas de Biotecnología acallar los estudios que no confirman su línea corporativa o cuestionan la seguridad. Pero aún es más sencillo. La mayoría de los inversores en las empresas de Biotecnología lo que quieren es ganar dinero… eso es lo fundamental. Si pueden llegar muy lejos con las ventas, ¿por qué no hacerlo?
Tsiporah Grignon: ¿Se siguen saliendo con la suya?
Thierry Vrain: Se siguen saliendo con la suya. Usted puede cuestionar lo que hacen, usted puede intentar evitar los transgénicos, y quizás estemos desgastando un poco a estos gigantes. Pero en realidad, con toda franqueza, ya que no tienen vergüenza, compran Tribunales, Gobiernos y Parlamentarios.
Tsiporah Grignon: Pero no dominan absolutamente todo, por ejemplo en Europa, donde hay una fuerte resistencia.
Thierry Vrain: No, no dominan toda Europa, pero seguro que lo intentarán. Son cinco los países en todo el mundo que acaparan la totalidad de los cultivos transgénicos: India, Argentina, Canadá, Estados Unidos. Y quizás un par de ellos más, y son 20 los países que no exigen el etiquetado por la presencia de transgénicos en los alimentos y no imponen ningún tipo de restricciones. Si se etiquetase no habría más transgénicos, porque la gente no los quiere.
Tsiporah Grignon: En Canadá estamos luchando por detener la alfalfa transgénica o la manzana que no se oscurece.
Thierry Vrain: La manzana que no se oscurece comenzó a desarrollarse en mi laboratorio, en Summerland. Alguien tuvo la brillante idea de cómo podíamos ganar dinero. Estábamos en el país de la manzanas, así que ¿ qué tal si silenciábamos el gen que oscurece las manzanas y conservan su aspecto? Sin embargo, los productores están en contra de ella y los productores ecológicos están en pie de guerra.
Tsiporah Grignon: Usted ha hecho referencia a un estudio de 120 páginas titulado “Mitos y Verdades sobre los transgénicos”, que fue hecho público en junio de 2012.
Thierry Brain: Es un documento que fue elaborado por Ingenieros de genética, Dr. Michael Antoniou y el Dr. John Fagan con Claire Robinson, periodista de investigación. Consiste en una recopilación de artículos e informes de los Gobiernos, la mayoría de los cuales cuestionan la seguridad de los transgénicos. Fue publicado en junio, por lo que el estudio de Séralini todavía no había aparecido. Representa una gran cantidad de trabajo, la mayoría realizado por laboratorios independientes de Europa, y se asegura que los cultivos transgénicos no pueden dan mayor rendimiento. Entra en lo que yo denomino contaminación genética; los cultivos transgénicos liberan su polen y los genes al medio ambiente, ya se trate de bacterias u otras plantas.
Tsiporah Grignon: Si tiene genes Terminator, ¿polinizan?
Thierry Vrain: Los genes Terminator forman parte de una tecnología de interferencia en la que las semillas o el polen se vuelven no fértiles.
Tsiporah Grignon: O sea, ¿que es posible transmitir la infertilidad?
Thierry Vrain: Sí, lo es. Este es el motivo por el que muchas personas están preocupadas. Imagínese si usted tiene un campo de maíz con el gen de la infertilidad y se extiende por toda la superficie agrícola y se transmite a otros cultivos.
Tsiporah Grignon: En otras palabras, el polen de una planta Terminator puede convertir a otra planta también en Terminator… ¿ Eso podría ser el fin de la vida en la Tierra tal y como la conocemos?
Thierry Vrain: Ese fue el motivo por el que se detuvo a Monsanto, que quería probarlas y comercializarlas. Los cultivos transgénicos están patentados, de modo que las empresas no quieren que la gente tenga sus propias semillas, los agricultores las suelen guardar, ya que el titular de la patente pierde dinero. Usted tiene que comprar las semillas año tras año. Al ser las semillas estériles, nadie conserva estas semillas. Estamos hablando de hambre… otra locura. Pero Monsanto ha adquirido la tecnología Terminator y puede volver a intentarlo.
Tsiporah Grignon: La gente interesada en alimentos de calidad y en su cultivo, ¿tiene esperanzas?
Thierry Vrain: Mi esposa tiene un herbolario… porque creemos que una dieta saludable es muy importante. Existe una conexión entre lo que comemos y lo que somos. Si vas a la tiende y compras la comida más barata llena de calorías pero con pocos nutrientes, entonces va a enfermar. 

Conclusión
Esta conversación con un antiguo informante de los transgénicos fue muy aleccionadora. Ahora conocemos verdades incómodas sobre los transgénicos y la empresas de Biotecnología, que se benefician de ellos. En esta entrevista, nos enteramos de que la Ingeniería Genética es muy imprecisa, carece de pruebas de seguridad, que los cultivos transgénicos contaminan otros cultivos, y la forma en que el mundo científico se pudre por el dinero. El Dr. Thierry Vrain cambió y ahora es un agricultor ecológico. Se dio cuenta de que la forma de alimentar al mundo es la de crear y apoyar las explotaciones sostenibles, trabajando conforme a la naturaleza.
Es nuestro deber detener este crimen biotecnológico contra la naturaleza. Infórmese y participe. No estamos solos. Millones de personas están llamadas a participar en el Día Mundial de Acción contra los transgénicos en más de 600 ciudades de todo el mundo el próximo 12 de octubre. Es el mayor evento en la historia para oponerse a la empresas de Biotecnología: Más información en: http://www.march-against-monsanto.com

Información
Libre de Transgénicos y Greenpeace Vancouver han publicado “Alimentos modificados genéticamente y salud humana”, donde comparten preocupaciones sobre los alimentos modificados genéticamente. El Dr. Thierry Vrain es un ex científico genético del Departamento de Agricultura de Canadá, durante 30 años; el Dr. Chopra es un científico que trabajo en el Servicio de Salud de Canadá durante 35 años, un protector incansable de los alimentos en todo el mundo.


100% de mujeres embrazadas tienen al menos 1 de estas toxinas:

Según GreenMedInfo.com , los científicos estaban buscando un 5 toxinas básicos. Entre ellos se incluyen:

El glifosato (herbicida de Monsanto Roundup)
Glufosinato (un herbicida)
AMPA (un metabolito del glifosato)
3-MMPA (un metabolito de glufosinato)
Cry1Ab (la toxina Bt de glufosinato)

http://www.hangthebankers.com/another-study-finds-gmo-compounds-in-100-of-pregnant-women-and-fetuses/

¿Cómo logra dominar la alimentación mundial?
Domina el mercado mundial de semillas: dominar las semillas es dominar los estómagos, la población mundial.



http://www.theoildrum.com/node/6140

¿Y cómo se logra dominar las semillas?
Modificándolas genéticamente y patentándolas. Antes de 1992 no podían patentarse semillas, y Monsanto logró que Estados Unidos lo permitiese. Hoy tienen mil patentes.



utima hora:

El informe “¿Quién se Beneficia de los Cultivos Transgénicos? Una industria basada en mitos” demuestra a su vez que:

- Una nueva generación de cultivos transgénicos diseñados para promover el uso de peligrosos pesticidas como Dicamba y el 2-4 D están listos para su liberación en EE.UU. Las multinacionales biotecnológicas los están promoviendo como la solución al fracaso de los transgénicos actuales para controlar las malas hierbas y reducir el uso de pesticidas antiguos.


- La industria de los transgénicos, con el apoyo del Gobierno de EE.UU., buscan nuevos mercados en África en un intento de subir su cuota de negocio. La Fundación Gates, que invierte miles de millones de dólares en proyectos agrícolas en África ha comprado acciones de Monsanto, manifestando su interés directo en maximizar los beneficios de la industria de los transgénicos y no en proteger los intereses del pequeño campesinado africano.


La soja no es saludable


Un informe elaborado por un grupo de científicos e investigadores denuncian que el herbicida más vendido del mundo, el Roundup, podría estar detrás de la aparición de algunas malformaciones que se han dado en humanos


TODA LA HISTORIA DE LA MAFIA MONSANTO:http://rebelion.org/noticia.php?id=110525

http://www.lavanguardia.es/lacontra/lacontra.html

AQUI mas investigaciones sobre los efectos nocivos (ya comprobados) en la salud de los OMGs
mas informacion aqui


 La propaganda que ha creado el milagro de las ventas de soja es tanto más notable cuanto que, hace sólo algunas décadas, el frijol soja era considerado no apto como alimento, ni siquiera en Asia.

 Los chinos comían frijol soja fermentado NO como las otras legumbres, como lentejas, porque el frijol soja contiene grandes cantidades de toxinas naturales, o "antinutrientes".

Primera entre ellas están los potentes inhibidores de enzimas que bloquean la acción de la tripsina y otras enzimas que se necesitan para digerir las proteínas. Estos inhibidores son proteínas grandes, dobladas apretadamente, que no son desactivadas por completo durante el cocimiento normal. Pueden producir serias molestias gástricas, una reducida digestión de las proteínas, y deficiencias crónicas en la absorción de los aminoácidos.

En animales de laboratorio, las dietas altas en inhibidores de la tripsina causan agrandamiento y condiciones patológicas del páncreas, incluyendo cáncer. 14 El frijol soja también contiene hemaglutinina, una sustancia que promueve la fomación de coágulos y hace que las células rojas de la sangre formen grumos. Los inhibidores de la tripsina y la hemaglutinina son inhibidores del crecimiento. Las ratas en destete alimentadas con soja que contiene estos antinutrientes dejan de crecer normalmente.

Los compuestos que debilitan el crecimiento son desactivados durante el proceso de fermentación, así que, una vez que los chinos descubrieron cómo fermentar el frijol soja, comenzaron a incorporar en su dieta alimentos a base de soja. En productos precipitados, los inhibidores de enzimas se concentran en el líquido que remoja más bien que en la cuajada.

Por eso, en el tofú y la cuajada de frijol, los debilitadores del crecimiento se reducen en cantidad, pero no son eliminados por completo. La soja también contiene bociógenos - sustancias que debilitan la función de la tiroides. Además, el 99 por ciento de un gran porcentaje de soja es modificada genéticamente, y tiene uno de los más altos por cientos de contaminación por pesticidas en cualquiera de nuestros alimentos.

El frijol soja tiene un alto contenido de ácido fítico, que está presente en el salvado o la cáscara de todas las semillas.

Es una sustancia que puede bloquear la asimilación de minerales esenciales - calcio, magnesio, cobre, hierro, y especialmente zinc - en el tracto intestinal. Aunque no es un nombre común, el ácido fítico ha sido estudiado extensamente; en la literatura científica contemporánea hay literalmente cientos de artículos sobre los efectos del ácido fítico.

En general, los científicos concuerdan en que las dietas basadas en granos y legumbres altas en contenido de fitatos contribuyen a deficiencias minerales muy difundidas en países del tercer mundo.

 Los análisis muestran que el calcio, el magnesio, el hierro, y el zinc están presentes en las plantas que se comen como alimento en estas áreas, pero el alto contenido de fitatos en las dietas a base de soja y granos evita que estos minerales sean absorbidos.

El frijol soja tiene uno de los niveles más altos de fitatos de cualquier grano o legumbre que se haya estudiado,  y los fitatos de la soja son muy resistentes a las técnicas normales para reducirlos, como el cocimiento lento y prolongado. 17 Sólo un largo período de fermentación reducirá significativamente el contenido de fitatos del frijol soja.

El Aislado de Proteína de Soja: No Tan Amigable

Los procesadores de soja han trabajado duro para sacar estos antinutrientes de los productos terminados, en particular el aislado de proteína de soja (SPI) [por sus siglas en inglés], que es el ingrediente clave en la mayoría de alimentos de soja que imitan productos de carne y lácteos, incluyendo fórmulas para bebés y algunas marcas de leche de soja. Gran parte del contenido de inhibidor de tripsina puede ser eliminado mediante el procesamiento a alta temperatura, pero no todo. Pero el procesamiento a alta temperatura tiene el desafortunado efecto secundario de desnaturalizar las otras proteínas en la soja hasta el punto de que las dejan virtualmente ineficaces.

Por esta razón, los animales alimentados con soja necesitan suplementos de lisina para el crecimiento normal. Los nitritos, que son potentes carcinógenos, se forman durante el secado por aspersión, y una toxina llamada lisinoalanina se forma durante el procesamiento alcalino.

Numerosos sabores artificiales, en particular el MSG, se añaden al aislado de proteína de soja y a los productos de proteína vegetal texturizada, para disfrazar su fuerte sabor a frijol e impartir el sabor a carne. 25 En experimentos alimentarios, el uso de SPI aumentó las demandas de vitaminas E, K, D, y B12, y creó síntomas de deficiencia de calcio, magnesio, manganeso, molibdeno, cobre, hierro, y zinc. 26 El ácido fítico que queda en estos productos de soja inhibe grandemente la absorción de zinc y hierro; los animales de laboratorio alimentados con SPI les aparecen órganos agrandados, en particular el páncreas y la glándula tiroides, y ocurre una mayor deposición de ácidos grasos en el hígado.

Genetic Roulette - The Gamble of Our Lives - Spring 2013 Trailer!


Fuente(s): Ultimas novedades acerca de la soya:

http://www.avizora.com/publicaciones/sal… http://lacocalocacompany.blogcindario.co… 
http://www.rebelion.org/ecologia/031024s…