23 enero 2018

La psiquiatria no tiene nada de cientifica


A su paso por Barcelona para presentar su último libro,  
Psicofármacos que matan y Denegación Organizada, Peter Gotzsche nos obsequió prensa con algunas de las conclusiones a las que ha llegado en sus investigaciones.

- Que los psiquiatras modernos han inventado un verdadero cuento llamado “psiquiatria biológica“, que presupone que un enfermo mental tiene un desequilibrio químico en el cerebro.

- Que esto es una tremenda mentira y nunca ha sido demostrado científicamente.

- Que los psiquatras NIEGAN de manera organizada el peligro que entrañan los medicamentos que recetan y la adicción que producen.

- Que los psicofármacos son las tercera causa de muerte en el mundo, después de las enfermedades cardíacas y el cáncer.



El video en Vimeo

 
A continuación, un extracto de la rueda de prensa,
que os podéis decargar también como PDF

¿Puede explicarnos las principales conclusiones a las que llega en su último libro Psicofármacos que matan y denegación organizada?

Hace ya nueve años que vengo analizando las investigaciones sobre psiquiatría, he sido muy cuidadoso y he profundizado mucho en la literatura médica. Y cuando se investiga muy profundamente, los “esqueletos” surgen de debajo de la tierra, los esqueletos enterrados ¿sabéis?
¡Hay tantas cosas que han sido ocultadas! Y algunas de estas cosas son muchas de las muertes causadas por los medicamentos psiquiátricos.

En los informes de los ensayos clínicos que se publican, los fabricantes de los fármacos psiquiátricos suelen omitir los suicidios y otras muertes. Por tanto, dado que la literatura publicada no es de fiar, tanto los psiquiatras como los demás médicos desconocen en realidad la peligrosidad de los medicamentos psiquiátricos. La mayoría de las investigaciones están realizadas por las compañías farmacéuticas, que tienen un gran interés en ocultar los daños graves causados por sus medicamentos.


Tras muchísimos años de estudio he llegado a la conclusión de que la manera en que utilizamos los medicamentos psiquiátricos causa mucho más daño que beneficio. Los usamos más de la cuenta, matamos y mutilamos a mucha gente, y les causamos daños cerebrales permanentes, por lo que a la gente le cuesta volver posteriormente a su vida normal.

Habría que utilizarlos mucho menos, como máximo sólo un 2% de lo que se utiliza actualmente. Parece imposible conseguir que los médicos los reduzcan al nivel en que los psicofármacos harían más bien que mal. Esto ocurre porque la industria farmacéutica es muy poderosa y miente metódicamente sobre sus medicamentos.


 LIBRO: Volviendo a la normalidad - LA INVENCION DEL TDAH

Miente tanto en el marketing como en la publicación de los resultados de la investigación de los medicamentos.

Después también están los incentivos económicos y las fantasías de obtener “soluciones rápidas”:
“Yo tengo un problema, estoy deprimido, tengo psicosis aguda o lo que fuere”. Y el médico dice: “Aquí tienes la pastilla que te curará”.

Pero eso es un error, porque los medicamentos psiquiátricos no pueden curar a nadie. Únicamente pueden atenuar los síntomas para que sean un poco menos molestos, pero no curan a nadie. Igual que el alcohol, que no puede curar a nadie, pero te puede hacer un poco más feliz. Es más o menos lo mismo.

Es imposible por ahora instruir a los médicos para utilizar mucho menos los psicofármacos, principalmente sólo para casos agudos y para cuando los pacientes los pidan. Así que he llegado a la conclusión de que sería mejor para la humanidad que retirásemos todos estos medicamentos del mercado. Sería mucho mejor. Tendríamos una población más sana, vivirían más y no mataríamos a tanta gente. Pero por supuesto, esto es un enfoque controvertido, aunque se base en mismísima ciencia, en los mejores argumentos científicos que he podido encontrar.

El mito de la enfermedad mental:
 Todo el campo de la psiquiatría es, en general, muy extraño.

Se dice que son medicamentos específicos, que los antidepresivos sirven para la depresión. Pero yo he llegado a la conclusión de que no sirven para la depresión, de que tienen efectos secundarios y de que incrementan el riesgo de suicidio, no sólo en los niños, sino en todos los pacientes. Entonces, ¿por qué utilizar fármacos que incrementen el riesgo de suicidio, si lo que más preocupa de las personas deprimidas es que puedan matarse? Así que no tiene ningún sentido usar medicamentos que aumenten el riesgo de suicidio. Como digo, hay muchas cosas oscuras en la psiquiatría.

Afortunadamente, algunos psiquiatras han empezado a darse cuenta de los problemas que ellos mismos han creado. Hay un movimiento en mi país, Dinamarca, en EEUU y en otros lugares, que tiende a utilizar menos medicamentos y menos compulsivamente. De hecho, tendríamos que suspender toda la legislación existente sobre los internamientos y sobre las medicaciones forzadas en psiquiatría, porque son inhumanas y perjudiciales.

Existe al respecto una Declaración de las Naciones Unidas sobre los minusválidos, que Dinamarca ha ratificado y estoy seguro que España también lo debe haber hecho. La Declaración dice que debemos suspender toda la legislación sobre internamientos y medicaciones forzadas en psiquiatría. Son prácticas inhumanas que no deben aplicarse con los pacientes psiquiátricos, ni con ningún otro tipo de pacientes, pues la muerte puede ser alguna de sus consecuencias. Hay muchísimas más.

Cuando se envían soldados a la guerra uno es consciente de que se les puede estar mandando a la muerte. Pero esas personas deciden por sí mismas si desean ser soldados o no, así que conocen los riesgos de antemano. La diferencia con los pacientes psiquiátricos es que ellos no deciden convertirse en pacientes psiquiátricos y en cambio, sí corren el riesgo de morir a causa de los medicamentos que se les obliga a tomar. Así que necesitamos una completa revolución en psiquiatría basada en utilizar más la psicoterapia, en tratar a las personas con empatía, comprensión y respeto, aunque se trate de psicóticos. Si los tratamos así, cuando ellos se sientan respetados y sepan que no serán forzados a nada, les aseguro que los podremos calmar.

La compulsión y la violencia generan violencia. Así que cuando los pacientes psicóticos reaccionan violentamente, a veces es porque los profesionales fueron antes violentos con ellos.


¿Se dan cuenta de que podríamos hacer las cosas mucho mejor? Ya hay gente que nos está mostrando cómo hacerlo. En Laponia (Finlandia), por ejemplo, aplican lo que ellos llaman “diálogo abierto”. Cuando alguien tiene una psicosis, durante las primeras 24 horas se forma un equipo compuesto por profesionales, amigos y familiares que se reúnen y conversan con el paciente. Hay un acercamiento humano con el afectado que no es a través de la fuerza. Los resultados son muy superiores que los de la psiquiatría tradicional y ahora se está difundiendo este modelo por varios países.

En muchos lugares de Alemania, por ejemplo, se está adoptando también el modelo del “diálogo abierto”, que significa dialogar, hablar con el paciente, en vez de “hacerle algo”.

Es importante dejar al paciente decidir por sí mismo. En mis cursos les he preguntado a muchos pacientes que habían sido internados por una psicosis (como la esquizofrenia o el trastorno bipolar) con qué preferirían ser medicados si tuvieran otro cuadro de psicosis: si con una benzodiazepina (como el Valium) o con un antipsicótico.

Todos ellos han contestado: “Con una benzodiazepina, por favor”.

¿Y sabéis por qué? Porque las benzodiazepinas son mucho menos tóxicas que los antipsicóticos. 

De hecho, hablando de calmar a la gente, parecen ser un poco más efectivas. Así que, ¿por qué no usar benzodiazepinas? En mi país, cuando la gente tiene una psicosis aguda, a veces utilizamos las benzodiazepinas. No siempre… pero las personas deberían decidir por sí mismas.

Ya el hecho de ser partícipes en su propio proceso les va ayudar a sanar mucho más que viendo al psiquiatra transformándose en su amo. Los pacientes deberían ser los amos de su propia vida, tal como vosotros y yo mismo. Esto permitiría una psiquiatría mucho mejor. Y así sería aún mucho más atrayente ser psiquiatra, ya que a nadie le resulta grato tener que imponerse por la fuerza. Si a nadie le gusta la compulsión, ¿por qué la practicamos? No es muy agradable tener que hacer de policía de nadie. No se puede decir: ahora le pongo una camisa de fuerza y “soy un policía malo” y luego le invito a participar en una interacción positiva y me convierto en “un policía bueno”. No se puede hacer eso.

El paciente no se lo va a creer y pensará: “¿Cuándo me volverá a poner la camisa de fuerza?” o “¿Me pondrá otra inyección?”

Insisto… es muy deprimente lo que está sucediendo con la psiquiatría. He llegado a la conclusión de que deberíamos dejar de usar los antidepresivos (como el Prozac), porque cuando les preguntamos a los pacientes, nos dicen que no les sirven; solamente los psiquiatras dicen que son útiles. Por ejemplo, uno de los efectos secundarios más comunes de los antidepresivos es reducir la vida sexual a la mitad, ya sea por falta de libido, ya sea por impotencia del hombre o por falta total de eyaculación.

Por eso es extraño que a esas píldoras se las llame “píldoras de la felicidad”, puesto que destrozan la vida sexual. Deberían llamarse “píldoras de la infelicidad”: ¿quién quiere perder su vida sexual? ¡Nadie! Es increíble lo que el dinero, el marketing y las mentiras pueden hacer a las personas.

EL TDAH
¿Qué nos puede decir acerca de los medicamentos para el denominado TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad)?

Algunos de los medicamentos que se dan para el TDAH son anfetaminas.

Si uno compra anfetaminas en la calle, se las considera drogas ilegales! Pero si se las compra con receta, son legales! Esto es muy extraño. Los demás medicamentos para el TDAH tienen propiedades similares. Así que es como darles a niños y adultos una receta legal para tomar narcóticos, lo cual me parece más bien terrible, particularmente cuando hablamos de los niños, con sus pequeños cerebros en desarrollo. De ninguna manera puede ser bueno para su salud darles una sustancia química que modifica sus cerebros.

Ésta hace que los niños estén más tranquilos, cierto, lo cual es bueno para los maestros, y tal vez para los padres, pero no para ellos. Además, también se vuelven menos curiosos y tienden a aislarse de las demás personas. Ya sabemos que el cerebro en desarrollo necesita de mucha interacción con otras personas y que la curiosidad es buena porque ayuda a que el cerebro se desarrolle. Si de algún modo se entorpecen esos procesos… no puede resultar nada bueno para la salud.

Los experimentos con los animales también nos han hecho saber que los medicamentos para el TDAH pueden causar daño cerebral permanente. Pero esto es aplicable a todos los medicamentos psiquiátricos. ¿Por qué querríamos dañar el cerebro de nuestros niños? No parece una buena idea… Muchos psiquiatras dicen: “Oh, bueno, usamos estos medicamentos para que cuando crezcan disminuya la probabilidad de convertirse en drogadictos o delincuentes” o también “sirven para que tengan un mejor rendimiento académico”.

Pero no existen pruebas fiables que demuestren que esto sea así. El único estudio significativo con seguimiento prolongado –un ensayo norteamericano– en realidad indica lo opuesto: Si hay algo que los medicamentos para el TDAH hacen probable, es volver a la gente adicta a las drogas, pero no ayudan en absoluto a mejorar el rendimiento académico.

En estos momentos estamos estudiando estos medicamentos en el Centro Nórdico Cochrane. Concretamente estamos haciendo un análisis del Ritalín. Los ensayos están revelando datos terribles; es una de las peores investigaciones científicas vistas hasta ahora.

Seguimos confirmando día tras día que los ensayos realizados por las compañías farmacéuticas son muy poco fiables y a menudo están hechos por psiquiatras norteamericanos sumamente corruptos que reciben millones de dólares a cambio. Así que yo creo que diagnosticar a tantos niños con TDAH –a los que son más fastidiosos y menos dóciles que otros– es un verdadero drama, porque ello lleva a que se los trate con drogas (legales eso sí). Los niños necesitan de la interacción humana y a veces los padres necesitan ser educados. El problema puede radicar en los padres, puesto que los niños reaccionan al entorno escolar y de acuerdo a cómo sean sus padres.


Les diré más, a menudo se trata sólo de una cuestión de tiempo. Un importante estudio canadiense sobre 1 millón de escolares demuestra que para los nacidos en diciembre, el 50% más de niños están en tratamiento con medicamentos para el TDAH en relación a los nacidos en enero del mismo año. ¡El 50% en la misma clase! ¿Por qué? Porque para los nacidos en enero sus pequeños cerebros han tenido 11 meses más para desarrollarse y entonces ya no son tan fastidiosos para sus maestros de escuela. ¡Es porque ya son 11 meses mayores! ¿Se entiende? Esto nos demuestra que cuando se está trabajando con niños, es una desgracia tener poca paciencia.

Una buena amiga mía en Dinamarca es psiquiatra especializada en niños y les retira a todos sus pacientes los medicamentos para el TDAH. Me dice que nunca ha visto empeorar a uno solo de ellos, sino que mejoran. De hecho, los padres agradecen tener con ellos de nuevo al mismo niño “de antes”, aunque sea más fastidioso. ¿Se dan cuenta? Ellos recuperan a su verdadero niño y no a una criatura drogada. ¿Quién le daría alcohol a un niño todos los días? ¡Nadie lo haría! Pero los medicamentos psiquiátricos son muy similares al alcohol: tienen efectos muy inespecíficos, lo mismo que el alcohol. Hay algunos efectos del alcohol que nos agradan: nos hace sentir más relajados y a veces más felices, pero a veces también hace que la gente se vuelva agresiva. Lo mismo sucede con los medicamentos psiquiátricos, los medicamentos para el TDAH, los antidepresivos y los antipsicóticos: aumentan la violencia. Son de efecto similar al alcohol.

Los antidepresivos también tienen que ver con muchos de los tiroteos en las escuelas de Estados Unidos, aunque esta relación ha sido muy poco investigada. Cuando ocurren hechos terribles, por ejemplo, cuando un paciente psicótico mata a alguien, escuchamos a menudo decir: “Oh, eso fue porque dejó de tomar sus antipsicóticos dos días antes”, dando a entender lo buena que es la medicación: ¡Si la hubiera tomado, podría no haber sucedido! Ésta es la historia que cuentan los medios de comunicación, aunque es errónea.

Si se dejan de tomar los antipsicóticos se pueden presentar síntomas de abstinencia terribles. Uno de ellos es una inquietud extrema, cuando la persona no se puede quedar ni sentada (acatisia), tiene que hacer “algo”.

Esto predispone tanto al suicidio como al homicidio. Así que cuando un paciente deja de tomar los antipsicóticos debido a los terribles efectos secundarios que acarrean, a lo que se le llama “tomarse vacaciones del medicamento”, es entonces cuando se puede convertir en un homicida. Ése es generalmente un efecto colateral del fármaco. ¿Se percatan?
 
Los medios de comunicación, sin embargo, muestran siempre la historia opuesta: “Esto sucedió porque suspendió el medicamento”.

Pero, para empezar, yo les diría, ¿por qué le dieron un fármaco tan peligroso? Ésa es la pregunta correcta.


LOS MEDIOS
Ya que habla de los medios… ¿Se están haciendo eco de esta problemática?
Bueno… Precisamente la última vez que estuve aquí en Barcelona fui entrevistado para la contraportada de La Vanguardia, un periódico muy popular, por una periodista, Inma creo que se llamaba. Fue una entrevista muy buena e interesante, pero el director no le permitió publicarla –lo cual está muy mal– porque el periódico está patrocinado por una compañía farmacéutica. A esto se le llama corrupción.

¿Se encuentra con este tipo de cosas habitualmente?
No, no en mi país; los periódicos son bastante independientes allí. Es obvio que se trata de un problema grave en España, en Rusia y por supuesto en muchos otros países, incluso en EEUU. Queda muy poca prensa libre en el mundo. Los intereses económicos controlan la prensa, lo cual representa un grave problema para nuestras democracias.

¿A qué se refiere el subtítulo de su libro: Denegación organizada?
Esta es una pregunta interesante. Ensayé dieciocho títulos diferentes para mi libro antes de elegir éste. Es muy corto y nos dice mucho. ¿Qué quiero decir con “Denegación organizada”? Significa que los psiquiatras han organizado la denegación, han inventado un verdadero “cuento chino” al que llaman “Psiquiatría biológica”. Muchos de ellos siguen diciendo hoy en día que una persona está enferma porque tiene un desequilibrio químico en su cerebro. ¡Eso es una tremenda mentira! Las investigaciones científicas jamás han demostrado que esto sea verdadero.

Sin embargo, a la mitad de los pacientes se les ha dicho que “están enfermos porque tienen un desequilibrio químico”, cuando es precisamente lo contrario: el medicamento produce un cambio en el cerebro, que es el que provoca el desequilibrio químico en el mismo. El desequilibrio no existía al principio. Entonces, cuando los pacientes tratan de dejar el medicamento, pueden tener síntomas de abstinencia muy serios. Así que se inventaron un verdadero cuento sobre cómo actúan estos medicamentos, pero no es correcto.

A esto es a lo que yo llamo “Negación organizada”. Porque NIEGAN el peligro que entrañan estos fármacos. Los psiquiatras casi siempre niegan que los antidepresivos provoquen adicción. Aceptan que las benzodiazepinas crean adicción, pero dicen: “Oh no, los antidepresivos no causan ese problema”. Pero esa es otra gran mentira. Si se les pregunta a los pacientes –lo cual hemos hecho muchas veces– la mitad de ellos responden que sí les ha creado adicción, y que tienen muchas dificultades para poder dejarlos.

Tuve un estudiante que estaba haciendo el doctorado y que comparó los síntomas de las benzodiazepinas con los de los antidepresivos. Observó que cuando se dejaban de tomar producían síntomas muy, muy similares. Éste es otro ejemplo de la “Denegación organizada”: ellos no aceptan esta realidad. ¿Por qué? Porque así les resulta mucho más fácil ser psiquiatras; no tienen que reconocer que al dar antidepresivos a las personas se las convierte prácticamente en drogadictas. Es más fácil cerrar los ojos y negar la evidencia, que reconocer que la gente se vuelve adicta.

Aquí tenemos una negación de los hechos devastadora. Conozco a muchos psiquiatras influyentes –que escriben en periódicos y publican artículos científicos– que afirman que cuando se medica a los niños con antidepresivos se reducen los riesgos de suicidio.

Sin embargo, los resultados de las pruebas aleatorias muestran todo lo contrario: se incrementa el riesgo de suicidio. Las autoridades sanitarias de todo el mundo están advirtiendo ya sobre el uso de antidepresivos en niños precisamente por esto. Pero yo pienso que deberían ir más lejos y prohibir directamente el uso de antidepresivos en niños. ¡Algunos niños se están suicidando debido a estos medicamentos! Mientras tanto, algunos psiquiatras lo siguen negando… ¿Entienden ahora por qué lo llamo “Denegación organizada”?


¿Cómo se ha llegado tan lejos? ¿Por qué los psiquiatras han aceptado esta situación?

Me he preguntado muchas veces cómo ha sido posible causar lo que, según me parece, es el peor desastre provocado por los fármacos en la historia de la humanidad. ¿Cómo ha sido posible una cosa así? ¿Es por dinero?

Hay muchísimo dinero en juego cuando se diagnostica de depresión a mucha gente normal que sólo está “triste” porque recién les ha dejado su pareja, su madre ha fallecido, suspendieron un examen, o tienen problemas en su matrimonio. Simplemente están tristes, pero se les diagnostica depresión que jamás se les debería haber diagnosticado. Por lo tanto, son tratados con estos fármacos. Esto tiene mucho que ver con el dinero y el enorme poder de la industria farmacéutica.

Hay que saber que los médicos reciben incentivos económicos muy perniciosos. Recetar un antidepresivo a un paciente lleva dos minutos, pero retirárselo, puede llevar meses debido a los síntomas de abstinencia. Muy pocos psiquiatras saben retirar los fármacos. Cuando lo intentan suelen hacerlo demasiado rápido. Es muy común que bajen la dosis a la mitad, a un 50%, pero eso es demasiado, porque algunos pacientes sufren de síntomas de abstinencia, los cuales son interpretados como síntomas de depresión. Pero eso no es una verdadera depresión: ¡Son los síntomas de la abstinencia! Pero el psiquiatra le dice al paciente:

“Usted necesita seguir tomando el medicamento porque le ha vuelto la depresión, así que le volveré a dar la dosis completa”, y ya no volverá a repetir la prueba.

Los psiquiatras, en general, no saben lo suficiente sobre los medicamentos que usan. ¡No saben! Los guía el incentivo económico. Si deciden usar psicoterapia con un paciente puede llevarles una hora, pero si vuelven a hacer las mismas recetas pueden atender a muchos pacientes en una misma hora. ¿Lo veis? Es totalmente erróneo usar incentivos económicos también porque el uso generalizado de medicamentos psiquiátricos ha incrementado el número de pensiones por discapacidad en todos los países. Al aumentar el uso de fármacos psiquiátricos, aumentan proporcionalmente las pensiones a los discapacitados (mentales) en todos los países.

Los medicamentos han transformado los problemas agudos en problemas crónicos –se crean los pacientes crónicos– y quitan gente del mercado laboral. ¡Esto es increíblemente caro para la sociedad! Sería mucho más barato usar poco los fármacos psiquiátricos y mucho más la psicoterapia.

Tendríamos una población más sana, contribuyendo de manera productiva a la sociedad. Por tanto, creer en una “solución rápida” es una entelequia. No funciona y es increíblemente costoso para la sociedad. Por desgracia, como pueden ver, hay todo tipo de incentivos erróneos que impulsan a las personas a hacer cosas equivocadas.

¿Qué cura puede haber para la tristeza o para la depresión, entonces?
Bueno, eso es muy, muy fácil. Si se le da un antidepresivo a un paciente con depresión severa, después de un mes de promedio el paciente remite a una depresión moderada. Así que ha mejorado mucho: ha pasado de depresión severa a moderada. ¿Qué pasa si a estos pacientes se les da un placebo?

Entonces sólo tardan una semana más para que remitan a depresión moderada. O sea que esperando un poco más, los pacientes mejoran incluso sin tomar medicamentos.

El problema es que estos ensayos están sesgados, porque están hechos por psiquiatras pagados por la industria farmacéutica. No son estudios ciegos adecuados (en los que los pacientes y los médicos no saben si se trata de un medicamento o un placebo) porque estos fármacos tienen efectos secundarios. Así que durante los ensayos, tanto los pacientes como los médicos suelen saber cuándo se trata del fármaco y cuándo del placebo (porque el placebo no causa efectos secundarios) y entonces el psiquiatra tiende a exagerar el efecto (sesgo), lo cual es muy humano.

Pero si se pone algo en el placebo para que también produzca efectos secundarios para que no sepan (ni los pacientes ni los médicos) quién tomó un medicamento y quién un placebo, entonces puede verse claramente que los fármacos antidepresivos no sirven.

¿Cree que está relacionado con el ADN, que se puede tener una patología a causa del ADN?
¡No, no, olvídate de esto! La psiquiatría está llena de pseudociencia. Muchas de las cosas que se dicen no son ciertas.

¿No podría funcionar un tratamiento controlado con antidepresivos acompañado de psicoterapia?

Yo pienso que no. Tal vez no todo el mundo esté de acuerdo conmigo, pero aplicando meticulosamente el método científico, he llegado a la conclusión de que los antidepresivos no sirven. Son perjudiciales y no deberíamos utilizarlos nunca. Tampoco deberíamos emplearlos en combinación con la psicoterapia y puedo explicar por qué. Los antidepresivos sí que producen efectos, como por ejemplo destrozar la vida sexual de quien los toma.

Es cierto que también producen efectos “positivos”: pueden, por ejemplo, producir euforia y estimular a que el paciente se sienta más feliz. Pero lo más probable es que, entonces, el psiquiatra diga: “Creo que estamos ante un trastorno bipolar porque ahora, además de la depresión, el paciente tiene ocasionalmente episodios maníacos”. Cuando, en realidad, los episodios maníacos no son más que un efecto secundario del fármaco recetado.

Por lo tanto, en muchos casos, es un error diagnosticar trastorno bipolar.
Si queremos ayudar a un paciente con depresión usando psicoterapia, no es una buena idea embotar sus sentimientos.

Sin embargo, esto es precisamente lo que hacen los antidepresivos, reducen los sentimientos. Hacen que el paciente sienta menos, menos tristeza, pero también menos felicidad. En psicoterapia se trabaja precisamente con los sentimientos de las personas. Y cuando alguien se convierte en paciente psiquiátrico, los sentimientos deben aflorar y se debe hablar de ellos para ver cómo reaccionan las personas. La psicoterapia trabaja con esto, pero es difícil hacerlo si los pacientes tienen los sentimientos embotados por los fármacos.

Dicho de otro modo, si quisiéramos hacer psicoterapia a un paciente, no tendría sentido darle medio litro de vodka antes de una sesión, ¿no es cierto? Sería una locura, porque el paciente no estaría en absoluto receptivo, sino completamente borracho. Lo mismo sucede con los fármacos. ¡No tiene sentido!
¿Entonces sería correcto usar antidepresivos cuando haya riesgo elevado de suicidio, si luego se pasa a la psicoterapia y se suspende el antidepresivo cuando ya no hay riesgo?

En absoluto.  
Los antidepresivos incrementan el riesgo de suicidio.
No hay un límite de edad por encima del cual se esté a salvo de este efecto. Es incorrecto decir que el riesgo de suicidio sólo se incrementa en niños y adolescentes. Es un error. Hemos estudiado a fondo la bibliografía existente y hemos constatado que el número de suicidios entre las personas que toman fármacos es mucho mayor que la cifra que se ha publicado.

Muchos de estos suicidios no se han contabilizado en las estadísticas, y esto me hizo llegar a la conclusión de que lo más probable es que los antidepresivos aumenten el riesgo de suicidio, incluso en las personas de mediana edad.

¿Qué sentido tiene emplear fármacos para prevenir el suicidio cuando, en realidad, aumentan el riesgo de cometerlo? ¡Es un error! ¡Es mala praxis! ¡No debemos hacerlo! En cambio, hay estudios que indican que la psicoterapia reduce el riesgo de suicidio. Sin embargo, los fármacos lo aumentan. ¡No los empleemos! La psicoterapia lo disminuye. ¡Usemos la psicoterapia!

¿Puede explicar en qué estudios y documentos científicos se basan sus conclusiones?

Toda la documentación en la que se basan mis conclusiones está en el libro que acabo de publicar. He incluido allí muchas referencias. Los lectores podrán ver cómo llego a mis conclusiones y después, si lo desean, podrán discutir conmigo. De hecho, espero que lo hagan porque eso nos hará más sabios. Así es como progresa la ciencia: ¡Debatiendo!

UNA NUEVA PSIQUIATRÍA
¿A quién va dirigido este libro? Porque hemos leído que iba dirigido a médicos jóvenes.

Escribí el libro, ante todo, para los pacientes y sus familiares, porque todos han sido tremendamente perjudicados por los fármacos psiquiátricos. Pero también lo he escrito para los jóvenes psiquiatras en formación, esperando que el libro les influya y les impulse a hacer una revolución en la psiquiatría, ya que el uso excesivo de fármacos en la actualidad es sin duda alguna, dañino para los pacientes.

Necesitamos una psiquiatría nueva, porque no podemos cambiar a los psiquiatras viejos. No se puede adiestrar a un perro viejo. Si han ejercido durante treinta años, si han creído en el sinsentido del desequilibrio químico y están convencidos de que estos fármacos son muy útiles…

¿Cómo podemos esperar que, mirándose al espejo, se digan: “¡Dios mío! He estado perjudicando a mis pacientes durante treinta años y ahora me doy cuenta de que estaba equivocado”? Es muy difícil. Es más fácil seguir dañando a la gente, diciéndose: “Ayudo a la gente, ¡soy un buen médico!”

Por tanto, nuestro mensaje debe llegar a los jóvenes antes de que los viejos les laven demasiado el cerebro, cosa que desafortunadamente sucede. He hablado con muchos psiquiatras jóvenes que se sienten muy tristes por todo lo que han visto en los departamentos de psiquiatría.

Os pondré un ejemplo: Una mujer joven, como parte de su proceso de formación como psiquiatra, se hizo cargo del departamento ambulatorio de psiquiatría por decisión de su jefe. Atendía a pacientes que no estaban internados, pero que acudían al hospital para la consulta y regresaban a sus casas. Empezó a reducir las dosis de fármacos de sus pacientes con el objetivo de que al cabo de un tiempo los dejaran, pero cuando su jefe se enteró se puso furioso:

“¡No estás autorizada a cambiar la medicación! ¡Los pacientes deben seguir tomándola!”

Ella quería preguntar: “¿Por cuánto tiempo? ¿No deberíamos intentar que se recuperen y dejen los fármacos?” Pero aquello no era lo que el jefe quería oír.

¡Ella estaba desesperada! Incluso pensó en dejar la psiquiatría. La situación la superaba. Cuando hablé con ella, le dije: “¡No la dejes, la psiquiatría necesita a gente como tú. Los pacientes te necesitan. Estás haciendo lo correcto. Necesitamos a personas como tú para hacer una revolución en la psiquiatría!”
¿Hasta qué punto la sociedad enferma en la que vivimos tiene culpa de todo esto?
Estoy de acuerdo en que nuestra sociedad está bastante enferma. Hemos permitido al capitalismo ir demasiado lejos en lo que se refiere a las cuestiones de salud. Cuidar enfermos no es demasiado compatible con el capitalismo.

¡De lo que se trata es de cuidar de las personas! En Estados Unidos, el gasto per cápita en salud es el doble de la media europea, pero los resultados son muchísimo peores. Me refiero a todo tipo de resultados: la mortalidad materna, la mortalidad infantil, la longevidad…

Es decir que, a pesar de que los estadounidenses, incluso los más ricos, reciben mucha atención sanitaria, viven menos que los europeos. En realidad, no deberíamos decir “a pesar de que reciben mucha atención sanitaria” sino “debido a que reciben demasiada atención sanitaria”.

O sea, es debido a que los ricos toman demasiados fármacos peligrosos y se someten a demasiadas intervenciones quirúrgicas peligrosas e innecesarias, que acaban con su vida. Esto es un buen indicador de lo enferma que está nuestra sociedad.
El Reino Unido se salió de la Unión Europea y desde hace tiempo está siguiendo el modelo estadounidense.
El Servicio Nacional de Salud ha sido privatizado en gran parte y ahora los resultados son peores. Están en un nivel intermedio entre los malos resultados estadounidenses y los buenos resultados europeos. La cuestión está muy clara: cuanto más se privatiza la sanidad, peores son los resultados. La sanidad es una cuestión pública, se trata de cuidar de las personas. No tiene nada que ver con el enfoque capitalista.

¿Y cómo lo podemos cambiar?

Trabajando en la dirección opuesta.
Pero mucha gente trabaja y se gana la vida en esas compañías…
Participé en un grupo de trabajo durante la presidencia holandesa del Consejo de la Unión Europea que finalizó en junio de 2016.

Nuestra misión era elaborar soluciones creativas para afrontar de alguna manera el problema de los elevados precios de los medicamentos. No hay libertad de mercado. Lo hemos visto hace poco con el caso del fármaco para la hepatitis C. Cuando una empresa tiene un monopolio, coge todo el dinero que puede y esto es una amenaza para nuestra sociedad. Es como la piratería, como cuando los piratas somalíes toman rehenes y piden millones para liberarlos. Sólo que en el caso de los fármacos pueden ser millones al año por un sólo paciente. ¡No podemos permitirlo!

Una de las soluciones que planteamos consiste en prohibir las patentes sobre los fármacos y considerar el desarrollo de medicamentos como una actividad pública para el bien público. Es decir, concentrarse en satisfacer las necesidades de los pacientes y no tan sólo en producir nuevos fármacos similares a los que ya tenemos. Hay que llevar a cabo una auténtica investigación que beneficie a los pacientes. Planteamos que el enfoque capitalista es muy malo como para poder desarrollar los fármacos que necesitamos a un precio que podamos permitirnos.

En muchos casos no podemos pagarlos sencillamente porque son precios fijados por los monopolios. Así pues, necesitamos deshacernos de las patentes e implantar un sistema de desarrollo de medicamentos que sea público.

En la actualidad, la mayoría de los avances en tratamientos farmacológicos provienen de investigaciones realizadas con financiación pública, no de las compañías farmacéuticas privadas.

Deberíamos dar este gran paso de crear instituciones públicas para el desarrollo y la comercialización de medicamentos, pues esto nos permitiría fijar unos precios bajos y asequibles para todo el mundo, incluso para los países en vías de desarrollo. De esta manera ayudaríamos a que aumente la prosperidad de los mismos.
Pero muchas veces los medicamentos públicos son peores…

¡No, no! ¡Es una idea completamente errónea! Como he dicho antes, la mayoría de los avances en investigación provienen de laboratorios patrocinados con fondos públicos. En un entorno de financiación pública, los investigadores no trabajan por dinero, sino para ayudar al mundo, lo que por cierto, es mucho más divertido que hacerlo simplemente por dinero.

Anteriormente a este libro, usted también publicó Medicamentos que matan y crimen organizado en el cual se habla de lo peligrosos que son todos los medicamentos en general, no solamente los psiquiátricos. ¿Qué opina usted del Ventolín, por ejemplo, que es un medicamento privado que sirve para el asma?

No nos centremos en ejemplos concretos. Insisto en que está documentado que la mayoría de los avances provienen de la investigación patrocinada con fondos públicos. También es evidente que las compañías farmacéuticas nos extorsionan al igual que un secuestrador con sus rehenes. El sistema actual no es sostenible, no podemos continuar así. ¡Necesitamos un sistema completamente nuevo! Pronto publicaremos un artículo que ya está listo, en el que proponemos dar este paso. Entonces lo podremos discutir.


¿Un simple ibuprofeno, por ejemplo, es peligroso?
El ibuprofeno duplica el riesgo de infarto. Por lo tanto, no sólo es peligroso, sino que también mata a mucha gente. ¡No deberíamos tomar ibuprofeno! ¡Es demasiado peligroso y no hay necesidad! Si tenemos dolor, es mejor aguantarlo o tomar paracetamol.

¿Es mejor el paracetamol?
Bueno, por lo menos no duplica el riesgo de infarto. ¡Es una locura pretender calmar el dolor con un fármaco que duplica las posibilidades de un ataque al corazón! ¡No tiene sentido!
La gente no lo sabe…

¡No! ¡Por eso escribo libros!
¿Le han amenazado? ¿Ha recibido presiones para no publicar todo esto?
¡No! ¡No pueden pararme!

¿Lo han intentado?
¡No, ya es demasiado tarde! Una vez que el libro está publicado ya no pueden hacer nada.


Usted dice que Dinamarca es el país más feliz del mundo.
¿Por qué?
La felicidad de los países tiene mucho que ver con la confianza. Los daneses confiamos en nuestros compatriotas, confiamos en nuestros políticos. Sé muy bien que en España no es así.

Además, en Dinamarca, el nivel de corrupción es muy bajo y esto también es vital para la felicidad de un país. Por otra parte, también tenemos mucha libertad personal. Podemos hacer lo que nos apetece y decir o escribir lo que pensamos. Esto también ayuda mucho.

Otra característica destacable de los daneses es que siempre hemos respetado a nuestras mujeres (esto ya era así incluso en la época de los vikingos). En los países nórdicos la igualdad entre hombres y mujeres ha sido mayor que en los países del sur de Europa. A diferencia de lo que sucede en los países árabes, que es horrible, nosotros respetamos a nuestros conciudadanos independientemente de su género. Esto contribuye a la felicidad. Estos son tan sólo algunos aspectos.

¿Cuál es su punto de vista médico acerca de la felicidad?
¿El punto de vista médico? La felicidad no es una cuestión médica. ¿A qué se refiere?
Me refiero a las instituciones sanitarias de Dinamarca. Aquí en España es muy diferente.

¡No lo sé! En Dinamarca, por supuesto, también tenemos sanidad privada, igual que en España. No sabría describirle las diferencias entre ambos países, pero puedo asegurarle que en Dinamarca tenemos muy pocos hospitales privados. Se ha demostrado que en los hospitales privados, los pacientes no salen beneficiados.

Un estudio canadiense ha puesto de manifiesto que los pacientes que acuden a hospitales privados están constantemente confrontados a consideraciones económicas: “¿Le damos a este paciente este tratamiento tan caro? ¡Nos puede costar mucho! Si el paciente no puede pagarlo, tal vez perdamos dinero”. En cambio, los médicos de los hospitales públicos tienden a dar al paciente lo que creen que necesita sin pensar en el coste (por lo menos no demasiado).

Hay muchas razones de peso que explican por qué los médicos daneses son tan “de izquierdas” en lo referente a la sanidad. Muchos son verdaderamente “rojos” porque el enfoque capitalista es malo para la sanidad. Seguro que en otras cuestiones no son tan “rojos”, pero en lo referente a la sanidad son bastante “de izquierdas”.

MAMOGRAFÍAS
También escribió un libro crítico acerca de las mamografías. ¿Nos puede explicar algo sobre este tema?
No teníamos ningún interés específico por estudiar las mamografías, pero en 1999 la Junta Nacional de Salud Danesa nos pidió que analizáramos esta cuestión. Así que estuvimos revisando ensayos aleatorios y llegamos a la conclusión de que lo más probable era que las mamografías produjeran más efectos adversos que beneficiosos.

Posteriormente, hicimos una revisión de las mamografías en el Centro Nórdico Cochrane. Durante el proceso, puedo garantizarlo, profundizamos en esos ensayos de una manera que nadie en el mundo había hecho hasta ese momento. Estudiamos las mamografías durante varios años y publicamos muchos artículos científicos sobre el tema.

Hay algún efecto positivo de las mamografías sobre la mortalidad por cáncer de mama, cuando estamos hablando de mujeres ya enfermas, pero es muy pequeño. En realidad, no hay datos que indiquen que ayuden a las mujeres a vivir más tiempo. Pero cuando el examen se hace en mujeres sanas, se detectan cánceres de mama que hubiera sido mejor no detectar porque son inocuos (a eso se le llama sobrediagnóstico).

Es lo mismo que sucede en los varones con la próstata. No hacemos análisis del PSA (antígeno prostático específico) porque sabemos que más del 60% de los varones de mi edad tienen cáncer de próstata. Pero no lo combatimos. No lo tratamos porque la gran la mayoría de las veces es inocuo. ¡Sabemos que no nos matará!


Esto mismo sucede con el cáncer de mama. Cuando hacemos el examen para la detección precoz del cáncer de mama, encontramos muchos casos de cáncer inofensivo, pero en las imágenes no se puede distinguir si el tumor es benigno o maligno, por lo que los tratamos todos como si fueran letales. Y cuando tratamos un cáncer de mama inofensivo con radioterapia, podemos matar a algunas pacientes sanas, porque la radioterapia puede inducir enfermedades cardíacas o nuevos cánceres.

Así pues, si con las mamografías salvamos a algunas mujeres (enfermas) de morir por cáncer de mama, también matamos a un número similar de mujeres sanas. Es decir, no hay beneficios en términos de supervivencia. Pero sí muchos daños.

En un programa de mamografías de veinte años de duración, por ejemplo, el 25% de las mujeres (y en algunos países hasta el 50%) obtuvieron un resultado positivo que en realidad era falso. Esto significa que, tras la primera prueba, les dieron el siguiente mensaje:
“No sabemos qué es. Puede ser cáncer o puede no serlo. Tendrás que volver. Necesitamos tomar otras imágenes”. O tal vez:
“Tenemos que hacer una biopsia” o algo parecido. Esto produce un gran impacto psicológico en las mujeres. Aunque más adelante se les diga que el diagnóstico es falso: “Puedes estar contenta, no es cáncer, no es nada”, tres años después, muchas de ellas aún siguen preocupadas: “Tal vez se hayan equivocado y sí que tenga cáncer…”

Si añadimos estos efectos psicológicos colaterales al hecho de que estadísticamente el examen no ayuda a que las pacientes vivan más, es inevitable concluir que las mamografías son perniciosas. ¡No hay otra interpretación posible! Por eso, hace un par de años, publiqué un artículo en el que concluía que, por ser perniciosas, deberíamos suspender las mamografías. Algunas mujeres de nivel cultural elevado ya lo saben, como por ejemplo, Fiona Godlee, la directora de la British Medical Journal (Revista Médica Británica).

Hace un par de años impartí una conferencia sobre las mamografías en Oxford a la que asistieron unas 800 personas de todo el mundo. Allí expuse las razones por las que creía que este examen era pernicioso, y me sorprendió mucho que la audiencia no me hiciera ninguna pregunta crítica. En cambio, sí que me preguntaron:

“Entonces, ¿qué debemos hacer? ¿Qué podemos ofrecer a las mujeres?” Mi respuesta fue: “¡Nada! Ya conocéis la canción: No os preocupéis, sed felices”. A los varones no les ofrecemos nada. No les sometemos a un examen del PSA porque sabemos que es perjudicial para ellos. Pues hagamos lo mismo con las mujeres. “Sed felices”, no tenemos que ofrecerles nada. Pero, claro, como durante 30 años nos han lavado el cerebro, haciéndonos creer que las mamografías son buenas, ahora pensamos:

“Si no hacemos el examen, debemos ofrecerles algo a cambio”. ¡Pero es mejor olvidarse de este asunto! En esta conferencia, Fiona Godlee se dirigió a la audiencia y dijo: “Hace poco me invitaron por primera vez en mi vida a hacerme una mamografía pero como conozco muy bien las investigaciones de Peter, la rehusé”. El video está en YouTube para quien quiera verlo.

Pero siempre se ha dicho que las mamografías ayudan a prevenir… Que a las mujeres que tienen esta enfermedad les ayuda a sobrevivir…

¡No! Ya he dicho que no hay argumentos científicos que indiquen que una mujer viva más tiempo si se somete a una mamografía. También he dicho que, en el caso de que el examen salve vidas, las vidas salvadas son muy pocas. En cambio, sí que mata al mismo número de pacientes por sobrediagnóstico y sobretratamiento. Por consiguiente, las mamografías no aportan nada bueno. Lo siento, pero esto es lo que las investigaciones científicas dicen.

¿Entonces debemos rechazar hacernos una mamografía?
¡Espera un momento! Si sospechas que tienes cáncer porque mientras te estabas duchando te palpaste el pecho y notaste un bulto que antes no estaba, entonces ¡por supuesto! ¡Hazte una mamografía!
Eso es usar la mamografía como una herramienta de diagnóstico. Pero el diagnóstico mamográfico es otra cuestión. ¡Es perjudicial! ¡Todos los países deberían suspender esta práctica! ¡Es muy sencillo de entender!

¡Ah! Lo que propone es dejar de hacerse los controles, no las mamografías.
Lo que digo es que deberíamos dejar de realizar el cribado mamográfico de manera generalizada.  
Las mamografías no previenen el cáncer de mama, en todo caso lo detectan y como dije antes, detectan demasiados cánceres, o falsos positivos.

Por lo tanto, eso no es prevención. Es incorrecto emplear esta palabra. No tiene nada que ver con la prevención. Como vemos, las palabras son convincentes. Sé que la gente lo llama prevención, pero no es correcto. Detectar un cáncer no es prevenirlo.

¿A pesar de todo esto que nos está contando, sigue usted creyendo en la medicina?
Yo no creo en nada. Soy un científico y me lo cuestiono todo.
Usted afirma también que los psicofármacos son la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardíacas y el cáncer. Eso es algo muy grave y que no suele aparecer en los medios.

¡Así es! Utilizando el mejor método científico que pude encontrar, llegué a la conclusión de que los fármacos psiquiátricos son letales. ¡Fue un proceso muy difícil! Por ejemplo, para poder determinar cuán letales son los antipsicóticos, no se pueden utilizar los ensayos realizados sobre la esquizofrenia, porque estas pruebas se hacen generalmente del modo siguiente: se toman pacientes que ya están tomando antipsicóticos y se los aleatoriza con placebo, o con otro antipsicótico. Esto perjudica al grupo del placebo, porque algunos de estos pacientes sufren de un síndrome de abstinencia terrible que les predispone a la violencia, al suicidio o al homicidio.

No obstante, la conclusión del ensayo es: “Tenemos un buen fármaco porque los resultados en el grupo que ha tomado el fármaco han sido mejores que en el grupo al que se ha dado un placebo”. Esto no tiene ningún sentido. En realidad, se está incrementando artificialmente la tasa de mortalidad en el grupo del placebo. ¡El diseño de este ensayo es letal!

En mi libro menciono que en estos ensayos con pacientes esquizofrénicos que fueron aleatorizados con placebo murieron unos 150 participantes. ¡Es una cifra muy alta! Creo que una buena parte de estas personas se suicidaron porque no pudieron soportar el síndrome de abstinencia, que es terrible. Por lo tanto, no se pueden utilizar estos ensayos para demostrar lo poco letales que son los antipsicóticos, ya que la misma planificación del ensayo causa la muerte de muchas personas en el grupo del placebo.

Por eso, después me centré en estudios realizados en personas de edad avanzada. ¡Es sorprendente que se hayan realizado ensayos con antipsicóticos en personas con demencia! Pero, ¿por qué dar un fármaco tóxico a personas que sufren de demencia?

Es una locura, pero se pueden encontrar ensayos de este tipo. En todo caso, pensé: “Tal vez estas personas no tomaban antipsicóticos antes de ser aleatorizados con placebo y un fármaco”. En caso afirmativo, estos ensayos serían, probablemente, mucho más confiables. Entonces investigué y encontré que un 1% de las personas a las que se había dado el antipsicótico, morían.

¿Se suicidaron?
¡No! Murieron debido al ensayo. Una de las causas más comunes de muerte es que pierden el equilibrio y caen. Se fracturan la cadera y un 20% muere en el lapso de un año. La pérdida del equilibrio es una de las principales razones por las que los fármacos psiquiátricos matan a muchas personas de edad avanzada. Todo lo que afecta al cerebro afecta al sentido del equilibrio, igual que el alcohol.
Éstas fueron las dificultades que me encontré al estudiar los antipsicóticos, pero con los antidepresivos, la dificultad aún fue mayor. ¿Cómo demostrar lo letales que son los antipsicóticos?

Era difícil, pero por suerte, encontré un estudio muy bueno en el British Medical Journal que se llevó a cabo en personas mayores de 65 años de edad, que estuvieron tomando un antidepresivo durante un tiempo y después dejaron de tomarlo en un plazo de tiempo similar. Esto me permitió determinar cuántas personas murieron mientras tomaban el antidepresivo.

Evidentemente, este estudio no era un ensayo aleatorizado ni tenía su misma fiabilidad, pero me proporcionó la mejor evidencia. Mi conclusión fue que los antidepresivos matan a un montón de gente. Podría estar en parte equivocado, tal vez no sean tan letales como sostengo, pero aunque se demostrara que estoy equivocado, no hay duda que los antidepresivos matan a mucha gente. Que sean la tercera, la cuarta, o la quinta causa de muerte es lo de menos. Lo importante es que matan a muchísimas personas. ¡De eso no hay ninguna duda!

¡Muchas gracias! Es usted muy valiente, un revolucionario.
¡No! Simplemente amo la honestidad. 


 
*********
Grabación y publicación: Alícia Ninou (Timefortruth.es)
Equipo de traducción: Laia Ninou, Nicolás Edgardo, Joan Solé y otros
Subtítulos: Xavi Sánchez (Nomad), Alícia Ninou



Canal en Youtube de Alícia Ninou (Alish)


10 enero 2018

la psiquiatria - un inmenso negocio de los laboratorios




 ------------------

Cuidado, una mala tarde puede convertirse en una vida de drogadicto, si tienes "fe" en la religion de la psiquiatria y su basura farmaceutica:




http://www.youtube.com/watch?v=qmGP4YItkHA&feature=player_embedded#!


http://www.youtube.com/watch?v=tDVBoIIrHwU&feature=related


A costa de tu salud ....y pasados los años de "tratamiento" con sus drogas estaras realmente muy enfermo o muerto.


PSICOTROPICOS - DAÑAN A LA HUMANIDAD - 
No resuelven nada




































la basura del DSM:
 http://joanfliz.blogspot.com.es/2011/02/la-basura-de-las-definiciones-del-dsm.htmlhttp://joanfliz.blogspot.com.es/2011/02/la-basura-de-las-definiciones-del-dsm.html
http://joanfliz.blogspot.com.es/2011/02/la-basura-de-las-definiciones-del-dsm.html


------------------


----------------------------------


Robert Whitaker | Periodista de investigación


El periodista norteamericano analizó estudios científicos para evidenciar que los trastornos mentales no se deben a alteraciones químicas del cerebro

Joseba Elola 7 FEB 2016 - 00:03 CET

Todo empezó con dos preguntas. 

1 ¿Cómo es posible que los pacientes de esquizofrenia evolucionen mejor en países donde se les medica menos, como India o Nigeria, que en países como Estados Unidos?

2 ¿Y cómo se explica, tal y como proclamó en 1994 la Facultad de Medicina de Harvard, que la evolución de los enfermos de esquizofrenia empeorara con la implantación de medicaciones, con respecto a los años setenta?

Estas dos preguntas inspiraron a Robert Whitaker para escribir una serie de artículos en el Boston Globe —finalista en el Premio Pulitzer al Servicio Público— y dos polémicos libros.

El segundo, Anatomía de una epidemia, que ahora edita, actualizado, Capitán Swing en España, fue galardonado como mejor libro de investigación en 2010 por editores y periodistas norteamericanos.










En el curso de esa indagación, una cascada de datos demoledores:
- en 1955 había 355.000 personas en hospitales con un diagnóstico psiquiátrico;
- en 1987, 1.250.000 recibían pensiones en EE UU por discapacidad debida a enfermedad mental;
- en 2007 eran 4 millones. El año pasado, 5.

¿Qué estamos haciendo mal?

Whitaker (Denver, Colorado, 1952) se presenta, humildemente, las manos en los bolsillos, en un hotel de Alcalá de Henares. Su cruzada contra las pastillas como remedio de las enfermedades mentales no va por mal camino. Prestigiosas escuelas médicas ya le invitan a que explique sus trabajos.
“El debate está abierto en EE UU. La psiquiatría está entrando en un nuevo periodo de crisis en Norteamérica porque la historia que nos ha contado desde los ochenta ha colapsado”.

Pregunta. ¿En qué consiste esa historia falsa que, dice usted, nos han contado?
Respuesta. La historia falsa en EE UU y en parte del mundo desarrollado es que la causa de la esquizofrenia y la depresión es biológica. Se dijo que se debían a desequilibrios químicos en el cerebro; en la esquizofrenia, por exceso de dopamina; en la depresión, por falta de serotonina. Y nos dijeron que teníamos fármacos que resolvían el problema como lo hace la insulina con los diabéticos.
 http://capitanswing.com/wp-content/uploads/RobertWhitaker_AnatomiaDeUnaEpidemia.jpg
P. En Anatomía de una epidemia viene a decir que los psiquiatras aceptaron la teoría del desequilibrio químico porque prescribir pastillas les hacía parecer más médicos, los homologaba con el resto de la profesión.

R. Los psiquiatras, en Estados Unidos y en muchos otros sitios, siempre tuvieron complejo de inferioridad. El resto de médicos solían mirarlos como si no fueran auténticos médicos. En los setenta, cuando hacían sus diagnósticos basándose en ideas freudianas, se les criticaba mucho. ¿Y cómo podían reconstruir su imagen de cara al público?

Se pusieron la bata blanca, que les daba autoridad. Y empezaron a llamarse a sí mismos psicofarmacólogos cuando empezaron a prescribir pastillas. Mejoró su imagen. Aumentó su poder. En los ochenta empezaron a publicitar su modelo y en los noventa la profesión ya no prestaba atención a sus propios estudios científicos. Se creyeron su propia propaganda.









“Están creando mercado para sus fármacos y están creando pacientes. Es un éxito comercial
P. Pero esto es mucho decir, ¿no? Es afirmar que los profesionales no tuvieron en cuenta el efecto que esos fármacos podían tener en la población.

R. Es una traición. Fue una historia que mejoró la imagen pública de la psiquiatría y ayudó a vender fármacos. A finales de los ochenta se vendían 800 millones de dólares al año en psicofármacos; 20 años más tarde se gastaban 40.000 millones.

P. Y ahora afirma usted que hay una epidemia de enfermedades mentales creada por los propios fármacos.

R. Si se estudia la literatura científica se observa que ya llevamos 50 años utilizándolos. En general, lo que hacen es aumentar la cronicidad de estos trastornos.

P. ¿Qué le dice usted a la gente que está medicándose? Algunos tal vez no la necesiten, pero otros tal vez sí. Este mensaje, mal entendido, puede ser peligroso.

R. Sí, es verdad, puede ser peligroso. Bueno, si la medicación le va bien, fenomenal, hay gente a la que le sienta bien. Además, el cerebro se adapta a las pastillas, con lo cual retirarla puede tener efectos severos. De lo que hablamos en el libro es del resultado en general. Yo no soy médico, soy periodista. El libro no es de consejos médicos, no es para uso individual, es para que la sociedad se pregunte: ¿hemos organizado la atención psiquiátrica en torno a una historia que es científicamente cierta o no?

El recorrido de Whitaker no ha sido fácil. Aunque su libro esté altamente documentado, aunque fuera multipremiado, desafió los criterios de la Asociación de Psiquiatría Americana (APA) y los intereses de la industria farmacéutica.

Pero, a estas alturas, se siente recompensado. En 2010, sus postulados eran vistos, dice, como una “herejía”.

Desde entonces, nuevos estudios han ido en la dirección que él apuntaba —cita a los psiquiatras Martin Harrow o Lex Wunderink; y apunta que el prestigioso British Journal of Psychiatry ya asume que hay que repensar el uso de los fármacos—.
“Las pastillas pueden servir para esconder el malestar, para esconder la angustia, pero no son curativas, no producen un estado de felicidad”.

P. ¿Vivimos en una sociedad en la que necesitamos pensar que las pastillas pueden resolverlo todo?

R. Nos han alentado a que lo pensemos. En los cincuenta se produjeron increíbles avances médicos, como los antibióticos. Y en los sesenta, la sociedad norteamericana empezó a pensar que había balas mágicas para curar muchos problemas. En los ochenta se promocionó la idea de que si estabas deprimido, no era por el contexto de tu vida, sino porque tenías una enfermedad mental, era cuestión química, y había un fármaco que te haría sentir mejor.

Lo que se promocionó, en realidad, en Estados Unidos, fue una nueva forma de vivir, que se exportó al resto del mundo. La nueva filosofía era: debes ser feliz todo el tiempo, y, si no lo eres, tenemos una píldora. Pero lo que sabemos es que crecer es difícil, se sienten todo tipo de emociones y hay que aprender a organizar el comportamiento.

P. Buscamos el confort y el mundo se va pareciendo al que describió Aldous Huxley en Un mundo feliz

R. Desde luego. Hemos perdido la filosofía de que el sufrimiento es parte de la vida, de que a veces es muy difícil controlar tu mente; las emociones que sientes hoy pueden ser muy distintas de las de la semana o el año que viene. Y nos han hecho estar alerta todo el rato con respecto a nuestras emociones.

P. Demasiado centrados en nosotros mismos…
R. Exacto. Si nos sentimos infelices, pensamos que algo nos pasa. Antes la gente sabía que había que luchar en la vida; y no se le inducía tanto a pensar en su estado emocional. Con los niños, si no se portan bien en el cole o no tienen éxito, se les diagnostica déficit de atención y se dice que hay que tratarlos.

P. ¿La industria o la APA están creando nuevas enfermedades que en realidad no existen?
R. Están creando mercado para sus fármacos y están creando pacientes. Así que, si se mira desde el punto de vista comercial, el suyo es un éxito extraordinario. Tenemos pastillas para la felicidad, para la ansiedad, para que tu hijo lo haga mejor en el colegio. El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es una entelequia. Antes de los noventa no existía.

P. ¿La ansiedad no es algo que puede desembocar en enfermedad?
R. La ansiedad y la depresión no están tan lejos la una de la otra. Hay gente que experimenta estados avanzados de ansiedad, pero estar vivo es muchas veces estar ansioso. Todo empezó a cambiar con la introducción de las benzodiacepinas, con el Valium. La ansiedad pasó de ser un estado normal de la vida a presentarse como un problema biológico. En los ochenta, la APA coge este amplio concepto de ansiedad y neurosis, que es un concepto freudiano, y empieza a asociarle enfermedades como el trastorno de estrés postraumático. Pero no hay ciencia detrás de estos cambios.


------------------------

 



SINOPSIS del libro: 

Decían los antiguos que la melancolía era una enfermedad, la "enfermedad melancólica", y que era debida a la bilis negra, una sustancia quimérica, que ascendía desde el bazo al cerebro y lo secaba, cosa que le pasó a don Quijote y por eso perdió el juicio. En nuestros días, el modelo psicopatológico declara que muchos de los problemas como la depresión, las fobias, las disfunciones sexuales, las crisis de pánico, oír voces o los intentos de suicidio, son también una enfermedad, una patología o una psicopatología. Incluso esta declaración patológica se ha ido extendiendo, y amenaza con seguir haciéndolo, a muchas otras experiencias de la vida que nunca antes habían sido consideradas ni siquiera como problemas, sino como experiencias propias del vivir de cada día que a menudo conllevan dolor y sufrimiento, como el duelo por la muerte de un ser querido, la pérdida del deseo sexual o la falta de motivación para hacer cosas que antes nos ilusionaban.

No existe ninguna evidencia científica de que estos problemas sean una enfermedad, una patología mental o una psicopatología, ni de que estén causados por un supuesto desequilibrio de los neurotransmisores cerebrales, como tampoco lo estaba la melancolía por un supuesto desequilibrio de la bilis negra.

Declarar que una persona tiene una enfermedad porque se siente deprimida, tiene miedo a salir de casa u oye voces que le amenazan es una quimera de diagnóstico, porque asigna una enfermedad inventada y porque además expropia a esas experiencias su significado vital y hace más difícil comprenderlas y entender las vicisitudes de la vida que han llevado a las personas a vivirlas

 

 

 

 

e allowfullscreen="" frameborder="0" height="270" src="https://www.youtube.com/embed/7Td0n82nBRU" width="480">

Brain Structure Affected By Psychiatric Medications

I felt this sensation in the pit of my stomach – it was a combination of sympathy and anger – listening to Annie tell me, through tears, about her postpartum journey into the world of psychiatry.
Three separate psychiatrists dismissed me when I expressed concerns about taking an addictive medication like Klonopin.  It's been two years, I can't get off it, I'm on 4 psych meds and I feel worse than I ever did before I started this treatment.
Annie was ushered into the promise-filled halls of psychiatry 3 months after the birth of her first baby when she began to experience racing heart, insomnia, vigilance, irritability, and a host of physical complaints including joint pain and hair loss.  No one did bloodwork, asked about her diet, or cared about any of the myriad observations about her body and its changes in functioning.  This was a "head-up" intervention. I believe women deserve better.  People deserve better.
Most patients who come to me for treatment of depression and anxiety do so because they want answers.  They want to know WHY they are struggling. The closest they will be offered by their prescribing psychiatrist or primary care doc is some reductionist hand waving about serotonin imbalances.  I think it is time to speak to these patients with respect, truthfulness, and to offer them more than a life-long relationship with a pill (or pills as it will inevitably become over the years).  First, let's review some basics:
Depression is Not A Serotonin Deficiency
Thanks to direct-to-consumer advertising and complicit FDA endorsement of evidence-less claims, the public has been sold an insultingly oversimplified tale about the underlying driver of depression.  Here's how we know depression is not a serotonin deficiency corrected by Zoloft:
  • There has never been a single study, in humans, to validate the theory of low serotonin in depression.  Low levels are found in a minority of patients.
  • An antidepressant marketed as Stablon, increases reuptake of serotonin (reducing serotonin activity) and appears to be equally effective as those that decrease it or have no effect on it at all.
  • Manipulation of serotonin levels (depletion or enhancement) do not consistently result in a depressive syndrome.
  • These medications are used to treat an impossibly non-specific and broad array of illnesses from obsessive compulsive disorder to anorexia to premenstrual dysphoria to bipolar depression to irritable bowel syndrome.
  • Antidepressants of all categories seems to work about the same regardless of their presumed mechanism of action with about 73% of the response unrelated to pharmacologic activity.
You might wonder: Well, then how is it that antidepressants are a billion dollar industry and I have all these friends who are so much better on them?  Some pioneering individuals have investigated the data supporting antidepressant efficacy and have made compelling arguments for what is called the "active placebo" effect accounting for "breaking blind" in placebo-controlled trials.  In short, the expectation of relief and subsequent change in symptoms experienced by "responders" is related to perception of side effects.  This analysis suggests that antidepressants may only have 10% efficacy above and beyond the placebo effect.  When you also consider the suppression of negative studies (permission of sedatives in trials, replacement of non-responders, and allowance of placebo washout) by pharmaceutical companies, you may start to worry that you have been sold a bill of goods.  When inefficacy, long-term risks, increase in suicidality and violent behavior are taken into account, it is a marvel to observe the star-power of these medications.
What Is It Then? Inflammation!
Inflammation is a buzzword, and a 41 million+ Google hit for a reason:  it appears to underlie just about every chronic disease plaguing Americans today.  A contribution of genetic vulnerabilities likely determines who develops heart disease or cancer or obsessive compulsive disorder, but many researchers are convinced that depression may have a significant inflammatory component.  Just as a fever is one of your immune system's mechanism for eradicating intruders, suppressing a fever, in no way, serves to resolve the underlying infection or to support the body's return to balance.  Similarly, suppressing symptoms of depression does not achieve rebalancing, and will likely result in the Whack-a-Mole phenomenon of shifting symptoms, and protracted resolution.
There appears to be a specific subset of non-responders to medication who have measurable markers of inflammation as explored in this study. We know that medications such as interferon given to patients with Hepatitis result in significant levels of depression and even suicide, and we know that anti-inflammatory agents such as infliximab or even aspirin can result in resolution of symptoms.  Investigators like Miller and Raison have discussed, in a series of wonderful papers, the conceptualization of depression as "sickness behavior" with accompanying social withdrawal, fatigue, loss of appetite, decreased mobility.  Recent meta-analyses have identified at least 24 studies which have correlated levels of inflammatory cytokines like CRP, IL6, and TNFalpha with states of depression.
What Drives Inflammation?
What causes inflammation in the body that can affect the brain?  This is the subject of an excellentbook, and, it turns out the list is long, but these are the contributors that I see most commonly in my practice:
Sugar
It's in almost every packaged food.  Seriously.  Look for it and you will find it.  It may come with different labels – cane sugar, crystalline fructose, high fructose corn syrup – but it's all sugar.  The way the body handles fructose and glucose is different; however, which may account for why fructose is 7x more likely to result in glycation end products or sticky protein clumps that cause inflammation.   In addition to the above mood and anxiety rollercoaster, sugar causes changes in our cell membranes, in our arteries, our immune systems, our hormones, and our gut as I discuss here.

DARWINISMO ; Una teoria impresentable apoyada por la elite globalista

Sin embargo su teoria al igual que el creacionismo no explica nada verdaderamente importante de la evolucion y si mucho de la vision de clases y de la oligarquia a la que pertenecia este simpatico teologo aficionado a la naturaleza pero no cientifico, como si lo era su coetaneo Lamarck que en realidad estaba mas cerca de comprender la evolucion que Darwin.

El Darwinismo es una justificación de la explotación, con el que tratan de esconderse las inaceptables desigualdades, el sufrimiento humano y la gran ineficiencia social del capitalismo actual y esta en la misma linea de Adam Smith y Malthus (perfectamente equivocado este ultimo:


Los errores interesados del eugenista Malthus:
 
En 1920 se necesitaban 150 m2 de tierra para producir 20 kg. de maiz. 
En 2009 se necesitaban 24 m2. 

DESDE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX LOS RENDIMIENTOS AGRICOLAS HAN CRECIDO EXPONENCIALMENTE GRACIAS A LA MEJORA DE LAS SEMILLAS, MECANIZACION, FERTILIZANTES, TECNICAS DE CULTIVO....

Segun datos del departamento de agricultura de EE.UU. la produccion de superficie cultivable para cereales apenas ha cambiado entre 1950 y 2000, (de 650 millones de Hectareas a 660) .
Sin embargo la produccion aumento en ese periodo de 650 millones hasta 1900 millones de toneladas)  

De 1866 a 1920 se necesitaban 150 metros cuadrados de tierra para producir 20 kilos de maiz. Esa misma cantidad en los años 50 ocupaban 90 metros cuadrados. En los 70 ocupaban 45 metros y en 2009 24 metros y se calcula que para 2030 solo necesitara  13.5 metros)
 

"Si pudiera demostrarse que ha existido un órgano complejo que no pudo haber sido formado por numerosas y ligeras modificaciones sucesivas, mi teoría fracasaría por completo".
--Charles Darwin, en El Origen de las Especies

"Para Darwin, la célula era una «caja negra» --su funcionamiento interno le era completamente misterioso. Ahora, la caja negra ha sido abierta y sabemos cómo funciona. Aplicando el criterio de Darwin al mundo sumamente complejo de la maquinaria molecular y de los sistemas celulares que han sido descubiertos durante los últimos 40 años, podemos decir que la teoría de Darwin «se ha desmoronado por completo».


-- Michael Behe, bioquímico y autor de La Caja Negra de Darwin




Fue necesario mucho poder (aqui descubriremos exactamente quien esta involucrado y les aseguro que los personajes no tienen nada que ver con la ciencia), mucha capacidad para controlar las instituciones científicas, para instaurar el darwinismo y es necesario mucho poder para mantenerlo.Las pocas personas que constituyen el verdadero poder, que son las mismas que controlan las fuentes de energía, las multinacionales farmacéuticas y biotecnológicas, tienen un gran interés en que se mantenga la concepción darwinista de la realidad"


"Incluso en la ciencia, los vencedores entre  teorias que se enfrentan son a menudo decididas politicamente"
                                                           Thomas Kuhn(Phd. de Harvard UNi. 1949

El hecho de que una teoría tan vaga, tan insuficientemente demostrable, tan ajena a los criterios que suelen aplicarse en las ciencias empíricas, 
se haya convertido en un dogma, no es explicable si no es con argumentos sociológicos.  
Ludwing Von Bertalanffy (1901-1972)

---------------------

Mas abajo escucharemos al catedratico Dr. Maximo Sendin para que nos aclare que tiene que ver el CAPITALISMO con DARWIN y su inmensa fama repetida hasta la saciedad en museos, tv, congresos, documentales......una fama no merecida.Olvidemos otra idea relacionada con la vision de "la lucha por la supervivencia" y como resultado de ello la simplista y superficial teoria de "lucha" del hombre contra virus o bacterias para obtener una supuesta salud que lo unico que hace es acercarnos al suicidio (tenemos dos kilos de bacterias en el cuerpo ... y mas vale que las 

cuidemos pues sino estaremos muertos)



Tom Wolfe, contra la teoría de la evolución


Tom Wolfe, en 2007. Foto: medusahead.
Tom Wolfe es venerado como el padre del nuevo periodismo. Cada vez que publica un nuevo libro, se pasea por los grandes medios occidentales con su traje blanco y sus poses de dandi, haciendo afirmaciones impactantes como esta:

 “La teoría de la evolución es un cuento”, decía en El Mundo.

Y añadía:

Un mito como el de Thor y Wotan. La teoría de la evolución no cumple con ninguno de los estándares para las nuevas teorías porque, para empezar, no es comprobable. La evolución significa que no puedes ver lo que sucederá a menos que vayas a vivir durante siete millones de años, no se puede explicar, es totalmente imposible. Si intentaras encontrar hechos que sean verdaderos, se anularía la evolución. No se han abierto nuevas investigaciones y no es una teoría comprobable.

Tampoco el intelectual Español Juan Manuel de Prada cree en la teoria de la evolucion.

 Wolfe dedica su último libro, The kingdom of speech, a explicar el lenguaje y su papel en la evolucion.


---------------------------------

El filósofo que cuestionó el darwinismo


Uno de tantos libros que ha hecho tambalear a la comunidad científica. Se trata de  
Mind and Cosmos: Why the Materialist Neo-Darwinian Conception of Nature is Almost Certainly False  
(Mente y cosmos: Porqué el concepto neodarwinista de la naturaleza es casi por completo falso). 

Thomas Negel argumenta en su libro que la biología evolucionista no es capaz de explicar la existencia de la mente y la conciencia; además Negel tira por los suelos la teoría reduccionista del surgimiento de la vida; es decir, como la vida surgió a través de una evolución muy lenta a partir de materia inerte:

«A primera vista es muy improbable que la vida tal como conocemos sea el resultado de una secuencia de accidentes físicos ligados con el mecanismo de la selección natural.»

El libro de Negel probablemente hubiera tenido poca repercusión si se tratara de un escritor creacionista o de DI (Diseño Inteligente) –estos son en la mayoría de los casos ignorados por completo por la comunidad cientifíca–, pero el hecho que Negel se considere ateo y sea uno de los filósofos más respetados del mundo ha hecho saltar las chispas a no pocos científicos. 

Algunos de estos los han acusado de haberse cruzado al lado oscuro del creacionismo; sin embargo Negel deja claro—como buen ateo—que su «teoría» no tiene nada que ver con éste; más bien lo deja por los suelos: la lógica de sus argumentos no es Dios. Aunque, hay que decir, Negel no es tan severo con los seguidores del DI (estos en general no son tan rigurosos con la Biblia) e incluso les ofrece algún que otro piropo:

«Aunque algunos escritores como Michael Behe y Stephen Meyer están motivados en parte por sus creencias religiosas, los argumentos empíricos que ofrecen en contra de la probabilidad de que el origen de la vida y su historia evolucionaria puedan ser explicados a través de la física y la química son de gran interés. […] Incluso si uno no es atraído a la alternativa de las acciones de un diseñador, el problema que estos iconoclastas plantean a la ortodoxia científica debería tomarse en serio. No se merecen el desdén que generalmente se les da. Es evidentemente injusto

El de Negel no es un caso aislado, cada vez más y más darwinistas están empezando a cuestionar el evolucionismo tradicional. 

Y no es de extrañar, cuanto más se va descubriendo más gente se van dando cuenta que la vida, es, de hecho, mucho más compleja de lo que Darwin se había imaginado; por lo que muchos están empezando a buscar nuevas soluciones. Sin embargo, todavía quedan muchos científicos reacios a cambiar sus ideas. Las respuestas que ha tenido el libro de Negel es un claro ejemplo. Muchos científicos piensan que cuestionar la teoría de la evolución es darle crédito a los defensores del DI, y aún peor, a los creacionistas; y eso, claro, es algo que no están dispuestos a hacer.

Ahora bien, la cuestión está en como deberían los creacionistas (yo siendo uno de ellos) tomarse la obra de Negel. Yo, por un lado, creo que Negel merece algo de respeto (por decirlo de alguna manera), ya que el haber ido en contra del establecimiento y el haberse arriesgado a perder su estatus social, no es algo que hace cualquiera (de hecho, hay muchos cristianos darwinistas que no han sido capaces de hacerlo, algo que debería hacernos reflexionar). Por otro lado, debemos ser cautos con Negel. 

Aunque es cierto que el filósofo toca sobre cuestiones importantes, no debemos olvidar que Negel en ningún caso pone a Dios como centro de sus reflexiones

La respuesta, cree Negel, se encuentra en la Teleología; es decir, el concepto filosófico que cree en la existencia de causas finales en la naturaleza
Los primeros filósofos en hablar de la teleología fueron Platón y Aristóteles. 

El primero creía que el mundo fue creado por un diseñador inteligente, el segundo que los propósitos naturales son producidos por las diferentes naturalezas. La teleología de Negel es probablemente una teleología Aristotélica. 

No obstante, ésto no ha saciado a los evolucionistas (en especial los biólogos), quienes rechazan por completo cualquier tipo de concepto teleológico (algunos cursos de biología enseñan a los estudiantes a usar términos y frases alternativas para referirse a conceptos teleológicos). 

 «Nagel es un teleologista, y aunque no es explícitamente un creacionista, sus ideas son anticientíficas y no valen la pena resaltar.» Comenta un crítico.

En cierta manera deberíamos dar crédito a éstos que critican a Negel. Los evolucionistas tradicionales saben que aceptar un concepto telológico es lo mismo que negar la evolución (de la misma manera que los creacionistas saben que aceptar la evolución es negar la Biblia), ya que la piedra angular de esta teoría es el azar. Y éste es el problema, que Negel cree que existe un propósito en la naturaleza pero no es capaz de negar del todo la evolución:

«Cada una de nuestras vidas es parte de un proceso muy lento del universo que va gradualmente despertándose y percatándose de su existencia.»

En conclusión, creo que Mind and Cosmos es un libro interesante para leer, pero no deberíamos caer en la trampa de utilizarlo como un emblema. Existen muchos libros más útiles sobre el creacionismo y el diseño inteligente que nos darán, creo yo, respuestas más concretas y fidedignas; al fin y al cabo Negel fue persuadido por estos últimos.


---------------------------------------

JUEGO DE TRONOS 

otro ejemplo de la propaganda Darwinista que interesa a las elites:



"Sumerge al espectador en un entorno turbio de los peores impulsos de la humanidad"



"El entorno mezcla fascinacion y miedo que hoy siente mucha gente.

Es un mundo fantastico impredecible y devastadoramente doloroso"


"la serie no solo se hizo celebre por su presupuesto gigantesco, sino tambien por su coreografia sostenida de violencia brutal,.. abundan decapitaciones, violaciones y torturas sexuales.. "

Dominique Moisi

-----------------

"En juego de tronos no existe la piedad. 
Todo es vida o muerte.
Y lo aceptas" 

Emilia Clarke - actriz de juego de tronos 
 
---------------------- 

"Los guionistas de la serie son todavia mas sanguinarios que yo"

George R.R. Maritin -  autor de Juego de Tronos 

---------------- 

 DOCUMENTAL 

LA TEORIA FANTASTICA:

https://www.altoconcept.com/


---------------------------- 

MAS DATOS:


 -------------------------

 Charles Darwin fue un tipo curioso. Tenia una actitud bastante beata y remilgada condicionada por su mala salud que le impidió de hecho convertirse en médico o llevar bien aquello de los viajes marinos.

Como cuentan en el libro El fuego secreto de los filósofos de Patrick Harpur, Darwin odiaba su objeto de estudio: la naturaleza.

Le tenía un temor absoluto, especialmente al mar, en el que tenía que vivir largas travesías.  La naturaleza aparece en sus escritos personales como una deidad maligna y, aun así, le dedicó toda su vida.

Darwin fue, como sabemos, el autor de  un proceso conocido como selección natural y la aplico en si mismo.
Decidió casarse con su prima.
Darwin Hijos 3
No lo hizo por un amor incontrolable, sino por cuestiones prácticas.

Hasta tal punto que hay en sus memorias una lista de pros y contras que elaboró antes de decidirse a desposar a Emma Wedgwood.

Casarse con ella le daría "hijos (si Dios quiere),
compañía constante (mejor que la de un perro),
cuidados de la casa...
 Todas estas cosas son buenas para la salud pero una terrible pérdida de tiempo".
Eso sí, "sin hijos, nadie que te cuide en la vejez, aunque con libertad para ir donde me apetezca".


-------------------------

Aqui link en la universidad de Oviedo en la semana recordando a Darwin:

Interesante resumen en este video:
1

2 y siguientes: http://www.youtube.com/watch?v=4ze4lyWiXSA&feature=channel

Otra interesante conferencia ( para el que no quiera mucha presentacion puede ir directo a minuto 16):
Darwinismo, ciencia y poder from Joan D on Vimeo.


 ----------------------------------------------------------------------

Aqui en una conferencia en BIOCULTURA - nov 2009 - madrid :

Dr. Máximo Sandín - La Lucha contra bacterias y virus: una lucha autodestructiva

COMPETITIVIDAD - DARWINISMO SOCIAL 

como metodo de control de las masas.


mas sobre el tema: http://www.iieh.com/index.php?option=com_content&view=category&id=1&Itemid=39





DESMONTANDO A DARWIN from ALISH on Vimeo.

CONTENIDO
El Darwinismo como justificación del sistema existente 00’42”
La Eugenesia 08’30”
¿Por qué no es factible la selección natural? 14’
¿Los genes son egoístas? 16’30”
¿Qué es un gen? 18’47”
¿Qué son las bacterias? 20’55”
¿Son peligrosos los virus? 23’32”
¿Cuál es el origen de la vida? 34’04”
¿En qué estado está la biología ahora mismo? 40’33”




 DARWIN TENIA UN PROBLEMA LLAMADO AMUSIA, .. 
LA IMPOSIBILIDAD DE CUALQUIER HABILIDAD MUSICAL - son personas INCAPACES DE LLEVAR EL RITMO ....le ocurria tambien a FREUD.
La vida es ritmo 



El inmenso peligro de "tratar virus"


Conferencia Magistral: El futuro de la biología, el futuro de la humanidad
Autor: Dr. Máximo Sandín, Universidad Autónoma de Madrid (España):
http://www.iieh.com/images/stories/Ponencias/el%20futuro%20de%20la%20biologa.pdf

otro investigador - Emilio Cervantes. IRNASA-CSIC:
http://digital.csic.es/bitstream/10261/24997/1/Grandeza%20moral.pdf




los antibioticos matan las mitocondrias /antiguas bacterias) , 
la fabrica de energia de la celula.


Los cien trillones de células de un organismo están conectados por un mar interior, el Medio Interno. Somos auténticos acuariums. 

«No entiendo esas reticencias a la utilización del gas. Estoy totalmente a favor de la utilización de gas tóxico contra las tribus salvajes. El efecto moral será bueno. Se difundirá un terror vivaz…» 
(Sir Winston Churchill con respecto a los rebeldes kurdos). 

El mérito de Churchill fue su franqueza. No tenía ningún reparo en gasear a las poblaciones y se rebelaba contra los que se oponían.
Explicó que no pasaba nada porque eran tribus salvajes a las que había que desmoralizar por medio del terror. De paso Winston Churchill, sin reparos, sabía que hablaba de terrorismo, pero a pesar de ello persistió y firmó....


LA EUGENESIA NO LA INVENTARON LOS NAZIS:


------------------------------ 





--------------------------- 





LA EVOLUCION NO SE DA DE MANERA GRADUAL Y LENTA 
SINO DE FORMA REPENTINA Y EN RELACION A CAMBIOS EN EL MEDIO AMBIENTE
(NO HAY "ESLABONES PERDIDOS")

Constancia de Quinton vs. Evolución de Darwin

Darwin nos enseñó que en la evolución la “obediencia, aceptación y  obediencia” a la Ley de Adaptación al Ambiente, rige las formas animales, la anatomía.
Quinton comprobó científicamente en 1904 casi lo contrario: que la “rebeldía,  desobediencia y resistencia” a la ley del adaptación de Darwin rige la vida animal de las especies más elevadas y complejas, incluida la humana. 

Ante la Ley de la Evolución planteada por Darwin, Quinton erige las Leyes de la Constancia del Medio Interno –agua de mar isotónica– que se basan en la constancia de la temperatura y del pH celular de las especies humana, aves y mamíferos en general. 

Por el contrario, la obediencia de los reptiles les obliga a depender de la temperatura del ambiente para sobrevivir llegando
hasta la hibernación en las zonas frías; e incluso la mayoría
de los reptiles fueron  obligadas a refugiarse en las zonas templadas del planeta cercanas al Ecuador, caso de los caimanes.


De otra parte, René Quinton con Carnot-Clausius, el hombre de la
Termodinámica, tuvo sus diferencias, ya que, según Clausius en cada reacción atómica hay pérdida de materia y temperatura, por lo que vamos a una entropía –caos atómico– , algo que en Biología no sucede, según Quinton, ya que dos células, un óvulo y un espermatozoide humanos, son capaces de producir los cien trillones células que integran a una persona. Motivo por el cual en la Biología hubo la necesidad de cambiar el término de entropía por el de entropía negativa. 

Hasta que en 1933 apareció Erwin Schrödinger –Mecánica Ondulatoria y Física Cuántica– a quien el término entropía negativa no le pareció apropiado, por lo que propuso, para la Biología, el de anentropía.
Las Leyes de la Constancia del Medio Interno de René Quinton, con sus 4  constantes: 

Osmótica, Térmica,  Lumínica –fluorescencia– y Marina 

definieron la importancia de la homeostasis o equilibrio que debe mantener el organismo entre todas las células a nivel intra y extra celular. Quinton estableció sus descubrimientos mucho antes de que los Premio Nobel Otto Warbürg y Linus Pauling le diesen la razón



 

LA BIOLOGÍA EN SITUACIÓN ESQUIZOFRÉNICA - ENTREVISTA AL BIÓLOGO MÁXIMO SANDÍN from ALISH on Vimeo.

Resumen de esta entrevista:
timefortruth.es/​videos/​desmontando-a-darwin/​

- resumen de temas, por tiempos:

La inconsistencia del Darwinismo (1'20")
El viaje de Darwin a las Galápagos (8')
El Darwinismo como apéndice científico de la Teoría del Libre Mercado de Adam Smith (11'40")
La Teoría evolucionista de Darwin, qué dice realmente (16'15")
La Eugenesia (24'30") El ADN y los genes (35'20")
El gen egoísta / El ADN basura (39') La Biología en situación esquizofrénica (45'50")
Somos virus y bacterias (49')
La aparición de la vida en la tierra (1hr 01')
La relación de la Evolución con las grandes catástrofes ambientales (1hr 05')
El virus de la Gripe (1hr 08') El Tamiflu (1hr 13')
El origen del SIDA (1hr 15') El cancer (1hr 28') La Otra Biología (1hr 31')
Teorías sobre el origen de la Vida (1hr 38') Acerca del mundo "conspiranoico" (1hr 40')
Su experiencia como docente universitario (1hr 43')
Otros biólogos disidentes (1hr 49')
Acerca del debate Darwinismo/Creacionismo (1hr 51")

Notas al margen sobre una entrevista a Maximo S.: 


Sergio de Castro Sánchez ha entrevistado para Diagonal, y rebelión lo ha editado recientemente [2], a Máximo Sandín [MS], autor de Pensando la evolución, pensando la vida.

“La visión darwinista de la condición humana es una justificación del statu quo”.

Esta es una de las tesis que defiende el entrevistado, la entradilla de la entrevista. Castro Sánchez señala igualmente que el autor “ha denunciado la vinculación del darwinismo con una visión de la vida impuesta por el poder económico”.

No creo exagerar si afirmo que no me he sentido cómodo con casi ninguna de las líneas de la entrevista.

No pretendo dar cuenta ahora de todo mi desasosiego, empezando por la primera respuesta a la pregunta sobre la base científica del darwinismo. La consideración de MS: “Se ha escrito tanto y se han inventado tantas historias y mitologías al respecto que esto que voy a decir va a resultar difícil de asumir, pero sólo es cuestión de dejar de leer libros “sobre Darwin” y leer directamente sus libros”.

Concretamente el gran clásico darwinista. Una de las tesis centrales de MS, tomen asiento, es la siguiente: “La base científica, experimental o empírica de “Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia”, verdadero título de la obra de Darwin es absolutamente inexistente”.
¿Inexistente? ¿Absolutamente inexistente? La afirmación casa mal, muy mal, con posteriores reflexiones de MS en la entrevista y con una posición anunciada por el propio Darwin que puede observarse al leer “directamente sus libros”, el que habla sin hablar del origen de las especies: “(...)
Si se demuestra que existe cualquier organismo complejo que posiblemente no había sido formado por numerosas, sucesivas y ligeras modificaciones, mi teoría quedaría absolutamente destruida”.

La idea de la selección “natural” la obtuvo Darwin, prosigue MS, de la observación –insisto para apuntar una inconsistencia: observación- y lecturas sobre las actividades de criadores de animales y plantas y su concepción de las relaciones entre los seres vivos, la “lucha por la vida” y la “supervivencia de más apto” provienen de Malthus y Spencer, dos individuos muy desagradables, discípulos de Adam Smith, que veían la proliferación de los pobres como una amenaza para su bienestar.

Dejo para otra ocasión lo de la influencia de Malthus y Spencer, muy rara esta última porque parece más bien que a la inversa, pero la primera parte de la afirmación parece indicar dos cosas: que Darwin hizo observaciones, que el trabajo empírico no estuvo alejado de su trabajo teórico, y que no hay aristocraticismo epistemológico en sus consideraciones e investigaciones: un naturalista de “clase alta” influenciado por las actividades, que observa y anota, de campesinos, de criadores de animales y plantas.

En otros momentos de la conversación, MS responde a preguntas sobre el darwinismo actual, que no es el de Darwin –
“El darwinismo actual no se sabe exactamente lo que es” (sic), afirma sin más preámbulos-, sobre las causas del éxito del darwinismo tanto entre la “elite científica” (sic) y entre los no especialistas –“parece claro (sic) que el arraigo de la “fe” (porque eso es lo que es) en el huxleismo (hablemos con propiedad) es producto del adoctrinamiento que los biólogos reciben en las universidades [MS es profesor universitario] (han creado un mito de la figura de Darwin que no se corresponde, ni de lejos, con la realidad) (sic)-“, señalando por otra parte que “



Y aquí quiero mencionar otro hecho histórico, al parecer, poco conocido.

A partir del final de la segunda guerra mundial los grandes magnates mundiales, pero especialmente los Rockefeller, por medio de Universidades y Fundaciones creadas por ellos asumieron gran parte del control de la investigación biológica”.
¿Y qué importa, o qué aporta realmente sobre la validez epistémica de una teoría, que Rockefeller, Gates o Amancio Ortega “controlen” la investigación biológica?
¿Se descalifica con ello la biología o las bondades gnoseológicas, sin más consideraciones posteriores, del darwinismo?
Es raro, muy raro, y la historia de la ciencia está llena de ejemplos que pone en serias dificultades esa “tesis”.

La explicación del supuesto arraigo popular del darwinismo no tiene desperdicio y, desde luego, es poco sensible frente a la sabiduría ciudadana y sus deseos de ilustración:

“En primer lugar, “porque lo dicen los científicos y los medios de comunicación”, en
segundo lugar, porque es una explicación de la evolución muy simple, que todo el mundo puede entender (aunque en realidad es de una complejidad inimaginable).

Todo el mundo se siente capacitado para hablar de evolución.

En tercer lugar, porque la visión darwinista refleja la “realidad” del sistema económico, lo que no es extraño porque está basada en conceptos económicos-sociales. “La vida es así, son leyes de la naturaleza” y,

finalmente, por la confusión que los mismos darwinistas han introducido con el falso debate (porque los científicos no tiene nada que debatir sobre esas cosas) con los creacionistas para reforzar su postura de “defensores de la ciencia”, convenciendo a muchos de que el que no es darwinista es creacionista”.

MS no resiste la tentación de citar textualmente a Karl Marx, “del que no se puede decir que fuera precisamente simple, en una carta a Engels, después de leer con atención el libro de Darwin que, inicialmente consideró positivamente como explicación “materialista” de la Naturaleza”.
La carta citada del que fuera casi vecino de Darwin:

Es curioso ver cómo Darwin descubre en las bestias y en los vegetales su sociedad inglesa, con la división del trabajo, la concurrencia, la apertura de nuevos mercados, las ‘invenciones’ y la ‘lucha por la vida’ de Malthus.

Es el bellum omniun contra omnes de Hobbes, y esto hace pensar en la Fenomenología de Hegel, en la que la sociedad burguesa figura bajo el nombre de ‘reino animal intelectual’, mientras que en Darwin es el reino animal el que representa a la sociedad burguesa” (Marx-Engels Correspondence 1862 Source: MECW Volume 41, p. 380).

Pero hay otras cartas. Esta por ejemplo, errada en mi opinión, es de 1861: “El libro de Darwin es muy importante y me convence como fundamento científico-natural de la lucha de clases histórica. El precio que hay que pagar, naturalmente, es la grosera manera inglesa del desarrollo. Pese a todas sus insuficiencias, aquí no sólo se da el golpe mortal a la “teleologia” en la ciencia de la naturaleza, sino que también se expone el sentido racional de la misma” (MEW 30, p.578).

Esta otra es de ocho años después. Una carta a su hija Laura y a su yerno Paul Lafargue: “Partiendo de la lucha por la vida en la sociedad inglesa -la guerra de todos contra todos, bellum omnes contra omnes-, Darwin ha sido llevado a descubrir que la lucha por la vida es la ley dominante en la vida “animal” y vegetal. Pero el movimiento darwinista, por el contrario, ve en ello una razón decisiva para que la sociedad humana no se emancipe nunca de su animalidad” (Marx a Laura y Paul Lafargue, 15.2.1869; MEW 32, p. 592). Remarco: el movimiento darwinista. Ya entonces.

Manuel Sacristán escribió unas notas sobre esta última carta:

“1. a) Marx admite que la génesis de la idea de Darwin no empece a su acierto;
b) Distingue tácitamente entre ciencia y política;
c) Rechaza tácitamente la inferencia ab esse ad debet;
d) Texto de mucha importancia para mostrar que es un error imputar a Marx economicismo.
 El esquema mental es el mismo: hay papel activo de la cultura, de la artificialidad. Más, en general, concepción de la relación hombre-naturaleza.

2. El texto documenta, por una parte, el límite del naturalismo de Marx. Por otra, un efecto bueno del hegelismo, que (?) pensar por “Aufhebung”. Consiguientemente, el indeterminismo”.

También tiene interés este fragmento de Teorías sobre la plusvalía: “Darwin no vio en su excelente obra que derrocaba la teoría de Malthus al descubrir la progresión “geométrica” en el reino animal y el vegetal. La teoría de Malthus se basa precisamente en que compara la progresión “geométrica” de los seres humanos según Wallace con la quimera de la progresión “aritmética” de los animales y las plantas. En la obra de Darwin, por ejemplo, a propósito de la extinción de especies, se encuentra también en detalle (prescindiendo de su principio fundamental) la refutación histórico natural de la teoría de Malthus” (MEW 26.2, p. 114). Sacristán anotó: “Su interpretación de Darwin refuerza naturalmente lo fatal de su esquema dialéctico-progresista. Notar que no se refiere ni a las aguas, ni al aire, ni al subsuelo, como es natural en su época”.
Sea como fuere, la historia entre ambos, entre Marx y Darwin puede resumirse así con algunas simplificaciones.

Marx, que cuando residió en Londres con su familia vivió en algún momento a unos 30 kilómetros del domicilio del autor de El Origen de las especies, le hizo llegar la segunda edición de El Capital con una dedicatoria: “A Mr Charles Darwin, de parte de su sincero admirador, Karl Marx”. Éste le contestó, en octubre de 1873, agradeciéndole el envío y admitiendo que “deseo profundamente que fuese más merecedor de haberlo recibido si entendiese más del importante y profundo tema de la economía política. Aunque nuestros estudios han sido tan diferentes, pienso que ambos deseamos sinceramente la ampliación del conocimiento, y que ello, a largo plazo, contribuirá a la felicidad de la humanidad”.

La historia parecía acabarse aquí. Pero, en 1931, la revista soviética Bajo el estandarte del marxismo publicó una carta de Darwin, de octubre de 1880, en la que éste, después de agradecer un envío -“Le agradezco mucho su amable carta y los demás documentos que contenía...”-, señalaba a su corresponsal que preferiría que “la parte o el volumen no estuviese dedicado a mi (aunque le agradezco la intención de honrarme) ya que en cierto modo implica mi aprobación de toda la publicación, sobre la que no conozco nada”. 

La redacción de la revista soviética conjeturó, con riesgo indudable pero muy plausiblemente, que el destinatario de la carta de Darwin era Marx. Berlin, en su estudio sobre Marx de 1939, señaló, basándose en esta carta, que el autor de El Capital quería dedicar a Darwin la edición alemana original. 


Francis Wheen -Karl Marx. Editorial Debate, Madrid 2000, p. 336- ha comentado que Berlin “(...) pasó por alto completamente el hecho de que El Capital -con su dedicatoria a Wilhelm Wolff- apareció en 1867, nada más y nada menos que treces años antes de que supuestamente Marx le ofreciese “el honor” a Darwin”.

Desde la segunda guerra mundial, casi todos los autores que se han aproximado a este asunto han aceptado el rechazo por Darwin de la dedicatoria propuesta, difiriendo en el volumen que Marx pretendía dedicarle. McLellan, por ejemplo, señaló que Marx “deseaba dedicarle el segundo volumen de El Capital” (Karl Marx. Su vida y sus ideas, p. 488).
 Gerratana, en el estudio citado sobre “Marxismo y darwinismo” sostenía una posición idéntica si bien advertía, muy prudentemente, que “no se ha podido encontrar la carta de Marx, por lo que falta algunos datos esenciales para aclarar por completo el significado de ese interesante episodio”, señalando una posible interpretación: 

“Muy probablemente el sondeo realizado por Marx tenía un objeto menos contingente: la posibilidad de establecer en el campo científico las relaciones entre darwinismo y socialismo, en el caso de que hubiera sido aceptada por Darwin, habría liquidado definitivamente la polémica bizantina que se estaba desarrollando durante aquellos años y que iba a continuar desarrollándose durante algunas décadas con igual superficialidad por parte de naturalistas y de socialistas”. (p. 123). 

Finalmente, Sholomo Avineri (The Marx-Darwin Question: Implications for the Critical Aspects of Marx's Social... Warren International Sociology.1987; 2: 251-269), sugirió que los recelos marxianos sobre la aplicación política del darwinismo hacían impensable una oferta sincera. La dedicatoria de El Capital a Darwin había sido, con seguridad, una mera broma.

Basándose en la investigación de la reconocida estudiosa de la obra de Darwin Margaret Fay –“Did Marx Offer to Dedicate Capital to Darwin?: A Reassessment of the Evidence”. Journal of the History of Ideas, Vol. 39, No. 1 Jan- Mar, 1978, pp. 133-146-, Wheen ha apuntado una explicación muy diferente. La carta de Darwin no fue enviada a Marx sino a Edward B. Aveling, el compañero de Eleanor Marx, hija de Marx y Jenny von Westphalen, quien en 1881 había publicado The Students´Darwin. Fay descubrió entre los papeles de Darwin una carta de Aveling de 12 de octubre de 1880, unida a unos capítulos de muestra de su obra, en la que después de solicitar el apoyo o el consentimiento de Darwin a su trabajo, añadía:
“Me propongo, dependiendo de nuevo de su aprobación, honrar a mi obra y a mi mismo dedicándosela a usted”. ¿Por qué entonces la carta de Aveling había terminado en el archivo de Marx? Porque Eleanor Marx y el propio Aveling, después del fallecimiento de Engels, habían sido los depositarios del legado marxiano, mezclándose por error los documentos de uno y otros.

Así, pues, la atribución de la citada carta a Karl Marx es falsa con toda probabilidad, pero la hipótesis sobre su autoría fue una razonable conjetura extendida y aceptada en tradiciones y publicaciones marxistas (y no marxistas).
Sea como fuere, la relación Darwin-Marx no puede reducirse en absoluto a una condena de la obra del primero por parte del revolucionario de Tréveris, de un filósofo expulsado de las instituciones que tenía a Espartaco y Kepler como referentes de rebeldía.

Notas:

[1] Valentino Gerratana, Investigaciones sobre la historia del marxismo I, Hipótesis-Grijalbo, Barcelona, pp. 97-145, traducción de Francisco Fernández Buey.
[2] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=130930
[3] En carta personal, magnífico en mi opinión, Manuel Martínez Llaneza, 24 de junio de 2011, sostenía: “En este momento, mi conclusión provisional es que el darwinismo es un avance científico indudable, una de las contribuciones más importantes de los últimos siglos, más espectacular todavía si se tiene en cuenta que Darwin no conocía los cromosomas ni el ADN, pero que su campo de explicación está limitado y deberá integrarse en una biología más amplia. Esto no es arrumbarlo, porque la ciencia no procede así: nadie ha echado al cesto de los papeles a Arquímedes ni a Newton. Ni a Linneo, pese a que su mayor aportación conceptual –el concepto de especie- fue cuestionada al poco tiempo de ser formulada, precisamente por Lamarck. Sin embargo, el hecho de que Linneo hubiera ligado el concepto de especie a las características sexuales y reproductivas fue un avance tan gigantesco –creó una ciencia, con nuestro José Celestino Mutis- que justifica su consideración como uno de los grandes de la ciencia (aparte de la ingente actividad de descripción, taxonomía y organización que hizo). Del mismo modo, la aportación del darwinismo no puede infravalorarse, pero tampoco pensar que su marco encierra todo el futuro desarrollo de la biología. Hay serias dudas sobre la suficiencia de esta teoría para justificar la velocidad de ciertos cambios y los conocimientos epigenéticos parecen demostrar que, si bien los genes son insensibles al aprendizaje –no a los accidentes- hay otros elementos de control que sí lo son. Parece que Darwin había visto cómo funciona la máquina y qué efectos produce, pero se le habían escapado muchos elementos de su programación (verlos hubiera sido superciencia o milagro)”.


Porque los mosquitos, por ejemplo ,no han evolucionado 
en miles de años ?


Una respuesta a Salvador López Arnal
Del darwinismo como ideología






En cualquier época, las ideas de la clase dominante son las ideas dominantes; [...] Las ideas dominantes no son otra cosa que la expresión ideológica de las condiciones materiales dominantes, que han tomado la forma de ideas; no son otra cosa que la expresión de las condiciones que justamente transforman a esta clase en dominante, por lo tanto, las ideas de su dominación. [...] No queda entonces ninguna duda: las ideas dominantes son las ideas de las clases dominantes y no tienen ningún poder independiente del de esta clase.
Karl Marx: La ideología alemana


El crecimiento de un gran negocio es simplemente la supervivencia del más apto... La bella rosa estadounidense sólo puede lograr el máximo de su esplendor y perfume que nos encantan, si sacrificamos a los capullos que crecen en su alrededor. Esto no es una tendencia maligna en los negocios. Es más bien sólo la elaboración de una ley de la naturaleza y de una ley de Dios.
John D. Rockefeller

Ignoro la razón por la que todo cuestionamiento del darwinismo es respondido de manera agresiva. Ignoro aún más la razón por la que esta reacción se da también entre aquellos habitualmente considerados de izquierda, a quienes se les presupone una actitud crítica y dialogante.

Este es el caso del artículo que Salvador López Arnal ha publicado recientemente en Rebelion en respuesta a la entrevista que tuve la oportunidad de realizar al biólogo Máximo Sandin , crítico radical de Darwin y el darwinismo.

El tono del texto, desde luego, no invita demasiado al debate –necesario cada vez para más biólogos– acerca de la relación entre el darwinismo y las bases del sistema capitalista. Aún así, trataré de dar mi punto de vista sobre algunos elementos de su texto. Y lo haré con la intención sincera de aportar algo a la discusión, sin caer en las descalificaciones como eje central de mis argumentaciones, como considero que sí hace López Arnal 1 .

El darwinismo como ideología
Lo que, al parecer, ha resultado para López Arnal de mayor relevancia de la entrevista es la cita que realiza Sandín de Marx, según la cual el gran filósofo alemán mostraria la vinculación que a su modo de ver existe entre la visión darwinista de la vida y el orden económico capitalista. Contrariamente, López Arnal dedica la mayor parte de su texto a tratar de demostrar que Marx, y los marxistas, apoyaban y apoyan las tesis de Darwin.
Desde esta perspectiva, sin embargo, López Arnal llega a realizar afirmaciones que, a mi parecer, son absolutamente contrarias al espíritu de la propuesta marxista.

Uno de los conceptos de mayor relevancia en el contexto del materialismo histórico es el de ideología. Según Marx "la estructura económica de la sociedad, [...] tiene una base real sobre la cual se edifica unasuperestructura jurídica y política y a la cual corresponden determinadas formas sociales de conciencia... El modo de producción de la vida material, condiciona, por lo tanto, en general, el proceso de la vida social, política y espiritual" (Contribución a la crítica de la economía política). Dicho de otro modo: "La clase que dispone de los medios de la producción material dispone al mismo tiempo, y por la misma razón, de los medios de la producción espiritual, de modo que, en general, las ideas de quienes carecen de estos medios están sometidas a la clase dominante" ( La ideología alemana ).

La concepción de la ciencia como superestructrua ideológica, es decir, como ámbito condicionado de manera profunda por la estructrua económica de cada momento histórico, será desarrollada de manera prolija por la Escuela de Frankfurt a través de autores como
Max Horkheimer y Theodor AdornoDialéctica de la Ilustración , 1947),
Herbert MarcuseEl Hombre Unidimensional, 1964) o
Jürguen Habermas (Conocimiento e interés Ciencia y técnica como ideología, ambas de   1968).

Así, Marcuse, en un texto que recoge Habermas, defiende que "e l método científico, que conducía a una dominación cada vez más eficiente de la naturaleza, proporcionó después también tanto los conceptos puros como los instrumentos para una dominación cada vez más efectiva del hombre sobre el hombre a través de la dominación de la naturaleza... Hoy la dominación se perpetúa y amplía no sólo por medio de la tecnología, sino como tecnología; y ésta proporciona la gran legitimación a un poder político expansivo que engulle todos los ámbitos de la cultura". (El Hombre Unidimensional, citado en Ciencia y técnica como ideología, p. 58).



El número de citas de autores de corte marxista que entienden a la ciencia como instrumento de dominación a merced de las clases dominantes sería interminable. Por eso no se comprende que un autor como López Arnal – sin duda mejor conocedor de los entresijos del marxismo que quien esto escribe – ante la evidencia de que personajes como Rockefeller impulsaron el darwinismo hasta convertirlo en paradigma cuasi-teológico, llegue a afirmar: "¿Y qué importa, o qué aporta realmente sobre la validez epistémica de una teoría, que Rockefeller, Gates o Amancio Ortega 'controlen' la investigación biológica?" 2 .
Tratar de analizar la "validez epistémica" de una teoría científica al margen de la estructrua económica en la que se desarrolla creo que es precisamente lo que Marx denuncia como poco recomendable.

Los datos que aporta Máximo Sandín en sus escritos acerca del modo en que la elite inglesa impuso el darwinismo sobre los demás modelos evolucionistas de la época – no es cierto que Darwin fuera "el primero en establecer la teoría de la evolución", tal y como Manuel Sacristán señala – son contundentes. Aunque, en realidad, la sola lectura de la cita de Rockefeller que antecede a este texto ya nos debería poner en alerta 3.

Se hace necesario, por tanto, y en vistas a una emancipación real, desmitificar los pilares ideológicos sobre los que el capital ha construido una visión del mundo que busca eternizarse a través de los medios de comunicación y las instituciones educativas. Y, desde luego, el darwinismo no puede ni debe ser una excepción.

Darwinismo, darwinismo social y eugenesia
De manera habitual –tal y como hace López Arnal– se desvincula de manera tajante la obra de Darwin del darwinismo social, aduciendo que éste supone un desarrollo posterior a la teoría de la "selección natural" e independiente de la obra del autor de El Origen de las Especies . Sin embargo, muchos son los factores que hacen dudar de esta interpretación.

En primer lugar, Herbert Spencer –"creador" del darwinismo social– publicaba en 1850 –seis años antes que la obra fundamental de Darwin– La Estática Social en la que ya defendía la tesis según la cual sólo las civilizaciones, sociedades e instituciones bilógicamente más eficaces sobreviven en sus relaciones de competición constante . Además, el propio Darwin reconoce que lo esencial de su teoría biológica está tomado de Spencer: " He llamado a este principio por el cual se conserva toda variación pequeña, cuando es útil, selección natural, para marcar su relación con la facultad de selección del hombre. Pero la expresión usada a menudo por Mr. Herbert Spencer, de que sobreviven los más idóneos es más exacta, y algunas veces igualmente conveniente"  (El Origen de las Especies)4. Efectivamente, el desarrollo posterior de la obra de Spencer buscará en Darwin un fundamento "natural" para sus propuestas, pero originariamente fue Darwin el que se basó en Spencer. Y los textos de Darwin así lo indican.

Aunque en El Origen de las Especies también podemos encontrar fragmentos en favor de la tesis que sostenemos, es en El Origen del Hombre (1871) donde, y no de manera aislada, Darwin se muestra íntimamente ligado no sólo al darwinismo social, sino incluso a posiciones eugenistas:

 " Llegará un día, por cierto, no muy distante, que de aquí allá se cuenten por miles los años en que las razas humanas civilizadas habrán exterminado y reemplazado a todas las salvajes por el mundo esparcidas”.

Y de manera, si cabe, aún más clara:  A realizar el plan opuesto, e impedir en lo posible la eliminación, se encaminan todos los esfuerzos de las naciones civilizadas; a eso tienden la construcción de asilos para los imbéciles, heridos y enfermos, las leyes sobre la mendicidad y los desvelos y trabajos que nuestros facultativos afrontan para prolongar la vida hasta el último momento. [...] De esta suerte, los miembros débiles de las naciones civilizadas van propagando su naturaleza, con grave detrimento de la especie humana, como fácilmente comprenderán los que se dedican a la cría de animales domésticos. Es incalculable la prontitud con que las razas domésticas degeneran cuando no se las cuida o se las cuida mal; y a excepción hecha por el hombre, ninguno es tan ignorante que permita sacar crías a sus peores animales”.

El carácter ideológico de la propuesta darwinista se puede rastrear en su vinculación con los intereses económicos de la clase dominante en lo referente a dos aspectos: el Imperialismo y el sindicalismo. Así, en El Origen de las Especies Darwin sostiene : " No puede nombrarse un país en el cual todos los habitantes naturales estén ahora tan perfectamente adaptados entre sí y a las condiciones físicas en que viven, que no pudiesen todavía, algunos de ellos, estar mejor adaptados o mejorar; porque en todos los países los naturales han sido conquistados hasta tal punto por los que han tomado carta de naturaleza, que han permitido a los extranjeros tomar firme posesión de la tierra”.

Igualmente, en una época esencial para la lucha obrera, Darwin afirmaba en una carta fechada el 26 de Julio de 1872 dirigida al profesor de leyes Heinrich Fick – partidario de la aplicación de la teoría darwinista a la legislación– lo siguiente: 

"Me gustaría mucho tener la ocasión de discutir con usted [...] la idea en la que insisten todos nuestros sindicatos, de que todos los trabajadores, los buenos y los malos, los fuertes y los débiles, deben trabajar el mismo número de horas y recibir las mismas pagas. Los sindicatos también se oponen al trabajo a destajo (en suma, a toda competición). Me temo que las sociedades cooperativas, que muchos ven como la principal esperanza para el futuro, igualmente excluyen la competición . 

Esto me parece un gran peligro para el futuro progreso de la humanidad. No obstante, bajo cualquier sistema, los trabajadores moderados y frugales tendrán una ventaja y dejarán más descendientes que los borrachos y atolondrados" 5 .

Conclusión
Una de las más grandes aportaciones de Marx fue precisamente el concepto de ideología.
A través de él, las pretensiones objetivistas y universalistas de la ciencia moderna tuvieron que dejar paso a otra interpretación de la historia de las ideas científicas: la que vincula a éstas últimas al poder de control social sobre el conocimiento del que disfrutan las clases dominantes.

Ello no significa que el punto de vista epistemológico no deba ser tenido en cuenta. Aunque en lo que se refiere al papel central de Darwin en el proceso de superación de la Teología como fundamento del orden natural, la versión oficial tampoco parezca la más adecuada. Así lo indica el propio hecho de que Darwin fuera enterrado en la abadía de Westminster, así como las propias palabras con las que finaliza El Origen de las Especies: " Así, la cosa más elevada que somos capaces de concebir, o sea la producción de los animales superiores6, resulta directamente de la guerra de la naturaleza, del hambre y de la muerte. Hay grandeza en esta concepción de que la vida, con sus diferentes fuerzas, ha sido alentada por el Creador en un corto número de formas o en una sola, y que, mientras este planeta ha ido girando según la constante ley de la gravitación, se han desarrollado y se están desarrollando, a partir de un principio tan sencillo, infinidad de formas las más bellas y portentosas"7.

No tengo duda de que Marx, en su análisis del darwinismo, no sólo tomó en cuenta la perspectiva que aquí hemos considerado, y de ahí que, efectivamente, no todos sus textos sean críticos con Darwin. Sin embargo, renunciar a un enfoque marxista, siendo marxista, no me resulta comprensible. Y más, cuando el propio Marx lo tuvo en cuenta:

"Toda la doctrina darwinista de la lucha por la vida no es más que la trasposición de la sociedad a la naturaleza animada, de la doctrina sobre el bellum omnium contra omnes (la guerra de todos contra todos) y de la doctrina económico-burguesa de la concurrencia, unidas a la teoría demográfica de Malthus

Una vez ejecutado ese truco de prestidigitación (cuya legitimidad absoluta niego... especialmente en lo que se refiere a la teoría de Malthus), se trasponen de nuevo esas mismas teorías de la naturaleza orgánica a la historia y entonces se pretende que se ha demostrado su validez en tanto que leyes eternas de la sociedad humana” (MARX, Karl y ENGELS, Federico: Cartas Sobre las Ciencias de la Naturaleza y las Matemáticas. Barcelona: Anagrama, 1975, p.22)


.

1No me referiré a cuestiones epistemológicas relacionadas con la base empírica del darwinismo. Ello necesitaría de otro texto y, además, quizá no sea yo el más adecuado para escribirlo. En cualquier caso hay que decir que en lo referente, por ejemplo, al gradualismo –que el mismo Darwin consideraba elemento necesario para la asunción de su teoría– son cada vez más los biólogos que lo consideran imposible. Entre los biólogos que defienden una postura saltacionista podemos destacar –además de a Sandín– a Lynn Margulis, James Shapiro, Carl Woese, Nigel Goldenfeld, Peter H. Holland o a los paleontólogos Otto Schindewolf y Niles Eldredge, entre otros. De hecho, hasta neodarwinistas de gran renombre –como Stephen Jay Gould– han visto al gradualismo como uno de los puntos más complicados de mantener de la propuesta de Darwin.


2A mediados de junio, la Fundación BBVA entregaba a Edward O. Wilson – "padre" de la sociobiología – uno de los Premios Frontera del Conocimiento. "Premio al Darwin del siglo XXI" , titulaba El Mundo. El   Grupo de Estudio Sociobiológico   – integrado, entre otros, por el paleontólogo Stephen Jay Gould o el antropólogo Marshal Sahlins– ha denunciado la vinculación de la sociobiología con el darwinismo social y la eugenesia. Así, por ejemplo, la obra de Wilson ha servido para justificar posiciones socio-políticas como la del británico Frente Nacional neonazi o la del think tank estadounidense Heritage Foundation, creado en 1973 con la intención de – según su declaración de principios – "formular y promover las políticas públicas conservadoras basadas en el principio de la libertad de empresa, el gobierno limitado, la libertad individual, los valores estadounidenses tradicionales, y una poderosa defensa nacional".

3 A este respecto es necesario tomar en consideración el papel que jugó el X-Club y su trabajo de "divulgación" del darwinismo. Impulsado por T. H. Huxley y Joseph Dalton Hooker, y al que per tenecía también Herbert Spencer –todos ellos eugenistas declarados–, su primera reunión data del 3 de Noviembre de 1864. Nacido con la finalidad de “ promover el darwinismo y el liberalismo científico”, el X-Club “ fue acusado de ejercer demasiada influencia sobre el ambiente científico de Londres”. “ Con plazas en diez Comisiones Reales, deliberando sobre todo, desde las pesquerías a las enfermedades o la vivisección, penetró claramente en los laberínticos corredores del poder”, indica la Enciclopedia Británica .

4Esta referencia a Spencer como inspiración de su propuesta no aparece en la primera edición de El Origen de las Especies. En realidad pertenece a la sexta edición de la obra, considerada definitiva, de 1872. Para esa época, Spencer ya había publicado cuatro libros además del citado anteriormente, lo cual da más motivos para pensar que Darwin desarrolló su teoría de la mano de la de Spencer.


5"Esta fusión del evolucionismo biológico con el evolucionismo cultural es atribuido a menudo, pero incorrectamente, a la influencia de Charles Darwin. De hecho, sin embargo, el desarrollo de las interpretaciones biológicas de la evolución cultural precedió a la aparición de El origen de las especies de Darwin, y el mismo Darwin fue influenciado en gran medida por filósofos sociales como Thomas Malthus y Herbert Spencer". (HARRIS, Marvin: Introducción a la antropología general, Madrid: Alianza, 1993, p. 619).


6No parece descabellado interpretar – a la luz de los textos de Darwin referidos más arriba – que los humanos de "raza" caucásica fueran los únicos merecedores de ser considerados "animales superiores".


7Considero que este fragmento señala más bien hacia la visión de Rockefeller expresada en la cita que antecede a este escrito: la "selección natural" tendría, en última instancia, un fundamento divino.

---


Desafío a la evolución: Hallan 145 genes "ajenos" en el organismo humano
Publicado: 16 mar 2015  16 mar 2015

En un nuevo estudio que desafiaría las teorías de la evolución, científicos afirman que algunos genes "ajenos" del ser humano no fueron heredados de nuestros antepasados, sino que fueron adquiridos de microorganismos con los que compartíamos el mismo entorno.

Investigadores británicos de la Universidad de Cambridge han descubierto que los seres humanos contienen genes 'ajenos' que no fueron transmitidos por nuestros antepasados. El estudio, publicado en la revista 'Genome Biology', sostiene que adquirimos decenas de genes esenciales 'extranjeros' de microorganismos que han cohabitando el entorno del ser humano en la antigüedad.

En los seres humanos los experimentos identificaron 145 genes ajenos, adquiridos mediante la transferencia genética horizontal. El estudio desafía las teorías convencionales, según las cuales la evolución se basaría únicamente en genes transmitidos a través de líneas ancestrales y sugiere que el proceso podría estar todavía en curso.


-----------------------------------------------------------------



mas informacion- Mauricio Abdalla - SOBRE LA CRISIS DEL DARWINISMO:



La percepción que tenemos de nosotros mismos como especie, y por extensión la interpretación del fenómeno de la vida en este planeta, condiciona profundamente nuestra vida y nuestra convivencia. En nuestra sociedad la proyectamos desde una teoría científica fuertemente basada en conceptos como el azar y la competencia, que además está en apariencia firmemente asentada y sólidamente fundamentada. Pero vivimos tiempos de crisis, en los que todo lo que antaño parecía firme y estable hoy tiembla como un castillo de naipes…


Maurício Abdalla, autor de El principio de cooperación (2002), 
se topó inesperadamente con el darwinismo como un obstáculo cuando trató de defender su teoría de la cooperación. Inició entonces un trabajo de investigación que, como él admite, acabó alejándole de sus ideas preconcebidas. Su intuición inicial fue que el darwinismo podía ser un paradigma válido para el estudio de la evolución de los seres vivos, pero quizás no para las ciencias sociales. Sin embargo lo que descubrió fueron síntomas de una gran inestabilidad latente del paradigma en el propio seno de la biología. Como resultado nació este libro, donde nos presenta una pequeña muestra de propuestas científicas completamente diferentes para abordar el fenómeno de la evolución y la realidad de la vida orgánica, basadas en la acumulación de evidencias y hallazgos experimentales inexistentes en el momento en que se formularon las bases teóricas que conforman la biología darwinista que conocemos hoy.

No obstante, no nos encontramos ante una mera colección de reseñas de obras científicas, ni ante una de esas “opiniones de experto” como a las que habitualmente tenemos acceso en los medios o los libros de texto. Este trabajo es una evaluación rigurosa, con una metodología clara y accesible, del estado de salud de un paradigma científico, elaborado con mimo y detalle por un filósofo de las ciencia


? ES SALVAJE EL CAPITALISMO ?  
Mauricio Abdalla

Profesor de Filosofía de las Ciências en la Universidad Federal del Espírito Santo.

http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2009/02/11/112685

Hay una gran confusión en nuestra concepción sobre la naturaleza.

Y las cosas tienden a empeorar con una exagerada conmemoración del bicentenario de Darwin.

Muchos piensan que la ciencia descubrió que la “ley de la selva” es la ley del más fuerte, la ley de la competición y de la lucha por la supervivencia. Todavía más, piensan que Darwin descubrió esa ley a partir de estudios rigurosos de la naturaleza. Perdónenme por fastidiar la fiesta pero quiero argumentar que tales nociones están equivocadas y que no hay ninguna originalidad ni brillantez que deba ser celebrada en este aspecto de la comprensión del mundo natural.

Los grandes avances de la investigación científica en el último siglo revelaron que la verdadera “ley de la selva” es la integración holística de los sistemas vivos y que todos los organismos supuestamente en competición constituyen, en realidad, partes integrantes de un sistema complejo en perfecta sintonía que ya dura cerca de 4000 millones de años.

Quien estudia la vida de manera rigurosa y crítica sabe que la estabilidad de una célula y de los organismos multicelulares depende de la integración sistémica de sus partes constituyentes. Lo mismo acontece con el ecosistema y con el ciclo vital que sustenta el planeta, del cual forman parte incluso los minerales. Una guerra de todos contra todos resultaría exactamente en lo contrario de la estabilidad: la desintegración de los sistemas y la des-estructuración de la complejidad, soportes ambos del fenómeno que llamamos vida.

Ni el más pertinaz defensor de un mundo desencantado deja de impresionarse (y encantarse!) con una organización extremadamente compleja y en fina sintonía de elementos químicos comunes (esos, sí, desencantados, pues la materia que constituye la vida es la misma que forma los seres inanimados) que interaccionan para formar incluso los más simples de los organismos vivos.

“La selva” es, en realidad, un ambiente de equilibrio e integración, que incluye desde microorganismos invisibles, como bacterias y virus, hasta grandes mamíferos y plantas. Las leyes no están escritas y no hay sistema penal, pero hay un castigo máximo, no otorgado por los legisladores, para aquellos que no respetan la regla del equilibrio: la pérdida de sintonía con el ambiente y, consiguientemente, la extinción.

El propio patrón revelado por los estudios empíricos de la evolución (el registro fósil y la paleogeología), da testimonio de que los grandes cambios son episódicos y están siempre relacionados con catástrofes y fenómenos excepcionales, tales como la saturación de la atmósfera con oxígeno liberado por las primeras bacterias, el impacto de asteroides, cambios climáticos profundos, etc. El resto de la historia (su mayor parte) contiene pocos cambios estructurales, numerosas adaptaciones y centenares de miles (o millones) de años de equilibrio y estabilidad.

Si, por tanto, “la ley de la selva” es la del equilibrio y de la interacción holística de las partes componentes, de dónde vienen las connotaciones negativas del término “salvaje”? ¿Por qué lo asociamos con la lucha de todos contra todos, la competición y la supervivencia del más fuerte?

Quien afirma que el culpable de todo eso es Darwin, acierta apenas una parte. La historia de la asociación de las leyes de la naturaleza con las leyes de la competición empezó algunos siglos antes.

El sistema capitalista tuvo su origen en lo que Marx denominó “acumulación originaria”, caracterizado por el comercio competitivo, expropiación arbitraria y violenta de pequeñas propiedades, esclavitud y pillaje de recursos en continentes invadidos y colonizados. La conclusión del autor de “El Capital” es que “si el dinero nace con manchas naturales de sangre en una de sus caras, el capital viene al mundo chorreando sangre por todos los poros, de los pies a la cabeza”. Inglaterra tuvo un papel especial en la promoción de ese sistema. No es para asombrarse que las teorías relacionadas con dicho tipo de actividad predatoria hayan surgido exactamente en aquel país.

En el siglo XVII, Thomas Hobbes atribuyó la dinámica de la realidad bajo el capitalismo en ascensión a una esencia del ser humano como depredador y afirmó que “el hombre es un lobo para el hombre” (homo homini lupus) y que la sociedad es una guerra de todos contra todos (bellum omnium contra omnes). La sistematización teórica de la cosmovisión capitalista había sentado sus bases. La metafísica social de la era moderna establecía los fundamentos a partir de los cuales toda la realidad sería concebida y justificada.

Adam Smith se sirvió de tal metafísica para la sistematización de la teoría económica liberal. Para él, el interés propio, el egoísmo de cada individuo, es lo que hace funcionar la sociedad. La mano invisible del mercado era un concepto como la gravitación newtoniana, que entraba en acción cuando cuerpos individuales se colocaban uno en el campo de acción del otro.

También en Inglaterra, ahora en el auge del imperialismo del siglo XIX, Thomas Malthus defendió que la vida en sociedad es, esencialmente, una lucha por la supervivencia, dada la escasez de recursos en relación con el crecimiento de la población. Herbert Spencer, en consonancia con Malthus, pontificó que los vencedores de la lucha por la supervivencia eran los más aptos, que superaban, por sus cualidades intrínsecas, a las razas, clases e individuos inferiores y menos competentes.

Lucha por la supervivencia y supervivencia de los más aptos son conceptos tomados de la teoría social liberal, elaborada en el auge del enriquecimiento de la élite colonialista inglesa y de la exploración y empobrecimiento de las clases y pueblos juzgados inferiores. ¿Qué hizo Darwin, a quien se atribuye erróneamente la autoría de estas ideas, suponiendo que él las hubiese descubierto en el estudio de la naturaleza?

Si las personas que celebran el bicentenario de Darwin (principalmente los biólogos) se tomasen la molestia de leer Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o la supervivencia de las razas favorecidas en la lucha por la existencia (título original de la obra más famosa de Darwin) – lectura extremadamente rara entre los que estudian o enseñan el darwinismo – verían que el autor da el crédito a sus maestros y dice que su idea “es la idea del sr. Malthus aplicada a la totalidad de los reinos animal y vegetal” (ver introducción y cap. 3 de Sobre el origen de las especies). Spencer es citado cinco veces en la tan celebrada como poco estudiada obra.

¿Qué brillantez u originalidad existen en tomar una idea social y aplicarla a la naturaleza? Ciertamente la de concluir la construcción de la metafísica social liberal, transformándola en reglas naturalistas. Por lo tanto no fueron las ideas de Darwin las que dieron lugar a su aplicación social (lo que llaman darwinismo social): la misma teoría es una teoría social transportada a la naturaleza. Además de dar el toque final a la metafísica social capitalista, el darwinismo sacramentó la naturalización de las ideas liberales hegemónicas.

A partir de ahí, nuestras mentes fueron entrenadas a ver competición del león (predador) con las cebras o ñues (presas), pero sin fijarse en que ambos, predador y presa, conviven hace millones de años en un mismo espacio, en situación de equilibrio armónico, sin consecuencias ecológicas negativas. Aceptamos ideas como “egoismo” de los genes, sin preguntarnos como diablos tal sentimiento humano pueda ser propiedad de un pedazo de materia que ni siquiera está viva- los genes son apenas moléculas que sólo poseen función dentro de una célula y en interacción con otro centenares de moléculas.

De la misma forma, a pesar de ser prácticamente un consenso que el reparto de alimentos y la cooperación fueron factores indispensables para la evolución del Homo sapiens, todavía hay estudiosos serios que consideran a la cooperación entre humanos uno de “los mayores enigmas de la biología”, dado que fueron adoctrinados para buscar competición y egoísmo en todos los fenómenos naturales. No son raras las explicaciones de actos altruistas de animales sociales basadas en la relación costo-beneficio que convierte a la cooperación en una estrategia interesada para obtener ventajas individuales.

O sea, que lo que debería ser un dato empírico que reclama una interpretación teórica -a saber, la existencia de la cooperación a larga escala en la naturaleza- se convierte en un enigma porque contradice una doctrina pre-concebida.

En síntesis, la tan cacareada “ley de la selva” a la que comúnmente se nombra, no fue descubierta en la naturaleza, sino decretada por teóricos del capitalismo e impuesta en la naturaleza. No fue por casualidad el éxito editorial el libro de Darwin en la Inglaterra victoriana, hecho inédito hasta hoy cuando se trata de una publicación científica.

Como decía arriba, lo que las investigaciones recientes nos han llevado a descubrir en la naturaleza son leyes bien diferentes de las que rigen la dinámica de la sociedad capitalista. Mientras tanto explotan por doquier las celebraciones del nacimiento de un pensador que “revolucionó nuestra visión de la naturaleza.

Pero: ¿Qué hay de revolucionario en Darwin?
En primer lugar hay que recordar que el propio predominio del capitalismo fue el fruto de verdaderas revoluciones en Inglaterra y en Francia. La burguesía ya fue una clase revolucionaria bajo aspectos materiales y espirituales. En el siglo XIX, las ideas burguesas ya eran en ciertos aspectos, revolucionarias, principalmente en lo moral, una vez que disputaban la hegemonía al conservadurismo clerical. No es por azar que el término “liberal” se oponía a “conservador”. Y sin embargo vivimos en el siglo XXI, y no hay que argumentar mucho para afirmar que el término “liberal” adquiere hoy una connotación conservadora.

Si ser darwinista pudo un día ser considerado progresista, tenemos motivos de sobra para pensar que en los tiempos actuales, tal postura tiende más hacia el conservadurismo que hacia una actitud revolucionaria. Tanto bajo el punto de vista científico como social, el darwinismo da muestras de inadecuación al campo que pretende ser aplicado.

En el primer aspecto, cito las palabras de la prestigiosa bióloga Lynn Margulis, para quien “En lugar de los formalismos idealizados de la “moderna síntesis” darvinista, los principios organizados para el entendimiento de la vida requieren un nuevo conocimiento de la química y del metabolismo. Descubrimientos en el funcionamiento interno de la célula aclaran el modo de evolución desde que Darwin y sus seguidores inmediatos escribieron su análisis interior. Los resultados de la nueva ciencia de laboratorio y de campo contradicen, ignoran o marginalizan el formalismo del neodarwinismo, excepto para variaciones dentro de poblaciones de mamíferos y otros organismos que se reproducen sexualmente” (Margulis y Sagan. Acquiring genomes: a theory of the origins of species. New York: Basic Books, 2002).

Otro biólogo, Máximo Sandín, afirma que “Mientras que en las universidades se enseña la evolución como el “cambio gradual en las frecuencias génicas”, en sus propios laboratorios se observa que los procesos implicados en la evolución morfológica nos dicen exactamente lo contrario” (Sandín, M. Pensando la evolución, pensando la vida. Murcia: Crimentales, 2007).

Bajo el aspecto social, es muy poco probable que una idea verdaderamente revolucionaria tenga tanta relevancia en los medios de comunicación. Se trataría más bien de propaganda defendida por las mega-corporaciones editoriales y mediáticas. Parece más sensato suponer que la propaganda masiva del darwinismo responde a intereses de mantenimiento de la naturalización de las diferencias sociales y de las ideas sociales liberales. Además, la emergencia de una nueva metafísica social no sólo se hace urgente y necesaria sino que se configura ya de forma latente en las múltiples experiencias alternativas de organización social y en el clamor de los que ansían otro mundo posible. Para la formación de esta nueva racionalidad, urge desnaturalizar los elementos de la racionalidad burguesa, lo cual no es posible sin un abordaje crítico del darwinismo.

A la luz de la reflexión precedente, el capitalismo no es salvaje. Es, al contrario de lo que ocurre en la naturaleza, una violación de la regla básica del equilibrio, integración y cooperación vigente en el mundo actual. No es sorprendente que la manutención de dicho sistema nos esté conduciendo a la pena máxima aplicada a los que no siguen la verdadera ley de la selva: la extinción.

Considerando el hecho de que el evolucionismo y el naturalismo no son ni fueron nunca sinónimos de darwinismo (infelizmente no podré explorar ese aspecto aquí, pero sugiero la lectura de mi artículo La crisis latente del darwinismo, Asclepio. Ano LVIII, n.1. enero/junio, 2006), me atrevo a decir, a contramano de la mayoría, que no veo motivo para tanta celebración de un nacimiento. Preferiría celebrar el funeral de la teoría darvinista y el nacimiento de una nueva teoría de la evolución, estrictamente naturalista (no creacionista), verdaderamente científica y adecuada tanto a las investigaciones empíricas como a una nueva metafísica social.


ALGUNOS FAMOSOS EUGENISTAS que uno no esperaria lo fueran:






DARWINISMO SOCIAL :

Teoria sociológica que considera como motor principal del desarrollo de la sociedad la lucha por la existencia y la selección natural. Esta teoría, que se difundió en la sociología burguesa a fines del siglo XIX, se basa en la transposición de la teoría de Darwin de la biología a la sociología ( Ernst Lange, Ammon, Benjamín Kidd).


Algunos darvinistas sociales contemporáneos ( Pendell, Montagu y otros) afirman que la selección natural y la lucha por la existencia siguen actuando en la sociedad humana de nuestros dias ; en cambio, otros creen que la selección natural actuaba con todo su rigor en la sociedad un siglo atrás, pero que desde entonces, como resultado de los éxitos alcanzados por la ciencia y la técnica, la lucha por la existencia se ha debilitado y se ha creado una situación en la cual han empezado a sobrevivir no solo los mas adaptados, sino también , aquellos que en las condiciones anteriores se habrian visto condenados a la extinción.Los propagandistas de semejantes teorias ven en el incremento de la reproducción de tales "deficientes" la raiz de casi todos los males sociales.

La teoria darvinista social se emplea muy frecuentemente para fundamentar la "perpetuidad" y la "inmutabilidad" del régimen capitalista, para justificar la ofensiva contra los derechos democráticos de los trabajadores, para exaltar la "ley de la jungla" vigente en la sociedad capitalista, para presentar a los millonarios en calidad de personalidades fuertes, heroicas, e incluso como "superhombres", mientras que a los obreros y en general a los trabajadores los darvinistas sociales los incluyen en la categoría de personas de "calidad inferior".
http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/ads106.htm


Darwinismo social :

es una teoría pseudocientífica, inspirada o derivada de aquí, es decir, de la selección natural del naturalista inglés.

A diferencia del mecanismo evolutivo propuesto por Darwin, esta línea de pensamiento que imperó en estas las sociedades industriales del XIX tanto en Europa como mientras, y posteriormente, en Estados Unidos, traslada mecánicamente la teoría biológica, a los fenómenos sociales de la humanidad: La supervivencia del más apto es un elemento inseparable a las relaciones sociales.

De este modo, ignorando los aspectos que constituyen la complejidad de las comunidades humanas, no fueron considerados válidos científicamente, pero sí fueron socialmente muy aceptados.

Una mentira útil para los poderosos

No obstante tampoco hay que ignorar el hecho de que el poder, en este caso se trata ya de la clase burguesa, no trata más que de realizar fundamentos teóricos que den consistencia y estabilidad al orden social. En otras palabras: Dotar de justificación las desigualdades sociales, tanto dentro del país (con el abismo entre burgueses y proletarios, ricos y pobres) como en el exterior (con la dominación y colonización de pueblos en estadios más atrasados de civilización, tal y como lo entendería un europeo del XIX, por supuesto).

No es ningún descubrimiento, el hecho de deducir a partir de aquí, que más allá del campo teórico, la ideología que se desprende de esta visión de la sociedad del XIX, se encuentra a lo largo de la historia íntimamente relacionada con posturas sexistas, racistas y etnocéntricas. Huelga decir, que el naturalista inglés en ningún caso vino a confirmar desde ningún punto de vista tales afirmaciones.

El que sí que lo hizo fue Herbert Spencer, contemporáneo del propio Darwin, y más que conocedor de su obra. Spencer interpretó la selección natural en términos de la "supervivencia del más apto" y lo trasladó al campo de la sociología. De este modo, según su razonamiento, este señor dice que las características innatas o heredadas tienen una influencia mucho mayor que la educación o las características adquiridas. ¿Se imaginan lo que quiere decir eso? Adiós a siglos de avances en lo social: Por ese razonamiento, nada impediría a los nobles volver a justificar su posición porque Dios lo ha querido así. Por no hablar de los reyes y emperadores.

Y habría que puntualizar que aunque el mismo Darwin efectivamente pensase que los instintos sociales y morales habrían evolucionado a través de la selección natural, nunca llegó a explicar cómo la presión evolutiva sobre diferentes individuos podía afectar al colectivo de una sociedad.

Capitalismo salvaje: ese gran invento

Esta idea no hizo sino redundar en posteriores construcciones teóricas que tomaron, como consecuencia directa de la evolución histórica (estamos hablando del creciente nacionalismo, de la exclusividad racial, de la Europa colonial, y el progresivo odio hacia el pueblo judío por no “adaptarse” a la sociedad) a los postulados de Spencer como punto de encuentro para llegar a posiciones mucho más radicales y encaminadas a lo que, en palabras de André Pichot, sería una “guerra racial”.

Sin duda alguna, el panorama de los países europeos (y por qué no, EEUU también) es clave para dilucidar que el darwinismo social usó la teoría de la evolución de Darwin para explicar y defender "científicamente" las sociedades capitalistas.

A partir de aquí es fácil determinar el nivel de regresión social que ocasionó el capitalismo. Efectivamente, en su versión más dura, fue lo que caracterizó el mundo proletario del XIX: El eje Londres-París-Berlín industrializado (y en especial la Gran Bretaña victoriana) es prueba de ello. Como consecuencia de ello los seres humanos empezaron a perder esos conceptos introducidos por la religión, como los de filantropía, asistencia solidaria y cooperación, virtudes que fueron reemplazadas por el egoísmo, la perversidad y el oportunismo.

No es descabellado llegar a la conclusión de que el darwinismo social fue la cimentación teórica más potente de la moral capitalista en base a los cuales se modelaron todos los sistemas políticos afines.

Adiós a la religión: American Beauty

Unos fundamentos filosóficos, teóricos o como se prefiera llamarles, que son la razón por la cual los principales sostenedores fueron y son los dueños del capital. La aparición de los "poderosos" por medio de estrangular al débil. La ejecución de políticas económicas absolutamente alejadas de sentimientos de piedad, solidaridad y compasión… Se trata de aspectos por los cuales se deduce que surgió la “moral” capitalista en su forma más salvaje y desatada, donde muchos aspectos antes condenables, se permiten y socialmente se adaptan y aceptan, en función de la "explicación científica" y de "las leyes de la naturaleza".

Esa es la razón por la que del darwinismo social se constituye como moral capitalista. Esa es la razón por la que en el XX, insignes banqueros como Rockefeller o Rothschild afirman que sólo los mejores y más aptos por medio de su adaptación a los cambios económicos de las revoluciones industriales han prosperado, en la célebre metáfora de la rosa americana:American Beauty.


A eso se debe que las personas con mentalidad capitalista no sientan ninguna obligación ética. A modo de anécdota: Uno de los pilares del “nuevo ocio” de la sociedad burguesa en el XIX pasó por todas las actividades de los antiguos aristócratas, excepto por la tradicional “labor de conciliación social” ejerciendo de protectores de los laboratores, organizando ciertas actividades de cristiana caridad. Se copió prácticamente todo, menos la caridad.

En las sociedades capitalistas cada vez se amplía más la brecha entre pobres y ricos: La existencia de abismo social es el resultado de la "moralidad" capitalista. Por supuesto, una sociedad fuerte podría poner cartas sobre el asunto y realizar planes de protección social que garantice una mínima cohesión social, pero es que debido a que la mentalidad prevaleciente no es ayudar si no obtener el máximo rendimiento para la obtención de mayores ganancias, no pueden prosperar: Situación que simplemente responde a “la naturaleza” de una selección natural extrapolada a la sociedad.

Ese es el resultado de la puesta en práctica de los supuestos del darwinismo social. Así, esta doctrina se opuso frontalmente a cualquier medida del gobierno que pudiera interferir en la economía natural del comercio (no es de extrañar que se trate de liberales, dado que es como si leyésemos directamente a Locke o Adam Smith).
Por ello, se abogaba a favor de la libertad sin límites y la desigualdad social, ya que eran garantía del progreso de los mejores y más dotados miembros de la sociedad. La mentira más útil del mundo.






NOTICIA RELACIONADA:

300.000 Peruanas ESTERILIZADAS por orden del FMI para poder recibir fondos del Banco Mundial y con la participacion de USAid:

www.publico.es/internacional/372318/esterilizada s-a-cambio-de-arroz


En este video de abajo vemos la relacion entre:

Cambios ciclicos en la llegada de rayos cosmicos a la tierra, grandes extinciones y  posterior aparicion de nuevos seres en la tierra. en ciclos de 62 millones de años. Debidos al movimiento  del sistema solar por la galaxia.
The evolution of life on land was an anti-entropic revolution for the biosphere as a whole. Oyang Teng presents this process as one of a series of ongoing case studies of the principle of physical-economic platforms, manifested within living nature. In particular, this slice of evolutionary history is examined from the standpoint of the Hypersea theory of American scientists Dianna and Mark McMenamin, an  extension of Vladimir Vernadsky's earlier work in founding the science of biogeochemistry.

desargue el el video, versión alta calidad (Haga clic-derecha)


video aqui:

http://media.larouchepac.com/larouche/spanish/videos/20100924-webcast-excerpts/q8-ipod.mp4


----

--------------------




La tercera vía:
la evolución en la era de la genómica y de la epigenómica 

por noticiasdeabajo • 10 julio, 2017


La mayor parte de la gente cree que sólo hay dos maneras de explicar los orígenes de la biodiversidad biológica: 
una forma es el Creacionismo, es decir, la intervención de un ser Creador divino, algo claramente antificientífico porque supone la intervención de una fuerza sobrenatural arbitraria en el proceso evolutivo; 
la otra alternativa más generalmente aceptada es el neodarwinismo, una ciencia claramente naturalista, pero que ignora los nuevos descubrimientos moleculares y recurre a un conjunto de suposiciones sobre la naturaleza accidental de la variación hereditaria. 

 El neodarwinismo ignora importantes procesos evolutivos, tales como la simbiosis, la transferencia horizontal de ADN, la acción del ADN móvil [transposón o elemento genético transponible] y las modificaciones epigenéticas.  

Por otra parte, algunos darwinistas han izado la bandera de la selección natural como una fuerza creativa única que resuelve todos los problemas evolutivos, sin que haya una base empírica real. Muchos científicos ven hoy la necesidad de una investigación más profunda y completa del proceso evolutivo. 

Incluso hoy en día, el público en general, y también muchos científicos, no son conscientes de las décadas de investigación en el campo de la Ciencia Evolutiva, de la Biología Molecular y de la secuenciación del genoma, que proporcionan respuestas alternativas a cómo los nuevos organismos se han originado a lo largo de la historia de la vida en la tierra. 

El sitio web, origen de este articulo, acerca los resultados de estas investigaciones y ofrece un foro en que se puede exponer el pensamiento científico sobre el proceso evolutivo.
El objetivo es dirigir la atención hacía los procesos moleculares y celulares que producen las innovaciones sin la intervención divina o la pura suerte. 

El registro del ADN no ampara las afirmaciones de que pequeñas mutaciones aleatorias son el origen de nuevas y provechosas variaciones. Ahora sabemos que los diferentes procesos de variación implican una acción celular muy bien regulada en las moléculas de ADN. 

Los genomas se fusionan, se contraen y crecen, adquieren nuevos componentes de ADN y modifican sus estructuras mediante procesos bioquímicos y celulares bien conocidos. La mayoría de los científicos mencionados en este sitio web han llegado a un amplio abanico de conclusiones sobre diferentes aspectos del proceso evolutivo. Muchos ven la evolución como un proceso complejo con mecanismos y etapas distintas, más que como un fenómeno que pudiera explicarse por un pequeño número de principios. Las divergencias y la multiplicidad de ideas, opiniones y teorías expuestas en este sitio web son necesarias, ya que muchos campos de la Biología Evolutiva permanecen relativamente inexplorados. 

La evolución es un tema complejo, y las predicciones y las hipótesis deberán basarse en resultados empíricos documentados. 

Este sitio web facilitará a todos los interesados en la evolución la posibilidad de generar nuevas hipótesis, argumentos teóricos y observaciones bien documentadas. El sitio también proporciona un recurso para aquellos que deseen explorar las investigaciones experimentales y las teorías que no encajan con el pensamiento dominante actual. 

Este proyecto surgió el 30 de mayo de 2014 bajo el auspicio de James Shapiro, Raju Pookottil (que diseñó el sitio web) y Denis Noble

Está abierto a aquellos científicos de las diferentes ramas de la Ciencia, la Filosofía y las Humanidades que hayan publicado trabajos relacionados con LA TERCERA VÍA. 

La adhesión a este sitio web sólo se puede hacer mediante invitación.
Si su trabajo se ajusta a los criterios anteriores, o si desea recomendar a alguien, utilice la dirección de correo electrónico proporcionada en la dirección de contacto.
Tanto la política de sólo por invitación o que esto no fuera un blog se debe al deseo de mantener el sito libro de spam y de otros contenidos no deseados que minarían su utilidad como fuente confiable de nuevas informaciones sobre la Ciencia de la Evolución. 

Nos ha llamado la atención que el sitio web de LA TERCERA VÍA esté erróneamente referenciado por los defensores del diseño inteligente y las ideas creacionistas como apoyo a sus argumentos. Tenenos la intención de dejar claro que este sitio web y los científicos que figuran en él no apoyan ni suscriben ninguna propuesta que recurra a fuerzas divinas o intervención sobrenatural, ya se llama Creacionismo, Diseño Inteligente o de cualquier otro modo.


------------


¿Comemos información? Hallado ARN de plantas en humanos




Hay dos cosas de las que cada día podemos estar más convencidos: que no estamos solos y que somos lo que comemos.

Ahí vamos.

Que somos lo que comemos resulta cada vez más evidente. No sólo está que la dieta influya en nuestro desarrollo o en la salud del corazón, por ejemplo, es que también se relaciona con el estado de ánimo o incluso con las probabilidad de padecerdiferentes tipos de cáncer.

Es más, parece confirmarse que lo que comemos puede afectar incluso a nuestros hijos futuros, y que nietos de abuelos obesos tienen más probabilidades de ser diabéticos, llegado el momento. Ahora, un nuevo estudio ha dado un paso más: científicos chinos han visto que en nuestro interior también tenemos ARN vegetal, concretamente un tipo de ARN conocido como microARN. Es decir, que cuando comemos verduras, o cereales, por ejemplo, algo tan intrínseco de ellos pasa a formar parte de nosotros, y además sigue actuando en nuestro interior. O lo que es lo mismo, y como ellos afirman: que se produce una auténtica comunicación “inter-reinos”. Nada menos.

-----
 19 de abril de 2008

El registro fósil, la “explosión Cámbrica”, y la divergencia molecular

Natura non facit saltum

El darwinismo clásico afirmaba que la evolución era continua lenta y gradual. “Natura non facit saltum”, repetía Darwin: los bruscos saltos que se daban en el registro fósil se debían sin duda a la imperfección del mismo. El neodarwinismo, con sus mecanismos de cambio evolutivo, mutación, flujo, y deriva genética, de hecho predice mínimos y lentos cambios.

Sin embargo, cuando el conocimiento del registro ha ido aumentando y perfeccionándose, se ha visto que estos bruscos saltos en la fauna fósil no son un artefacto técnico, sino algo real. Muy real.


La vida en la Tierra

Los primeros fósiles que nos muestran la presencia de vida en la Tierra son colonias bacterianas, de unos 3700 millones de años de antigüedad (el planeta Tierra tiene unos 4500 millones de años, y la corteza solidificó hace más de 4000 m.a.) Últimamente se ha puesto en duda que estos fósiles sean realmente colonias bacterianas, pero, dándolo como cierto, tenemos a las bacterias como únicas forma de vida durante 3000m.a.

Hace unos 585 millones de años aparece la llamada fauna de Ediacara que tiene una especial importancia como única evidencia de vida pluricelular anterior al periodo Cámbrico. Esta curiosa fauna de espesor milimétrico pero a veces de gran tamaño y que en su totalidad es de cuerpo blando, probablemente no tenga relación evolutiva con la posterior fauna cámbrica.
Los mayores expertos como Seilacher afirman por diversas razones que la fauna de Ediacara representa un experimento completamente separado de la vida pluricelular.


Burgess Shale



Los animales pluricelulares que viven actualmente, son descendientes de los que aparecieron durante el Cámbrico. Desde tiempos de Darwin se sabia que en este periodo aparecieron formas de vida muy complejas como los trilobites sin antecedentes en el registro fósil, pero el descubrimiento por C .D. Walcott en 1909 del yacimiento de Burgess Shale en las Montañas Rocosas canadienses cambió la visión de lo que se dio en llamar la “explosión cámbrica”. La enorme variedad y diversidad de formas de vida que surgieron en esta época y la rapidez de esta aparición justifica desde luego el nombre. Esta extraordinaria fauna, no se estudió inmediatamente: Walcott publicó algunas monografías, pero el grueso de estos descubrimientos, tan maravillosos e importantes para el estudio de la evolución, permanecieron sesenta añitos en cajones en la Institución Smithosoniana, hasta que en la década de los setenta fueron estudiados detenidamente. Con cada fósil aparecía un nuevo phylum –phylum, plural phyla, es la categoría taxonómica superior, por ejemplo nosotros pertenecemos al phylum cordados, que incluye a los vertebrados, peces anfibios reptiles, aves y mamíferos-. Se iba de sorpresa en sorpresa, el árbol de la vida se invertía.

Pero lo peor para el darwinismo estaba por llegar, en la decada de los ochenta, se descubrió en la provincia de Yunan en China, el yacimiento de Chengjiang, en el Cámbrico inferior, incluía toda la fauna de Burgess Shale, y ¡vertebrados!. La pesadilla de un darwinista, se había hecho real: toda la enorme variedad de la vida, con sus patas, cerebros, notocordas, gónadas, etc, surgía de golpe, en un máximo de diez millones de años y sin precursores.

La divergencia molecular, es un método para calcular cuando los ancestros de dos organismos se separaron, estos son los cálculos del tiempo de evolución independiente, de diversos phyla, que aparecen en el Cámbrico.


ESQU Genetic evidence has been used to suggest significant metazoan diversity far pre-dating the Ediacaran fossils (e.g. Wray, Levinton & Shapiro 1996: "Calibrated rates of molecular sequence divergence were used to test this hypothesis. Seven independent data sets suggest that invertebrates diverged from chordates about a billion years ago, about twice as long ago as the Cambrian. Protostomes apparently diverged from chordates well before echinoderms, which suggests a prolonged radiation of animal phyla.")


Los darwinistas han perdido al menos 700 millones de años de fósiles divergentes. Más tiempo que todo el registro fósil de animales. Tendrían que estar ahí, pero no están.

Las excusas, que no argumentos, son de lo más variopinto:

  • la explosión cámbrica, es engañosa, un artefacto producido por la fosilización por primera vez de partes duras, esqueletos. Esto es falso, gran parte de los animales de la explosión son de cuerpo blando, así como la fauna de ediacara.

  • Aparición de predadores.

  • Aumento del nivel de oxigeno en la atmósfera.

  • Glaciación anterior al Cámbrico.

La lógica difusa del darwinismo, es para mí un misterio. Pero alegar que la explosión del Cámbrico, contraria a todas sus predicciones previas, se explica, por ejemplo, por el aumento del nivel de oxigeno en la atmósfera, como si el oxigeno trajera a los animales, es una burla a la inteligencia.

Cualquier teoría científica que hubiese tenido una refutación empírica tan contundente como ha tenido el darwinismo, hubiese sido abandonada, pero el darwinismo tiene la gran ventaja de ser invulnerable, cualquier dato, y su contrario, encaja en la teoría que tiene que ser cierta por principio.

DARWINISMO EN LA EDUCACION: 


LOMCE de Wertgüenza 

Es una ley que introduce en el sistema educativo la competitividad darwinista donde sobrevive el más fuerte y que mejor se adapta al sistema que se exige. Esta reforma busca someter los centros educativos a las exigencias del mercado, especialmente a la competitividad, estableciendo pruebas externas a nivel nacional, para ofrecer una clasificación de colegios según sus resultados en rankings públicos donde se ordenarán, como si de una liga de fútbol se tratara, en centros con buenos, regulares o malos resultados. Así los centros educativos tendrán que aprender a competir entre ellos, anunciando en el mercado de consumo su especialización y sus logros en los rankings que se publicitarán. Con el fin de que los “clientes” puedan comparar y elegir aquél que más ventajas competitivas les aporte a sus hijos e hijas en el futuro mercado laboral.

La ley liga la propuesta de autonomía escolar a esta especialización competitiva de los centros y a los resultados académicos en función de los cuales llegarán recursos diferenciados. Se contempla así en la ley un nuevo tipo de centros con un proyecto educativo “de calidad”, basada obligatoriamente en criterios competitivos, que determinará su especialización y que serán evaluados en relación a sus resultados académicos. Sus recursos estarán condicionados por esos mismos resultados. Es el llamado “pago por resultados” propio del mundo empresarial. Se trata de aplicar refuerzos e incentivos a los centros, no ya en función de las necesidades de su alumnado, sino de acuerdo con el puesto en el ranking. Se les aplica así a los centros el denominado “efecto mateo”, aludiendo a la parábola de los talentos en el evangelio: aquellos centros que tienen se le dará más financiación y tendrán en abundancia, pero a los que no tienen, se les quitará aun lo que tienen. Es la ley del mercado. Aquellos “productos” más demandados son a los que tenemos que reforzar. Esta competitividad desembocará en una selección del mejor alumnado por parte de los centros educativos, para demostrar que los recursos han sido utilizados de forma eficiente.

Lógicamente, en este mercado competitivo las escuelas se harán más selectivas, tendiendo a rechazar al alumnado que presenta mayores dificultades y que pueda hacer descender su posición en el ranking de centros. Impulsa así una competencia y lucha darwinista entre centros, con recursos y medios cada vez más escasos, de consecuencias imprevisibles para la equidad del sistema. Los centros reaccionarán buscando la forma de estar en la parte más alta posible del ranking, dedicando el tiempo escolar de forma eficiente a preparar las reválidas para que los resultados del alumnado les permita estar en primera división, no sea que las familias ya no les elijan y la financiación se recorte. Ya no se tratará de qué puede hacer el centro escolar por el alumno o alumna que entre en él, sino qué puede hacer el alumno o alumna por el centro escolar para que suba y no baje en el ranking.

Es una ley que convierte la educación en una carrera de obstáculos. Enmarcado en una concepción de la educación dirigida fundamentalmente a la acumulación de conocimientos académicos por parte del alumnado, el modelo de evaluación que contempla la LOMCE pivota sobre la profusión de pruebas individualizadas externas, en 2º o 3º y 6º de primaria, y de reválidas al final de etapa, en 4º de la ESO y 2º de Bachillerato.

Toda esta profusión de pruebas y reválidas afectará al alumnado. Los exámenes de primaria son pruebas que afectan al expediente del alumnado (clasificándolo). Pero especialmente graves serán los efectos académicos de las reválidas de Secundaria para todo el alumnado, pues abren o cierran la posibilidad de continuar estudiando y sacar el título correspondiente. Quienes no aprueben serán expulsados del sistema educativo invalidando el trabajo hecho en años de escolarización.

Apuesta así por un modelo de enseñanza basado en la presión del examen, frente a un modelo educativo más centrado en las necesidades y motivaciones del alumnado. Es lo que el PP entiende por “cultura del esfuerzo” y “carrera meritocrática”. En vez de buscar estrategias y formas de motivar y entusiasmar al alumnado por el conocimiento y el aprendizaje, se concibe la educación como un camino de penitencia y sufrimiento, trufado de pruebas y exámenes continuos, que convierte la educación en un auténtico viacrucis recuperando el espíritu franquista de la “letra con sangre entra”, en el que las condiciones culturales y socioeconómicas familiares van a ser determinantes del éxito escolar.

Estas reválidas no son pruebas para conocer el estado o situación del sistema, no buscan luchar contra el fracaso sino más bien certificarlo, sirviéndose de él para expulsar del sistema educativo de forma prematura a una buena parte de los que han sido incluidos en los últimos treinta años.

Enrique Javier Díez Gutiérrez. Profesor de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de León y Coordinador del Área Federal de Educación de IU

--------------------
diciembre de 2009


Desde Anaximandro de Halicarnaso, seis siglos a.C., hasta Juan Bautista Lamarck, en el siglo XVIII, ya se había pensado en un proceso evolutivo, pero sólo Lamarck había propuesto un mecanismo biológico para explicarlo, que para él era la herencia de caracteres adquiridos por adaptación a los cambios del medio.

Todavía se enseña a los niños que en alguna parte de África las selvas se transformaron en sabanas y los monos tuvieron que adaptarse al medio, acomodando sus manos inferiores al suelo –ya no al ramaje–.

Se vieron obligados a erguir la columna vertebral y caminar en postura erecta, lo cual a su vez obligó a las neuronas a multiplicarse por la necesidad de vivir en mayor alerta. Así debieron abombar la calota y perder las crestas craneales, modificar el foramen mágnum en ángulo recto y no agudo, para ensamblar con las vértebras cervicales, y de una manera más rara todavía, tuvieron que modificar el coito dorsal en frontal, para poder reproducirse.

Pero esto es anticientífico, pues las adaptaciones somáticas de una generación no pasan nunca información a los códigos genéticos que permanecen inmutables, a menos que sean desprogramados por radioactividad o agentes capaces de penetrar el núcleo de la célula para alterar su información.

En cambio, el mecanismo propuesto por Darwin, o sea, la selección natural, es operable perfectamente para explicar modificaciones o acentuaciones del caudal genético dentro de una misma especie, pero jamás podría explicar el paso de una especie a otra.

A principios del siglo XX, Thomas Hunt Morgan y Hugo de Vries estudiaron el fenómeno de las mutaciones con generaciones de moscas y otros organismos, y dejaron en claro que éstas jamás incrementan o enriquecen el caudal genético. Al aparecer, estas mutaciones sólo producen aberraciones o monstruosidades y ninguna selección podría partir de éstas para evolucionar en una especie.

Los neodarwinistas que han hablado de "monstruos esperanzadores" o de "equilibrios punteados" de mutaciones al azar, inventan mitos de ciencia-ficción, pero la biología experimental no puede apoyarlos.

Un pez tiene dos cámaras en su corazón, un batracio tres; un pez recibe el sonido a través de su piel y un batracio tiene tímpano; el pez tiene lengua fija, el batracio extensible; los peces no parpadean, los anfibios lo hacen mediante una membrana que pasa por los ojos para limpiarlos y que el pez no necesita.

En cuanto a la respiración, hay algunos peces pulmonados que en el resto de su organismo nada tienen que ver con los batracios, como han habido aves dentadas que en todo lo demás son aves normales, o mamíferos ovíparos que en el resto de sus características son mamíferos. Si se tratara de especies de transición ésta se daría en toda su anatomía y fisiología y no en rasgos aislados.
Peces y anfibios ponen sus huevos en el agua y son fertilizados externamente, en cambio, los de reptiles y aves tienen un cascarón y el macho fertiliza a la hembra antes de poner sus huevos. Esto implica otro tipo de órganos sexuales y otro tipo de instintos.

Además, dentro del cascarón se deben desarrollar unas membranas especializadas: el amnios, que retiene el fluido en el cual crece el embrión, y el alantoides, que almacena los detritus y tiene vasos sanguíneos que recogen oxígeno del exterior y lo conducen al embrión.

Los detritus son expelidos mediante la urea en peces y anfibios y mediante el ácido úrico en los reptiles y vuelven a ser expelidos en la urea en mamíferos. Los reptiles entierran sus huevos, las aves normalmente los empollan, aquí procede también una modificación de los instintos.

Ya al llegar al paso de reptiles a aves y mamíferos, encontramos que los reptiles tienen una temperatura variable, mientras que aves y mamíferos tienen su propia temperatura sanguínea (son homeotermos), hasta ahora no hay quién explique cómo puede ocasionarse un salto biológico de esta magnitud.

El sistema respiratorio de las aves es totalmente diferente al reptiliano y al de cualquier otro animal. Posee bolsas o sacos para la circulación del aire unidireccionalmente de forma opuesta la circulación de la sangre, lo que hace que el cuerpo del pájaro nunca se sobrecaliente al volar.

¿Y quién va a explicar por selección natural el conocimiento innato que tienen las anguilas europeas de las corrientes oceánicas para atravesar el Atlántico, desovar en Las Bermudas, morir y lograr que sus crías repitan la travesía y regresen a los ríos o arroyos de sus progenitores? ¿O el conocimiento innato que tienen de las constelaciones las aves para hacer sus migraciones durante la noche, como lo demostró el doctor Sauer en el planetario de Bremen?

No puedo prolongar esto, pero las objeciones se multiplican en serología comparada, en la ausencia de fósiles intermedios y en profundos estudios de embriología comparada, pero la objeción genética es la definitiva, al no existir mutaciones favorables que den cuenta de cómo la selección natural pueda permitir el paso de una especie en otra.

Darwin no soñó siquiera que la biología moderna, con el conocimiento del ADN, iba a emparentar con la informática, pues hoy sabemos que tenemos entre 200 y 500 mil millones de células, cada una de ellas miles de veces más compleja que los más perfectos ordenadores fabricados por el hombre.

Sabemos también que estos organismos microscópicos y todos los demás organismos biológicos son sistemas de complejidad irreductible, o sea que no se pueden reducir a algo distinto o menor de lo que son: todas las partes de un organismo biológico funcionan de tal modo y sincrónicamente que si una no opera debidamente, se altera la función del todo.

Un sistema de audición en que estuvieran evolucionando el martillo, el yunque y el estribo, nunca hubiera servido de nada: o todo el sistema trabaja perfectamente desde el principio o no funcionaría.

Los evolucionistas lucubraron que la mandíbula de múltiples huesos del reptil se vio transformada en los huesecillos del oído del mamífero y sólo uno quedó en el maxilar, a lo que Emile Guyenot objetó que el pobre animal intermedio no podría masticar ni oír.

Del mismo modo, entre un reptil y un ave la transformación de extremidades en alas dejaría en medio unas membranas que ni permitirían volar ni correr. Si Darwin propuso que el eje de la evolución es la supervivencia de los más aptos, todos los ineptos intermedios –de haberlos habido– habrían dado al traste con cualquier evolución.

Por otra parte, argüir que los cambios de una especie a otra fueron de golpe y porrazo no es ciencia, es mitología.

En este 2009, Stephen C. Meyer, biólogo, geólogo, químico y filósofo de la ciencia, acaba de publicar "ADN Signature in the cell", obra en la cual agota todos los argumentos materialistas que pretenden explicar la informática del ADN como imposibles de explicarse en un panorama de ensayo-error de la naturaleza, sino sólo como obra de un diseño de Inteligencia Infinita.

Adiós Darwin, adiós para siempre adiós, aunque tus émulos pretendan revivir a tu momia eternamente. Adiós ya, al finalizar este año, para permitir que luzca la estrella de paz del Único que merece ser recordado siempre y nos ha legado una enseñanza sin error ni falacia.



-------
 EVOLUCIÓN E INVOLUCIÓN
Alberto Sáenz Enríquez  

La seguridad que se tuvo durante décadas sobre la verdad de la teoría evolucionista se desquebrajó en los últimos cuatro,  cinco o mas lustros cuando muchas y muy altas voces del ámbito científico- que ya no sólo religioso y educacional -empezaron a plantear serias dudas contra la teoría, provenientes de la embriologia comparada, la genética y aún la paleontologia y la antropologia ,muchas veces burladas ya de tiempo atrás por evolucionistas poco escrupulosos.

Se vinieron abajo las especulaciones de Richard Goldschmidt sobre los monstruos esperanzadores ( Mutantes al azar que dieran razón de la transición de unas a otras especies, lo cual es un imposible genético) , las de Stephen Jay Gould, sobre dinosaurios emplumados progenitores de las aves 
(descubriéndose que las supuestas plumas de estos reptiles son excrecencias colágenas de sus cadáveres al descomponerse),  las de Urey y Fred Hoyle ,sobre posibles traslados de materia viva intergaláctica en meteoritos  -sabido bien de lo imposible del ADN de sobrevivir condiciones extremas de temperatura- las de Stanley Miller y su creación de materia celular a partir de elementales aminoácidos sin la desviacion optica propia de los que integran la complejísimas proteínas...

Se pusieron al descubierto los fraudes o  los crasos errores de considerar ancestros humanos al Neanderthal con superior capacidad craneal a la nuestra, o a los australopitécidos , pitecantrópidos y sinántropos inventados a base de vaciados craneales manipulados defectuosamente, o de un érroneo examen de restos oseos de simios como Lucy etc.

Se puso al descubierto la falsedad genealógica de restos de proboscibios y équidos sin relación geográfica o cronológica que se exhibieron en multitud de museos y revistas, como lo denuncíó Norman Mac Beth  y se contó con la confesión de Niles Eldridge y del mismo Stephen Jay Gould de que lo que lo que se descubre en la estratigrafía paleontológica no es evolución de especies, sino un estado estacionario y escalonado por infranqueables abismos en el tiempo.

Otrosí la teoría evolucionista tuvo un efecto tremendo en la conducta de un ser humano persuadido de ser descendiente de las bestias.

La música perfecta y  esplendorosa de los Bach, los Mozart y los Handel, o la romántica y hermosísima de los Beethoven, los Chopin  y los Tchaikovsky cedió a los sonidos selváticos y bestiales de las partituras de Stravinsky y de Stockhausen, el elegante y palaciego vals se tornó en los ritmos animalescos del fox trot,el jazz, el boogie-boogie, el twist , el rock, el rap.....Johann Strauss se metamorfoseó paulatinamente en Michael Jackson...

Leonardo, Miguel Angel, Tiziano, Jacques Louis David e Ingres se fueron transformando en el esquizofrénico Van Gogh, el ferocismo de Matisse , los cubismos y desfiguracionismos de Picasso, Gris, Miró y Kandinsky y en un arte que no deja de ser magnífico por ser humano, al fin y al cabo, pero que parangona a las fieras...

Freud quiso ver en el hombre  una alimaña movida siempre por un fondo de sexualidad brutal e incestuosa y Marx vió al arte a la religión y a la filosofía, como simples entarimados de la base natural y material de la fenomenología de producción de mercancías.

Todo se volvió simiesco y hasta el culto religioso involucionó hacia lo bestial en arquitecturas extrañas muy lejanas del gótico, el barroco o el neoclásico, el culto a Dios ya no recibió los cantos sacros gregorianos o las misas de gran espiritualidad de Palestrina, de Haydn o de Bruckner, sino el adefesio de cantos de barriada, por conjuntos de desarrapados con los cabellos erizados y su horrendo sonido de guitarras, no al estilo señorial de un Segovia sino de la taberna y las discos....
















Desmontando a Charles Robert Darwin

darwin bien
La teoría de la evolución es absurda e improbable. Sin embargo, es absolutamente aceptada por casi todos los modernos científicos y pensadores. Incluso forma parte de la instrucción general que reciben los estudiantes en la enseñanza secular. Por esta razón me ha parecido importante analizar dicha teoría así como tratar de demostrar como los hombres “profesando ser sabios se hicieron necios”.


La evolución ha sido malinterpretada y falseada por arqueólogos y antropólogos. O bien coaccionados no dijeron más de lo que les convenía, o , simplemente, no se dieron cuenta de lo evidente.

Charles Darwin ha sido y sigue siendo el foco de todo un conglomerado de críticas constructivas y destructivas por parte de la comunidad científica internacional.

Si bien es cierto que a las grandes élites del poder económico, político y social les ha interesado mantener la versión primitiva del eugenista Darwin como el origen de nuestra raza (término no acuñado por ciencias sociales y descriptivas como la antropología), otras ramas de investigación como la paleontología y la biología se han encargado de matizar aquellos elementos erróneos y confusos de esta teoría.

A fin de cuentas, la teoría de Charles Darwin únicamente ha servido para extraviar a toda la humanidad del conocimiento acerca de su verdadero origen. Del mismo modo, se ha demostrado que el Darwinismo social se usó como eslogan de doctrinas tan totalitarias y sangrientas como el nazismo de Adolf Hitler.

No es nuevo ni debemos sorprendernos ante el hecho manifiesto de la manipulación masiva de los libros de historia. Estos imparten  unos conceptos no constadados científicamente. Unos conceptos que sólo responden a las interpretaciones banales de unos cuantos charlatanes.
Iniciémonos en el despeje de tanta incerteza con un concepto básico: la Teoría de la Evolución, es, directamente, una tomadura de pelo, sin ningún fundamento científico, pues como su propio nombre indica es una simple teoría hipotética, que además es absurda ,denigrante y del mismo modo, fácilmente demostrable.

El “Australopithecus” se supone que es, según la teoría de Charles Darwin, la pieza clave; el eslabón que va desde el mono al hombre, una especie de ser mitad mono mitad hombre. En ningún momento de la historia pasada se ha hallado ningún resto de australopithecus.

El Eslabón Perdido” sigue sin aparecer, ni aparecerá nunca, ya que es posible que el término no se refiera a un ancestro perdido, sino a una interpretación del por qué dejamos de ser animales.

La teoría de una evolución animal no fue ideada por Charles Darwin, sinó que esta fue preconcebida años antes por su abuelo:Erasmus Darwin. El abuelo de Charles fue  un personaje perteneciente a distintas logias masónicas de categoría en Inglaterra. Además, fué el que introdujo al joven Darwin en la idea de una supuesta evolución de las especies. Demostrable es a su vez, la financiación que Charles recibió de grupos masónicos y eugenistas pertenecientes a las clases más ricas de Inglaterra

El supuesto ideólogo de dicha teoría, ha sido durante toda su vida partidario de ideas pro eugenistas tales como la erradicación del hombre irlandés amparándose en la interpretación que el mismo realizó tras fijarse en modelos de comportamiento sociológico . Definía al irlandés como un hombre basto, alcoholizado y violento. Por el contrario, definió al escocés como un hombre sereno, apacible y amable.

La propia mujer de Darwin, Emma Wedgwood, se mantuvo firme en su creencia cristiana y repudió durante toda su vida la teoría de su entonces marido.

Los ingresos que obtuvo Darwin por la venda de su teoría fueron de unos 15.500.000 euros aproximadamente. Sin lugar a dudas se trata de una cifra astronómica obtenida mediante el engaño.

La teoría de la evolución ha presentado en sus argumentos un seguido de eslabones pertenecientes, supuestamente, a la cadena evolutiva. Tales especímenes son:

El  homo heidelbergensis: este fue hallado en Alemania y fué datado con una antigüedad de 3 millones de años. Resultó ser una estafa, el maxilar hallado resultó ser de un hombre normal.

El Zinjanthropus.  Louis B. Leakey anunció el hallazgo de los restos de un hombre primitivo en África en el años 1959, datado en 1 millón de años. En 1972, el propio descubridor admitió el fraude de su descubrimiento.

El hombre de Piltdown: este fue catalogado por parte de toda la comunidad científica como el famoso eslabón perdido durante un periodo de más de 40 años. El hallazgo sucedió en Piltdown, Inglaterra, en el año 1912. Se estimó una antigüedad equivalente a 500 años.

Sin embargo, nos encontramos ante otro fraude manifiesto dado que la mandíbula hallada resultó pertenecer a un orangután. En 1953 los científicos John Winer y Samuel Oakley examinaron los restos de Piltdown y descubrieron el fraude. Además, el cráneo pertenecía a un hombre moderno.

El hombre de Pekín: no podemos constatar la veracidad de dicha especie ya que en la segunda guerra mundial los restos que fueron previamente hallados en 1920 en China, cerca de la gran ciudad de Pekín, fueron robados. El año del descubrimiento se encontraron restos varios, cráneos de mono y los restos de fuegos, al parecer, todos de carácter doméstico.

El hombre mono de Java fue un descubrimiento realizado por el evolucionista Eugene Dubois en 1891. Los restos hallados constaban de: una porción de un cráneo, tres dientes molares y un fragmento de un fémur izquierdo. Hubo una ocultación de información importante, ya que Eugene Dubois no comunicó el hecho de que no encontró los restos todos juntos, sinó que los halló separados más de 25 metros en el lecho de un río.

Años después del hallazgo, el propio descubridor confirmó el fraude. Los huesos se trataban de restos de humanos. La porción de cráneo fue atribuida a un mono. Posteriormente, la arqueología sufrió un gran revuelo ya que se hallaron nuevos supuestos restos. Se pudo comprobar la mentira, ya que se trataba de una rótula de elefante.

El Hombre de Nebraska: en este caso cabe destacar el hecho de que los evolucionistas inventaron un registro absurdo basado en una interpretación no científica. Catalogaron al espécimen (del cual solamente se halló un diente) en una antigüedad correspondiente al millón de años. Se descubrió el fraude al descubrir que el diente encontrado perteneció a una especie de cerdos ya por aquel entonces extinguida. Fuentes científicas de la revista Nature ubicaron a esta especie en Paraguay.

El Ramapithecus: se confirmó que el supuesto espécimen era un tipo de orangután.

El Homo habilis: dicha criatura no es considerada como perteneciente a una clasificación válida ya que los restos encontrados de habilis pertenecen a monos y además se considera que este grupo de especímenes son en realidad un conglomerado de piezas que pertenecen a otros grupos de individuos tales como el Homo Erectus o el Australopithecus.

El hombre de cromagnon es igual al hombre.

El Australopithecus: sin lugar a dudas, la variedad más conocida ha sido el Australopithecus Afarensis. Más concretamente, el fósil de la mundialmente conocida “Lucy”. No obstante, estudios del cráneo, los huesos y el oído interno han confirmado las sospechas que definían a Lucy como un chimpancé pigmeo.

El Homo erectus. El homo erectus convivía tranquilamente y al mismo tiempo con el ser humano normal, por lo que no es ningún antepasado remoto. Los estudios han demostrado que era igual que el Homo Sapiens actual.

El hombre del Neardenthal: se han realizado una gran cantidad de reconstrucciones que han mostrado al espécimen encorvado como si este se tratara de una especie de hombre mono. A día de hoy se ha acabando aceptando el hecho de que dicha curvatura  era debida a una enfermedad tal y como se demostró en 1958 mediante un examen a un espécimen de hombre de neanderthal anciano, el cual padeció artritis tal y como se pudo demostrar. No cabe lugar a dudas de que el Neanderthal es un sinónimo claro de la raza humana.

Hoy en día el Hombre de Neanderthal es clasificado como Homo Sapiens.
A modo de conclusión, cabe destacar que, a día de hoy, nos seguimos encontrando con la aparición de todos estos personajes simiescos inventados en los libros de texto que se enseñan en las escuelas y en las universidades.

La difusión en la enseñanza pública y privada de toda esta ciencia fraudulenta se viene impartiendo desde siempre bajo las directrices de los ministerios de educación, los cuales siguen órdenes directas y estrictas del organismo que controla y aglomera en sus corruptas arcas todo el patrimonio arqueológico de la Tierra: la UNESCO.