10 julio 2014

HOLLYWOOD : Arma de manipulacion masiva - no de diversion

¿Es realmente el cine un simple espectáculo de entretenimiento?

Si bien, el cine y la industria cinematográfica son vistos por las personas como un elemento de sana diversión y entretenimiento, esta disciplina tiene en realidad una naturaleza perversa, que pretende manipular e incidir en todos los aspectos del comportamiento humano, ser una herramienta para moldear todas y cada una de nuestras actitudes frente a la vida.

La industria del cine es un conglomerado de corporaciones, fusiones empresariales, mecenas, relaciones corporativas, y al fin y al cabo, una “industria”, si bien es cierto que muchas veces se incluye como “industria del arte”, esto en su concepción es una aberrante contradicción, ya que el arte y la industria son opuestos por naturaleza.
No en vano, la figura preponderante en el cine es la del “Productor”, dominante por encima de las demás figuras, siendo la primera que aparece en cualquier título, antes que cualquier director, actor o guionista.

Aún así esa proclamación de la industria del arte, ya nos revela que el cine no es más que eso, una parodia del arte, o expuesto mas claramente, una industria que se nutre de una máscara en forma de arte como bien para el pueblo tras la cual se esconde su verdadera naturaleza:

un medio de adoctrinamiento, implantación de ideas y programación de la psique de la sociedad.

El cine nació en Paris el año 1895, como industria, y no como arte, aunque luego se le añadiera esa “etiqueta” de séptimo arte, alegando que era un medio que incluía varias o todas las artes en una, pero eso no anula su naturaleza de concepción. En un inicio fue un potente generador económico, acelerando el crecimiento de su industria, fusiones y en definitiva, la formación y focalización de la “meca del cine”, en Hollywood, Los Ángeles, Estados Unidos. En 1929, en medio de la gran “crisis” de dicho año, aparece el cine sonoro, siendo unánimemente apoyado por todas la productoras, evidentemente ya no por su potencialidad económica, si no por su poder “propagandístico”.

---------------------------------
Hollywood - sionismo



Louis B. Mayer (segundo por la izquierda) e Irving G. Thalberg (segundo por la derecha) con, entre otros, Norma Shearer, actriz y esposa de Thalberg (a su lado), en la MGM en 1930. Getty Images

La imagen del american way of life que ha germinado y cuajado en cualquier espectador nació en los estudios de Hollywood en los años treinta.
El ultraderechista Will Hays, el del código de censura, la definió como “la quintaesencia de lo que entendemos por Norteamérica”.  

Y la paradoja es que quienes crearon ese mito, quienes fundaron las majors (los grandes estudios de cine) de Hollywood, no fueron estadounidenses de nacimiento, sino un puñado de judíos procedentes del centro y del este de Europa
Tambien fueron judios del este de Europa todos los guionistas de la epoca.
Asi Hollywood se convirtiò en la nueva religion de America. 

http://cultura.elpais.com

 Se conoce con el nombre de cine sionista a las producciones cinematográficas que abierta o subrepticiamente promueven los valores y los ideales del sionismo, o bien, del supremacismo judío. Cerca de un 90% de las producciones hollywoodenses contienen en mayor o menor medida mensajes que las inscriben en el registro del cine sionista.

 http://es.metapedia.org/wiki/Cine_sionista

--------------------------------------------

Wikileaks devela cooperación entre Hollywood y la Casa Blanca

En más de 170 mil correos electrónicos y 30 mil documentos de la empresa de Sony Pictures Entertainment, quedó en evidencia que el Gobierno de Estados Unidos pidió colaboración a la industria cinematográfica para crear una imagen interesada de Rusia y el autodenominado Estado Islámico.
La plataforma de filtraciones Wikileaks reveló este viernes las relaciones del Gobierno de Estados Unidos con la productora de cine Sony Pictures Entertainment para librar una “guerra mediática” contra el autodenominado Estado Islámico (EI) y Rusia. 

Se trata de más de 170 mil correos electrónicos y 30 mil documentos internos filtrados por Wikileaks, que revelaron la estrecha relación entre el Director Ejecutivo de la productora cinematográfica, Michael Lynton, con el presidente estadounidense, Barack Obama. 

Lea aquí: Wikileaks revela que la CIA alentó asesinatos políticos
 
Uno de los mensajes publicados por Wikileaks es una invitación a una cena en la Casa Blanca con la familia Obama, la cual fue enviada por la jefa del personal de Michelle Obama en ese momento, Kristen Jarvis.
En el archivo hay unas cien direcciones de correo de personal de Sony vinculado con el gobierno de EE.UU. 

Por otro lado, los correos electrónicos también dejaron al descubierto las conexiones entre Sony Pictures y el Partido Demócrata, cuyas cenas de recaudación de fondos contaban con la presencia de la cúpula empresarial.

 


"Guerra informativa"

En 1948 la industria del cine sufre una demoledora crisis económica que provoca que a partir de ese momento, esta industria esté básicamente financiada por fuerzas políticas, iniciando la actual estructura del cine, una industria propiedad y dominada por un entramado político-corporativo-militar-empresarial.

En efecto, ocurre exactamente lo mismo que con la relación de la industria farmacéutica con la petrolera y armamentística, los propietarios y mecenas se funden y interaccionan entre ellos, revelando la estructura de poder actual: Supraentidades que en la cúspide dirigen estructuras que por su aparente naturaleza no tienen ninguna relación entre sí, auque evidentemente, si la tienen: el poder y el control.

Si echamos un vistazo a la estructura de la industria cinematográfica observamos que ésta ha ido transformándose desde un amplio entramado de empresas hasta progresivamente ir consolidándose, a través de fusiones, pactos y supuestas rivalidades hasta formar lo que se conoce, incluso en su propio ámbito, como el gran 6.

Así pues el gran 6 lo forman:

Twenty Century Fox, que abarca cine, música y televisión.

Paramount Pictures, perteneciente a la superestructura Viacom que sostiene a otras grandes productoras como Dreamworks o MTV Productions.

Universal, extensión en el mundo del cine de la poderosa General Electric, implicada en la industria armamentística y nuclear.

Sony Pictures, que abarca a productoras del calibre de Columbia Picures, Metro Goldwyn-Mayer o Tri-Star.

Warner Bross Entertainment, enorme corporación que incluye cine, música, televisión, industria de juguetes, parques infantiles y turísticos, y Buena Vista

Motion Picures, con Touchstone, Miramax, Walt Disney Productions y muchas más corporaciones en su haber.

El gran 6 produce el 60% del cine mundial y distribuye aproximadamente el 85% de las producciones norteamericanas y europeas.

Tras esta estructura básica, muchos podrán decir que si bien el alcance de poder de estas productoras es amplio, no lo abarca todo, pero si tenemos presente la naturaleza político-corporativa de la industria del cine, junto a su militarismo institucional colaboracionista, entenderemos que si aceptamos que el poder fáctico es supranacional, y que supera fronteras y no entiende de banderas, su aplicación es exactamente la misma.

Para ilustrar este aspecto, nos referimos a una parte del texto “La danza final de Kali” dedicada a la industria del cine que puede aclarar dudas:

“Para ilustrar esto, bastaría echar un vistazo al cine en apariencia fuera de la escena de Hollywood, y muy especialmente al cine europeo.

¿Qué sería el cine europeo, incluso el más alternativo, sin las subvenciones de los ministerios de cultura y los patrocinios corporativistas? 

Respuesta: No sería nada.

Y lo que resultaría más interesante para los ciudadanos, no saquearían las arcas públicas abiertas a los Alí-babá de la industria artística moderna.
Interesante estructura de financiación la del cine europeo: el público potencial de una película financia a través de sus impuestos a una producción que será ofertada comercialmente a ese mismo público.
 Si el incauto público paga dinero por ella, la subvención de la siguiente producción será aún más suculenta.
Así se “produce” el arte de los jóvenes cineastas europeos, que, en última instancia aspiran a ser valorados, distribuidos, dirigidos, o incluso producidos, por el gran 6 americano.

Habiendo descrito el escenario Norteamericano y Europeo, no está de más decir que para la cultura oriental ya existe Bollywood –que con el nombre ya no tiene necesidad de explicación alguna– como una extensión más, adaptada a un territorio concreto de ese monopolio cinematográfico industrial.

Además de todo esto, es necesario observar, que el cine a día de hoy no es un negocio económicamente rentable en sí mismo.

¿Alguien cree que con la recaudación de las taquillas y el merchandising que se mueve al rededor de toda producción se pueden pagar las desorbitadas cifras que suponen el gasto para sufragar a los actores, directores, guionistas, productores, y la interminable lista de componentes que conforman una película y además generar un beneficio que lo convierta en rentable?

Y eso sólo una vez hecha, porque realizarla ya supone un gasto igual o superior.

Claro está, el que quiera creerlo, se basará en los datos de las plataformas informativas que nos dicen: la película ha costado 150 millones y su recaudación ha sido de 200 millones, ahí está, todos tranquilos, el mercado lo explica todo.

Pues bien, si un negocio que no es rentable por sí mismo es apoyado y sumamente alentado y promovido por intereses político-corporativistas, por algún motivo será.

Si no es rentable por sus propios medios y autosuficiente es precisamente porque no lo es en esencia, su rentabilidad se traduce en el beneficio que genera a través de su influencia en todas las facetas de la sociedad, sería como si un vendedor de zapatos no pudiera ver en su negocio rentabilidad con la venta de estos pero su negocio fuera rentable porque vender zapatos le proporciona beneficios provenientes de la venta de coches, alimentos, moda, en definitiva, en todas, y absolutamente todas las facetas de la sociedad. Pero no olvidemos que el lucro económico es el menos importante de los factores de está industria. El cine es rentable para sus propietarios, porque permite –y de una forma abrumadora– diseñar, dirigir y controlar todos los aspectos de nuestra existencia.

¿Y porque un cineasta querría controlar y diseñar nuestra existencia?…por ningún motivo, quien aún crea que la industria del cine es una industria de cineastas artistas, seguramente creerá que el sistema no funciona bien porque está corrupto (no porque lo sea desde su concepción), para lo que es necesario escoger bien a los líderes, y también creerá que disfruta de una vida libre de injerencia. El cine es una herramienta más, de hecho una de las más poderosas y eficientes, en el proceso de moldeamiento del hombre a los intereses de la élite dirigente.


HOLLYWOOD y SUS RELATOS "CREANDO" LA REALIDAD
EL CASO WATERGATE EN HOLLYWOOD
"LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE"

 "Toda esta historia de los valientes periodistas enfrentándose al poder es una ilusión diseñada por Hollywood. 
Hasta "Todos los hombres del presidente", la famosa película sobre el Watergate, con estos dos periodistas correteando por ahí, hablando con secretarias de administración, destapando la verdad sobre una conspiración de pinchazos.
No, esto era una disputa de facciones entre Nixon y el FBI. Y el FBI escogió a sus periodistas favoritos dentro del Washington Post y les fue dando información para asegurar su posición en esa guerra de facciones.

De hecho, en los correos de Hillary Clinton que publicamos recientemente, en esos mismos 2.000 correos de Hillary Clinton, se dice que Bob Woodward, el supuesto "héroe" del Watergate, es un activo del FBI."

-----------

EL CINE COMO LABORATORIO
Alejándonos de la interacción habitual con el cine, podemos ver claramente a la industria cinematográfica como un laboratorio, donde se trabaja en la creación de ideas, ideologías, valores, tendencias, necesidades, prioridades, estereotipos, imágenes, arquetipos, principios, identidades, y en su máxima concepción “supuestas verdades”. Y, ¿a quien van destinados todos estos elementos?, ¿quien es el sujeto sobre el que trabaja dicho laboratorio?, pues usted, yo, todos. El laboratorio requiere de unos científicos, de un sujeto donde experimentar, y de unas substancias o elementos para experimentar sobre ese sujeto, y claro está, por encima de todo esto, un laboratorio se rige por la existencia de un objetivo, se experimenta en pro de conseguir algo. ¿Que es ese algo? Ese algo no es más que la conciencia del hombre, su autopercepción y su relación con los demás seres humanos y el mundo.

Así pues, el laboratorio cinematográfico moldea la conciencia del ser humano a través de la utilización de elementos concretos. ¿Cuáles son esos elementos?, pues bien, dependerá de que tipo de moldeamiento se desee. Y eso se definirá según los intereses concretos de cada momento en la línea histórica.
Si pensamos que el cine, basa su contenido en relación a las “modas”, deberíamos  preguntarnos o analizar a lo que comúnmente llamamos “modas”.

Es común creer basándose en la concepción economicista, que cualquier industria, y en este caso concreto, la cinematográfica, se guía a través de los gustos de aquellos que serán sus consumidores, pero ¿Es realmente así? ¿Son los consumidores los que dan forma a los productos que las industrias producirán para satisfacer dichas preferencias temporales, o por el contrario son las industrias las que producen tendencias que inculcan a sus consumidores para que demanden aquello que les conviene ofrecer?

La explicación economicista del funcionamiento del mundo, es una forma muy sutil de distraer la atención y conciencia del ser humano en un mar de números, en los conceptos de pérdida y ganancia, para así vaciar toda posible concepción de cualidad bajo toda iniciativa o proceso. Las “modas”, una vez instauradas y conseguido que el público las demande, evidentemente ya se puede considerar que es algo dirigido por el consumidor y no el productor, pero claro está, eso es una lectura superficial que no refleja su origen ni naturaleza, e invito al lector a que haga esta misma observación en la faceta que quiera, y si afina y es honesto, podrá ver el mismo proceder en todas y cada una de ellas.

Se da por sentado que el mundo se mueve por dinero, y aunque es así formalmente, se mueve por dinero a través de unos objetivos, no por el dinero mismo. La concepción del dinero como raíz de todo movimiento es la coartada perfecta inculcada al ser humano para que los “científicos de laboratorio” puedan aplicar respaldados en una falsa necesidad monetaria todo objetivo en su investigación.

Bien, volviendo al cine, decíamos que esta industria producía e inculcaba conceptos, ideas, tendencias…. para que sus consumidores demanden aquello que quieren ofrecer.

¿Y que es lo que quieren ofrecer?, pues eso dependerá del momento concreto, así, si realizamos una observación a lo largo de una línea histórica y paralelamente, a su lado, otra de la industria cinematográfica con sus contenidos y formas, podremos encontrar claramente, hasta pasmosamente, una única línea. Retomando el símil del laboratorio, para conseguir un resultado concreto, los investigadores trabajan semanas, meses, años introduciendo elementos, substancias, medicamentos…. hasta que consiguen su objetivo, es decir, desde que se comienzan a aplicar unos procedimientos hasta que se consigue el objetivo, pasa un tiempo, que por lo general suelen ser años, décadas, e incluso siglos.

Este principio es importante para entender la relación del transcurso del mundo y el cine, ya que si se intenta ver una relación directa entre el cine y la vida en su mismo momento histórico, aunque cada vez se solapan más, siempre habrá una distancia entre los dos, distancia que no es más que ese tiempo que transcurre, entre el inicio de la aplicación y el logro del objetivo. Esto estaría relacionado con la idea anteriormente expuesta de las “modas”, así pues, es común que el ser humano crea que el cine tiene paralelismos con la historia porque este se nutre de ella, y, aunque en algunos casos es así, en su amplia mayoría suele ser, al igual que afirmábamos con la moda, a la inversa. O sea, el cine produce e inculca unas ideas, conceptos, principios, necesidades, urgencias… para más adelante vender una historia a la medida de su objetivo.

En este trabajo de laboratorio, existen elementos primordiales y de mantenimiento, así, del mismo modo que en medicina se aplican ciertas medidas para conseguir un objetivo, al alcanzarlo, se mantienen estas medidas como dosis de “mantenimiento” y se trabaja para avanzar y llegar a un siguiente objetivo, así los objetivos ya alcanzados, pasan de ser primordiales, a ser mantenidos mientras se trabaja en unos nuevos de primer orden. Si observamos la vida y paralelamente el cine y sus contenidos podemos ver cuales han sido estos elementos primordiales, y después de ser realizados, su mantenimiento, así como los nuevos de primera importancia.

LA LÍNEA HISTÓRICA Y LA LÍNEA CINEMATOGRÁFICA
Desentrañar todos y cada uno de los objetivos del cine desde lo que lo conforma y su reflejo en la sociedad no es tarea nada fácil, ya que esto requiere desgranar todas y cada unas de las facetas del hombre, tanto a nivel físico como mental, desde hace décadas. Pero intentaremos hacer un esquema que refleje al menos de manera elemental el proceso hasta el día de hoy.
En primer lugar, la aparición del cine de Hollywood más que introducir ideas requería de captación como nueva forma de existencia, se tenía que llamar la atención del hombre y llevarlo al terreno requerido, dónde una vez afincado se pudiera experimentar con él y moldearlo.

Los objetivos detrás de ese proceso de absorción no eran otros que ofrecer la ilusión de la posibilidad de un mundo mejor, de aventuras increíbles, de un mundo “ahi fuera” (¿dónde?) que fuera irresistible para el hombre que aún vivía en concordancia con algún aspecto tradicional, así como la veneración de la ciudad como núcleo de posibilidades, de realización de sueños y de atractivas metas por alcanzar.

Sobre este asunto, Félix Rodrigo Mora, decía:

“Yo soy muy hostil al cine porque me parece que es un aparato de adoctrinamiento colosal, eso no quiere decir que no haya películas buenas, pero yo me refiero al cine como gran negocio, como sobre todo cuándo yo era joven había estos cines de barrio, dónde la gente entraba ahí y se tragaba dos películas cuatro veces por semana, aquello era tremendo, te dejaban el cerebro planchado. Y además, el cine tiene un gran poder de penetración, porque es una sala oscura, se combina sonido, luz, música, actores, paisajes… ya algo de eso había en el teatro, pero el teatro no tenía tanta capacidad de penetrar. Las películas de Hollywood de los años cincuenta son terribles, sobre todo ya con el cine en color, es algo que supera la mente humana, la mente humana queda colapsada.
Yo recuerdo haberlo hablado esto con gente muy mayor, que ellos fueron sacados de los  pueblos por el cine, en su pueblo no había cine pero iban a un pueblo grande de al lado, e iban a ver una película, imaginaos un hombre o una mujer que en el año cincuenta viera una película de  Hollywood, por ejemplo en el cincuenta y cinco, con aquellas actrices tan espectaculares, o con estos actores tan guapos, Gary Cooper, la gente se quedaba… era como un impacto. Ellos se volvían a su pueblo o su aldea y ya no querían saber nada de aquello, querían ver ese mundo, era una absorción.

Entonces eso es un atentado a la libertad de conciencia. En mi familia había un hombre impresionante, él vivía imitando a Gary Cooper, porque se parecía un poco físicamente.”

Así pues, en sus inicios, el cine trabajó por absorber a la población rural y tradicional al nuevo mundo a través de las promesas y posibilidades de una vida mejor y más llena, identificar a las ciudades como lugar donde “progresar”, para debilitar el mundo rural y tradicional ya muy debilitado de por sí, y comenzar a crear el arquetipo del nuevo hombre. Este hombre era arrogante aunque encantador, elegante, ya más preocupado por su imagen externa y su reputación. El arquetipo de hombre moderno era alguien que vivía en la ciudad o trabajaba en ella dándole a su actividad laboral una importancia suprema. Su relación con los demás era de competencia (siempre presentada con cortesía), competencia por un puesto o una mujer mayoritariamente, y se empezaba a dibujar la infidelidad como un aspecto que seria mantenido hasta hoy día.

Muchas veces este “nuevo hombre” era de origen rural pero había marchado a la ciudad para “progresar”, y aunque mantenía un vinculo sentimental, era algo mas folklórico que real, al igual que siempre aparecía el amigo que no había marchado del pueblo, que aunque siempre muy bonachón, era presentado mas o menos disimuladamente como un perdedor. En las relaciones sentimentales, se presentaba a hombres distantes, temerosos de mostrase por mantener esa imagen que tanto les preocupaba, y que al fin y al cabo les hacia “Galanes”, la gran figura del arquetipo de actor de las primeras películas. Ya se insinuaba la picaresca, mostrando la tentación del engaño, siempre superado por su “galantería” pero sufrida por la dificultad de resistirse. La mujer era una figura secundaria, que tenía una importancia remarcable, pero de manera sigilosa, era alguien que aceptaba su subordinación pero se salía con la suya en esa guerra fría entre sexos. Más adelante apareció “la femme fatale”, una mujer enigmática, arrogante tanto o más que el hombre, y con un poder de seducción “mágico”. Aún así, esta mujer, generalmente tras ese dominio aparente estaba interiormente torturada.

También se producían títulos dónde se le enseñaba al incauto espectador lugares del mundo que ni tan sólo había imaginado, llenos de exotismo, aventura, seducción y todas las maravillas imaginables.

Ese era el inicio de la introducción de la idea del “turismo”. ¿Alguien se ha parado a pensar que ser humano podía desear hacer “turismo”, pensando en todo lo que significa actualmente, antes de la aparición del cine? Podemos pensar que eso es un avance, pero honestamente no creo que sea así, se ha cambiado la cantidad por la calidad y cualidad, ahora puedes ir a cualquier parte del mundo, pero no conoces nada, el turismo es una especie de videojuego donde semi-interactuas con un escenario de manera poco más humana que lo haces visionando un programa de viajes en el televisor, si antes del cine alguien viajaba, ese viaje se convertía en una experiencia integral, donde vivía los detalles, claro está, sacrificando la comodidad, otorgándole la posibilidad de experimentar con conocimiento y pausa lo vivido.

Entre los títulos de las primera épocas, también abundaban tramas de espías, detectives que abrían la caja del morbo de la privacidad descubierta, y la ciencia ficción comenzaba su progresiva andadura, primordial en todo el proceso, con historias de extraterrestres que sacudían la mente del espectador con límites que jamás hubiera concebido.

Muchas de esas películas se han vuelto a hacer en “remakes” en nuestros tiempos. Así mismo, se producieron algunos títulos de tinte histórico, dándole al espectador la oportunidad de “conocer” (?) su historia pasada, de una manera entretenida y cómoda, sin tener que esforzarse. Además de la historia, la pre-historia se convirtió en un género preponderante, presentando ese mundo de hombres “primitivos” semi-animales luchando con dinosaurios.
Algunos títulos remarcables de esas primera épocas, entre muchísimos podrían ser:

Casablanca, Que bello es vivir, Gilda, Cantando bajo la lluvia, El mago de Oz, La reina de África, Un tranvía llamado deseo, Los diez mandamientos, Ben-Hur, Rebelde sin causa, King Kong, La invasión de los ladrones de cuerpos, Ultimatun a la tierra, Desayuno con diamantes, El Graduado, 2001- una odisea del espacio, la noche de los muertos vivientes, el buscavidas…. y muchos otros títulos.


LA DÉCADA DE LOS 70
En los años 70, el cine adquiere una fuerza enorme, con grandes avances en los efectos especiales y en las herramientas para comunicar sus mensajes. Cada vez la violencia es más explícita, se muestra cada vez a personajes más decadentes, el cine de terror se posiciona con fuerza, el sexo es cada vez más explícito y en definitiva se muestra un lado sombrío del ser humano (del nuevo hombre que desea el cine), eso si, junto a los héroes y galanes de siempre. Las relaciones sentimentales adquieren un tono más abierto, siempre impregnadas de un machismo muy presente, acompañado de una mujer en proceso de “liberación” que empieza a vulgarizarse en pro de una modernidad “cool” dónde lo irreverente es sinónimo de estar a la onda.

Y evidentemente, todo lo presentado anteriormente se mantiene con igual o más fuerza. La ciencia ficción se perfecciona y se presentan títulos que marcarán un antes y un después en la mente del espectador. Algunos títulos podrían ser:

El Padrino, Grease (dónde un cerebro hueco, machista, inculto, violento, inseguro, chulo e inmaduro, pero que baila muy bien, es el héroe de una princesita encantada de su amor), La Guerra de las Galaxias, Tiburón (enorme trabajo subconsciente), El exorcista (película clave en la modalidad del terror psicológico), Alien el octavo pasajero, Rocky (el gran sueño americano al alcance), Taxi Driver (arquetipo del hombre perturbado), La profecía, Alguien voló sobre el nido del cuco, El expreso de medianoche (los peligros de ir contracorriente), La naranja mecánica (apología a la violencia integral), Carrie, Mad Max (uno de los primeros Apocalipsis), El Cazador, La matanza de Texas, Chinatown, Star Trek, El imperio de los sentidos (mito pornográfico), y un sinfín más.

LOS AÑOS 80
En los años 80, el cine se caracteriza por haber consolidado los arquetipos pasmosamente, la imagen está totalmente integrada en las conciencias, y ya existe un mundo virtual asentado en las mentes. Las películas cada vez basan más su potencial en la imagen estereotipada, en un gran paso del cine a nivel mundial. La figura del rebelde gana fuerza (ya presentada por James Dean y Marlon Brando con anterioridad), siempre un hombre marginado, decadente, autodestructivo, antisocial, alcohólico y fumador generalmente, agresivo, pero presentado siempre por los actores más deslumbrantes y siempre con un encanto sin igual, tanto para mujeres como para hombres. Claro está que este arquetipo de rebelde resulta ser el rebelde menos rebelde que puede existir, un rebelde que siempre acaba cediendo a la bondad moralista en su interior e integrándose de alguna manera a la comunidad siendo un ciudadano ejemplar, y si no, un rebelde sin “remedio” que contiene su encanto y gancho en su firmeza pero siempre pagando el alto precio de no ceder al establishment, mensaje potente donde quepa.

La ciencia-ficción y el terror siguen su progreso ascendente, tanto en medios como en cantidad. Estados Unidos se promociona aberrantemente como un país liberal, como una tierra de sueños y aventuras, la imaginería presentada en esta época es de una fuerza sin igual, los arquetipos americanos calarán hondo en la psique del ser humano bombardeado por la increíble fantasía y atractivo de las barras y las estrellas. La chulería se presenta como algo atractivo y moderno, como una característica primordial del nuevo hombre, aunque claro está, para mantener la balanza continua habiendo héroes y galanes. Se afianza la figura del poli duro, un tipo atormentado por duras vivencias, que se abre paso en la vida a través de la irreverencia, el estar de vuelta de todo, y una superioridad incontestable, siempre vestida de humildad (falsa), un humor irresistiblemente atractivo, y unas cualidades físicas cercanas a una maquina.

El sexo sigue su asentamiento como presencia absoluta, y la familia se comienza a exponer como una entidad frágil, dónde el progreso natural inevitablemente debe modificarla. La adolescencia es una faceta atacada sin escrúpulos, los chicos y chicas son un hervidero de hormonas que ceden irremediable y gustosamente a unos años “mágicos” de excesos, relaciones sexuales impulsivas, frenesí encantador y vidas al límite, siempre presentados como maleducados con sus padres y vendiendo la picaresaca, el interés y la capacidad por lograr el éxito como valores primordiales, además de presentar a la universidad como el templo del conocimiento y de manera pareja como el templo del placer y los sueños adolescentes.

El adolescente estereotipo es guapo, deportista, listo (que no inteligente), atormentado, y con la cabeza llena de dudas absurdas presentadas como existenciales. La chica se limita a ser la animadora novia del quarterback, y su máxima aspiración es acceder a la universidad, sacarse la carrera, conseguir el trabajo soñado, y formar la familia con el guaperas de turno que no quiere dejar de ser rebelde por ella.

La influencia del militarismo se acentúa, ensalzando al héroe de guerra, y presentando dramas bélicos con toque humano y de un patriotismo exagerado. Se introduce la comedia alocada, que en medio de un absoluto disparate aprovecha el aparente ambiente inofensivo del humor para introducir mensajes e inculcar actitudes nada graciosas. La figura del psicópata se aposenta para no irse jamás. En definitiva, una época gloriosa para el cine, no tanto para el ser humano.

Algunos títulos de los ochenta entre muchos otros son :

Regreso al futuro, Terminator (título clave para la introducción del hombre-máquina), 
ET el extraterrestre (grabado en el subconciente de gran parte de la humanidad), La jungla de cristal (la amenaza terrorista asoma la cabeza, precisamente en un rascacielos), El club de los poetas muertos, Superdetective en Hollywood (otro macarra como héroe), Poltergeist (impacto psicológico donde los haya) , Blade Runner, El precio del poder, Platoon, Conan el bárbaro, Cocodrilo Dundee (el tonto de pueblo encantado de ser adoptado por la gran manzana), Memorias de África, La ley de la calle, 
Posesión Infernal, Starman (El New Age haciéndose hueco), La Rosa púrpura del Cairo, 
La historia interminable, 
El Imperio contraataca, 
La chaqueta metálica, la Mosca, 
las Amistades peligrosas, 
 El cartero siempre llama dos veces, 
Tron, Robocop (la policía como bien supremo), 
El secreto de mi éxito (un joven a base de mentiras consigue el éxito en dos semanas), 
Commando (El heroísmo de los exmilitares americanos y su gran sentido del honor), Aterriza como puedas, Indiana Jones en busca del arca perdida, 

Dirty dancing (dogma del egoísmo y vacuidad en nombre del amor más otro rebelde nada rebelde) El sargento de hierro, Depredador, Bitelchus, Gremlins, Arma letal, Acorralado, Los cazafantasmas, Risky Business (Tom Cruise dando lecciones de como ser un adolescente ejemplar, timando a sus compañeros, engañando a sus padres, chuleando a una prostituta y conseguir ser un tipo exitoso), Nueve semanas y media (destrucción total de la honestidad entre hombre y mujer y substitución de amor por sexo), Akira (introducción de un horizonte futuro desesperanzador), Rocky IV (vergonzoso panfleto militarista patriótico), Top Gun (más de lo mismo), El chip prodigioso, Porky’s (Biblia de la adolescencia del nuevo hombre), Golpe en la pequeña China (estereotipo por excelencia del tipo duro cabezahueca encantador), …

DÉCADA DE LOS 90

A partir de los 90, después del inmenso trabajo realizado en la década anterior, el público mundial ya es devoto de un supuesto arte que es realmente una religión. A partir de entonces, la cantidad de títulos y su distribución crece enormemente, a todos los rincones del planeta llegan los dioses de Hollywood, los actores, que son la cara visible de la maquinaria, los santos de la devoción al maravilloso mundo del cine, se convierten en referentes sociológicos y iconográficos que dibujan las tendencias de los jóvenes (y no tan jóvenes) de una manera cada vez más descarada. El cine pasa a ser un oráculo dónde aprender, una fuente de conocimiento, pues se da por sentado que son obras de arte destinadas a instruir y educar además de divertir y entretener. El cine se inmiscuye en cada una de las facetas de la vida, y se sienta en el altar de la sociedad. Los contenidos de las películas cada vez son más fantasiosos, llevando al espectador a argumentos y tramas cada vez más alejadas de su capacidad de comprensión, ampliando ese mundo virtual ya instaurado y llevándolo a nuevas dimensiones de moldeamiento.

El New Age trabaja con fuerza, y la ciencia-ficción se fortalece cada vez más. A partir de aquí, la violencia ya está normalizada, por lo que se tiene que avanzar y llegar hasta límites extremos de violencia y sadismo para satisfacer al público ya acostumbrado a la violencia “común”. El mundo adolescente ya se trata de un modo decadente, dominado por las drogas, la falta total de respeto, y la perdida del horizonte. Aparece un nuevo rebelde, sobre todo para los más jóvenes, que es el adolescente marginal, de familia desarraigada. Se presenta un mundo en decadencia dónde sobreviven los mejores y más talentosos, en una lucha a la carrera en un mundo que va de mal en peor y dónde las circunstancias obligan a ser egoista. Se tratan temas históricos cargados de intenciones adoctrinadoras a base de manipulaciones y falsas o medias verdades. Y se empieza a mostrar a una mujer, ya prácticamente en igualdad aparente con los hombres, que para hacerlo ha tenido que parecerse a él y ganarle la partida en la competencia. El sexo, al igual que la violencia, adquiere una dimensión cada vez más depravada y menos humana. Se introducen conceptos tecnológicos y informáticos como nuevos principios elementales y se transmite la idea de la guerra como una verdad indiscutible e irremediable, además de necesaria.

Algunos de los títulos de esta década son : Pulp Fiction (sangre y perversión), Reservoir Dogs (más sangre y perversión), Braveheart (fascismo disfrazado de libertad), La lista de Schindler (manipulación mental absoluta), Forrest Gump, El silencio de los corderos (el lado oscuro que todo nuevo hombre debe tener), Bailando con lobos (falso moralismo), El último mohicano, Doce monos (un futuro quizá no tan fantasioso), American history X (la violencia como señal humana), La delgada línea roja, Matrix (sentando las bases del futuro falso despertar), Trainspotting (la decadencia de la juventud como señal inequívoca), Parque jurásico (Eugenesia maquillada), Seven,  American Beauty, El club de la lucha, El último boyscout, Thelma & Louise, Desafío total, Leaving las vegas (el alcoholismo y depravación como riesgos comunes), Titanic, El sexto sentido (Espiritualismo New Age adoctrinador), Salvar al soldado Ryan, El show de Truman (compañera de Matrix), Jerry Mcguire (la supervivencia del sueño americano en medio de un mundo sin sueños), Gattaca ( eugenesia en estado puro), Contact (panfleto new age de pies a cabeza) …

SIGLO XXI HASTA LA ACTUALIDAD
En el siglo XXI, el cine parece preocuparse por un humanismo que se va perdiendo (y que el cine ha contribuido sobremanera en que así sea) buscando respuestas existenciales en medio de una vida cada vez más vacía. El espiritualismo se va fundiendo con la ciencia, y cada vez hay más argumentos que insisten en hallar un conocimiento perdido que nos defina. El cine parece volverse crítico con los poderes, y se inundan las salas de tramas de corrupciones políticas y supuestas verdades desenmascaradas. La misma decadencia que se ha ido instaurando a lo largo de las décadas se presenta ahora como una verdad terrible e indeseable a la que hay que encontrarle solución o alternativa. Se insiste en los descubrimientos sorprendentes, en avances científico-tecnológicos y en la presentación de un cambio de humanidad borroso pero inexorable.

El New Age se aposenta con fuerza alejado de la fantasía y más cercano a la ciencia oficial, tanto que conceptos propios de esta corriente se convierten en verdades normales para muchos, y el elemento común utilizado por esta corriente es conseguir que el público se pregunte las bases de su realidad, que busque, dentro de esa realidad virtual ya insertada en su cerebro, nuevas respuestas a preguntas que necesita saber para dejar de ser ignorante. La tierra es un lugar en peligro, por culpa de los mismos hombres que la han maltratado, en este aspecto se trabaja mucho con el ecologismo como nueva moral del hombre para redimirse de sus malos actos para con su propio planeta que acelera su carrera hacia la catástrofe para lo cual el planeta entero debe tomar medidas. Se producen multitud de títulos catastrofistas, apocalípticos, y muchos de ellos, con respaldo militar y científico que aumentan su calado en las creencias populares.

El cine bélico pasa a ser sumamente realista, casi documental, ya no son aventuras bélicas, sinó realities militares de crudeza extrema dónde se busca la empatía del espectador con el sufrimiento, y dónde la guerra ya no es algo que vanagloriar (dentro de la tendencia de la concienciación y auto culpa), pero sí algo que afrontar como inevitable. El terrorismo internacional irrumpe con fuerza, no en vano, a inicios de siglo ocurre el fatídico 11-S surgiendo un nuevo arquetipo del mal encarnado en el “terrorista”. Invasión de películas dónde sanguinarios grupos terroristas desean aniquilar la libertad de las grandes naciones, sobre todo la norteamericana.  

Se hacen películas sobre el 11-S que no son más que obras sentimentalistas y sensacionalistas cargadas de manipulación y mensaje político tanto en su versión para devotos del sistema como para los supuestos “radicales” ansiosos de verdad, los dos casos son ejemplos de manipulación y traición a la verdad.

A todo esto se le une una necesidad planetaria de unión de las naciones acompañada de un discurso político que lo vende como una necesidad histórica y social.
El cine de terror amplia su campo de acción y prácticamente cualquier género puede convertirse en película de terror. El terreno espiritualista y demoníaco domina este género, produciendo títulos de un horror ilimitado que inserta en los subconscientes el “mal” como realidad inequívoca en el mundo. El género zombie se desborda y expandiéndose fuera de su ámbito, pasando a introducirse en cualquier otro género.

Los héroes del siglo XXI parecen verse afectados por este ataque de conciencia y modelan su actitud siendo ante todo, moralistas, firmes, comprometidos y siempre, sobradamente preparados. El mismo nuevo galán, a su vez, es un hombre sensible, reconocedor de su debilidad y eso es lo que le hace fuerte.
La idea extraterrestre se extiende a multitud de títulos y variedad de presentaciones, es sin duda el concepto que progresa de una manera más acelerada; es presentada siempre como una posibilidad científica,  junto con la idea apocalíptica y catastrófica y acompañada de multitud de temores supuestamente fundados sobre epidemias, plagas y virus desconocidos e implacables.

El drama se tiñe de personajes que en medio de un panorama desalentador sacan sus fuerzas de donde no las hay para adaptarse y superar las dificultades, ya sean económicas, sociales, de salud, políticas, sentimentales… la cuestión es presentar a un ser humano que como forma de supervivencia debe adaptarse a cualquier situación, dando esta por sentada e infranqueable. En este tipo de películas, a dichos personajes se les otorgan rasgos morales y espirituales como las armas de su victoria ante la adversidad, una multitud de conceptos ligados al New Age y neo-espiritualismo que se van asentando en las mentes de las gentes cada vez normalizándolos y formalizándolos más.

En las relaciones, las circunstancias definen el fin que justifica los medios. Ahora se presentan a un hombre y una mujer distanciados de manera natural, trabajando por romper una distáncia que existe por sí misma, y que va unida al estado decadente de la sociedad. Todos creen en el amor más o menos, pero la dureza de la vida les aparta de ello. Unos lo aceptan adaptándose a esta situación, y otros luchan hasta la muerte por un amor que parece no tener ya cabida sin sufrimiento. Se inundan las pantallas de comedias románticas con toques dramáticos. Todas ellas destinadas a presentar a las relaciones como un complicadísimo mundo donde las confusiones, las dudas, las mentiras, la resignación, la sumisión, y las actitudes postizas son esencia en las mismas, y que la realidad es que el hombre y la mujer deben sacrificar su libertad y naturaleza para estar en pareja.

Una relación es la aniquilación de todo aquello que es verdadero en cada uno, pero en cambio al estar en una relación se crea una nueva realidad, que anula a las dos partes pero crea una nueva. Por cierto, una nueva que lo que hace es adaptar ese tándem a un sistema  que les premia por ello. Así mismo, se aposenta la idea de la infidelidad legítima, la promiscuidad aceptada, y el reconocimiento del hombre y la mujer como un pozo de miserias que renuncian a un amor puro para aceptar el amor del nuevo hombre como una realidad “evolutiva”.

El egoísmo compartido y los intereses comunes como nexo de unión entre dos personas. En el cine, para este entonces, engañar y mentir ya es algo inherente al ser humano, está en sus “genes”, ya no es nada “malo” porque es inevitable y forma parte de su naturaleza intrínseca. Una relación de pareja se convierte en algo sumamente parecido a un contrato laboral, pero vestido por unos minúsculos restos de un amor del pasado que sostienen esa balanza de los nuevos tiempos y la adaptación a ellos.

La soledad se explica como una característica inamovible del ser humano, incluso como buena y signo de madurez e integridad; en un mundo de mentiras es mejor estar sólo que mal acompañado, y la manera de paliar esa soledad es a través de relaciones superficiales como satélites de ese eje de soledad. Tanto el hombre como la mujer se presentan como solteros mayoritariamente, demasiado ocupados en sus carreras laborales y/o académicas, y en el caso de presentarse matrimonios, estos son víctimas de unas crisis inevitables que o acaban por desmantelarlos liberando a las dos partes en felicidad, o uniéndolos en una resignación positiva pero enmascarando una tristeza y fracaso subliminales para los más “antisistema” y de éxito humano para los más “pro-sistema”.

El cine juvenil y adolescente presenta a unos chicos y chicas que tienen como altar el sexo, acompañado de drogas, irreverencia, falta de respeto, delirio, egoísmo, estupidez, vanidad, perdida de identidad, desenfreno, y dramas, donde la soledad y la unión a través de la ya estandarizada familia rota o en desintegración, junto con la costumbre de vivir en un mundo decadente, hace que éstos encuentren modos de adaptarse a esa decadencia. El sexo ya es un ingrediente presente en todos y cada uno de los géneros, se podría decir que es un género por sí miso que los incluye a todos, y cada vez más separado del amor. Los héroes están acompañados de heroínas sumamente atractivas y letales, siempre adheridas a un conocimiento tecnológico superior como signo de identidad progresista. Los hombres y mujeres referentes, son adictos a la moda, siguen la vanguardia de la dietética y cuidan su imagen y cuerpo como el altar del ser humano, y esto va acompañado de la nueva sabiduría: la tecnología avanzada, la informática, el espiritualismo moderno, la genética, y una filosofía nueva presentada como antiquísima pero que no es mas que una tergiversación y alteración de todos los valores y saberes tradicionales. Se atacan todas las religiones (especialmente la cristiana), y aparecen súbitamente tradiciones milenarias que dan respuestas a preguntas existenciales con un discurso encantador y mágico cargado de amor y paz universal como escudo y bandera, insinuando la necesidad planetaria de un código ético y espiritual nuevo que nos salve de la destrucción.

Entre la multitud de títulos de esta prolífica década encontramos:

X men, Erin brockovich (mujer contra corporaciones corruptas), El bar coyote (marcando tendencias juveniles), El sexto día (eugenesia a más no poder), Lo que la verdad esconde, Los otros (espiritualismo de moda), Una mente maravillosa, Inteligencia artificial (futuro con extraterrestres en el horizonte), El diario de Bridget Jones, Harry Potter (la magia del corporativismo infantil y juvenil), Moulin Rouge, Black Hawk derribado, A todo gas (el machote y el coche), Training day, Lara Croft, Una rubia muy legal (se guay y tonta y tendrás éxito), Mulholland drive (realidad y sueño fundiéndose en medio de la perversión), Spy Game, K-Pax (ET entre nosotros), Evolution (el horizonte ET a la vista), La bruja de Blair (nueva técnica de terror psicológico), Batalla final: La Tierra, Skulls sociedad secreta (poniendo de moda el futuro boom iluminati), El señor de los anillos, Minority report (el futuro con una policía tecnológicamente super avanzada), La cosa más dulce (aberrante agresión a los valores), Daño colateral  padre de familia yankee contra terroristas sanguinarios), 28 dias después (plaga zombie), Lost in traslation (la soledad del hombre moderno y sus encantos), El cazador de sueños (más ET’s), El Núcleo (la ciencia y el Gobierno intentando salvar al mundo), Dos policías rebeldes (dos macarras nada rebeldes), Transformers (ejército, aliens y mezcla de símbolos), Señales (ET’s y los crop circles), La pasión de Cristo (reescribiendo la historia),  Yo Robot (la máquina iguala al hombre), 21 gramos (decadencia de la sociedad), Resident Evil, El amanecer de los muertos, Ice Age (panfleto greenpeace), El exorcismo de Emily Rose (caso presentado como real de posesión), Sr y Sra Smith (cómo ser un asesino a sueldo, egoísta, insensible y cruel puede ser lo más), Misteriosa obsesión (Aliens camuflados en el gobierno), Closer (las relaciones sentimentales como nido de mentiras), El código Da Vinci, World Trade Center  el 11-S para incautos), United 93 (el 11-S para incautos “radicales”), El diablo se viste de Prada (moda, competencia, materialismo y éxito profesional), V de Vendetta (futuro panfleto para revoluciones árabes y 15-M), Miami Vice, The Ring, Una verdad incómoda (propaganda del Climagate), La búsqueda, Soy leyenda (apocalipsis y zombies) Señales del futuro (quizá la más descarada propaganda New Age hasta el momento), Rec, Avatar (adoctrinamiento moralista ecologista y militar), Zombieland, Paranormal activity (terror psicológico afinado), 2012 (campaña política del apocalipsis Maya), The Box (Extraterrestres examinando el comportamiento humano), Infectados, Ágora (otra vez reescribiendo la historia), Distrito 9 (extraterrestres conviviendo con humanos normalmente), Anticristo, Millenium (reforzando el feminismo de Estado), Slumdog Millonaire (autoayuda humilde), Skyline (invasión devastadora de ET’S  en la tierra), La Red Social (cómo cualquiera con talento y esfuerzo puede crear algo como facebook), Saw, Buried, Origen (alterando la realidad), Crepúsculo (la nueva tendencia adolescente, y no tan adolescente), El libro de Eli (apocalipsis y nueva religión), Shuter Island (con el bisturí en los cerebros), The Road, La cuarta fase (supuesto hecho real dónde los futuros exitosos Anunnakis raptan a hombres), Contagio (plaga mundial controlada por la OMS), Super 8 (aliens y secretos militares), Resacón en Las Vegas (depravación al límite en formato inocente), Invasión a la tierra (marines contra ET’S), El Rito (el vaticano desvelando casos de posesión), Destino oculto (el hombre guiado por un poder en la cúspide en todos sus movimientos), Cisne Negro (la oscura y laberíntica psique del ser humano moderno).

No está de más recordar, pensando en el principio del cine como laboratorio, que los elementos introducidos en décadas anteriores se mantienen, sólo que en dosis más reducidas, dejando paso a las temáticas preponderantes. Es decir, que en ésta década, siguen habiendo héroes clásicos, galanes clásicos y princesas del amor, pero ya son presentados como un bonito recuerdo de un pasado que equilibra la balanza en el total dominado por la inevitable decadencia humana. También continúan las comedias delirantes y transgresoras de todo lo existente y los superhéroes en una ascensión imparable año tras año destinados a infantilizar, llenar de fantasía y refugio del dolor a la mente supuestamente adulta.

Y antes de entrar en materia de los contenidos preparados para ser introducidos a partir de este año, hagamos una pequeña parada y miremos atrás. Teniendo en cuenta que la exposición se ha hecho por décadas para poder ordenar un poco la presentación, y que el proceso del laboratorio del cine sigue su propia dinámica y agenda respecto a los años, si observamos desde el inicio la evolución de las temáticas conceptos y formas presentadas en el cine y el cambio progresivo del ser humano y su sociedad paralelamente, veremos claramente que los elementos más comunes son la degradación, la desorientación mental y sentimental, la perversión de los valores, el aislamiento respecto a sus semejantes, el egoísmo legitimizado, el miedo como herramienta imprescindible para sobrevivir y la concienciación de la amenaza de destrucción y autodestrucción, al fin y al cabo la aniquilación de los factores humanos positivos que  colaboran con todo lo relacionado con el amor en cualquiera de sus formas y vaciarlo de todo para poder rellenarlo a placer con algo  que el ser humano acabará demandando convencido de necesitarlo. Claro está, reflexionando sobre el anterior concepto expuesto de la “moda”, uno podrá creer que el cine se adapta a lo que el hombre le enseña, y no al revés.
Así pues, eso será un posicionamiento que diga:

“El hombre es libre y evoluciona de manera natural, y el cine refleja esa evolución mostrando los cambios paulatinos con ingredientes de fantasía para dar espectáculo y entretener”. Bien, si después de observar honesta y atentamente nuestra sociedad, su “evolución”, a nosotros mismos, y a todo lo que nos rodea en su expresión histórica y actual, se continúa pensando eso, poco más podemos decir. También remarcar, que se han añadido varios títulos a cada época con pequeñas observaciones, al igual que se hará en lo que está por venir, no como añadido cuantitativo, sino como herramienta para poder ver un gota gota en su totalidad y facilitar la visión de ese gota a gota de manera integral y así poder identificar las proporciones de los elementos utilizados. Sin olvidar que cada año, sobre todo a partir de los 90, se realizan cientos de títulos, lo cual es imposible exponer aquí, y para lo cual se debería escribir un libro (iniciativa que sería muy interesante) diseccionando los títulos detalladamente por épocas y cogiendo un número de películas significativo de cada etapa y analizarlas profundamente, con lo que las conclusiones serían mucho más contundentes y precisas.
Pasemos entonces a observar lo que viene.

LO QUE NOS VIENE ENCIMA
Una de las muchas razones que me decidió a escribir este artículo fue el hecho de topar con una lista de los estrenos previstos para el año 2012-13. Después de analizar su contenido y comprobar que un pequeño y concreto número de ciertas temáticas comprendían más del 50 por cien del total, así como observar la relación de ese porcentaje en referencia a las temáticas y los porcentajes pasados, viendo claramente un dibujo de aquello que anteriormente exponía como elementos de mantenimiento ya alcanzados o muy consolidados y elementos primordiales por consolidar. También, como dije anteriormente, el reflejo del cine en su sociedad correspondiente cada vez ofrece más parecidos, acortando el tiempo entre la introducción de un elemento y su consolidación en la vida, siendo eso un síntoma claro de que el proyecto de laboratorio avanza de forma imparable.

---------------------------------------------------------

¿Están las series cambiando la realidad?



La ficción televisiva, con su formato aparentemente inofensivo, se va filtrando en nuestros cerebros y redefiniendo los valores

Actualmente compiten con el cine en la creacion de modelos



Imagen de la serie 'Orange is the new black'.



Varias generaciones del siglo XX aprendieron a besar en las películas de Hollywood. La ficción porno nos ha enseñado a follar en el XXI. 
La duración es el rasgo fundamental de las series: tanto en su propia materia como en nuestra experiencia de recepción. La convivencia con ese mundo y sus seres va filtrando en nuestro cerebro lenguaje, comportamientos, valores.
Asi por ejemplo el éxito  de Gomorra en Italia, el año pasado, hizo que la imitación de las frases del guion fuera habitual en las reuniones entre familiares y amigos. Broma cómplice o contraseña, se pronunciaba repetidamente mientras se organizaban protestas contra la representación estereotipada del sur de Italia como territorio criminal.

Las series movilizan comunidades de inteligencia colectiva. No hay más que pensar en la Lostpedia o la Fringepedia, auténticos repertorios eruditos de información acerca de los mundos creados, respectivamente, en Perdidos y Fringe. O en las redes estables de fans que ejercen de modo altruista la subtitulación (como Argenteam, que nació como plataforma para aprender inglés). O en las redes inestables de antifans que atacan una escena, a un personaje o toda una serie. Porque la inteligencia colectiva a menudo es más bien instinto en masa.
Y tal vez sea en ese nivel, digamos, prerracional, donde más penetran las teleficciones: normalizando la presencia de mujeres de todas las razas en los más altos niveles de la política estadounidense; hablando sin ambages del espionaje o de la tortura de Estado o de las cárceles o de los drones; generando un debate polifónico e informado, que por su aspecto ficcional parece de baja intensidad, pero que quizá vaya calando de un modo que ya no pueda hacerlo el periodismo.

Tras la influencia extrema de Frozen en niñas y preadolescentes es imposible afirmar que las series no han invadido el lugar del cine como generador de modelos. ........


Jorge Carrión es escritor. Acaba de publicar la trilogía de novelas Los muertos, Los huérfanos y Los turistas (Galaxia Gutenberg).

-------------------------------------------------------




Veamos pues que nos tienen preparado desde la fábrica de sueños. Los títulos a continuación expuestos son los referentes a las temáticas dominantes antes mencionadas, no expuestos todos por su enorme cantidad y no cabe decir que entre el resto continúa el mantenimiento de todas las temáticas anteriores aunque cada vez en menor proporción:

La hora más oscura (invasión alien a nivel mundial), Juan de los muertos (epidemia zombie en Cuba), The days before ( invasión alienígena que viajando a través del tiempo llegando desde el futuro va minando las bases de la humanidad para prepararla para la estacada final ), Independence day 2 y 3 ( … ), Halo ( un grupo de marines se enfrenta a la amenaza de un planeta en forma de anillo ), Terminator 5 ( hombres y máquinas en una guerra apocalíptica en el presente ), Prometheus (el hombre en busca de sus orígenes encuentra una raza extraterrestre como ancestro nada amigable ), El símbolo perdido (sociedades secretas y tramas político-espirituales ), Men in Black 3 (nuevas hazañas de la policía contra aliens terrestres), Expediente X 3 (… ), Last witch hunter (un protector del pueblo de los ataques de los adoradores de lucifer), Dark Void (tropas aliadas combatiendo a una misteriosa raza alienígena que quiere invadir la tierra), Cazafantasmas 3, Doctor Sleep (secuela de El Resplandor), Poltergeist (remake), Leonardo da Vinci & the soldiers of forever (Una sociedad secreta lucha contra los demonios bíblicos en medio de códigos secretos y civilizaciones perdidas), Battleship (unión de naciones sin precedentes lideradas por los navy seals ante invasión extraterrestre), Dark Life (en un futuro unos jóvenes con poderes se enfrentan a una conspiración mundial), The Home (un bombero hospitalizado acosado por extraños entes), El despertar de los muertos (un estudiante aprende a revivir carne muerta y se le escapa de las manos), World War Z (guerra entre humanos y zombies a partir de una pandemia ), World War X ( el gobierno contra un terrorista que quiere cambiar la historia con una máquina del tiempo), Rec Apocalipsis (apocalipsis zombie ), Luces rojas (la ciencia intentando explicar lo sobrenatural), Los juegos del hambre (un futuro dirigido por un gobierno totalitario dónde la plebe es utilizada para entretener en un programa televisado de cazeria humana), Echelon (conspiraciones y tramas político-militares), All you need is kill (un soldado en medio de una invasión alienígena), Black Water (una niña con un amigo imaginario nada imaginario con malas intenciones), Lamb of God, Twixt (espectros y espíritus atormentados), The divide (una explosión cataclísmica en New York encierra a unos pocos en un sótano sin saber que ocurre en el exterior), The inkeepers (investigación sobre una posada llena de fenómenos paranormales), Desafio Total (remake sobre un futuro donde la realidad y la ficción se solapan), Warm Bodies (historia de amor entre un zombie y su víctima), Alien 5, Las montañas de la locura (descubrimiento de una inteligencia avanzada bajo las nieves), Viaje al centro de la tierra 2 (La Atlántida y sus milenarios secretos descubierta por un grupo de aventureros), Paranormal activity 4, Upside down (dimensiones solapándose entre sí), The devil inside (terrorífico caso real de posesiones e investigaciones científicas), Web cam (el peligro de internet y las nuevas tecnologías), Anything but ordinary (espiritualismo autoayuda superador), John dies at the end (invasión de seres de otra dimensión en un apocalipsis inevitable), Mama (desaparición de niños relacionados con un ente maligno), Zombies vs Robots (pues eso), Dominion (un ángel frente al fin de la humanidad), La danza de la muerte (un virus gripal mata a casi toda la humanidad), The Barrens (una familia acosada por un demonio), After Earth (una tierra post-apocalíptica), Horizons (otra vez la tierra post-apocalíptica), La huésped (seres de otro planeta invanden las mentes de la humanidad), Robocalypse (Spielberg narrando un futuro dónde el hombre vive en total comodidad por la tecnologia hasta que esta se revela), Paradise Lost (Lucifer planeando su venganza contra el ser humano), Under the skin (invasión alienígena dónde una seductora ET siente compasión de sus víctimas humanas) .
Después de repasar la historia del cine y sus contenidos hasta el día de hoy y analizarlo, y de ver el contenido preparado de ahora en adelante, es muy fácil dibujar los elementos que se desean bombardear a la población mayoritariamente e intentar reflexionar sobre sus posibles paralelismos.

¿Significa este aluvión de títulos sobre invasiones extraterrestres, plagas zombies, posesiones demoníacas, pandemias de virus mortales y espíritus reconocidos por la ciencia que todo eso va a ocurrir realmente?

Por su puesto que no. Si bien es un hecho que el tema extraterrestre está muy asentado ya en las conciencias (no olvidemos las declaraciones de la “eminencia científica” Stephen Hawkins sobre la más que probable existencia de inteligencias extraterrestres depredadoras o a la más importante institución científica del mundo sobre el tema, la “Royal Society” advirtiéndonos que debemos prepararnos para una posible invasión alienígena y los documentos “desclasificados” de wikileaks en la misma dirección), todo esto no rubrica nada más que la intención de implantar la concepción de vida y/o invasión alien, más los peligros de las pandemias de virus desconocidos, más las situaciones apocalípticas presentadas en los films de catástrofes y zombies, más un mundo espiritual que cada vez la ciencia encontrará más razones para exponer al público. Es decir, independientemente de lo que se quiere producir, ofrecer o presentar, se está definiendo aceleradamente la tendencia que se quiere inculcar, ya se verá cual es el producto que se acaba fabricando y que ya hace tiempo seguro está pensado.

Por lo tanto, lo importante es observar qué es lo que se quiere implantar y el provecho que pueden sacar de dicha implantación ya iniciada en las mentes.

Por lo tanto, independientemente de lo que esté previsto, existe una relación entre estos contenidos y la dirección del objetivo, y si pensamos en el objetivo que ha guiado el mismo proyecto durante décadas no es demasiado aventurado preveer que progresivamente todo esto va a ir estableciéndose paulatinamente en la vida cotidiana en los años venideros, reflejado de un modo u otro al igual que la aparición de nuevas explicaciones a nuestros orígenes, y una tendencia ascendente a una unión de países y naciones necesaria para afrontar las dificultades planetarias.

Es necesario insistir en no confundir esta exposición con la idea que el cine introduce unos elementos que acabarán siendo reales de forma literal. En algunos casos es así, y en otros no, pero lo importante es entender que los elementos utilizados en las películas son dosis con el objetivo de instaurarlas en la mente del espectador con una finalidad, ésta a veces estará relacionada  literalmente al contenido de manera directa y otras veces el objetivo será introducirlos con finalidades aparentemente no relacionadas. Es decir, el cine prepara al espectador para recibir conceptos y situaciones que a veces serán las presentadas en las películas, y otras serán unos conceptos y situaciones que no aparecen en las películas pero relacionados de algún modo colateralmente. Tranquilamente puedes ver una película dónde el elemento que se quiere introducir en el espectador nada tiene que ver aparentemente con el contenido y forma de la historia presentada.

Unido a esto está el hecho de comprender que el cine no es el culpable ni el responsable de un proceso de un entramado inmenso y que abarca todos los aspectos de la vida hasta el último rincón. Es sólo un elemento más, por lo demás muy poderoso y eficiente, unido a la televisión, música, literatura, publicidad, prensa, educación, historia, ciencia, alimentación, deporte, informática, industria de la salud, espiritualismo y nueva conciencia, mundo laboral y un sinfín de fuentes de adoctrinamiento tan instauradas de manera habitual y normal en nuestras vidas que son vistas de forma inocente y interiormente aceptadas en nuestra existencia. En este artículo se expone una de estas fuentes; el cine, así mismo, si cogiéramos cualquiera de las formas de adoctrinamiento existentes, observaríamos que la línea del proceso aquí expuesta será exactamente la misma en su contenido y aplicación, ya que el proyecto es uno, buscado y trabajado desde multitud de prismas distintos uniendo fuerzas y generando un efecto múltiple y sumamente efectivo en el ser humano, y ese objetivo es precisamente convertir al ser humano en un ser nada humano y totalmente entregado a servir a su sistema sin plantearse ni el qué, ni el como, ni el porqué, y además sumamente convencido de hacerlo.

EL CINE INFANTIL
El cine infantil no ha sido nombrado hasta ahora por ser un segmento que aunque unido al objetivo y procedimiento general, merece una observación a parte. Los niños son la pureza y la inocencia, esa fuerza que choca con la decadencia del mundo adulto. Es como si existiera una barrera, el niño vive en un mundo distinto lleno de inocencia y en el futuro se verá inmerso en un mundo chocantemente decadente. Bien, esa transición no es pasada por alto y es sumamente controlada y dirigida, como todo lo demás. El niño es lo opuesto (aunque cada vez menos) a ese ciudadano que el poder desea moldear, por lo tanto, requiere de un esfuerzo por su parte para facilitar esa transición, y el genero infantil se encarga muy bien de ello, y como capitán de ese objetivo tenemos a la gloriosa supercorporación Disney.

Las películas de Disney, no buscan infantilizar al niño que ya es infantil, si no confundirlo y instruirlo, y sobre todo, infantilizar al futuro “hombre” que será ese niño, de hecho es una muestra del principio de aplicar elementos para que den frutos futuros. En este caso hay un doble objetivo, el niño en su momento de infancia, y el hombre que llegará a ser. Las películas de Disney se presentan como valores tradicionales, esos cuentos de toda la vida, pero precisamente son lo contrario, son los cuentos tradicionales que formaban parte de la cultura y transmisión oral, transformados y repletos de un contenido aplicado, en concordancia y necesarios para la formación integral del hombre social, como un elemento más de la multitud de estos que son utilizados por el sistema (palabra que ya empieza a cansar, ya que es un elemento más del laboratorio, pero para la cual no se me ocurre otra, al menos que no sea igual de cansina). La base del mensaje de toda película de Disney, y a su vez extrapolado a todo el espectro del cine y la cultura en general es: “si deseas algo con todas tus fuerzas, de verdad, se acabará haciendo realidad “, o en su expresión en la nueva espiritualidad “si deseas algo de verdad, los astros se alinearán para que así ocurra “. Es espantoso hasta que punto ha calado este mensaje en la psique humana, tanto que se ha convertido en una de tantas nuevas verdades universales. Este mensaje define que el deseo por conseguir algo, objeto o logro, es la base de nuestro éxito, por lo tanto, cuanto más deseemos, más éxito tendremos, no hay más.

El esfuerzo, la reflexión y la honestidad son valores apartados de esta máxima que dibuja claramente nuestra sociedad; seres humanos tras unos objetivos deseosos de lograrlos. Claro está, el hecho de vivir en un mundo lleno de injusticias y dificultades aberrantes, hace que ser devoto de esta máxima sea de gran ayuda. A su vez, las películas de Disney en su trayectoria han ayudado a inculcar valores adaptados a cada momento, siguiendo la misma línea presentada en este artículo con el cine en general, así pues, dependiendo del momento se ha transmitido machismo, actitud gregaria, militarismo camuflado, moralismo ecológico, y un sinfín de elementos comunes con el objetivo ya citado. Entre muchas otras cosas, Disney nos transmite una concepción elemental del bien y el mal, de la uniformidad (presentada sobremanera en las coreografías dónde una gran masa baila llena de felicidad del mismo modo dirigida por un personaje habitualmente “mágico”), el éxito social remarcando claramente entre pobres y ricos…. y de manera muy inteligente equipara al hombre con el animal relacionándolo a este con la fauna sin diferenciación, moralismo aparentemente inocente que esconde la intención de construir una autoconcepción Darwinista del ser humano.

Los padres y madres que lean esto se podrán sentir ofendidos al tener a Disney como uno de los pocos elementos que les quedan para ofrecerles un mundo a salvo y sano para sus hijos, y lo siento al decir que Disney, no tiene nada de bienintencionado, más allá de entretener a familias enteras, si entendemos entretener (distraer para ganar tiempo) como algo positivo. Como contrapartida podemos aconsejar que para enriquecer la infancia de un niño se acuda a cuentos tradicionales sin adulterar con sus concepciones originales, con un mensaje menos maravilloso pero más constructivo para el ser humano, y que ellos mismos de forma oral se los transmitan. Otra opción es crear tus propios cuentos a partir de unos principios que sean tuyos y no ajenos y asegurarse así de transmitir lo que se crea mejor para los hijos, siempre, claro está, con un previo trabajo personal para asegurarse de no transmitir inconscientemente mensajes no deseados y nada positivos tal y como hace el cine intencionadamente. Pero eso es un esfuerzo enorme, ¿verdad?

En el cine infantil, además del omnipresente Disney, se ha producido una nueva corriente que anula el mundo infantil como separado del adulto y lo que hace es coger el mundo adulto y trasladarlo a la infancia, presentando una vida infantil como un espejo de la adulta (con todas sus perversiones, decadencias y miserias) pero con las variaciones propias de la edad. Es decir, progresivamente se elimina la vivencia infantil integral para hacer al niño un adulto inmaduro desde su infancia, mermando así la fuerza del corazón infantil y disminuyendo las resistencias intrínsecas del propio. O dicho de otro modo, en un principio, el niño cada vez es adulto antes, pero como el adulto, no tiene nada de adulto, el ser humano es inmaduro hasta su último día.

Es curioso observar que el niño se hiciera hombre mucho antes años atrás, ¿no será porque su infancia era infancia y por lo tanto una etapa que provocaba su maduración honesta? Antes con 14 años eras adulto, no hace falta que diga nada de la actualidad, y esto, en un panorama dónde el niño cada vez tiene menos infancia. Una ecuación interesante para reflexionar. En definitiva, el hombre nace niño, y pasa un tiempo de instrucción hasta que es un militante (más o menos devoto) del sistema, es decir, inconsciente e inmaduro, y lo que se busca es reducir ese tiempo de instrucción y de aniquilación de toda resistencia. El objetivo: que el ser humano sea militante del sistema desde su nacimiento.

 articulo sobre Victor Salva pedofilo creador intelectual de peliculas como jeepers creepers trabajador de disney y financiado por francis ford coopola mas basura del basurero: 
http://www.bibliotecapleyades.net/vida_alien/alien_archons06.htm

EL CINE Y EL PODER MILITAR
La relación de la industria cinematográfica y el ejército es de una obviedad que hace innecesarias demasiadas explicaciones. Más allá que a nivel de dirección y mando sean dos poderes hermanos, siempre han trabajado codo con codo en fin de los mismos objetivos, como ya se ha explicado, el uno se beneficia del otro más allá de lo económico.

Desde las producciones destinadas a llevar a los Estados Unidos a participar en la Primera Guerra Mundial con títulos como “Al infierno con el kaiser”, “La bestia de Berlín” , hasta la manipulación y mitificación de la guerra del Vietnam, siempre ha incidio en todos los conflictos bélicos dicha colaboración y unión, ayudando a justificar o repudiar dichos conflictos en pro de sus intereses. El ejército colabora con el cine aportándoles material para sus películas que ayuden a hacerlas mas realistas y con tecnología avanzada para films más futuristas y así darles veracidad. También el cine ha ayudado al ejército a darle una imágen atractiva para ampliar sus filas, no en vano, la proyección de la lamentable “Top Gun” hizo que el alistamiento a la fuerza de aviación naval aumentara un 400%, y el ejército incluso organizó jornadas de reclutamiento en las salas de cine. Los jóvenes salían cargados de emoción y adrenalina deseosos de ser como Tom Cruise, ansiosos por firmar el papel que les permitiría formar parte de ese grupo de héroes.

La relación del cine y el ejército es tan obvia que la CIA nombró en el año 2001 su asesor oficial para la industria del cine, el asesor de George Bush, Karl Rove. Rove se reunió con las diferentes productoras para corroborar un apoyo en la guerra contra el “terror”, y recientemente Michelle Obama se reunió con 500 productores, actores y escritores para pedirles la incorporación de más historias militares y familiares como parte de la iniciativa de la Casa Blanca “Joining Forces”.

Incluso cuando el cine es crítico con la guerra, la parte negativa de ésta se vende como algo ajeno a los hombres, algo que les perjudica pero que no anula la necesidad de servir al ejército, es decir, se presentan corrupciones que hacen dudar a los soldados y ciudadanos de lo que hacen, pero para después exponer que el problema no es la guerra en sí, sino los procedimientos en ella, saliendo siempre impune el patriotismo, o sea, se presenta un ejército que se equivoca y lo que hay que hacer es que no lo haga, pero no que desaparezca. Hay que remarcar que el ejército y sus maravillas están presentes más allá del cine bélico, ni que sea por unos minutos o unos instantes, éste siempre tiene un papel, en todos los géneros, incluso el infantil, presencial o nominativo, que reafirma su existencia y legitimidad. No está de más decir que está ya preparada la película sobre la “captura y asesinato” de Osama Bin Laden, que hará uso de información “clasificada” por la CIA y será presentada como un éxito de la lucha contra el terrorismo. Tal y como su directora, Kathryn Bigelow, ha declarado: “La misión fue un triunfo estadounidense, tanto heroico como apartidista, y no hay ninguna base para sostener que nuestra película representará esta enorme victoria de otra forma”.

LA CRÍTICA EN EL CINE
No hay que dejarse engañar por la supuesta crítica pro humanista del contenido de muchos títulos, ya que es irrelevante, el objetivo va más allá de cualquier ideología, de manera que se adherirá a cualquiera para introducir el elemento deseado, y en muchos casos ese contenido crítico ejerce como facilitador de dicha introducción, ya que alienta el pensamiento en el receptor de una “libertad” en los directores, productores, guionistas… independiente de los propietarios y directores de dicha industria. La misma observación se puede realizar en el periodismo, publicidad, ciencia, etc. y en todos, el principio es el mismo, se otorga libertad de movimiento dentro de unos parámetros preestablecidos y dentro de un engranaje, por lo tanto es una ilusión de libertad –tanto para el creador (en el mejor de los casos), como para el consumidor– que no es mas que una simulación tras la cual opera el objetivo real. Esto significa que se podrán encontrar en películas mensajes e ideas bienintencionadas por parte de sus creadores, pero si existen, es a cambio de incluir en el paquete otras ideas, unas veces claras y otras ocultadas, que aseguren la introducción del elemento deseado, y también en muchos casos que anulen a posteriori las posibles variantes alejadas del objetivo real, es decir, no sólo meterte sus objetivos a cambio de alguno honesto por parte de algún “creador”, sino primero ofrecerte este precio a pagar para inculcar con más facilidad el elemento deseado, para luego, de manera o bien visible o bien subliminal anularlo, aumentando la efectividad del proceso.

Como buen ejemplo de este doble ejercicio, tenemos la película “Into the wild”, incluida en esta revista en las recomendaciones de arte y cultura, y se debe remarcar que en la revista se incluye en el apartado arte y cultura una sección de películas, de las cuales, ninguna de ellas escapan a la manipulación. Siendo conscientes de ello, sólo podemos esperar que los mensajes honestos adheridos a ellas lleguen intactos al espectador y que el objetivo real de la película sea lo menos influyente posible, claro está, eso sólo depende de lo atento y honesto que sea el espectador y su conciencia.

Esto hace plantearse si se debería erradicar dicho apartado en la revista, pero de hacerlo, se debería hacer con el apartado entero de recomendaciones, ya que lo mismo que ocurre con el cine, ocurre con todo, en mayor o menor medida, el monopolio sobre las conciencias es tal, que todo plano de existencia es atacado por esos laboratorios, por lo que a fin de cuentas, la naturaleza del receptor (espectador, lector, auditor, observador…) será la que defina que el éxito o el fracaso del objetivo del “producto” tenga o no lugar, en mayor o menor medida.
En el caso de esta película, se presenta el caso real de un joven talentoso, de familia adinerada, que en contra del funcionamiento de la sociedad decide abandonar todas sus comodidades para alejarse hasta la naturaleza en Alaska y limpiarse de todo lo que le aleja de su humanidad. La película podría parecer una crítica al sistema, y lo es, pero el resultado final es que él muere, dándose cuenta que aunque ha encontrado respuestas, desearía volver al sitio de donde salió.

Es decir, nos venden su aventura como una aventura heroica y admirable, pero de manera muy sutil, y esto lo he comprobado hablando con multitud de personas sobre la historia y la película, afianza en el espectador el fracaso de esa empresa, creando el pensamiento: “me ha hecho pensar mucho, tenía razón el chico este, la sociedad es patética, y hay que hacer algo, pero a lo único que lleva esa postura es a la muerte como al protagonista o a tener que retroceder por las circunstancias”. Y en este proceso el resultadismo tiene mucho que ver, conseguir algo así es tan fácil como envalentonar al espectador con una historia aparentemente en contra de sus intereses para acabar convenciéndole que es una empresa sin éxito. No tengan duda, si al sistema le interesara que el ser humano le abandonara, el cine modificaría su contenido con personajes que en sus andaduras en este aspecto lograran conseguirlo sin tantos problemas y aumentando la proyección de los mismos, pero no es el caso. Hasta el momento no encontrareis ni una sola película dónde alguien abandone el sistema sin pagar un precio lo suficientemente alto como para que el espectador desdeñe cualquier reflexión y planteamiento al respecto.

Otra excusa del espectador para negarse a aceptar su sumisión al bisturí del cine es el siguiente argumento: “el cine tiene que reinventarse continuamente para seguir innovando y ofrecerle al público tramas distintas y cada vez más rebuscadas que las hagan atractivas utilizando la imaginación, para así mantener el negocio que les lucra a cambio de ofrecernos diversión y entretenimiento”. Bien, al igual que ocurre con todas las “modas”, de nuevo preguntémonos : ¿Es el público quien le pide a una industria unos productos y trabaja por satisfacerles o es la industria quien inculca unas tendencias para que el publico las demande y puedan ofrecer lo que desean?. Como siempre, y como en todos los aspectos, todo depende de la benevolencia e intenciones que se le otorgue al sistema dirigente.
Con lo expuesto aquí se ha intentado que se entienda el cine como lo que es en esencia; empezando por su naturaleza mecánica, en la que un receptor pasivo se planta como un recipiente abierto frente a una pantalla para que esta vierta contenidos a discreción, algo así como lo que hacemos en el dentista con nuestra boca, pero con nuestro cerebro ante el cine. Y se ha intentado exponer los entresijos de la relación entre el espectador y las técnicas utilizadas para negar dicha peligrosa pasividad y hacerla un entretenimiento inofensivo, así como exponer la influencia que tiene en la realidad de nuestras vidas.
Una de las fuerzas del cine es la identificación, en el fondo, la mayoría de personas, lo que buscan al ver una película es identificarse con alguno de los personajes, situaciones o tramas; eso genera un proceso dinámico recíproco, pasamos de ir a ver una película desde “nuestra vida real” a querer identificar esa vida real en la película, lo que provoca un proceso invertido, que es crear nuestra vida real interaccionando con el film. Y este aspecto, no solo no es desconocido por la industria del cine, si no que es primordial como herramienta, ya que además se sostiene en la resistencia del espectador a reconocer la sumisión que supone exponerse voluntariamente a un film, donde se coloca en frente, pasivo, abre su mente y deja que entren todos los elementos con la excusa de entretenerse, pero en realidad viviendo un proceso de autoconstrucción virtual que irá conformando sutil o no tan sutilmente la propia realidad.
¿Quien no ha visto una película en grupo y al salir del cine o en el salón de casa al acabar uno o otro ha hecho comentarios de la película respecto a la realidad? ;  “Ese momento me recuerda a cuando”, “Fulanito (un actor) es igual que menganito (un ser real)”, no sólo se parecen, si no que son iguales. O incluso durante la misma película, de repente: “¡¡mira!! Si es Fulanito…” (refiriéndose a alguien conocido por el grupo) . Y como este infinidad de ejemplos.
¿Cuantas personas conocen acontecimientos históricos en su mayoría  a través de producciones cinematográficas? La cifra seguro que no es insignificante. Así tienes a un gran numero de seres humanos que no solo no conocen la historia, sino lo que es peor, tienen un concepto de ésta que es el que le conviene a la élite.
Una concepción menos inocente del cine, podría ayudar a reflexionar sobre la mítica figura del cineasta como un ser con una imaginación desbordante capaz de crear historias increíbles e innovadora, que en su gran mayoría estarán relacionadas con la ciencia y los avances tecnológicos, progresistas y evolutivos de la humanidad. ¿No será esta fecundidad fruto de un acceso a unos conocimientos privados, no disponibles para la población mundial, independientemente de sus fuentes o veracidad que son utilizados para mitificar al cineasta? ¿No será que haciendo uso del conocimiento de un proyecto de laboratorio, los elementos del mismo se pueden ir añadiendo paulatinamente al contenido del cine para así ir construyendo un camino estudiado que será visto como espontáneo, genial y profético por el espectador?
Así mismo, me gustaría exponer la hipocresía e ingenuidad de la cada vez más amplia comunidad anti-NWO, que espera con ansia el estreno de películas que hablen de todo lo relacionado con el supuesto proceso de “despertar”, colaborando neciamente en la preparación mental para la conclusión de un NWO (si se entiende este como un grupo reducido y concreto, dirigiendo, controlando y adoctrinando a una población cada vez menos consciente de los procesos de su existencia)  ya existente hace décadas. Por un lado criticar y supuestamente luchar contra ello para acabar consumiendo sus productos de laboratorio con la excusa de verlas para mirar que mentiras cuentan cuando en realidad ese proceso está basado en una inocencia absoluta que espera consciente o inconscientemente una revelación de algún cinéfilo que consiga filtrar verdades en una industria absolutamente creada, dirigida y controlada por la élite opresora.
Ante toda esta inercia de búsqueda de verdad tan de moda, no está de más reflexionar sobre ella. La verdad existe por sí misma, es una entidad propia, no se puede poseer, en todo caso se puede vivir, y en una sociedad dónde la verdad ha sido relegada (en el mejor de los casos) a un segundo plano, si no un plano subterráneo, no es tan importante que te digan la verdad como que el receptor de dicha verdad esté construido para recibirla con honestidad. Por lo tanto la tan puesta de moda búsqueda de la verdad suele ser un proceso hipócrita y estéril, pues exige la verdad en los demás pero ningunea el respeto por ella, ya que la ignora en su base, situándola en el exterior, en el mundo ahí fuera, en ese mundo mentiroso y manipulador,  y obviando que si uno no se ha construido para tenerla como eje de su vida, por mucha verdad que busque y escuche no habrá recipiente dónde tenga cabida. Esto además ayuda de manera sobresaliente al proceso deshumanizador en marcha y tristemente avanzado, pues atrapa al ser humano en un ansia de verdad, ignorante de su compromiso con la misma, que precisamente lo aleja de ella.
Invito y recomiendo, al menos una vez, a que seamos cautos cuando nos sentemos en frente de una pantalla de cine, televisor, ordenador, y esperar antes de abrir nuestro recipiente cerebral indiscriminadamente, y observar la película como si observáramos a alguien hablar con otra persona , separándonos del proceso e intentando ser lo más objetivos posible. Quizá se sorprendan… o quizá no.
Me pregunto muy a menudo por qué todo el mundo con quien hablo dice ser conscientes del trabajo manipulador y adoctrinador del cine, televisión, publicidad etc. Todos ellos lo saben y dicen ser lo bastante listos y maduros para no dejarse engañar, prácticamente nadie reconoce que se le manipula sin que se de cuenta, y si se reconoce es en relación a la intención de engañarte para vender algo o para llevarte a una situación que busca generar beneficios económicos, (visión economicista ya expuesta). Me pregunto entonces : Si bien existe un minúsculo reducto de personas (más pequeño de lo que se quiere hacer creer) lo suficientemente honestas como para reconocer la crudeza de la situación y su ignorancia sin sentimentalismos ni corrientes operantes, trabajando dura y marginalmente por hacerse más humanos ¿si todos lo saben y están preparados para defenderse del ataque adoctrinador, ¿por qué esa libertad de conciencia no se refleja en ningún lugar del planeta, a parte del fantasioso mundo del “despertar New Age”? ¿No será que estamos en un estado tan avanzado de moldeación, que vemos libertad donde hay esclavitud, y solamente identificamos manipulación cuando ésta pierde toda sutileza? La respuesta la dejo al fruto de sus propias reflexiones personales.

Fuente: La Independiente Digital
---------------------------------------------------------------------------


La identidad contra el neocolonialismo




El Cine -  La certeza de encontrarse frente a un elemento didáctico transcendental y capaz de orientar la psique fue rápidamente entendida por algunos de los grandes capitalistas, quienes a partir de 1907 instalaron en Hollywood, una pequeña localidad de Los Ángeles, al Oeste de Estados Unidos, una base cinematográfica que con los años crecería hasta ser conocida como la “Meca del Cine4.

El Cine plantea una cuestión de gran relevancia:  
se encuentra intrínsecamente ligado a la tecnología, a tal grado que sin ella no existiría.

Esto determina de forma radical la manera en que se lleva a cabo la creación de una película ya que no todos tendrán acceso al aparataje ni los conocimientos necesarios para manejarlos. En este punto podemos establecer una analogía entre la posesión de los medios y la capacidad de nombrar, ya que, como afirma el profesor de Ciencia Política Juan Carlos Monedero, “quien te pone el nombre, siempre tiene la tentación de subordinarte5; de igual modo, quien posee los medios siempre tendrá la tentación de mostrarte su visión de la realidad:

El poseer una tecnología (…) ofrece a quienes la poseen, mayores posibilidades de narrar y de interpretar el mundo. Con ello, también posibilita la difusión, si no es que hasta la imposición, de las ideas e intereses de quienes poseen esa tecnología, por lo menos durante el tiempo que tardan los tecnológicamente desposeídos en apropiarse de ella. Y como dichas tecnologías siempre han sido puestas en práctica por el poder, entonces las ideas e interpretaciones del mundo no están en razón de otra cosa que de la defensa de los intereses de tales élites y de las estructuras sociales sobre las que se sustentan sus privilegios. Apropiarse de esas tecnologías siempre ha sido un reto a la vez que un factor sustancial para los sectores subordinados, dominados y explotados, para adquirir conciencia del mundo, de los otros y de sí mismos.6 
 
Ocurre que, desde el nacimiento del Cine, quien desarrolló más rápidamente la capacidad de hacer películas había sido Hollywood, que además “se convirtió en el centro del cine mundial7 después de que D.W. Griffith rodara ‘El nacimiento de una nación’ en 1915. No se necesitó esperar demasiado para que comenzaran a escucharse voces contrarias a este proceso, como aquella ocasión en la que el actor y director francés Gérard Blain declaró muy elocuente:

Norteamérica inocula su veneno en el espíritu de los pueblos8 gracias a su potente industria fílmica.

Así fue como:
El cine norteamericano estandarizaría (…) un modelo dominante, haciendo olvidar la búsqueda que cada cinematografía debe realizar para ajustar dicho lenguaje a su propia realidad. 

Las características principales de este modelo consisten en la superioridad tecnológica, el control de la distribución mundial de sus productos, así como la difusión de una propuesta sustentada en el lucro económico y en una imaginería cuya esencia responde a la violencia y la depredación generalizadas.9

Nos encontramos de esta manera con una potencia cinematográfica basada en la generación de beneficios, dedicada a monopolizar cada vez más el cine por medio de la acaparación de la técnica, y a distribuir por todo el globo películas que, además de no de tener en cuenta las realidades de los países en los que se proyectan, constan entre otros de los siguientes atributos:

El cine de Hollywood intenta disminuir su artificio por medio de técnicas de continuidad y una narrativa <<invisible>>; que la película debe ser comprensible y no debe presentar ambigüedades; y que posee un atractivo emocional que transciende clases y naciones. La incansable reiteración de estos preceptos durante al menos setenta años indica que los profesionales de Hollywood se reconocían a sí mismos como artífices de un enfoque definido de la forma y la técnica fílmicas. (…)

Los principios que Hollywood reclama como propios se basan en nociones de decoro, proporción, armonía formal, respeto a la tradición, mímesis, modestia artesana y un control impasible de la respuesta del receptor, cánones que los críticos de cualquier medio suelen denominar <<clásicos>>.10

El hecho clave fue la confirmación de que los recursos cinematográficos fueron utilizados de forma deliberada con el fin de extender el estilo de vida americano más allá de sus propias fronteras. Además, la industria cinematográfica de Estados Unidos supo aprovechar su posición económicamente ventajosa para recuperar la inversión tecnológica con la que proveía a algunos países del Sur:

Cada instalación de equipos necesarios para la comunicación internacional, en países subdesarrollados, se efectúa (…) con elementos provenientes de las grandes potencias. Pero esa instalación no es gratuita; hay que pagarla, y si no en billetes, sí en especies. Llamo pago en especies, en este caso, a la entrega y anulación de una conciencia nacional, a la condena de esa posible conciencia a ser mantenida dentro de los cánones que estipulan quienes usufructúan la información, o sea, los encargados del equipamiento técnico.11

Cuando se descubrió que este tipo de prácticas formaban parte de un entretejido mucho mayor con objetivos oscuros y perniciosos comenzaron las reacciones opuestas. Así, de hecho, ocurrió en América Latina:
El hecho básico del que se tenía conciencia es que los Estados Unidos han organizado, bajo su patrocinio y protección, un sistema neocolonial de Estados clientes gobernados principalmente mediante el terror y al servicio de los intereses de una reducida élite local y extranjera negociante y militar. Al mismo tiempo que se impedía la evolución de un cine revolucionario e independiente, se importaban de Estados Unidos agujas y picanas eléctricas para perfeccionar la tortura. Al tiempo que se impedía el surgimiento de escuelas de cine y se clausuraba la Cinemateca del Tercer Mundo –una de las más importantes de América Latina–, se inauguraban en Panamá y en Brasil escuelas para adiestrar a batallones de la muerte bajo instructores norteamericanos.12

Hollywood no solo no estaba siendo inocente sino que además formaba parte de una estrategia geopolítica del Gobierno norteamericano para mantener a raya cualquier amenaza en la primera línea de su periferia. En el mundo bipolar resultante de los acuerdos posteriores a la Segunda Guerra Mundial se antojaba necesario tener bien cubierta la retaguardia, algo que implicaba a Estados Unidos en su cercanía con América del Sur. Esta proximidad se les antojó más peligrosa a medida que se iban desarrollando las estrategias hegemónicas del país norteamericano durante la segunda mitad del siglo XX. En un primer momento, a raíz de una proposición de George Kennan (por aquel entonces director del Equipo de Planificación de Política de George Marshall, el Secretario de Estado que dio nombre al famoso plan de rescate europeo en la posguerra), se implementó una política aspirante a la integración de todos países en un orden mundial único con Estados Unidos como mascarón de proa. Fue la conocida como la política de “un solo mundo13, inmersa en un sistema mucho mayor, un código geopolítico denominado “contención”. Sin embargo,

El código de la contención no sobrevivió a la <<caída>> de China y el comienzo de la Guerra de Corea. Esos acontecimientos provocaron un replanteamiento de la política de seguridad, que dio origen al famoso documento NSC-68. El cual se diferenciaba del punto de vista de Kennan por cuanto éste [el documento NSC-68] consideraba que la diversidad servía a los intereses norteamericanos (…) Además, puesto que los soviéticos ahora constituían una amenaza mundial, había que dar una respuesta mundial. El resultado fue un modelo de contención general que pretendía cercar al enemigo. Las consecuencias geopolíticas eran evidentes: el NSC-68 proponía <<una defensa perimétrica, en la que todos los puntos del perímetro eran considerados igual de importantes>> (Gaddis, 1982: 91). En vez de defender determinadas plazas fuertes, el argumento del NSC-68 era que <<la derrota de las instituciones libres en algún lugar constituye una derrota en todas partes>> (Gaddis, 1982: 91).14

Aunque los autores Flint y Taylor no profundizaron en el caso de la “periferia” sudamericana, es evidente que la contención implicó al continente iberoamericano, y como muestra traigo a colación la célebre cita que el entonces jefe del Consejo Nacional de Seguridad norteamericano Henry Kissinger pronunció sobre la posibilidad de que Salvador Allende ganara las elecciones de 1970 en Chile: “No veo por qué debemos quedarnos cruzados de brazos y ver que un país se vuelve comunista por la irresponsabilidad de su propio pueblo.”15 Sea como fuere, Estados Unidos debía retener la expansión de la amenaza comunista entre sus vecinos del Sur, algo que en ocasiones llevó a cabo mediante las armas pero también a través de las películas, las cuales aseguraban en buena medida una preponderancia de la cultura norteamericana al tiempo que evitaba la emancipación cultural de los pueblos subyugados. Y lo hizo de dos formas: la primera, como hemos indicado, consistió en ir extendiendo a nivel global la producción gracias a una potente distribución. Este factor, en el caso particular de América Latina, se sustentaba sobre dos evidencias, una geopolítica y otra cultural:

La dominación imperialista sobre el continente tiene echados sus cimientos sobre la división geográfica y cultural que sus intereses han llevado a cabo durante décadas. La división geográfico-política se expresa, evidentemente, en nuestras fronteras. La división cultural, aparentemente menos visible y más débil, se ejerce a través de todos los medios a su alcance: gestiones desde el poder, medios masivos de comunicación, sistemas educacionales, diversos medios de expresión artística, etcétera.16

La segunda de las técnicas utilizadas por “el Imperio17, que también hemos apuntado ya, consistía en obstaculizar la creación de cualquier cine alternativo al tiempo que se forjaban elites simpatizantes. Nelson Carro, de la Universidad Autónoma Metropolitana, confirma esta influencia cuando reconoce que
Hollywood siempre fue una sombra alargada sobre el resto del continente, sombra que se fue acentuando aún más luego de la Segunda Guerra Mundial, cuando sus afanes expansionistas e imperialistas tuvieron en el cine un aliado muy eficaz18.



 En América del Sur esta influencia se tradujo en una preocupante imitación de la producción estadounidense por parte de las industrias nacionales. Fernando Solanas, un pilar del Nuevo Cine Latinoamericano tanto por su producción cinematográfica como por sus aportes teóricos, se hacía eco junto a Octavio Getino de esta imitación que ya se había extendido a lo largo del subcontinente:

El cine era sólo sinónimo de espectáculo o divertimiento: objeto de consumo. En el mejor de los casos, estaba condicionado por el sistema o condenado a no trascender los márgenes de un cine de efectos, nunca de causas. Así, el instrumento de comunicación más valioso de nuestro tiempo estaba destinado a satisfacer exclusivamente los intereses de los poseedores del cine, es decir, de los dueños del mercado mundial del cine, en su inmensa mayoría estadounidenses (…) El cine hoy dominante en nuestros países, construidos de infraestructuras y superestructuras dependientes, causas de todo subdesarrollo, no puede ser otra cosa que un cine dependiente, y en consecuencia, un cine alienado y subdesarrollado.19

Fue a partir de este momento, en plena década de 1950, cuando surge el Nuevo Cine Latinoamericano bajo la premisa de representar una alternativa al cine del mundo bipolar, tal y como América Latina buscó erigirse como una región desligada de las dos superpotencias mundiales. Esta voluntad de construir un modelo propio tanto a nivel político como cinematográfico se vería sintetizado en una cita célebre del director brasileño Glauber Rocha: “Ni Hollywood ni Mosfilm.20. Unido a la aparición del cine de autor y a las corrientes surgidas de los nuevos cines a mediados de siglo en Europa, este fenómeno llegó para subvertir el lenguaje colonizado y edificar uno propio que pusiera de manifiesto la realidad sociopolítica de la región gracias a un evidente espíritu subversivo y antiimperialista, en palabras de Getino y Solanas: “La cámara es la inagotable expropiadora de imágenes-municiones, el proyector es un arma capaz de disparar 24 fotogramas por segundo.21. De esta manera se hizo evidente que el espíritu libertario de la descolonización que experimentó el mundo después de 1945 había imbuido a los intelectuales de América Latina:
Se tenía absoluta certeza del peso político cultural del cine como instrumento liberador, concientizador y participante del proceso revolucionario que ya había liberado a Cuba y que, sin más demora, debía liberar al resto de nuestros países latinoamericanos. 22
Precisamente el Gobierno revolucionario recién instaurado en Cuba se dio cuenta inmediatamente de la importancia del cine como fenómeno que transcendía la mera entretención. No habían pasado tres meses de la entrada de las tropas castristas en La Habana cuando el 24 de marzo se decretó la fundación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), mediante una ley que establecía lo siguiente:
El Cine es un arte. El Cine constituye por virtud de sus características un instrumento de opinión y formación de la conciencia individual y colectiva y puede contribuir a hacer más profundo y diáfano el espíritu revolucionario y a sostener su aliento creador. El Cine debe constituir un llamado a la conciencia y contribuir a liquidar la ignorancia, a dilucidar problemas, a formular soluciones y plantear, dramática y contemporáneamente, los grandes conflictos del hombre y la humanidad. 23
Esto da una idea de la dimensión que se quería otorgar al cine en el continente latinoamericano, y del paso que iba a marcar la Cuba socialista en ese aspecto. La isla encarnó a partir de 1959 el brío antiimperialista que se había fraguado años atrás a nivel regional, un rechazo hacia Estados Unidos que se vio fomentado precisamente por el hostigamiento que este país ejercía sobre los nuevos artistas cinematográficos:
En Latinoamérica, se perseguía a los cineastas contestatarios, se los buscaba para exiliarlos, para encarcelarlos, para torturarlos, para matarlos. Dictaduras latinoamericanas, con policías y militares entrenados en escuelas norteamericanas, asesoradas por agentes gringos, se ocupaban de impedir que ese cine revolucionario se difundiera, que esos cineastas proliferasen, que esas películas se comentaran, que esos materiales se pudieran procesar. 24
Las continuas dificultades y los reveses de este tipo degeneraron en una toma masiva de conciencia que daría una dimensión clave al movimiento: la de la lucha para la liberación política, social y cultural. El Nuevo Cine Latinoamericano experimentó una renovación que “vino de afuera, estimulada por factores extracinematográficos, a través de una ruptura más que de una inaccesible continuidad (…) Fue de cierta manera el fruto de una radicalización o por lo menos de un movimiento político.25 De nuevo Getino y Solanas, tan lúcidos en sus películas como en sus ensayos, ponen voz a la disonancia que existía entre la realidad nacional de los países latinoamericanos y su producción cultural, fenómenos que los abocaban a la servidumbre respecto a las élites negociantes y respecto a Estados Unidos:
Cultura, arte, cine, responden siempre a los intereses de clases en conflicto. En la situación neocolonial compiten dos concepciones de la cultura, del arte,   de la ciencia, del cine: la dominante y la nacional. Y esta situación persistirá en tanto rija el estado de colonia y semicolonia. Aun, la   dualidad sólo podrá superarse para alcanzar categoría única y universal cuando los mejores valores del hombre pasen de la prescripción a la hegemonía, cuando se universalice la liberación del hombre. Mientras tanto, existe una cultura nuestra y una cultura   de ellos. Nuestra cultura, en tanto impulsa hacia la emancipación, seguirá siendo, hasta que esto se concrete, una cultura de   subversión y por ende llevará consigo un arte,   una ciencia y un cine de subversión. 26
No tendría sentido para nuestra asignatura que nos adentráramos en los detalles técnicos de estas películas, pero sí conviene apuntar que en estos años, frente al cine esteticista de Hollywood, se generó una atmósfera de pensamiento en la que muchos cineastas tuvieron claro que “un cine perfecto –técnica y artísticamente logrado– es casi siempre un cine reaccionario.”27 De ahí que directores como el chileno Miguel Littín, el boliviano Jorge Sanjinés, el brasileño Glauber Rocha, el argentino Fernando Birri o el cubano Tomás Gutiérrez Alea pusieran en marcha un cine cargado de referencias culturales, un cine enfocado a las clases populares, rodado en muchos casos con actores no profesionales y con unos presupuestos modestísimos. 

Se trataba de quebrar el régimen neocolonial que sufría América Latina construyendo, a través del cine, una identidad propia que permitiera al subcontinente desembarazarse de la opresión cultural que había llevado a cabo el poderoso vecino del Norte. Por eso los cineastas en muchos casos no se conformaron con reducir su actividad al cine:

Un cineasta moderno, en el mismo momento en que se descubra sus grandes posibilidades como artista, también se descubre como militante, en todos los niveles de la vida. Se puede decir: no le basta liberar su arte; también tiene necesidad de liberar su vida. Rechaza totalmente toda anacrónica y cristalizada división del trabajo. Es en la práctica revolucionaria más directa donde se encuentra el punto central de toda su coherencia expresiva. La impaciencia revolucionaria, en él, será total o no será siquiera cinematográfica.28

El Nuevo Cine Latinoamericano, que tuvo su efervescencia en el Festival de Cine de Viña del Mar en 1967, se vería disuelto a lo largo de los años setenta debido al hostigamiento de los diferentes regímenes militares, opuestos al cine social de compromiso y reivindicación. Tras casi dos décadas de apogeo llegaría una decadencia inevitable a la vista de la evolución de la coyuntura social y geopolítica:

Hacia finales de los años ochenta, el proyecto del Nuevo Cine Latinoamericano se vuelve insostenible (…) Ante la nueva escena histórica, se recomponen las fuerzas en el campo simbólico de la cultura latinoamericana. Esto produce que el discursivo socio-cultural que daba sentido a la modernidad expresiva del Nuevo Cine se desarme. El metarrelato de la identidad nacional, fuente legitimadora del cine moderno latinoamericano, altera el horizonte de la discursividad y la visualidad que daban sentido a los mensajes fílmicos. Por un lado, el aparato del Estado se desmantela por la ofensiva neoliberal y el horizonte utópico abierto por el socialismo se desvanece. Por otro, la globalización resta credibilidad al gran relato de la <<identidad nacional>>. Finalmente la proliferación de imágenes y lenguajes impulsados por los medios masivos de comunicación tornan obsoletos los presupuestos críticos de la modernidad cinematográfica.29

El Nuevo Cine Latinoamericano moría dejando tras de sí la época más intensa en la producción cinematográfica continental: de la misma forma que Reino Unido había tenido su Free cinema, Italia su Neorrealismo, Francia su Nouvelle Vague, Alemania su Expresionismo o la Unión Soviética su Realismo socialista, América Latina gozó de su Nuevo Cine Latinoamericano; Brasil pudo disfrutar de la potente irrupción de Glauber Rocha, Cuba de las sátiras de Tomás Gutiérrez Alea, Chile del compromiso social de Miguel Littín, Bolivia de la reivindicación indigenista que apadrinó Jorge Sanjinés y Argentina de las reminiscencias neorrealistas de Fernando Birri.

Notas:
1 OUBIÑA, David: Una juguetería filosófica. Cine, cronofotografía y arte digital; Buenos Aires; Manantial; 2009; p. 83.
2 Presentación curso “Análisis político del cine” impartido por el profesor de Ciencia Política Pablo Iglesias Turrión. La presentación completa puede consultarse aquí: http://www.ceps.es/index.php?option=com_content&view=article&id=161:curso-analisis-politico-del-cine&catid=41:oferta-academica&Itemid=66 (Última visita 9 de agosto de 2012).
3 LANUZA, Ana: El hombre intranquilo: mujer y maternidad en el cine clásico americano; Madrid; Ediciones Encuentro; 2011; p. 15.
4 BORAU, José Luis: Palabra de cine. Su influencia en nuestro lenguaje; Barcelona, Ediciones Península; 2010; p. 362.
5 MONEDERO, Juan Carlos: “Regresar al NO-Do: fantasmas franquistas arrastran cadenas por RTVE”; Comiendo Tierra, 13 de julio de 2012.
6 GIL OLIVO, Ramón: “El Nuevo Cine Latinoamericano (1955-1973). Fuentes para un lenguaje”; p. 106.
7 AUGROS, Joel: El dinero de Hollywood: financiación, producción, distribución y nuevos mercados; Barcelona; Paidós; 2000; p. 19.
8 Ibídem.
9 GIL OLIVO, Ramón: “El Nuevo Cine… Op. Cit, p. 109.
10 BORDWELL, David; STAIGER, Janet y THOMPSON, Kristin: El cine clásico de Hollywood: estilo cinematográfico y modo de producción hasta 1960; Barcelona; Paidós; 1997; pp. 3-4.
11 PALACIOS MORE, René y PIRES MATEUS, Daniel: El cine latinoamericano, o por una estética de la ferocidad, la magia y la violencia; Madrid, SEDMAY Ediciones; 1976; p. 18. En Internet: http://www.cinelatinoamericano.cult.cu/texto.aspx?cod=1706 (Última visita el 23 de agosto de 2012)
12 GIL OLIVO, Ramón: “Ideología y cine: el Nuevo Cine Latinoamericano, 1954-1973”.
13 TAYLOR, Peter y FLINT, Colin: Geografía Política. Economía-Mundo, Estado-Nación y Localidad; Madrid; Trama Editorial; 2002; p. 100.
14 Ibídem, p. 103.
15 COCKCROFT, James: América Latina y Estados Unidos: historia y política país por país; México; Editorial Siglo XXI; 1996; p. 603.
16 SADOUL, Georges: Historia del cine mundial. Desde los orígenes; México; Siglo XXI; 2004; p. 569.
17 VERSTRYNGE ROJAS, Jorge: Frente al imperio: guerra asimétrica y guerra total; Madrid; Foca; 2007; p. 13.
18 CARRO, Nelson: “Un siglo de cine en América Latina”; Política y Cultura; 1997; p.243.
19GETINO, Octavio y SOLANAS, Fernando: “Hacia un tercer cine: Apuntes y experiencias para el desarrollo de un cine de liberación en el tercer mundo”. En Hojas de cine: testimonios y documentos del Nuevo Cine Latinoamericano: Volumen I; México DF; Fundación Mexicana de Cineastas; 1988; p.24.
20 SÁNCHEZ NORIEGA, José Luis: Historia del cine. Teoría y géneros cinematográficos, fotografía y televisión; Madrid, Alianza Editorial; 2002; p. 494.
21 GETINO, Octavio y SOLANAS, Fernando: “Hacia un tercer…” Op. Cit; p. 41.
22 SANJINÉS, Jorge: “Neorrealismo y Nuevo Cine Latinoamericano: la herencia, las coincidencias y las diferencias”; conferencia ofrecida en Río de Janeiro en junio de 2002 para un semanario titulado “La influencia del Neorrealismo en el cine latinoamericano”.
23 GUEVARA, Alfredo: Tiempo de fundación; Madrid; Iberautor Promociones Culturales; 2003; p. 190.
24 SANJINÉS, Jorge: “Neorrealismo y Nuevo…”; Op. Cit.
25 PARANAGUÁ, Paulo Antonio: Cinema na América Latina. Longe de Deus e perto de Hollywood; Porto Alegre; L & PM Editores; 1984; p. 67. Citado en GIL OLIVO, Ramón: “Ideología y… Op. Cit.
26 GETINO, Octavio y SOLANAS, Fernando: “Hacia un tercer…” Op. Cit; p. 26.
27 GARCÍA ESPINOSA, Julio: La doble moral del cine; Santafé de Bogotá DC; Editorial Voluntad; 1995; p. 14.
28 GARCÍA ESPINOSA, Julio: “Cine y Revolución”; 1969.
29 LEÓN, Christian: El cine de la marginalidad. Realismo sucio y violencia urbana; Ecuador, Ediciones Abya-Yala, 2005; p. 20. En internet: http://books.google.es/books?id=0IUMTu7NOGAC&pg=PA24&lpg=PA24&amp;dq=El+cine+de+la+marginalidad.+Realismo+sucio+y+violencia+urbana&source=bl&ots=YELiSrrq_e&sig=L1qNmRsGfA2qugh2HZikUQMR-MA&hl=es&sa=X&ei=fhftUL2gFeaw0QW0r4B4&ved=0CEcQ6AEwAg (Última visita 20 de septiembre de 2012). 
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

----

Un alto exfuncionario de la CIA afirma en su libro recién publicado que muchas celebridades de la industria del entretenimiento, sobre todo de Hollywood, llevan a cabo actividades de inteligencia mientras están en el extranjero:

A Hollywood le encanta una buena historia de espionaje. Pero también es cierto que los encargados del 'showbusiness' regularmente realizan actividades de espionaje en la vida real, según un nuevo libro de memorias del ex asesor legal interino de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés), John Rizzo, informa el diario 'Los Angeles Times'.

"La CIA siempre ha tenido una relación especial con la industria del entretenimiento, dedicando considerable atención al fomento de las relaciones con los integrantes más influyentes de Hollywood: estudios, productores, directores, actores famosos", afirma Rizzo en su nuevo libro 'Hombre de la compañía: Treinta años de crisis y controversia en la CIA' ('Company Man: Thirty Years of Crisis and Controversy in the CIA').

Aunque el exfuncionario tiene prohibido dar nombres, porque están clasificados, y la CIA se negó a comentar la reciente obra, escribe el rotativo, el autor sí proporciona algunos detalles sobre los tipos de ayuda que la Agencia solicitaba a Hollywood. A veces, les pedía a los cineastas el permiso para que un agente de la CIA se hiciera pasar por un miembro del equipo de la película, sobre todo, si se filmaba en un país donde la inteligencia norteamericana tenía dificultades para operar.

La CIA también reclutaba agentes para dar más visibilidad a los proyectos de propaganda en el extranjero, así, por ejemplo, fue producido en secreto un documental por parte de la Agencia, dijo Rizzo.

Además, la CIA se aprovecha de que muchas estrellas del cine norteamericano disfrutan de poder abrir muchas puertas, que están cerradas al resto. "Las personalidades de Hollywood son glamorosas. Tienen acceso a personas en el extranjero, a las cuales el Gobierno de EE.UU. no puede acercarse", aseveró el abogado, quien trabajó en la CIA durante 34 años. Algunas de estas celebridades, incluso, ofrecen sus servicios gratuitamente, movidos por sus sentimientos patrióticos, escribió Rizzo.

Según el autor, la CIA tiene funcionarios asignados a tiempo completo para el cuidado y alimentación de los activos de Hollywood. "Esto estaba pasando cuando llegué allí y continuaba sucediendo cuando me fui", señaló el ex alto cargo, que dimitió en 2009, agregando que las actividades de inteligencia realizadas por las personalidades de la industria del entretenimiento continúan.

Texto completo: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/116769-estrellas-hollywood-espian-cia-extranjero



MIND CONTROL IN THE FIELD OF ART

Hollywood and the music industry are big mind control centers, used by the Illuminati to influence us in the ways that suit their goals. We have seen many great artists come and go through the years and as we think about it, they have influenced us quite a lot in different ways. We all have our favorites, who many of us "look up to" and admire. They are a big part of the children's and teenagers lives. I have covered parts of the Hollywood business in other articles, but just as interesting is the music industry.

In the book by Fritz Springmeier and Cisco Wheeler, The Illuminati Formula Used to Create an Undetectable Total Mind Controlled Slave, the music industry (and the Country music in special) is loaded with artists who work as mind control programmers and many of them are mind control slaves with split personalities. 
They mention among many  others Kris Kristofferson, Jerry Lee Lewis and Willie Nelson as being programmers, working for the Illuminati. And many artists are themselves programmed to be able to act in a way the Illuminati wants, to "spread the message". 
The rock industry programming started with Elvis Presley, who very likely was a programmed slave and who's programmer was his manager, Col. Tom Parker. The below excerpt is from the above book by Springmeier/Wheeler, chapter 12: 
"Many of the movies and shows use Monarch slaves as actors & performers: such as Rosanne Barr, Bette Mittler, Marilyn Monroe, Loretta Lynn, Crystal Gayle and possibly Wayne Newton (a child singing protégé, who never wrote a check for himself in his life). They also use lots of slave handlers such as Frank Sinatra, Peter Lawford, & Bob Hope. And occasionally they use programmers such as Anton LaVey, Jerry Lee Lewis. 
Cisco, the co-author of this book, while in the Illuminati, was given repeated reason to believe that Elvis Presley was also a Multiple programmed by the Illuminati. We know that at times he went by code names, one which is publicly known was John Burrows. His group, called the Memphis Mafia, have talked about his ability to go into altered states of consciousness, even seem dead. Recently, another Illuminati slave, also stated that Elvis was an Illuminati slave. 
Cisco points out that Elvis’ twin brother was dead at his birth, and that Elvis knew that this gave him double spiritual power (according to Illuminati beliefs). The Illuminati will often kill a twin, so that the other will get the power of two souls. From what we understand, Elvis Presley’s handler/programmer was a Col. Tom Parker. 
Elvis belonged to a team of 4 Illuminati men. Elvis is publicly known to have studied yoga, numerology, drugs, and received some new age spiritual training in an academy overlooking Pasadena, CA. He was an active member in the Theosophical Society. After Elvis Presley supposedly died, the Sun International Corp. came out with an Elvis Presley album called Orion, with the winged-sun-disk on its cover. 
The winged-sun-disk is an important Egyptian magical symbol used by the OTO, Theosophical Society etc. Mae Boren Axton, known as the Grand Dame of Nashville, played a pivotal role in Elvis Presley’s life. Elvis & the Beatles were chosen by the Illuminati to introduce rock music to the United States. There is no doubt about Elvis’ and the Beatles’ musical talent. Elvis’ close friend Wayne Newton is highly suspected as also being a slave. Elvis worked with Burt Reynolds and Jerry Lee Lewis who also connect in with the Illuminati’s mind-control operations. 
The authors are puzzled why Elvis’ grave, which had millions of dollars spent on its security, has his name misspelled? We are also puzzled why Elvis, who repeatedly stated he wanted to be buried beside his mother, is buried beside his father, who he privately stated wasn’t even his real father. Why has no one ever tried to collect insurance on Elvis’ death? Once again, it seems, the front stories that the public hears are full of inconsistencies. We believe that some people in the Illuminati know the true story about Elvis Presley. For sure Elvis’ mysterious mind-control programmer/handler Col. Tom Parker would know." 
In Monarch Programming, the use of mirrors is a basic important tool for to make split multiple personalities. The mental mirrors, which are programmed into the victim, create thousands of alters (artificial personalities), which then can be programmed in whatever way the Illuminati programmer wants. Here are some more excerpts from the same book with regards to mirrors: 


"The child must learn to match identical items very early--even before they can speak. This is so they will be able to build mirror images into their mind. All the senses are trained for building the mirror images; for instance such as silks and cottons can be used for the sense of touch"  Chapter 1 page 12. 
"The elements that make up who a person is--i.e. personality elements such as memories, are fractured. These fragments have in turn often been built up into full-blown personalities with all the elements of full-blown personalities. There is no "real" person, just as if you smash a mirror into a thousand pieces, there is no single piece that is the "real" original mirror but rather simply fragments that can in turn operate as mirrors. However, there is still a primal self. Early splits are led to believe they are the core"   Chapter 1 page 28.
"Children are set in front of circus mirrors that make them taller or smaller for programming. They are set in front of mirrors which duplicate their image." Chapter 4 page 64.


"pg. 90 Book 3 Ozma of Oz, "Princess Langwidere's sitting-room was paneled with great mirrors, which reached from the ceiling to the floor; also the ceiling was composed of mirrors, and the floor was of polished silver that reflected every object upon it. So when Langwidere sat in her easy chair and
played soft melodies upon her mandolin, her form was mirrored hundreds of
times, in walls, and ceilings and floor, and whichever way..." This is the
mirror programming that has been done to so many victims! Chapter 5 page 112.


"Mirrors, and lots of them, are important in occult programming because they make images. They create so many internal images one doesn’t know which way to go "  Chapter 10. 
"The following format the words in italic are direct quotes from Lena Pepitone’s book which is entitled Marilyn Monroe Confidential An Intimate Personal Account, NY: Simon & Schuster, 1979. 


· p.16- "Floor-to-ceiling mirrors were everywhere. Even the dining alcove at the rear of the living room had a table with a mirrored top. All these mirrors didn ‘t cheer things up." In programming Monarch slaves, mirrors are used a great deal. Within the Monarch slave’s mind, countless mirror images are made. The slave sees thousands of mirrors everywhere in their mind. Because Marilyn was so stripped of any personal identity, she decorated her house as her mind looked on the inside--full of mirrors. Although other Monarchs may have some desires to decorate with mirrors, Marilyn is the most extreme case I know of filling one’s house full of mirrors"  Chapter 12. 
With regards to this, it's interesting to read the lyrics of Jimi Hendrix, especially from a song called "Room full of mirrors". The lyrics go: 
"I USED TO LIVE IN A ROOM FULL OF MIRRORS
ALL I COULD SEE WAS ME
WELL I TOOK MY SPIRIT
AND I CRASHED MY MIRRORS
NOW THE WHOLE WORLD IS HERE FOR ME TO SEE
I'VE GOT A WHOLE WORLD THAT'S HERE FOR ME TO SEE
NOW I'M SEARCHING FOR MY LOVE TO BE

BROKEN GLASS WAS FALLING IN MY BRAIN
CUTTIN' AND SCREAMIN' AND CRYING IN MY HEAD
BROKEN GLASS WAS FALLING IN MY BRAIN
IT USED TO FALL ON MY DREAMS AND CUT ME IN MY BED
IT USED TO FALL ON MY DREAMS AND CUT ME IN MY BED
I SAID MAKING LOVE WAS STRANGE IN MY BED"
 

Many rock musicians died around the same time:


Brian Jones (Rolling Stones) who drowned in his pool(!); Mama Cass (The Mamas and the Papas); Jimi Hendrix; Janis Joplin; Jim Morrison (The Doors) and moreCause of death was often overdosing drugs or as with the case of Jim Morrison, he died from heart failure in his bath tub(!). The story goes that Jim Morrison was involved in Project Monarch as well, due to Fritz Springmeier.
I once read a biography on Jimi Hendrix, where it said that he didn't want to take the drugs, but was forced to do so by his manager(!). He soon became addicted. Drugs are heavily used in mind control. Seems like a common denominator that the artists are controlled and maybe programmed by their managers to create a certain effect upon the society. When Hendrix and Joplin were dead, Jim Morrison's manager told him that he, Jim, probably was the next in line ... 
Then Jim Morrison left the Doors and moved to France - maybe trying to escape from the insanity around him. But most likely, the Illuminati followed him and eliminated him. Could it have been a ritual murder? Was Jim more valuable to the Illuminati dead than alive? It seems like Jim had withdrawn from his band on the top of his career, probably to the dislike of his "superiors". Was he ritually murdered so he could live on as a myth? His girlfriend at the time was very confused after Jim's death (she was a heroinist as well) and some researchers suspect that she killed him. Was she programmed to do so? Her reactions after Jim's death to her own death a few years later is suspiciously similar to this of a Monarch slave. Her death is suspicious as well and may not have been "natural". Did she start remembering??? 
Bob Dylan, one of our most admired song composers and poets, is tightly connected to Kris Kristofferson, who is a programmer with regards to Cisco Wheeler and Fritz Springmeier. In the 80's he also, after had become a Christian,  was closely related to Billy Graham, who is a programmer as well and a 33rd degree Mason. Dylan's friends and associates have often witnessed how he shifts from one personality to another, though I have seen no data on him being a victim of mind control. If you as a reader have more data on Dylan, please e-mail me onmailto:ivestigator@swipnet.se . 
It is possible that those musicians became dangerous to the Illuminati and therefore were killed. If they don't serve the purpose, they are useless to them and potentially dangerous, as they may reveal the secrets if they start to remember ...
It's also known, thanks to former Illuminati programmed slaves who have succeeded to escape, that the Illuminati can pick a child, check for his/her talents, use that part for programming and create geniuses. This is by the way  NASA works. Their computer programs are so extremely advanced and difficult to learn, that the computer programmers and users must have a photographic memory to be able to remember the programs. This is done by scarring the brain stem of the victim, an action which is known to create photographic memory - IF the operation is successful, otherwise the victim may die. Those people, who have had their brain stem scarred, are then taught by NASA how to control the computers. 
There are also other methods to create geniuses out of talents, and the Programmers use them all the time within the arts, military, science etc.
Another typical thing, which is related to fine arts. A few years ago there was a documentary in Swedish Television about a famous young New York "painter", who sat bragging over glasses of whiskey about his art. Then he showed the viewers his gallery. Well in there, you could see about twenty painters creating HISpaintings(!). He looked at the finished ones and accepted them. Then he put HIS signature on the paintings, though he never himself created anything on it. Later he sold one of them for around $800.000. The real painters, who had created his work were nothing more than slave labour and had a lousy pay. 
This is an effect of the OTO-connected Andy Warholl, who finally destroyed fine art in the 60's with his so called pop-art. He said in an interview that "fine art (painting) is dead - this is the art of the New Era" (referring to his own art). He was a big puppet for the Illuminati Elite. By degrading the art they also degrade the human population.
Picasso once said something to the effect that to be able to create a good "alternative" artform, you basically must be an excellent painter in a traditional way. He was sooo right, and if you look at his early works, you can see he was excellent in traditional painting. But his wise words seem to be forgotten and buried, unfortunately ...
The Illuminati Elite has a total understanding of the brain, and it's scary to know what they are able to do and ARE doing ...
bob_dylan.jpg (13738 bytes)
Bob Dylan
elvis.gif (22034 bytes)
brian_jones.gif (19519 bytes)
Elvis Presley
Brian Jones
jimi_hendrix.gif (37072 bytes)
janis_joplin.gif (20016 bytes)
Jimi Hendrix
Janis Joplin
mama_cass.gif (61071 bytes)
jim_morrison.gif (30539 bytes)
Mama Cass
Jim Morrison

Que intenta introducir en nuestro cerebro la pelicula INTERESTELAR(2015) ? : 
 interestelar
-Nos hemos cargao el Planeta. (eugenesia y ecologia que son lo mismo)
-La NASA y los americanos son buenos y salvadores.
-Los salvadores y planetas tienen nombres judíos .
– El héroe es guapo y  ario de la NASA(que en realidad es un depto. del Pentagono)  y yanki y ario.
– Antes de que nos carguemos el planeta tenemos que seguir las políticas illuminati y el NOM.
– La reducción de la población o eugenesia es buena y por nuestro bien.
-No hay recursos en la Tierra.
– El Ser humano es culpable.
-Tendremos que vivir en ciudades espaciales… donde te secuestrarán con un chip para ser un zombi.
-El Futuro es Negro.
-No existen aliens ni planetas con vida.

-La ciencia oficial y la NASA son buenos y nos salvarán.

fuente: contraperiodismomatrix.blogspot.com  

-------------------

 50 SOMBRAS DE GREY: 
MAS BASURA PARA LAS MASAS

No es una historia de amor.
Se hace un trabajo bastante convincente para aparentar que lo es, pero por favor,créanme cuando les digo que el amor ni siquiera tiene una breve aparición en esta película.
Tampoco es un cuento de hadas romántico con un poco de malicia inofensiva espolvoreada por encima.
De hecho, el romance brilla por su ausencia. En esta pieza ‘inofensiva’ de Hollywood, un hombre guapo, rico y con experiencia utiliza su poder para seducir y manipular a una joven estudiante inocente para hacer un montón de cosas que son muy incómodas.
large-174
Es una película sobre los deseos sexuales de control y violencia de un hombre narcisista y que se cree con el derecho de usar y abusar del cuerpo y la mente de una mujer joven y vulnerable como herramientas para su propia gratificación. Todo gira en torno a sus necesidades, junto con la expectativa arrogante que ella debe cumplir, a pesar de su incomodidad, para complacerlo.
Me senté en el cine y miré a mi alrededor a cientos de mujeres comprando esta “historia de amor sexy” y me sentí enferma. Si todo un cine lleno de mujeres no era capaz de ver lo perjudicial que es esta línea argumental, ¿cómo diablos se supone que lo hagan las niñas y los adolescentes?
Por favor, mis hijas, no permitan que esta idealización sexual las engañe sobre el abuso doméstico, creyendo que deben permitir ser tratadas como Anastasia Steele. Por favor, hijo mío, no veas esto un día y creas que está bien intimidar, manipular o faltarle el respeto a una mujer como el ‘héroe’ Christian Grey. Nadie, hombre o mujer, quiere o merece ser manipulado o tratado de manera sexual en contra de sus deseos.
15274387141_dcc0f1d545_z-665x385
Espero que, cuando llegue el día en que hayan crecido lo suficiente como para estar en una relación, entiendan que lo que sucede detrás de las puertas del dormitorio siempre debe ser placentero para ambos, independientemente de sus gustos. Espero que entiendan que el consentimiento dado por la fuerza no es consentimiento para nada.Espero que exijan respeto y que entreguen respeto a cambio.
Esta noche, salí del cine sintiéndome aterrorizada y un poco triste por su generación. Si esta es la película en la que basan sus ideales de amor y romance, entonces tengo que dejar algunas cosas muy claras y espero que estén escuchando.
Si alguien quiere estar con ustedes, aparecer en sus trabajos sin avisar y actuar de forma posesiva cuando un compañero de trabajo les habla NO es romántico. Es espeluznante.
Si las sigue cuando salen a bailar y las lleva a su hotel cuando están demasiado borrachas como para tomar una decisión racional, y luego las desviste y las pone en su cama, eso no es ser protector. Es acoso. De hecho, acoso es sólo el comienzo de lo que en realidad es.
Si aparece en el interior de su apartamento sin haber sido invitado, no es romántico. Es allanamiento de morada.
Si le dicen que no están interesadas y le piden que se vaya y él responde atándolas a la cama, teniendo sexo violento con ustedes incluso cuando en repetidas ocasiones dijeron que “no”, a la vez que amenaza con empeorar las cosas si hacen ruido, eso no es pasión. Es abuso.
Si vende sus vehículos y les compra uno nuevo sin su permiso “para sorprenderlas”, no es romántico. Es robo y manipulación.
Si él controla sus llamadas telefónicas, él no está enamorado de ustedes. Él está abusando y controlándolas.
Si las golpea con un cinturón de cuero mientras que lloran, porque eso es lo que le da placer y les pide que lo hagan a pesar de su dolor, porque así se excita y luego se hace la víctima explicando todo, no hay banda sonora en el mundo que pueda acallar esa voz en sus cabeza que grita que el amor y el romance nunca estuvieron presentes en esta película y nunca lo estarán.
Hijos míos, esta película me preocupa mucho, y tengo la experiencia de la vida de mi lado. Me estremezco al pensar que van a crecer con historias como esta modelando sus relaciones y que piensen que son algo “normal”.
Por favor, mis preciosos hijos, tengan claro esto: El amor es suave. El amor nunca toma. El amor no exige. El amor es consentimiento mutuo. El amor no necesita paseos en helicóptero y regalos caros. El amor es suficiente.

Cuando hay amor, la voz en sus cabezas no grita. Porque no hay motivo.

Hijos míos, por favor háganme caso.

Y, si deciden no hacerlo, entonces escuchen a la voz en sus cabezas.

Con abundante amor,

Mamá