20 marzo 2015

El gobierno Colombiano mafioso - El amigo de Washington

Impresionante emision de radio en Colombia (mas abajo)


EL TERRORISMO DE ESTADO ejecutado por DAS (servicios secretos colombianos) : Profesionales al servicio de un estado narcoterrorista:

El siguiente editorial en audio que procede de Radio Caracol y describe una serie de documentos hechos públicos por la fiscalía de ese país en el que se detalla la guerra sucia empleada por los servicios secretos colombianos DAS, adscritos al ministerio de defensa, son un verdadero manual de terrorismo de estado.De cómo el Poder se ocupa de iniciar campañas de
- destruccion de la reputacion de líderes populares, así como de
- realizar atentados , varios tipos de ..
- campañas de desinformacion
- amenazas a personas concretas
- chantajes
- y toda suerte de barbaridades al "servicio del gobierno"Esto el caso llamado de las "chuzadas" o ESCUCHAS TELEFONICAS - escuchemos arcnradio. com y los ASOMBROSOS DETALLES DEL CASO:

Declaraciones que impresionan :

Una biografia no autorizada del presidente Alvaro Uribe:


También se reveló que, aparte de escuchas y seguimientos,
se hicieron infiltraciones de reuniones entre magistrados,
se elaboraron perfiles de jueces y
se calificó de "objetivos políticos" a la senadora opositora Piedad Córdoba y al ahora candidato presidencial por el Polo Democrático, Gustavo Petro.

El DAS se encuentra en tela de juicio desde 2004, cuando los medios de comunicación ventilaron las actividades ilegales cometidas por el organismo, que depende directamente de la Presidencia.Entre las víctimas de los seguimientos y escuchas ilegales están
el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco;
la premio Nobel de Paz iraní Shirin Ebadi;
funcionarios de las Naciones Unidas;
magistrados de la Corte Constitucional y de la Corte Suprema;
ex comisionados de paz o el  embajador ante la OEA, Luis Alfonso Hoyos.
En Colombia no hay democracia: la CIA pondrá su títere preferido, ahora mismo evalúa entre Mockus el neoliberal con Fajardo(paramilitarismo) y Santos

toda la informacion en: http://www.rcnradio.com/node/22862


---------------------
 un libro titulado "Las Perlas Uribistas", en el que se documentan algunos de los gravísimos crímenes cometidos por el gobierno colombiano en tiempos de Álvaro Uribe.
 http://www.librerianorma.com/images/Caratula/Grandes/9789588613031.jpg
Uno de los temas tratados es el de los denominados "falsos positivos" a cargo del columnista Felipe Zuleta, quien cuestiona la indiferencia del gobierno colombiano ante la participación de 33 brigadas del Ejército y el asesinato de 1778 personas. "Lo que demuestra es que esto era una maquinaria criminal montada desde el interior de las fuerzas militares, no eran unos soldaditos, el gobierno destituyó a 26 altos oficiales que no están judicializados", explicó en la presentación del libro. Otro de los escándalos que documenta este libro-denuncia son las llamadas "chuzadas del DAS", la agencia de inteligencia del Estado colombiano que depende directamente del Presidente de la República.

El periodista Hollman Morris advierte que lo más delicado fue descubrir los "Manuales para amenazar". "La sociedad colombiana continúa buscando una respuesta y unas disculpas, porque lo que hizo el DAS fue interceptar y amenazar al menos a 300 personas en este país, eso es supremamente grave", explicó. En la publicación también se revela que Uribe Vélez tiene acumulados numerosos procesos en su contra.
Son 160 investigaciones en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes y hay un número similar en la Procuraduría y el Contraloría, advirtió el defensor de derechos humanos.

Aseguró que el listado de delitos es interminable y muchos de ellos están incluidos en el estatuto de Roma, sustento de la Corte Penal Internacional que pueden ser tipificados como crímenes de lesa humanidad.
---------------

"Por las sendas de El Ubérrimo" revela los vínculos 
con los paramilitares del Bloque Metro

Los secretos de Álvaro Uribe contados por Iván Cepeda y Alirio Uribe

Según Iván Cepeda y Alirio Uribe, su segunda parte del libro ‘A las puertas del Ubérrimo’ revela secretos de la familia Uribe Vélez y un presunto vínculo con el Bloque Metro de las AUC. El nuevo trabajo bibliográfico lleva por título Por las sendas de El Ubérrimo. 
El congresista y candidato al Senado por el Polo Democrático Alternativo, Iván Cepeda, junto a su formula a la Cámara por Bogotá, el defensor de derechos humanos Alirio Uribe, presentan este viernes 28 de febrero la segunda parte de su libro A las puertas de Ubérrimo, una narración de la expansión del paramilitarismo armado y político en el departamento de Córdoba y otras regiones del país. Todo eso, visto desde el pórtico de El Ubérrimo, una extensa hacienda perteneciente al expresidente de la República Álvaro Uribe Vélez, la cual según los autores del libro, se había convertido en la sede subsidiaria de grupos paramilitares.

En este relato, con el título Por las sendas de El Ubérrimo, Cepeda y Alirio Uribe denuncian tres situaciones supuestamente involucran al expresidente Álvaro Uribe con el paramilitarismo. Primero, se basan en las declaraciones hechas por dos paramilitares sobre la estructura paramilitar conocida como Bloque Metro y sus presuntos orígenes en la hacienda Guacharacas, de propiedad de Álvaro Uribe Vélez y su hermano Santiago. Segundo, sobre una supuesta acumulación de tierras que la familia Uribe Moreno y sus amigos han practicado en los alrededores de El Ubérrimo y sobre la construcción de obras con fondos públicos que han beneficiado al expresidente y su familia. Y, finalmente, sobre el caso de los dos jefes de seguridad del exmandatario que terminaron involucrados con el narcoparamilitarismo, los generales (r) de la Policía Mauricio Santoyo y Flavio Buitrago. Reproducimos una parte del primer capitulo del libro publicado por la editorial B.  
“La tragedia final de Guacharacas”

Así, en ese peregrinar de campesinos luchando por ser aceptados para trabajar en las haciendas del nordeste antioqueño, llegó la familia Monsalve a Guacharacas, pocos años después del asesinato de Alberto Uribe. Óscar Monsalve, el padre de esa familia, se ganó pronto la confianza de los patrones y se convirtió en el mayordomo de la propiedad. Sus hijos comenzaron a asistir a la escuela de Guacharacas y a ayudar en algunas de las faenas diarias.

Entre ellos estaba Juan, quien llegó a la hacienda a los ocho años de edad, en donde trabajó como ordeñador y vaquero. Su adolescencia transcurrió en medio de las vicisitudes de la violencia que se desarrollaba en las poblaciones vecinas por la presencia de los grupos armados y las acciones del Ejército. De esta manera, siendo trabajador de la hacienda, llegó a ser paramilitar y terminó condenado a varios años de cárcel por su pertenencia a esos grupos y por el delito de secuestro.
Muchos de los trabajadores que llegaban a la hacienda venían recomendados por los hermanos Villegas Uribe o por Santiago Gallón Henao, quienes eran amigos y socios comerciales de los hermanos Uribe Vélez, así como propietarios de otras fincas, en su mayoría ubicadas en jurisdicción de San José del Nus, corregimiento de San Roque. Luis Alberto Villegas era el propietario de una bomba de gasolina en el centro de ese poblado y los hermanos Gallón Henao, Santiago y Pedro David, eran parte de un grupo narcotraficante que se hizo conocer y temer en Medellín, luego de que Humberto Muñoz Castro, uno de sus escoltas, asesinara al futbolista Andrés Escobar, en el parqueadero de un restaurante de la capital antioqueña en 1998.

Guacharacas volvió a aparecer en la prensa una década después del asesinato del padre de Álvaro Uribe, quien para ese momento era ya gobernador de Antioquia por el Partido Liberal, tras derrotar a Alfonso Núñez candidato del conservatismo. El 25 de febrero de 1996, integrantes del frente ‘Bernardo López Arroyave’ del Ejército de Liberación Nacional ELN, liderado en la zona por el guerrillero Francisco Javier Zuluaga Salazar, que se hacía llamar ‘Juan Pablo’, ingresaron a Guacharacas, incendiaron la casa principal de la hacienda, robaron más de 600 reses y media docena de caballos y mulas. El mensaje que dejaron fue perentorio: los jornaleros tenían 24 horas para abandonar el lugar. Para que no quedara duda de la advertencia, pasados varios meses, los guerrilleros asesinaron a Tobías Arnulfo Mira Sánchez, trabajador que no acató la orden del grupo armado.

“La tragedia final de Guacharacas”, como la denominó Álvaro Uribe en su autobiografía No hay causa perdida, habría tenido su origen en un altercado de carácter personal. De este modo lo narró Pablo Hernán Sierra, un paramilitar que llegó a la región proveniente del departamento de Caldas, quien luego se convirtió en jefe del Bloque ‘Cacique Pipintá’ de las Autodefensas Unidas de Colombia AUC. Bajo esa condición, fue capturado y condenado por distintos delitos relacionados con su actividad paramilitar.
Según la versión de Sierra, las incursiones del ELN tenían como antecedente una vieja disputa entre el hermano del gobernador Uribe, Santiago, y uno de los trabajadores de Guacharacas, Darío Granda. El problema entre ambos se habría suscitado por reclamos sobre los trabajos de minería que desarrollaba Granda en el río, lo que lo llevó, en un primer momento, a tener discusiones públicas con Santiago Uribe y después, a hacer parte de la guerrilla del ELN en las filas de la fracción que ejercía presencia en el municipio de San Roque.

Granda se convirtió en alias ‘Gigante’, y como integrante del ELN convenció a su jefe ‘Juan Pablo’ de atacar la propiedad de la familia Uribe Vélez. Pasados varios años, conforme a las declaraciones del paramilitar Sierra, Darío Granda cambió de bando y pasó a formar parte del llamado Bloque Metro de los paramilitares. Al ser descubierto y reconocido por Santiago Uribe, lo habrían asesinado: “Ahí mismo Santiago Uribe da la orden (…) y le hacen traer a Granda. Lo hacen matar. Santiago Uribe le hace un juicio en Providencia y a Granda lo matan el 19 de diciembre del año 2002”

Según Sierra, los hostigamientos a Guacharacas, el hurto del ganado, el asesinato de uno de los trabajadores, el incendio de la casona de la hacienda y, en especial, el haberse llevado uno de los caballos, un macho de paso fino, de gran predilección del entonces mandatario antioqueño Álvaro Uribe, con el que alias ‘Juan Pablo’ comenzó a patrullar los caminos del nordeste, habrían desencadenado la ira del futuro presidente. 

Desde la Gobernación se ofreció del jefe del grupo ‘Bernardo López Arroyave’, y en la zona se dio la orden de recuperar el ganado y las otras bestias robadas11. De acuerdo con la narración de Juan Monsalve, el hijo del mayordomo, de forma paralela a las decisiones que se tomaban desde la Gobernación, los hermanos Uribe Vélez llamaron a los trabajadores de la hacienda que habían tenido que huir, y les pidieron que regresaran para recuperar el ganado. Las acciones que siguieron a estas decisiones, según los relatos de Monsalve y de Sierra, dan cuenta de la creación de un grupo paramilitar que tuvo como centro principal de operaciones la hacienda Guacharacas, los corregimientos Cristales y San José del Nus en San Roque, los municipios de Santo Domingo, San Carlos, Cisneros, Yolombó y Maceo.

En sus inicios, el grupo se dio a conocer como Los Macetos y posteriormente se denominó Bloque Metro, con dos componentes de actuación: uno rural en el nordeste antioqueño y uno urbano que se extendió a Medellín y a Bello, municipio vecino. De igual modo, el grupo ilegal actuó de manera paralela y mimetizada con los integrantes de una de las empresas de seguridad civil que por la época impulsó el gobernador Uribe Vélez, no sólo en Antioquia sino en algunos de los departamentos de la Costa Atlántica. En la zona de Guacharacas fue conformada la Convivir El Cóndor, bajo la presunta dirección de tres clanes familiares: los Uribe Vélez, los Gallón Henao a través de Juan Santiago y José Guillermo, y los Villegas Uribe a través de Luis Alberto y Juan Guillermo, familias, como se ha recordado, con estrechas relaciones comerciales, vecinales y de amistad.


Fuente: http://www.polodemocratico.net/index.php?option=com_content&view=article&id=6217:los-secretos-de-alvaro-uribe-contados-por-ivan-cepeda-y-alirio-uribe&catid=75:noticias&Itemid=66

--------------------------------------------- 

 Felipe González no se vende, se alquila por 300.000 dólares" afirma James Petras

Entrevistado por una estación radiofónica del Uruguay, el analista James Petras respondió así a una pregunta sobre si Felipe González está asesorando a Henrique Capriles:

"Felipe González trabajaba con Álvaro Uribe, el asesino, narco-presidente de Colombia. 
Felipe González apoyaba los grupos pro escuadrones de muerte de Centroamérica, cuando estuve en España y Grecia, pude ver como los partidos derechistas de El Salvador y Guatemala recibían el apoyo de Felipe González. 
Entonces, el hecho de que esté con Capriles no me sorprende porque Felipe González no está vendido, es alquilado. Cualquier gobernante o dirigente de la derecha puede contratarlo por una cuota. Se necesitan por lo menos 300.000 dólares para recibir los ‘consejos’ de Felipe González. No es simplemente un reaccionario, sino que además es uno de los más corruptos e inmorales, en toda la historia de la política socialdemócrata europea".

 http://nomoriridiota.blogspot.co.uk/2013/06/felipe-gonazalez-no-se-vende-se-alquila.html

------------------------------------------------

Documentos gráficos muestran vínculos del expresidente con narcos y paramilitares
Las fotos prohibidas de Álvaro Uribe Vélez 
en Córdoba



http://www.las2orillas.co


El periódico El Meridiano de Córdoba registró gráficamente muchas de las actividades sociales y políticas que realizó el expresidente Álvaro Uribe en su hacienda El Ubérrimo y en distintos escenarios del departamento de Córdoba durante su campaña política para las elecciones presidenciales del 2002. Estas fotos revelan la cercanía que tuvo el ex presidente y el apoyo que le dio a políticos que fueron elegidos para el Congreso de 2002 y terminaron condenados por sus vínculos con la Parapolítica.

Igualmente muestra la relación con líderes regionales cordobeses que fueron nombrados en puestos claves del sector agropecuario, durante el arranque de su primer gobierno.
Uribe aparece también junto a familiares del jefe paramilitar Salvatore Mancuso, quienes han formado parte de la elite local de Montería.

Estas fotos forman parte del archivo de la Hemeroteca Nacional en la Biblioteca Luis Ángel Arango. El congresista Iván Cepeda tuvo acceso a ellas y quiso que formaran parte del su libro “A las puertas del Ubérrimo, publicado en 2008 para lo cual le solicitó permiso al propietario y dueño del periódico El Meridiano William Salleg, quien no autorizó su inclusión en el libro.
Las fotos circulan hoy como documentos públicos en las redes sociales y en el blog http://www.alvarouriberrimo.blogspot.com/

Róger Taboada fue el primer gerente de Finagro y salió del cargo en medio de un escándalo por autorizar un préstamo de $ 29.000 millones al narcotraficante Luis Enrique ‘Micky’ Ramírez.

El presidente Uribe con Miguel De la Espriella y Benito Osorio, gerente del Fondo Ganadero de Córdoba detenido por concierto para delinquir, al haberse aliado con los ‘paras’ de Salvatore Mancuso para despojar a cientos de familias. Tiene otro proceso por lavado de activos.

Álvaro Uribe, siendo presidente, fue padrino de Mariana De La Espriella, hija del senador Miguel Alfonso De La Espriella quien igual que Claudio Sánchez, entonces rector de la Universidad de Córdoba, se encuentran detenidos por vínculos con grupos paramilitares.

El presidente Uribe condecoró, al entonces gobernador de Córdoba Jesús María López, condenado por firmar el pacto de Ralito y ser pieza clave en la expansión de las autodefensas en el departamento de Córdoba. Se comprobó que desvió al menos $ 200 millones de la salud del departamento para construir un hospital al que los ‘paras’ llevaban a sus heridos de guerra.


Uribe candidato acompañó en la campaña para el senado a Eleonora Pineda y Miguel Alfonso De La Espriella quienes confesaron sus vínculos con los paramilitares para lograr los votos que les dieron el triunfo electoral. Aquí, en Tierra Alta, el mayor fortín de influencia de Salvatore Mancuso.







Delegación de dirigentes cordobeses que viajaron a Bogotá a acompañar a Salvatore Mancuso, durante su intervención en el Congreso de la República el 30 de julio de 2004.
RECUADRO DE DATOS

ULTIMOS DATOS:

Los asesinatos  y desapariciones cotidianas de dirigentes sindicales y sociales, que se vienen sucediendo en Colombia, evidencian una vez más que los derechos humanos y la llamada democracia están siendo atropellados a diario por el gobierno colombiano, que  ha rebasado ya todos los límites tolerables en un estado de derecho. Sirva como muestra lo sucedido en los últimos días :
 -El 20 de abril de 2012 informábamos de la desaparición en extrañas circunstancias  de MARTHA CECILIA GUEVARA OYOL, dirigente comunitaria de San Vicente de Caguán, vinculada a la Marcha Patriótica,  que continúa sin aparecer.
 -El 27 de abril de 2012 desapareció, también en extrañas circunstancias, HERNÁN HENRY DÍAZ, dirigente de la Marcha Patriótica, que aún no ha aparecido.
 -El 27 de abril de 2012  era asesinado el militante del PCC y escolta de Carlos Lozano, MAO ENRIQUE RODRÍGUEZ.
-El 27 de abril de 2012, o sea, la misma fecha que los anteriores es asesinado el Secretario General de los Corteros de Caña, DANIEL AGUIRRE
 Tales desapariciones y asesinatos se han producido en el contexto de intolerancia y violencia generalizada que azotan el país, en donde no solo no existe la libertad sindical sino que tampoco se reconocen los derechos laborales, y muchos menos aquellos básicos en todas las constituciones del planeta que son las libertades de expresión y de manifestación.
 Colombia es hoy el país más peligroso del mundo para la lucha democrática de los trabajadores, mientras que es uno de los más rentables para los negocios de las multinacionales que carecen de leyes y de rostro y que se hacen acompañar por pistoleros. El 60% de los asesinatos de sindicalistas en todo el mundo se producen en Colombia.   

MAS ANTIGUOS:
Terrorismo de Estado en Colombia es:

*Sólo en los 3 últimos años, han sido desaparecidas más de 38.255 personas por el Terrorismo de Estado en Colombia... se estiman ahora en 250.000 personas desaparecidas (secuestradas y torturadas) bajo la lógica de “disuadir la reivindicación por el terror” (El Estado busca que el terror perdure al desaparecer el cuerpo, pues prolonga así la angustia en los sobrevivientes).

*La eliminación física de todo un partido político, La Unión Patriótica (UP), más de 5.000 personas de la UP asesinadas por el Estado.

*más de 2.704 sindicalistas asesinados; el 60% del total de sindicalistas asesinados en el mundo, son asesinados en Colombia por las herramientas del Terrorismo de Estado. (3)
La situación de injusticia social es abrumadora en Colombia, y cada día se profundiza la brecha entre enriquecidos y empobrecidos; la represión estatal busca acallar el natural descontento ante esta dramática situación:

El 68% de la población de Colombia vive en la pobreza e indigencia. La concentración de la riqueza es escandalosa: Colombia es el 11º país con más desigualdad social del mundo (puesto número 11 de coeficiente GINI de desigualdad), y es el país más desigual del continente americano. Hablamos de que hay, según las cifras más clementes, 8 millones de indigentes y 20 millones de pobres (4). Mueren anualmente más de 20 mil niños menores de 5 años por desnutrición aguda (cifras UNICEF), de cada 100 madres desplazadas gestantes, 80 padecen desnutrición crónica (5). Simultáneamente, y correlativamente a esta miseria, un solo banquero, Sarmiento Angulo, controla el 42% del crédito nacional y declaró ganancias de 1.250 millones de dólares en el último bimestre de 2009.
*Terrorismo de Estado es desplazamiento de poblaciones en beneficio del gran capital: más de 4,5 millones de personas han sido desplazadas de sus tierras mediante las masacres de los militares y sus paramilitares, dentro de la Estrategia Estatal de “tierra arrasada”, para vaciar el campo de población y ofertar así a las multinacionales los terrenos de alto interés económico, baldíos de reivindicaciones y habitantes…

*10 millones de hectáreas de tierra han sido así robadas a las víctimas y desplazados, y ofertadas a multinacionales, gran latifundio, y nuevos gamonales paramilitares; el escándalo del “agro ingreso seguro” viene a consolidar este robo a las víctimas.

*Terrorismo de Estado es: La mayor fosa común de Latinoamérica, un hallazgo dantesco, que sin embargo aún no suscita el repudio internacional que se merece el régimen colombiano: más de 2000 cadáveres de desaparecidos por la fuerza Omega del "Plan Colombia".

* Terrorismo de Estado es: Empleo de una Herramienta Paramilitar para inyectar el Terror en la población, con el fin de acallarla, docilizarla y de desplazarla, una Herramienta de horror que practica violaciones masivas, descuartizamientos con moto-sierra, empalamientos, y horrores escalofriantes. Un Informe de la Fiscalía de Justicia y Paz de febrero 2010 indicaba que los paramilitares aseguran haber perpetrado 30.470 asesinatos en unos 15 años… y el drama se vislumbra aún más dantesco…

Varios paramilitares han testificado acerca de la naturaleza estratégica de la Estructura Paramilitar para el propio Estado colombiano, y dado decenas de nombres de generales, empresarios, multinacionales, políticos fomentadores de paramilitarismo… y aún no hay la merecida y urgente condena internacional al Estado colombiano, que, impune, continúa con estas practicas genocidas.

*Miles de fosas comunes con miles de cadáveres de colombianos masacrados por el paramilitarismo del Estado colombiano: Los paramilitares han dado algunas coordenadas de las fosas con el fin de poderse así acoger a la “Ley de Justicia y Paz”, ley confeccionada bajo la dirección de uno de los mayores promotores de paramilitarismo: Uribe.
Una Ley que les consigue la impunidad si muestran “arrepentimiento”. Ya en abril 2007, cuando se cumplía el primer año de búsqueda de fosas comunes, la Fiscalía había recibido 3.710 denuncias de sitios en donde hallarlas; pero la mayoría no se había podido explorar, según el Estado, por “falta de recursos”…

Los familiares de miles víctimas esperan que se efectúen los análisis de ADN a los cadáveres y restos encontrados, pero el Estado justifica su inoperancia aduciendo “desbordamiento” y “falta de recursos”… recursos que si tiene a la hora de costear a militares y paramilitarismo.

* Terrorismo de Estado es: Hornos Crematorios y criaderos de caimanes de la Herramienta Paramilitar del Estado y multinacionales... donde los paramilitares han desaparecido a miles de personas...

*miles de asesinatos, entre ellos el escándalo de los “falsos positivos”: los militares raptan a muchachos jóvenes, los disfrazan de guerrilleros y los asesinan, y presentan los cadáveres como “guerrilleros dados de baja en combate”. 
Los mass-media se encargan de difundir el montaje, ya que en Colombia los medios de difusión masiva dan por cierto lo que les dicen sus fuentes militares. Esto lo hacen los militares para “mostrar resultados” en su guerra anti-insurgente, y también para asesinar a los civiles que les incomodan. La mediatización de los muertos que son supuestos guerrilleros en Colombia es absolutamente macabra: muestran cuerpos alineados, semi-desnudos… de esta forma se moldea a la opinión pública en la deshumanización de los guerrilleros. La directiva 029 del ministerio de defensa fomenta los “falsos positivos”.

*más de 7.500 presos políticos, muchos de ellos víctimas de montajes judiciales, práctica común contra luchadores sociales (13)

*centenares de auto-atentados, otro tipo de “falsos positivos” por parte de las fuerzas policiales y militares que han puesto bombas en pleno Bogotá para poder así crear la base para montajes mediáticos de desprestigio contra las guerrillas. Estos auto-atentados fueron preconizados por el DAS, Departamento Administrativo de Seguridad como consta en documentos.

*Las violaciones de derechos humanos se profundizan en lo que se evidencia como un país ocupado: en Colombia hay presencia numerosa de militares estadounidenses y mercenarios israelíes, y se planean 7 bases militares USA; además el Estado colombiano les ha otorgado a los marines total inmunidad para todos los crímenes que cometan en Colombia. Ya hay varios casos de niñas violadas por marines, que están en la impunidad total, pues los marines tienen “carta blanca” para violar, torturar y asesinar en Colombia.

La violencia de la arremetida del gran capital, en su ansia por no perder a Colombia como valiosa “bodega de recursos”, ha implantado y mantenido a ese engendro que es hoy el Estado colombiano.

Hace años que ese Estado criminal no existiría sin la “ayuda” descomunal de USA y UE, sin haber endeudado al pueblo colombiano para sufragar los gastos militares, y sin su Estrategia paramilitar de Terrorismo de Estado. Sin sus apoyos militares y mediáticos, el Estado colombiano no hubiera podido perpetrar tanta barbarie; y el pueblo colombiano hubiera logrado su verdadera independencia, su emancipación de tanta codicia, muerte y dolor.
 
Respecto a la COCAINA: 
Lo más impactante de la doble moral es que el 95% de las ganancias de la cocaína, por ejemplo, se quedan en los bancos de Estados Unidos. Tan solo regresa el resto a las mafias latinas. Si hoy se detuviera ese tráfico, las economías de Nueva York y Miami se irían al fondo.
INFOME RELACIONADO:

¿Resurgen las guerras sucias de EEUU en América Latina?
por Wes Enzinna, Benjamin Dangl
*