10 marzo 2015

Las ONGs del CAPITALISMO NEOLIBERAL

La NEDNational Endowment for Democracy, Fundación Nacional para la Democracia2- como la Fundación Ford3, entre otras, financian también a ONGs denominadas progresistas.
 http://www.voltairenet.org/local/cache-vignettes/L390xH280/ciafinal390-cb21b.jpg
Ejemplo en Argentina: el CELS y FLACSO4.

QUIEN FINANCIA ESTABLECE LOS OBJETIVOS Y LOS LÍMITES. Simplemente, el que pone el dinero decide en última instancia qué se va a hacer con ese dinero.

Objetivos de la NED no explicitados públicamente:
  • Hacer amables las políticas de los EE.UU.
  • Financiar lo que el gobierno de los EE.UU. directamente no puede hacer.
  • Apoyar acciones que no incurran en un anti imperialismo y metas revolucionarias.

  • Jugar a dos puntas para que, en el caso de que algunas políticas progresistas intenten pergeñar mínimas acciones contrahegemónicas, siga permaneciendo en un territorio evitando todo aquello que tenga como finalidad el contra sistema hegemónico vigente, bajo una fachada amable.

  • Mantener la rebeldía social dentro de límites “aceptables”.

  • Captar a líderes locales con alguna mínima “sospecha” de ciertas ideas de lucha antisistema o bien de las denominadas “progresistas”, así preventivamente despotenciarlos o desactivarlos. Esos líderes, también forman parte de la academia, por ejemplo de FLACSO5.

  • Enfocar hacia “proyectos”, supuestamente aislados entre sí, en el marco de una estrategia que no propende a la modificación de base de la injusticia estructural del vigente sistema capitalista, que sufren nuestros pueblos oprimidos. Y si es posible, despolitizando todo tipo de “ayuda”.

  • El discurso nada tiene que ver con los derechos humanos de los pueblos, sí de los individuos, nada tiene que ver con los movimientos sociales o clases sociales. 
    Así, por ejemplo, difícilmente se financiaría a movimientos de desocupados o de piqueteros aunque tengan mayor peso social desde “los de abajo” y mayor cantidad de integrantes que alguna otra ONG o fundación.

-----------------------------

Más que interesante trabajo de Ahmed Bensaada sobre el tinglado de ONGs, supuestamente solidarias y exportadoras de la democracia, que operan desde Estados Unidos, con cuantiosa financiación, dedicadas a la desestabilización de los países considerados como "no amistosos" o "no-vasallos." 
Son los tentáculos del mismo pulpo del Imperio (que me perdonen los pulpos por semejante comparación). En este terreno la palma se la lleva muy certeramente los Estados Unidos, país que ha elevado la práctica al arte absoluto difícilmente equiparable. 
Las agencias estadounidenses más emblemáticas de “exportación" de la democracia son:
USAID (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), 
la NED (Fundación Nacional para la Democracia), 
IRI (Instituto Republicano Internacional), 
el NDI (National Democratic Instituto de Asuntos internacionales),  
Freedom House y
la OSI (Open Society Institute). 
Excepto este último, todas estas organizaciones son financiadas principalmente por el gobierno de Estados Unidos. En cuanto a OSI, es parte de la Fundación Soros, el nombre de su fundador, George Soros, el multimillonario estadounidense, ilustre especulador financiero. Ni que decir tiene, Soros y su fundación trabajan con el Departamento de Estado de Estados Unidos para la "promoción de la democracia".

http://www.ahmedbensaada.com/index.php?option=com_content&view=article&id=378:ongs-organizaciones-non-gratas&catid=46:qprintemps-arabeq&Itemid=119

--------------------------------

Segundo ejemplo 4 ONGs:

 Milenio, CEDIB, Fundación Tierra y CEDLA

He señalado que estas ONG mienten y camuflan su activismo político reaccionario bajo el manto de actividad “no gubernamental”.

¿Es que acaso no tienen derecho a mentir? Por supuesto que sí, pero yo también tengo derecho a denunciarlo, a denotar las falsedades escritas en sus “supuestas”

investigaciones, que más se asemejan a decálogos de fe política o primitivos perfiles de estudio. En la misma medida en que los funcionarios de estas ONG tienen el derecho constitucional de hacer para-política partidaria desde esas organizaciones, yo tengo el derecho a develar que están jugando el papel de sustitutos de los partidos políticos de derecha, y que sus funcionarios no hacen más que reclutar adeptos mediante el ropaje de actividades hipócritas “no lucrativas”, ante su reiterado fracaso en la proclama política abierta.

Estas cuatro ONG bolivianas tienen todo el derecho a existir, funcionar, investigar e incluso a hacer política; sin embargo, nosotros tenemos el derecho y la necesidad ‒ así lo exige el movimiento popular que conduce el proceso revolucionario en Bolivia – de criticar su sorprendente encuadre ideológico en el discurso medioambientalista emitido y financiado desde los centros imperiales.

Todos coincidimos en que es necesario un orden socio-productivo que sustituya la lógica depredadora de la naturaleza impulsada por el valor de cambio. Pero acá existen al menos dos posiciones.

La primera, correspondiente al discurso imperial, propugna que la plusvalía medioambiental que sostiene el desarrollo de los países del norte, sea pagada por los países del sur, congelando así la mejora de sus condiciones de vida y petrificando las relaciones coloniales de pobreza y sometimiento construidas a lo largo de siglos y aún vigentes hoy. Esta posición está claramente expresada en la propuesta medioambientalista de USAID respecto a la Amazonia [1], y en la sugerencia del gabinete de Tony Blair para la implementación de una administración transnacional en esa región.

 En contraste a esta posición, para las naciones indígenas soberanas, una nueva sociedad medioambiental solo será posible rompiendo la condición colonial de fragmentación y pobreza prevaleciente en los pueblos y naciones del sur. De lo que se trata es de crear una civilización ecológica mediante la combinación de saberes ancestrales y contemporáneos capaces de restituir un metabolismo procreativo entre naturaleza y naturaleza devenida en sociedad.

Sin embargo, esto no se puede alcanzar simplemente imitando lo que sucede en el norte (ilusión desarrollista), ni mucho menos congelando las condiciones de vida de los pueblos del sur (colonialismo petrificado). Esta civilización solo puede surgir si somos capaces de proporcionar las condiciones materiales mínimas de existencia, de satisfacción de las necesidades básicas, que permitan liberar las capacidades creativas y cognitivas de los pueblos para la creación de los fundamentos de una sociedad ecológica, que no podrá ser más que de carácter comunitario y universal.

En ese sentido, a quienes sí he prevenido y advertido con la expulsión, es a organismos internacionales, ONG y gobiernos extranjeros que financian y se involucran en actividades políticas, que van en contra de los intereses del Estado Plurinacional de Bolivia y el proceso revolucionario del pueblo que se viene desarrollando durante los últimos diez años. Se trata de un principio de soberanía y dignidad elemental para cualquier Estado democrático y, mi persona, en tanto eventual servidor público, no solo está en el derecho sino en la obligación moral e intelectual de oponerse a cualquier tipo de injerencia en actividades políticas internas.

El núcleo del neoliberalismo contemporáneo, que ha destruido derechos, recursos y asociatividad social en el mundo entero, no es la sustitución de la soberanía nacional por un tipo de mundialización desterritorializada del poder. Basta ver las murallas de cemento y acero que los supuestos Estados desarrollados levantan día a día ante el flujo de fuerza de trabajo, para comprender que la soberanía nacional de todos los países intenta ser reemplazada por la soberanía nacional de unos pocos, que pretenden decidir sobre el destino de otros.

El restablecimiento de los principios de soberanía nacional, es decir, la autodeterminación, es uno de los pilares para el desmontaje del orden neoliberal en Bolivia. Nos referimos a la autodeterminación como Estado para definir la gestión de sus recursos y su modo de relacionamiento con otros Estados, y también a la autodeterminación social para definir su horizonte como comunidad política en la historia.

Esa es la razón principal por la que decidimos ‒ como gobierno soberano – expulsar al FMI de las oficinas privadas que tenía en el Banco Central de Bolivia (BCB); a la CIA, que tenía oficinas en el Palacio de Gobierno; al cuerpo militar norteamericano, que tenía su base extraterritorial en un aeropuerto en la Amazonía boliviana; a USAID y al embajador de los Estados Unidos, que conspiraba junto a grupos separatistas de extrema derecha, apoyando la división del país en micro-republiquetas bajo tuición extranjera.

La autodeterminación nacional es una dimensión de la autodeterminación social, y ninguna revolución podrá avanzar en la profundización de los derechos democráticos de la sociedad sin la consolidación de las condiciones de la soberanía estatal. Es imposible definir el horizonte interior de una sociedad (el posneoliberalismo, el Vivir Bien, el socialismo, etc.), sin definir su horizonte externo, sin ser soberano. Por ello, no podemos permitir que ningún gobierno foráneo, empresa u organización para gubernamental extranjera definan las políticas públicas del Estado Plurinacional de Bolivia. De lo contrario, nos estaríamos sometiendo a un neocolonialismo.

Todo este marco me permite regresar a mis comentarios sobre las cuatro ONG citadas, acerca de las que sostuve que mentían y defendían los intereses de la derecha política internacional. La preocupación suya es comprensible, pues les mintieron. Ustedes se alarmaron porque ellas les dijeron que yo había propuesto expulsarlas. ¡Nada más falso! A quienes sí advertí con la expulsión del país, es a organismos extranjeros que se entrometan en actividades políticas, que mellen la soberanía del Estado Plurinacional de Bolivia.

Con esto queda plenamente demostrado que esas ONG mienten, y lo hacen de tal manera, que consiguen que personas bienintencionadas se sumen al discurso imperial orientado a infundir sospechas sobre la vigencia de las libertades democráticas y los derechos civiles de los regímenes revolucionarios y progresistas de América Latina. Asimismo, mencioné que dichas ONG hacían política partidaria de derecha, apoyando el discurso medioambientalista imperial.
Una revisión somera de sus argumentos, comparados con los expuestos por USAID respecto a la Amazonía, comprueba aquello de inmediato.

Por tanto, ustedes comprenderán que así como respetamos la opinión política de todos los actores nacionales en Bolivia, en mi calidad de ciudadano –y más aún como servidor público ‒ no tengo por qué callar ni ocultar las mentiras de estas o de cualquier otra institución que dañe el proceso revolucionario perteneciente a las organizaciones sociales del país. La defensa innegociable de la revolución boliviana, interna y externamente, es para mí algo irrenunciable, como el mismo derecho a la libertad de expresión y asociación.

Lamento profundamente que hayan sido utilizados por estas cuatro ONG en su intento de simular una imagen autoritaria de ‒ bien lo saben ustedes ‒ uno de los países más democráticos del mundo. No obstante, si lo que está detrás de esta mala pasada es su buena voluntad para debatir horizontes revolucionarios o progresistas para nuestro país y el mundo, bienvenidos como siempre.

Un saludo afectuoso,
Ciudadano Álvaro García Linera




ONGs en Ucrania: 

"El suministro de ayuda económica a Ucrania fue comparable a lo de dar apoyo a los rebeldes en Siria sabiendo que terminaría en manos de al- Qaeda. 


Ron Paul 
   Ron Paul, ex senador y ex candidato presidencial de EE.UU.

EE.UU. ha facilitado un golpe de Estado contra el gobierno de Kiev, agitando a personas que querían usurpar el gobierno de Victor Yanukovich.

"La evidencia es bastante clara que las ONG financiadas por nuestro gobierno han estado agitando con miles de millones de dólares, tratando de conseguir el cambio de gobierno en Ucrania" y añadió, "Nuestras manos no están limpias".


--------------


Un funcionario PRO financiado por la CIA

El actual secretario general del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Fernando Straface, encabezó una ONG que, durante 2015, recibió 1,4 millones pesos de la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), uno de los brazos económicos de la Agencia Central de Inteligencia norteamericana.
http://rebelion.org/noticia.php?id=213444

-------------------

Solidaridad neoliberal

Las ONG han alcanzado en la época actual una enorme importancia. No hay ningún país y casi ninguna actividad humana donde estas organizaciones no intervengan. Son, posiblemente, uno de los grandes poderes que interactúan en el proceso de la globalización. 



Todos los medios de masas nos inundan con informacion sobre estas organizaciones, muchas de ellas, mundiales y gigantes recibiendo una propaganda repetida y gratuita....
?porque el propio "sistema" que supuestamente combaten es el que las eleva como una gran panacea? 


Su creciente importan­cia se da precisamente en situaciones en que los supuestos derechos por los que luchan, están en claro retroceso.
Algunas organizaciones trabajan en la salvaguarda de la vida humana; pero son utilizadas de forma creciente por los ejércitos enfrentados
Otras impulsan la paz, pero promueven la "guerra humanitaria".




La sociedad cree que son fuertes, poderosas, capaces de colaborar entre sí; la reali­dad nos enseña que con frecuencia son debiles, están frag­mentadas y compiten las unas contra las otras.

Son, sin embargo, agentes privilegiados en el proceso de glo­balización. Su dimensión en algún caso es enorme, similar a la de algunos estados. Se han dotado de una burocracia y de un poder económico muy importante. 

Mueven en torno a 10.000.000 millones de dólares anuales, aunque eso no es nada comparado con el expolio de los países del Sur, estimado según diversas fuentes alrededor de los 160.000.000 millones de dóla­res anuales. Y no son una respuesta alternativa a la mun­dialización económica, puesto que en muchos casos se han convertido en una forma de extensión del modelo neoliberal.

¿Es lo de siempre? 

Organizaciones de ayuda mutua, que ahora conocemos co­mo ONGD, existen desde la formación de los grandes estados.  
Su objetivo no era reducir la pobreza sino mantener la rebeldia social dentro de unos límites facilmente controlables

 Existe una relación directa entre el crecimiento de movimientos sociales que desafían al modelo neoliberal y los esfuerzos para subvertirlos mediante la creación de formas alternativas de acción social a través de las ONG´s.

 En realidad, los regímenes neoliberales, el Banco Mundial y las fundaciones occidentales cooptaron y alentaron a las ONG´s para socavar el Estado nacional de bienestar al suministrar servicios sociales para compensar a las víctimas del efecto de las corporaciones multinacionales.

 En otras palabras, al tiempo que, desde arriba los regímenes neoliberales desvastaban a los pueblos inundando los respectivos países con importaciones baratas, extrayendo el pago de la deuda externa, aboliendo la legislación laboral protectora del trabajo y creando una masa creciente de obreros a bajo sueldo y desempleada, las ONG´s fueron financiadas para proveer proyectos de "auto ayuda", de "educación popular" y de "capacitación laboral" para absorber termporalmente a grupos de necesitados para captar a los líderes locales y para socavar la lucha antisistema.

Así, mientras los neoliberales estaban transfiriendo propiedades estatales lucrativas a los ricos privados, las ONG´s no formaban parte de la resistencia sindical. 

Por el contrario, estaban activas en proyectos privados locales, promocionando el discurso de la empresa privada (auto ayuda) en las comunidades locales al enfocarse en las microempresas. 

Mientras que los ricos acumulaban vastos imperios financieros a partir de las privatizaciones, los profesionales de clase media de las ONG´s recibieron pequeñas sumas para financiar oficinas, transporte y actividades económicas a pequeña escala.

 Las ONG´s enfatizan proyectos, no movimientos; "movilizan" a la gente para producir en los márgenes, pero no para luchar para controlar los medios básicos de producción y de riqueza; se enfocan en ayuda técnica financiera de proyectos, no en las condiciones estructurales que conforman la vida cotidiana de la gente.

La ayuda de ONG´s afecta a sectores pequeños de la población al generar entre comunidades competencia por recursos escasos, que generan distinciones insidiosas y rivalidades inter e intra comunitarias, socavando así la solidaridad de clase. Lo mismo es válido entre profesionales: cada quien crea su ONG para solicitar fondos del exterior. Compiten al presentar propuestas más convenientes para los donadores ultramarinos, al tiempo que afirman hablar en nombre de sus seguidores.

El efecto final es una proliferación de ONG´s que fragmenta a las comunidades pobres en agrupaciones sectoriales y subsectoriales, incapaces de ver el cuadro social más amplio que les aflige y menos capaces aún de unirse en la lucha contra el sistema.

La estructura y naturaleza de las ONG´s, con sus posturas "apolíticas" y su enfoque en la auto ayuda, despolitizan y desmovilizan a la población pobre. Las ONG´s refuerzan los procesos electorales alentadas por los partidos neoliberales y los medios masivos de comunicación.......


sigue aqui:
http://www.galeon.com/gentealternativa/tribunaoradores/tribuna50.htm

------------------------------------------------------------------------------------ 

 AI Amnistia Internacional  pidiendo intervención militar 


---------------------------------------------------------------------------------

La historia de la acción retardataria, contrarevolucionaria y sediciosa de las ONG, es parte de su misma razón de ser y de su sentido y significado.

Si el pueblo supera su nivel de conciencia intuitiva y aprende a pensar su realidad desde una aproximación científica y racional, se convierte en sujeto político y en protagonista de la reversión de sus problemas y de los de la comunidad y sociedad a la que pertenece. Esto condena a las ONG a su desaparición. Que el pueblo se eduque, culturice e informe políticamente hace peligrar la vida de las ONG y el lucro de sus promotores.

Surgidas en Europa y EE.UU. para alimentar financieramente y armar políticamente a sus subsidiarias de América latina y El Caribe, de África, Asia y Oriente, las ONG matrices y sus subsidiarias han sido instrumentos muy eficaces para mantener el capitalismo jugando a la “ayuda”, pero defendiendo dictaduras y gobiernos autoritarios y antidemocráticos, neutralizando la movilización política de los pueblos y clases sociales, prostituyendo dirigencias.

En América del Sur, han sido eficaces para contrarrestar la influencia de la revolución cubana, acabar con los procesos de movilización política que surgieron durante los gobiernos progresistas de los 70 en Perú, Bolivia, Chile, Argentina y después en Nicaragua.

Articular actualmente, la ofensiva golpista en Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia.

En África para neutralizar, hasta acabar, todos los movimientos postdescolonización orientados hacia la liberación económica y la construcción socialista.

En Asia, para destruir la vorágine política que siguió al triunfo vietnamita y crear el “sector sexual” con base en la extensión de todas las formas de prostitución infantil.

En Oriente para la creación de al-Qaeda, del Emirato Islámico (EI o ISIS) y en la lucha contra el islam.

En Ucrania para fomentar y desarrollar el golpe de Estado y la guerra actual contra los estados independientes con el financiamiento de las oligarquías de Kiev.

En Rusia para desestabilizar a su Gobierno;

en China para provocar enfrentamientos interétnicos y manipular estudiantes;

en la India para atizar el enfrentamiento con Pakistán mientras comparten el narcotráfico con los militares invasores de la alianza sionista;

en Grecia para asegurar los intereses de George Soros y de la troika;

en el Sahara occidental, para seguir viviendo de la muerte y de las enfermedades de millones de saharauis;

en España para crear fantoches de “izquierda”.

---------------------------------

Ya  el feudalismo puso en manos de la Iglesia católica estas organizaciones de ayuda; apaciguaban situaciones de extrema iniquidad por un lado mientras eran un engranaje básico para la perpetuación de la explotación del campesinado. 

Progresivamente fueron apareciendo asociacio­nes de ayuda fuera del control de la Iglesia. Esta institución fue, durante siglos, lo más parecido a un estado. El desarrollo real­mente importante de estas organizaciones como asociaciones de ayuda mutua no cristalizó hasta que las relaciones de pro­ducción capitalista se convirtieron en las relaciones sociales dominantes. 

El surgimiento del proletariado como clase social, a la sombra de la primera revolución industrial, evidenció la necesidad de crear un proyecto alternativo de sociedad. Así nace el embrión de los sindicatos, que no eran otra cosa que organizaciones de ayuda mutua. El brutal capitalismo del siglo XIX y XX los combatió con ferocidad, mientras desarrollaba otros instrumentos paliativos como la Cruz Roja, Ejército de Salvación, Caritas... Al final de la Primera y sobre todo tras la Segunda Guerra Mundial, el sistema capitalista se vio obligado a negociar y pactar con las clases obreras formas de reparto de la riqueza'. El fantasma del comunismo soviético obligó a que ciertos aspectos de la vida social se convirtieran en derechos de las clases trabajadoras en el primer mundo.

¡¡ Hoy podemos ser solidarios corriendo maratones, comiendo caramelos de menta (Médicos Sin Fronteras), apadrinando niños (Intermón) o participando en la vuelta al mundo de vela (Educación sin Fronteras) ¡¡
Para los países pobres se inventó el argumento del desarro­llo, se les intentaba convencer de que el sistema económico que los había expoliado los habría de salvar ahora. Es de hecho una readaptación de antiguos mitos. A las poblaciones coloni­zadas se las "humanizó" primero utilizando el Evangelio, des­pués se las "civilizó" a punta de bayoneta cuando fue preciso y al final se las llevó al progreso a través de la esclavitud de los ingenios industriales.

El siglo XX es el siglo de la gran explosión de unas organiza­ciones que comenzaron llamándose Organizaciones Interna­cionales No Gubernamentales, posteriormente (ONG) y final­mente (ONGD)2. En España, la guerra civil y la dictadura per­mitieron que el monopolio de la solidaridad estuviera exclusi­vamente en manos de la Iglesia Católica. Aparecen bajo . su amparo organismos como Intermón o Caritas, la imagen del "negrito" el día del Domund es una visión que todos tenemos clavada en la retina de nuestro recuerdo...
En la actualidad las ONG tienen en plantilla a millones de personas. Son por tanto un conjunto de organizaciones con un enorme poder político y mediático.
En el último cuarto del siglo XX, el sistema capitalista se rein- venta como un conjunto de procesos que potenciarán su dominio unilateral del mundo. Aparecen la globalización y el Neoliberalismo como justificación ideológica. La derrota del modelo de "socialismo real" produce, como el mito de Cronos, que el "Estado social" se devore a sí mismo. Se inicia la recon­versión de los servicios sociales en mercancías; la transformación se hace más rápida en cuanto que los países ofrecen menores resistencias sociales, Iberoamé­rica y África fueron especialmen­te agredidos.

Se produce enton­ces el desarrollo de las ONGD, de las que se pretende que sirvan de amortiguador social. Nace el Tercer Sector, donde las ONGDS actúan de intermediarias, entre los Estados y los países pobres. La premisa teórica es la no implicación en acciones dirigidas por los gobiernos; la realidad es otra: en el caso español menos del 15% de la inversión en cooperación proviene de fuentes no institucionales. La AECID (asociación española para el desa­rrollo y la cooperación) dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, vehicula más del 80% de la cooperación española, definiendo según criterios político-empresariales las zonas de intervención y las cuantías de las subvenciones.

Se está produciendo un efecto indeseable. A través del proceso de legitimación creado por los "medios de comunicación" se recuperan los aspectos más irracionales de la sociedad, como es el protagonismo de las diferentes confesiones religio­sas a través de sus acciones "solidarias". Aún está fijo en la reti­na de todos nosotros el desembarco, apoyado por los "ma­rines" del ejército estadounidense, de la Iglesia de Ciencio­logía, con John Travolta y Tom Cruise a la cabeza, en medio de la devastación de Haití. Sabemos la influencia de las diversas confesiones evangélicas en Guatemala, a las que se refirió el asesinado obispo Juan José Gerardi como "el opio del pueblo".

No conocemos aldeita guatemalteca que no tenga asociado algún proyecto solidario promovido por alguna Iglesia evangé­lica, sin que ello modifique la situación de postración social del país. Continuamente se producen intentos de penetración de estas religiones, vía ONG, en la zona de Chiapas para contra­rrestar la influencia de las organizaciones populares ligadas al ejército zapatista. Las organizaciones más reaccionarias del mundo musulmán utilizan también esta vía para asegurar la fidelidad política e ideológica. La realidad es que el proceso de legitimación de estas organizaciones está permitiendo la recu­peración de multitud de sectas. Cuando el estado abandona sus obligaciones, estas organizaciones cumplen un papel de subsidariedad como en la época medieval. En este caldo de cultivo los integrismos religiosos crecen y se extienden rápida­mente.

Pero mientras más y más aumentan las ONG por todo el planeta, más aumenta la exclusión y la pobreza tanto dentro de las sociedades del primer mundo como en las del tercero. La victoria ideológica del modelo neoliberal ha provocado la des­aparición de parte del mensaje emancipador y la extinción de proyectos sociales alternativos. Los movimientos políticos impli­cados en estos procesos de crea­ción de alternativas, cuando no han sido abducidos por el siste­ma, han sufrido un proceso de deslegitimización interna al marginarse de la militancia que les dio fuerza en el pasado.

El militante de izquierdas caído en un marasmo ideológico este­rilizante reemplazó hace años la acción política por la acción social que prometían las ONGD, mimadas desde el primer momento por los poderes institucionales y los voceros de opi­nión. La solidaridad "naif" y "apolítica" que propugnaban era un fenómeno especialmente interesante para las clases domi­nantes.

En países pobres algunos movimientos combativos mutaron en ONGD (guerrilla guatemalteca) para poder sobrevivir, en la misma medida que las antiguas clases explotadas se convertí­an en "grupos desechables". Se ampliaba así el marco y el campo de intervención de las organizaciones casi hasta el infi­nito.


Un cambio de raíz

La durísima crisis económica que se inició en el 2007 y que perdurará durante muchos años, cambiará de raíz los modelos y las formas de la cooperación. La reducción de los presupues­tos institucionales y las aportaciones pri­vadas vinculadas a la solidaridad van a re­presentar la desapa­rición de muchas ONGD pequeñas y medianas, al mismo tiempo que se pro­duce un fenómeno de simplificación del mercado de la solida­ridad. Sólo las ONGD poderosas podrán mantenerse a costa de la reducción de sus actividades y su sumisión, aún más, a los intereses guber­namentales o empre­sariales. Al mismo tiempo otras organi­zaciones alcanzaran un mayor impacto social, como los Bancos de Alimentos.

El control de los Estados sobre las organizaciones no gubernamentales se hará pau­latinamente más intenso. La nueva dinámica política de inter­vención de Occidente en otras zonas del planeta, está asociado a un nuevo neo-concepto: la guerra humanitaria. Este argu­mento está sirviendo para encubrir procesos de recolonización política. Libia, Iraq o Afganistán son ejemplos inmediatos. En este último país las tropas españolas desplazadas parecen, se­gún la propaganda oficial, "hermanitas del Santo Rosario". Sólo realizan« tareas de alcantarillado y arreglo de infraestructuras.

Curiosamente en los numerosos episodios de enfrentamientos militares en los que intervienen las tropas españolas jamás se ha hecho ni un solo prisionero. Algo más que improbable en todo conflicto bélico. La guerra en este país asiático ha dejado imágenes para la reflexión; como la de aquella ONG cuya mi­sión era potenciar el papel de la mujer afgana a través de la publicación de una revista tipo Hola en ¡¡¡ lengua inglesa!!! cuando más de la mitad de las mujeres afganas son analfabe­tas en su propio idioma.

La guerra en Yugoslavia fue una de las primeras donde se uti­lizó el nuevo concepto de guerra humanitaria, jaleada por gran parte de la izquierda europea y española. A este episodio le sucedió la intervención en el Líbano, que pretendía desarmar a uno solo de los contendientes, Hamás. De nuevo los soldados españoles hacían uso de sus conocimientos y ejercían de maestros vocacionales, precisamente en una lengua que des­conocían. El ejemplo más brutal de la aplicación del nuevo concepto ha sido el de la protección de la población civil en la reciente guerra en Libia. El resultado en este último conflicto ha supuesto, según algunas fuentes, la muerte de 70.000 perso­nas, la mayor parte civiles producidas por las humanitarias bombas de la OTAN.

La supuesta "buena imagen" de las ONG está sirviendo a muchos gobiernos para encubrir auténticos genocidios colectivos. La intervención del ejército norteamericano en Iraq fue acompañada del desembarco de decenas de ONG encarga­das de la reconstrucción, entre las que se repartieron decenas de miles de millones de dólares (se habla de más 20.000) que se evaporaron rápidamente.

LA CIA y las ONGs :


Estas fundaciones responden a los sectores más duros y fundamentalistas de Washington, actuando como verdaderos “caballos de Troya”, financiando centenares de Organizaciones No gubernamentales (ONGs)

El peligroso transcurrir de la IV Flota de Estados Unidos, reactivada como una señal de guerra preventiva para nuestro continente, no debiera hacer perder de vista la invasión silenciosa de una avanzada de fundaciones de nombres muy atractivos que aluden a democracia, libertad, transparencia y hasta temas humanitarios y que conforman una verdadera red de telarañas en la región.

Esa presencia encubierta y en todo caso publicitada falsamente como “esfuerzos democratizadores”, es un entramado de dimensiones sorprendentes.

Es importante conocer cómo se han extendido estas fundaciones que responden a los sectores más duros y fundamentalistas de Washington, actuando como verdaderos “caballos de Troya”, financiando centenares de Organizaciones No gubernamentales (ONGs) .

Muchas de estas ni siquiera saben quien está detrás de los fondos “de apoyo, cooperación” o de simple y activo financiamiento destinados a medios de comunicación, agrupaciones políticas, entidades en todas las áreas como el campo, la industria y otros.

Es cierto que existen ONGs que están fuera de ese contexto y responden a otros proyectos con financiamientos genuinos y desinteresados, pero son las menos y nunca las mas grandes.

La lista de las ONGs dependientes de las fundaciones “centrales” como la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID en sus siglas en inglés) o la National Endowment Foundation (NED) , es interminable.

La NED y otras similares aparecen entre nosotros como organizaciones para “financiar” la democracia. Además están las europeas, que también responden a las mismas centrales de Estados Unidos y otras, nacidas en algunos casos al calor de alentadoras propuestas socialdemócratas, que derivaron en instituciones claves para la derecha mundial.

Es importante conocer las conexiones de USAID y Ned, más conocidas como “la cara social de la CIA” desde los años 80 y que en estos momentos están a punto de ser investigadas por varios congresistas estadunidenses por su actuación en Bolivia. Se las acusa de apoyar y financiar el golpismo en los violentos y trágicos sucesos dirigidos por prefectos, empresarios y políticos derechistas de la Media Luna contra el presidente Evo Morales.

Ambas fundaciones trabajan activamente en Argentina presuntamente “financiando proyectos y movimientos democráticos” y creando otras bajo diversos nombres.

Una de estas es la Fundación Libertad, que ha echado raíces en varias provincias, pero muy significativamente en una de las ciudades más importantes de Argentina como es Rosario.

Creada en 1988, por un grupo de “empresarios, profesionales e intelectuales”, según reza en su propia página, desarrolla su actividad relacionada con más de 200 empresas privadas y se dedica a cursos, seminarios, conferencias, estudios, publicaciones “como así también una intensa presencia en los medios de comunicación, a través de columnas y programas propios”, dicho en sus propios términos.

Cercanamente asociada con otras instituciones figura su sociedad con la “Heritage Foundation”, la misma cuyos integrantes han sido claves en la redacción de los conocidos Documentos de Santa Fe uno, dos, tres y cuatro, entre otros, que trazan los planes de política exterior estadunidense desde la visión más oscuramente ultraconservadora e intervencionista en nuestra región.

Los seminarios organizados por la Fundación Libertad con “Heritage” tienen como participantes a las mayores figuras del neoconservadurismo y los halcones estadunidenses.



La Fundación Libertad está además asociada con sus pares como la Fundación para el Análisis Económico Social (Faes) que dirige el ex presidente de España José María Aznar y ligada al derechista Partido Popular, o la Fundación Internacional para la Libertad presidida por el escritor peruano-español, Mario Vargas Llosa, que ha consagrado su talento a servir a los más oscuro del fascismo mundial y que en estos tiempos ocupa tribunas para denostar a los gobiernos de América Latina no alineados obedientemente a Washington. La red se multiplica y el trabajo conjunto va logrando efectos en diversos frentes.

Vale recordar a la muy activa Atlas Foundation, uno de cuyos héroes es el ex presidente de Estados Unidos Ronald Reagan, ya fallecido y que junto con su socia británica Margaret Thatcher encarnaron el perverso esplendor de la “revolución neoconservadora” que significó una nueva tragedia para nuestros países y el mundo en los años 80.

Cada nombre de estas fundaciones asociadas, tanto mundiales como locales, nos lleva hacia el centro de irradiación de un pensamiento de extrema derecha y un plan hegemónico que nos abarca a todos por igual. Una de las más activas fundaciones satélites es Pensar, integrada por una cantidad de diputados y políticos de la derechista Propuesta Republicana (Pro) que dirige el actual jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri.

El gran campanazo lo dió la Fundación Libertad este año especialmente en la organización del Seminario Internacional sobre los Desafíos en América Latina realizado entre el 26 y el 28 de marzo en Rosario y que reunió a personajes como Roger Noriega, quien fue subsecretario para América Latina del gobierno de George W. Bush, a pesar de las críticas por sus nefastos y criminales antecedentes en la región. También estuvieron, Vargas Llosa, Aznar, y otros personajes de la internacional de las derechas del mundo como los ex presidentes Vicente Fox de México Francisco Flores, El Salvador, Luis Alberto Lacalle (Uruguay) ,Osvaldo Hurtado Larrea (Ecuador) , Jorge Quiroga (Bolivia) , Sebastián Piñera (Chile) y entre otros el periodista y hombre de vieja data en la CIA estadunidense Carlos Alberto Montaner..

Apoyaron además Fundaciones como la Newmann de Alemania, Cato, Manhattan Institute, Libertad y Desarrollo (Chile) entre otras. Leer la lista de invitados nos da una dimensión de los peligros a los que nos exponemos por ignorancia, desconocimiento o complicidades.

Durante ese seminario se analizaba América Latina donde decían “coexisten experiencias alentadoras con modelos autoritarios y anacrónicos”. Se fustigó a los gobiernos supuestamente “populistas” que son en realidad todos los elegidos por una voluntaria mayoría popular.

Según los organizadores de esa reunión el objetivo era “provocar” debates entre intelectuales, políticos, referentes culturales, “con los think tank (tanques del pensamientos) de los principales países de la región”. Pero por supuesto tanques del pensamiento afines a Washington.

El escenario se armó con una que otra figura de reparto, para dar una imagen de “pluralidad” que es absolutamente falsa.

Extrañas coincidencias

El Congreso de Fundación Libertad coincidió con el huracán que pronto llegó al país con el lockaut patronal de cuatro entidades del campo, que analizado en todas sus vertientes fue un conflicto sobredimensionado y sobreactuado, con un trasfondo abiertamente “destituyente”, que dejó serias consecuencias en sus intentos de debilitar al gobierno.

No es coincidencia que en el año 2005 se haya creado precisamente en el seno de la Fundación Libertad el Centro de Gestión Agropecuaria, al considerar que “históricamente, Rosario fue una de las regiones más dinámicas y de mayor crecimiento económico del país (…) que se encamina a un enorme desarrollo, a partir del potencial de su complejo agroindustrial y de su ubicación estratégica”.

Según dicen los diseñadores, el Centro “pretende ser un ámbito de conexión entre los distintos actores del sector agropecuario que permita abordar la temática de Gestión y Management específico del sector agropecuario y agroindustrial: productores, acopios, corredores, exportadores, empresas proveedoras de insumos agropecuarios, etc.” y son invitados a sus foros productores grandes medianos y pequeños, con la participación de disertantes siempre sorprendentes.

Asumen que el “compromiso” del Centro de cara al futuro “es continuar con su esfuerzo tendiente a difundir las ideas de la libertad (en el concepto estadunidense de la misma) como factor del desarrollo, fomentar el crecimiento de la región y promover el debate intelectual acerca de los problemas socioeconómicos, políticos y culturales que interesan a la ciudadanía”. Eso sí habría que preguntar de qué se tratan en este caso los conceptos de libertad y democratización, si nos atenemos a lo que proponen las organizaciones centrales de las que dependen estas fundaciones, tan consustanciadas con los diseños del poder mundial y el intervencionismo activo.

Y sería bueno estudiar qué sucedió desde el 2005 con esta “buena” ayuda y asesoramiento y hacia dónde derivaron los modelos de capacitación y los “acuerdos” con los deslumbrados “hombres del campo” como hoy eufemísticamente les llaman y que encontraron tan buen apoyo en su “rebelión agraria” y sus “planes de lucha” con desabastecimientos incluidos.

Hay otras coincidencias siempre sugestivas. En la semana de 18 a 26 de Septiembre la Fundación Libertad realizó un Congreso de Economía Provincial para tratar el tema del momento y “el federalismo” que hoy está de moda, en el criterio del federalismo que pregonan los prefectos golpistas de Bolivia. Para cerrar este Congreso fue invitado el vicepresidente de la nación Julio Cleto Cobos, en ejercicio de la presidencia provisional en ausencia de la mandataria Cristina Fernández de Kirchner, quien había viajado a Estados Unidos para asistir a la Asamblea de ONU.
Cobos está duramente enfrentado al gobierno del que forma parte y de esta manera el mensaje fue muy claro. La Fundación Libertad apoyó el lockaout patronal y en sus foros hubo duros ataques contra la presidenta.
¿Alguna diferencia con lo que sucede en otros países?.

A la Fundación Libertad también “le preocupan” las relaciones de Argentina con otras naciones. Por ejemplo Venezuela. En un artículo publicado en sus páginas se habla sobre las “Implicancias de la amistad de Argentina con Hugo Chávez”, tema en el cual comparten “la preocupación ” del gobierno de Bush.

Se dice en su análisis que “Chávez ha demostrado en más de una ocasión que está dispuesto a cualquier cosa con tal de expandir su reaccionaria revolución, llegando a los extremos de apoyar a las guerrillas antidemocráticas de su país vecino (se supone Colombia) y de interferir directa e ilegítimamente en la política interna de diversos países latinoamericanos. Juntarse con Chávez significa para la Argentina (….) un obstáculo más en su búsqueda de transparencia e institucionalidad, como lo demuestra la valija de Antonini Wilson (un armado de CIA y el FBI NR) , las sospechas de que Chávez financia las campañas de los Kirchner (…) . Por otra parte la alianza con la Venezuela de Chávez , por lo menos en la forma de subordinación mediante el endeudamiento costosísimo, como lo están haciendo los Kirchner, implica para la Argentina un claro distanciamiento con relación a los países que en el mundo están haciendo las cosas bien, que están fortaleciendo sus instituciones democráticas y se están desarrollando”. Por supuesto se refieren a los subordinados a Estados Unidos y al fortalecimiento “democrático” como el que sostiene Bush en Irak sobre más de un millón de muertos.

Y a esto ¿no se le llama injerencia?.



Bolivia: contrainsurgencia y golpismo

En los próximos días Bolivia estará viviendo el intento de un “golpe suave” o “golpe fuerte”, si sus inspiradores necesitan una acción superior en el esquema contrainsurgente que Estados Unidos ha venido aplicando cotidianamente sobre el gobierno de Evo Morales, con el apoyo de la poderosa derecha fascista de ese país.

El prefecto de Santa Cruz, Bolivia, Rubén Costa realizará un referéndum por autonomía, lo que es ilegal e inconstitucional, lo que ha puesto a ese país y a América Latina en uno de sus momentos más peligrosos y amenazantes.

En ese escenario, se está jugando la única posibilidad que ha tenido el pueblo boliviano-mayoritariamente indígena- para salir de siglos de dominación, terror, discriminación, pobreza, abandono y recuperar sus derechos y su dignidad. Pero también se juega el futuro de América Latina en su conjunto, en un tiempo nuevo donde se advierte que “sí se puede” desafiar los mandatos de la dictadura mundial.

El 26 de abril pasado la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó a una sesión extraordinaria en Washington, donde se reconoció en forma unánime que existe una institucionalidad democrática en Bolivia, y se reclamaron diálogos a los prefectos de la Media Luna (Santa Cruz, Pando, Tarija y Beni) que no escuchan voces, leyes ni constituciones. Pero esto, debe convertirse en una acción concreta contra todo golpismo.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, planteó abiertamente las amenazas sobre su país, que persisten desde la llegada de Evo Morales al gobierno, quien asumió en enero de 2006.

La acción de Estados Unidos, que maneja todos los hilos de la guerra sucia y la desestabilización, es permanente, sin tregua. Esto se agravó aún más con el envío a ese país del embajador Philip Goldberg, un reconocido atizador de fuegos para separatismos y guerras fratricidas. Tenía el terreno abonado por su antecesor el ex embajador David N.Greenlee, cuya historia en dos períodos en Bolivia es un tratado de injerencias, impunidades y crímenes.

Goldberg reconocido como un experto en agudizar conflictos étnicos o raciales y por su intervención y experiencia en las luchas étnicas desde Bosnia hasta después de la separación de la ex Yugoslavia, iba a ser clave para Bolivia. Nadie dudó de que su mano estaría detrás del intenso proceso separatista de Santa Cruz de la Sierra, escenario propicio para los planes de su gobierno, exacerbando los elementos de racismos y odios contra la población indígena, el esclavismo que impera y que fueron la base de las dictaduras y las imposiciones neoliberales, finalmente derrotadas por el pueblo boliviano en una lucha heroica en los últimos años.

En el pasado diplomático del embajador figuran sus asesorías en el departamento de Estado, entre ellas en el caso Haití y otras y su paso por Sudáfrica, Colombia, y Paraguay. Después de ser Ministro Consejero de la Embajada en Santiago de Chile del 2001 al 2004, Goldberg fue otra vez a los Balcanes al frente de la misión en Kosovo, donde trabajó para la separación de los Estados de Serbia y Montenegro hasta 2006.

Cuando llegó a Bolivia, en Santa Cruz los empresarios croatas allí afincados (sus amigos) ya tenían conformado el movimiento “Nación Camba”, uno de cuyos principales dirigentes- con lazos empresariales en Chile y otros países- Branco Marinkovic, terminó dirigiendo el Comité Cívico del lugar, el mayor promotor de la desestabilización, con fuerte influencia en el resto de la Media Luna donde se concentran las mayores riquezas del país.

Que el terreno estaba bien abonado al interior de Bolivia y sus alrededores lo indican las denuncias previas a la asunción de Morales.

Ya a mediados de 2004 la agencia de noticias Bolpress denunció que ante la perspectiva del triunfo de Morales, funcionarios de la embajada estadunidense en La Paz advirtieron a miembros de las Fuerzas Armadas y civiles bolivianos que Washington veía como “una amenaza a su seguridad” la posible llegada al gobierno de Bolivia de “un populismo radical», que podía violentar Sudamérica, y especialmente a la Región Andina.

También se aseguró que esto podría dar lugar a una intervención «por invitación», como lo advirtió el entonces director de la institución Seguridad y Democracia, Juan Ramón Quintana, quien sostuvo que podría suceder una “intervención, mediada por el manto de las Naciones Unidas y la OEA en el escenario boliviano».

Otro signo externo amenazante fue la imposición de la inmunidad absoluta para las tropas de Estados Unidos a mediados de mayo de 2005, en Paraguay.

Esas tropas estuvieron trasegando en maniobras por las fronteras de Paraguay, donde están ubicados- como una red- los cuarteles militares de ese país, en los mismos momentos en que Evo Morales llevaba adelante sus fuertes medidas, anunciadas en el programa de gobierno.

Las fuerzas especiales de Estados Unidos se desplazan en la frontera común con Paraguay en maniobras disimuladas en supuesta “Acción Cívica”, que es una vieja táctica contrainsurgente para asegurar el control de poblaciones, mientras se va dejando una inquietante infraestructura.

El trazado en Paraguay está listo para cualquier aventura militar en la zona, con los llamados “Emplazamientos Operativos Adelantados” (EOA) en lugares geopolíticamente claves, entre los que se incluye una enorme pista de más de tres mil 800 metros de largo en el cuartel militar paraguayo de Mariscal Estigarribia.

Esta pista fue construida por Estados Unidos desde la época del dictador Alfredo Stroessner (1954-1989) y modernizada en los últimos tiempos, asegurando la posibilidad de que en ese lugar estratégico -a sólo 250 Km de la frontera con Bolivia- puedan aterrizar los más grandes aviones de transporte con tropas, equipos de todo tipo y armamentos de guerra.

En agosto de 2005 el experto brasileño en geopolítica Leonel Almeida Mello, advertía que no podía descartarse que “ese ‘cerco’ (la presencia militar en Paraguay) sea una señal para hacer notar a Brasil que Estados Unidos no comparte su estrategia de liderar y fomentar la cohesión sudamericana incluyendo a líderes como Hugo Chávez o dialogando con Evo Morales”.

De acuerdo a su hipótesis “al establecerse en Paraguay el Pentágono piensa más en el imprevisible cuadro que hoy presenta Bolivia que es el centro del territorio sudamericano, el centro del equilibro del poder del subcontinente, hace fronteras con Brasil, Argentina, Chile y Perú. Cualquier conflicto en Bolivia amenaza a América Latina (…) . Por eso creo que las denuncias de Rumsfeld (Donald) sobre infiltración chavista en Bolivia sólo consiguen inflamar más la situación. Es una lógica de guerra”.

Se refería a declaraciones del ex secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, en una gira por la región, cuando denunció la “penetración venezolana y cubana” en Bolivia y sostuvo que el entonces candidato Evo Morales “seguía instrucciones de los gobiernos de Venezuela y Cuba” y por lo tanto quedaba en la “la lista negra” regional.

Para Goldberg tampoco era difícil “azuzar” las tensiones sociales agudizadas porque la oligarquía medieval boliviana vivía como una afrenta, que un indígena llegara al gobierno y se negaban a aceptar que no habían sido suficientes los más de 500 años de dominación para acabar con aquella presencia de profundas raigambres culturales propias y no contaminadas.

La influencia de los dirigentes de la “Nación Camba” (la Media Luna) se extendió y encendió fuegos, también en Cochabamba, donde la acción popular hizo fracasar los intentos de Manfred Reyes Villas, quien ilegalmente intentó forzar un referéndum autonómico para unir Cochabamba con Santa Cruz.

Este ex capitán ligado a las dictaduras de Hugo Bánzer y García Meza, promovió la organización de grupos de jóvenes fascistas al estilo santacruceño y se produjeron trágicos incidentes con muertos y heridos, para terminar “refugiado” en Santa Cruz ayudado por Goldberg y la CIA.

El 24 de noviembre de 2006 Erbol-Agencias denunció que un grupo de empresarios y terratenientes de Santa Cruz envió una comisión a España para contratar mercenarios que tienen varias agencias en ese país.

Esto fue confirmado por investigaciones de El Confidencial Digital, página de Internet, mediante entrevistas a las propias empresas de mercenarios en España que fueron contactados por dos emisarios enviados por empresarios y terratenientes de Santa Cruz para desarrollar una “opción de fuerza” en Bolivia.

El Confidencial documentó por lo menos tres reuniones de los directivos de una firma de seguridad con los clientes ‘golpistas’. Según esos datos se disponía entonces de 650 combatientes, “antiguos miembros de unidades de élite, que están repartidos en zonas limítrofes a Bolivia”.

Se dijo también que “las hipótesis más atendibles sobre la identidad de los promotores de esa iniciativa conduce a Industriales y terratenientes que actuarían con el apoyo de algunos políticos de los departamentos de Santa Cruz, Beni y Pando”. Quedaron al desnudo los entretelones de encuentros de los líderes golpistas de Bolivia con el Partido Popular de España para apoyar la “guerra sucia”.

También hubo serias denuncias con datos concretos sobre la participación de la Agencia de Estados Unidos para Desarrollo Internacional (Usaid) y la National Endowment Foundation (NED) , según datos de los servicios de inteligencia del Estado Boliviano y de otros analistas, en los planes golpistas lo que significó el reparto de millones de dólares a organizaciones de todo tipo, incluyendo estudiantiles, periodistas, partidos políticos, intelectuales, empresarios y otros, con objetivos precisos para hacer fracasar la Asamblea Constituyente, utilizando incluso fuerzas de choque, propiciar enfrentamientos, movimientos por las autonomías, paros “cívicos”, movilizaciones permanentes en las siete regiones del país, “violencia callejera” y otros hasta llevar al derrocamiento del gobierno.

Esto es notable en la mayoría de los medios de comunicación masiva, activos protagonistas de las nuevas contrainsurgencias, que impulsan un enfrentamiento interno y una intervención externa.

El año 2007 fue muy difícil e incluso se produjeron los atentados dinamiteros contra el consulado de Venezuela y una residencia de médicos cubanos en Santa Cruz o el intento de atacar a un avión venezolano en el aeropuerto de esa ciudad, entre otros graves hechos a los que se sumaron otros atentados realizados por una pareja de estadunidenses y la detención de una funcionaria de Estados Unidos, que traía desde su país, nada menos que cajas de municiones para su “sede” diplomática, según dijeron sus jefes.

Ahora estamos en el escenario más cercano a aquellas denuncias, y de lo sucedido con los paros empresariales, huelgas de transporte y acciones que reproducían lo actuado contra el gobierno de la Unidad Popular del presidente Salvador Allende en Chile antes del golpe decidido por Estados Unidos y ejecutado por el ex dictador Augusto Pinochet, en septiembre de 1973.

El año pasado el presidente Morales denunció las conspiraciones de Estados Unidos y la oligarquía de su país contra su gobierno, durante la XVII Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile y exhibió ante los presidentes y jefes de Estado fotografías que mostraban al embajador Goldberg sonriendo en una foto junto a un “mafioso” y mercenario paramilitar colombiano John Jairo Vanegas y el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Santa Cruz (Cainco) , Gabriel Dabdoub.

También se denunció el apoyo a esta conspiración de fascistas españoles y otros europeos, bajo el impulso muy evidente del ex presidente José María Aznar.

El paro del autotransporte de Federaciones afiliadas a la Confederación Nacional de Choferes de Bolivia, a fin de 2007, con apoyo empresarial de Santa Cruz, fue uno de los fuertes intentos tanto como la llamada “rebelión” de los productores del campo en estos últimos meses que también intentaron parar el país, desabastecer y crear condiciones para el caos y el golpe.

Esto sólo es una síntesis de todas las acciones que el gobierno y el pueblo de Bolivia resistieron en estos dos últimos años destinadas a crear un conflicto que podría culminar en un golpe e inclusive en una intervención para la que se han creado las condiciones.

Golpear a Bolivia es crucial para el gobierno de George W. Bush, cuando es visible su derrota en Irak, después de cinco años de sembrar el terror (más de un millón de muertos) en ese país y cuando la situación económica en Estados Unidos es de extrema gravedad en un año eleccionario.

Por eso acentúa todos los conflictos como el que Washington creó entre Ecuador y Colombia. Ahora se agrega otro factor que es el triunfo del ex-obispo Fernando Lugo en Paraguay, un país que Estados Unidos ha considerado siempre como un territorio propio.

LA CIA, A TRAVÉS DE ENTIDAD MAMPARA COMO LA NED, FINANCIARÁ AGENCIA DE PRENSA PARA DESESTABILIZAR GOBIERNO ECUATORIANO DE RAFAEL CORREA

Es América Latina, a través de sus gobiernos y sus pueblos, la que deberá actuar e imponer a organizaciones como la OEA, la defensa del gobierno de Bolivia, elegido por el pueblo de ese país en un hecho histórico.

Bolivia nos necesita a todos unidos, más allá de miserabilidades políticas o confusiones mediáticas.

La invasión silenciosa

La telaraña de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y Fundaciones de nombres muy “democráticos” que controla la CIA y otras agencias de Estados Unidos, sigue extendiéndose por toda América Latina y en los últimos días la llamada Comisión de Derechos Humanos de la ignota Unión de Organizaciones Democráticas de América (UnoAmérica) , apareció en el escenario para acusar al presidente de Bolivia, Evo Morales, de ser responsable de la masacre de campesinos, que lo apoyaban a él precisamente, en Pando en septiembre de 2008.

La escalada llega así a un extremo de perversidad que sólo se puede entender investigando estas redes, a sus creadores y sostenedores.

Precisamente esta nueva ONG de la constelación de la CIA y los sectores fundamentalistas de Estados Unidos, se conformó en diciembre de 2008, en Colombia durante una reunión realizada en Bogotá entre los días 12, 13 y 14 de ese mes en la que se dieron cita “delegaciones de diversos países latinoamericanos” .

Al revisar a las Fundaciones asociadas a UnoAmérica surge la evidencia de que todas dependen de las “centrales” como la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID, en sus siglas en inglés) o la National Endowment Foundation (NED) -que aparece entre nosotros como destinada a “financiar” la democracia- y otras similares con sede en Estados Unidos y en Europa.

A estas dos últimas se las conoce como “la cara social de la CIA ” y desde los años 80 y trabajan en toda la región financiando proyectos, movimientos y oposiciones supuestamente “democráticas”.

A lo largo de estos años ha proliferado la interminable red de Fundaciones como Libertad (FL) , que echó raíces en varias provincias de Argentina y estuvo detrás del mal llamado “conflicto del campo” un descarnado intento de golpismo en 2008.

UnoAmérica como Fundación Libertad están asociadas a la “Heritage Foundation”, la misma cuyos integrantes redactaron los Documentos de Santa Fe uno, dos, tres y cuatro, entre otros, de tan nefastas consecuencias para América Latina.

Otros lazos de UnoAmérica nos llevan a la ultraderechista Fundación para el Análisis Económico Social (Faes) que dirige el ex presidente de España José María Aznar y a la Fundación Internacional para la Libertad presidida por el escritor peruano-español, Mario Vargas Llosa de conocida actuación en contra de los gobiernos verdaderamente democráticos de la región.

La lista es infinita, pero además nos muestra el extenso mapa de la injerencia contrainsurgente en América Latina. La investigación lleva a otras asociaciones como Unión Ciudadana, en la Provincia de Buenos Aires y a coaliciones que se autoerigen en “cívicas y democráticas”.

También en esa misma línea se ubica la Fundación Pensar, integrada por diputados y políticos de la derechista Propuesta Republicana (Pro) que dirige el actual alcalde de Buenos Aires Mauricio Macri.

De acuerdo a los enunciados de UnoAmérica su fundación en Bogotá intenta conformar una organización “capaz de defender la democracia y la libertad en nuestro continente” que, según ellos, se encuentran bajo amenaza.

Los personajes ligados a este proyecto son integrantes de las derechas totalitarias que compartieron las dictaduras en el continente y ahora se convirtieron en promotores de los nuevos golpismos en nuestros países. Con este perfil podemos imaginarnos cuáles son sus conceptos de “democracia y libertad”. Se trata de una integración de ya

En sus considerandos UnoAmérica dice “preocuparse” por el supuesto “fracaso” de los gobiernos de la región “en resolver los problemas de pobreza”. En realidad los agrupados en UnoAmérica además de sus participaciones en las pasadas dictaduras, fueron los gerenciadores del modelo neoliberal de los años 90 y por lo tanto responsables de la intensa destrucción social, política y económica.

Aseguran en su declaración que el Foro de Sao Paulo “se aprovecha de las necesidades de los pueblos, para manipular a los más pobres, prometiendo mejoras económicas y justicia social” pero que en realidad sólo introducen el “modelo socialista que divide a la sociedad, la polariza en dos bandos, y provoca violencia y anarquía”

Para los creadores de este nuevo engendro, “América Latina está en peligro” porque existen “catorce países latinoamericanos, cuyos gobiernos pertenecen o están vinculados al Foro de Sao Paulo, y aunque llegaron al poder por la vía democrática, muchos de ellos están destruyendo la democracia y coartando las libertades, como es el caso de Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Cristina Kirchner y Daniel Ortega”.

Y advierten además que ahora ya no utilizan “el paredón” sino “métodos más modernos y sofisticados, como las reformas constitucionales, lo cual les permite controlar los poderes públicos y eternizarse en el poder; ante la mirada complaciente de los integrantes más moderados del Foro, como Lula da Silva, Tabaré Vásquez y Michelle Bachelet”.

Los unos por supuesto son acusados por llevar adelante el plan del Foro de Sao Paulo y los otros por “complacientes”. Pero todos culpables al fin.

Con el argumento de que UnoAmérica fue creado para enfrentar al Foro de Sao Paulo “que tiene un proyecto supranacional, que no respeta fronteras, ni soberanías nacionales” y que “para alcanzar sus fines, todos sus integrantes intervienen flagrantemente en los asuntos internos de las demás naciones, ya sea financiando candidatos, enviando pertrechos militares, o dirimiendo conflictos, valiéndose de organizaciones subsidiarias como la UNASUR “, ellos se adjudican el derecho de hacer todo esto en realidad.

Desde su punto de vista la Unión de Naciones Suramericanas es una simple “subsidiaria” del Foro de Sao Paulo.

Y debemos detenernos en este punto. Porque en los años 70 las dictaduras militares conformaron una coordinadora criminal como fue la Operación Cóndor, para enfrentar lo que llamaban una “insurgencia supranacional”.

Ahora resulta que con esta nueva tesis los integrantes de UnoAmérica estiman que el Foro de Sao Pablo y sus gobiernos han colocado en situación de desventaja a las fuerzas democráticas (o lo que ellos califican como fuerzas democráticas) de la región” que deben actuar “aisladamente, limitándose a su propio territorio” y los “demócratas” (lo que ellos consideran demócratas) “se ven imposibilitados para contrarrestar los planes de expansión” de ese Foro.

Entonces ahora se proponen proporcionar “a los sectores democráticos de América un mecanismo de intercambio de información, coordinación permanente y apoyo mutuo, sin vulnerar -como acostumbran nuestros adversarios- los principios de soberanía y autodeterminación de los pueblos”, Se desprende de esto que para enfrentar al Foro de Sao Paulo, tienen todo el derecho de actuar supranacionalmente y volverán a utilizar las viejas listas de la CIA para dar respuestas “supranacionales”.

Sólo que han olvidado la cantidad de documentación desclasificada que ha permitido elaborar el mapa de la financiación “supranacional” de movimientos, partidos políticos, fundaciones, ONG que financia la CIA y sus fundaciones como la NED que hasta ahora ha financiado golpes militares (Venezuela 2002) o “Suaves” como todos los que llevaron adelante en Ecuador, Bolivia y otros países, incluyendo Argentina. Aquí la Fundación Libertad, con una de sus sedes más importantes en Rosario, Santa Fe, resulta ser uno de los epicentros del golpismo en el mal llamado “conflicto del campo”.

Detrás de todos los enunciados de UnoAmérica también figura la zanahoria delante del conejo hambriento ya que “adicionalmente” se proponen “elaborar y ofrecer a los pueblos de América, un programa de desarrollo e industrialización que resuelva los problemas de fondo de la región, particularmente el de la pobreza, como verdadero antídoto al totalitarismo”.

Ya sabemos por experiencia adonde van esos fondos, en momentos en que el propio Congreso de Estados Unidos, a instancias de algunos de sus representantes, deberá estudiar la complicidad de la NED o la USAID en el golpismo en Venezuela y en su actividad en favor de los grupos violentos y las acciones desestabilizadores y golpistas de los Prefectos de la Media Luna en Bolivia.

La oferta de UnoAmérica y su invitación a “todas las fuerzas democráticas de América Latina a incorporarse activa y entusiastamente a esta iniciativa” debe ponernos en alerta.

¿Podría alguien creer que personajes como quien preside UnoAmérica, Alejandro Peña Esclusa, denunciado recientemente por actuar en la campaña electoral salvadoreña en favor del partido ultraderechista ARENA fundado y financiado por paramilitares y asesinos como el mayor Roberto D’buisson (ya fallecido) y acusado como uno de responsables del asesinato del Arzobispo de San salvador, Monseñor Oscar Arnulfo Romero en 1980, puede enseñarnos caminos democráticos?..

LA AVANZADA CONTRA BOLIVIA

En las últimas horas la llamada Comisión de Derechos Humanos de UnoAmérica, en una supuesta investigación sobre los sucesos de Pando dice que “encontró suficientes elementos de juicio y probatorios que involucran directamente al Gobierno de Evo Morales en la planificación y ejecución de homicidios, secuestros, lesiones personales y demás violaciones a los derechos humanos ocurridos en la localidad de El Porvenir y otros sitios”.

Aunque parezca insólito, Morales se habría ocupado de actuar contra sus propios seguidores. Ya en los primeros días de abril el presidente de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Rolando Villena, alertó a la ciudadanía de su país y también a organismos similares en el continente sobre la aparición de estas supuestas organizaciones humanitarias que se auto-designaron para investigar los trágicos hechos del 11 de septiembre de 2008 en el Departamento de Pando.

Por supuesto que esto sólo sirve como ariete de campaña contra Morales, porque la verdadera comunidad de Derechos Humanos en América Latina y el mundo conocen la seria investigación del equipo de connotadas personalidades que han trabajado en organismos internacionales Y que fueron enviadas para investigar la masacre de Pando.

La conclusión de Unasur que coincide con la realizada por Naciones Unidas determinó que la masacre ocurrida en la localidad de Porvenir, donde por lo menos once campesinos que querían manifestarse a favor de Morales, fueron asesinados y aún hay desaparecidos Y que fue un plan preparado por el entonces gobernador de Pando y grupos policiales o actuando como paramilitares.

Los testimonios fueron exhaustivos, así como la revisión del lugar. Había en Bolivia antecedentes previos temibles como decenas de casos de indígenas golpeados brutalmente sin causa alguna en Santa Cruz y otros lugares, como sucedió en Sucre, donde el racismo remite a las viejas imágenes de los tiempos del apartheid en Sudáfrica.

El trabajo de UNASUR -ONU, fue ya aceptado incluso por la comisión de la Cámara de Diputados y la propia Asamblea Permanente para los Derechos Humanos en Bolivia y por América Latina en su conjunto y a nivel mundial.

Esta repentina acción de una organización como UnoAmérica, es un llamado de alerta para los organismos humanitarios reales, que intentan ser reemplazados por otros falsificados y dependientes de los responsables de los genocidios dictatoriales del siglo XX en América Latina.

En las páginas de UnoAmérica en Internet, por ejemplo, se defiende el “derecho” de Colombia a violar el territorio ecuatoriano, como lo hizo en marzo de 2008. El gobierno de Alvaro Uribe fue condenado por esta acción, violatoria de todos los principios del derecho internacional.

Además también se pone en duda el triunfo del Frente Farabundo Martí en El Salvador, reconocido en todo el mundo y existen serias advertencias sobre fuertes “cambios” próximamente en todos “estos gobiernos” (del Foro según ellos) lo que significa que el golpismo en todas sus formas será renovado.

Para Peña Esclusa gobiernos como los de Chávez, Rafael Correa (Ecuador) y Daniel Ortega (Nicaragua) “ya están de salida”, por cambios por vía electoral, “dificultando que se repita la izquierda en Chile, Uruguay o Panamá, que tiene una candidata de Chávez”. A nombre de sus mentores anuncia cambios “en otros países” aunque advierte que “no todos serán por la vía electoral, sino que tomará el camino de la protesta generalizada (….) desobediencias civiles generalizadas” y también otras similares pero ya “en el ámbito militar”.

“Los militares, cuando venga la crisis social, no se alinearan con Chávez. (…) Habrá desobediencia generalizada, civil y militar de todos los que no están de acuerdo a someterse a un modelo que es contrario a la democracia y la libertad”. Toda una anticipación del golpismo que se viene.

Fuente: www.lavozdelsandinismo.com (07 de abril de 2009 )


El mensaje del presidente ecuatoriano Rafael Correa al pueblo mapuche:
“Hay que defender los derechos colectivos, hacerse respetar, hacerse consultar, pero cuidado también con caer en fundamentalismos, en la manipulación que sufren ciertos pueblos y dirigencias indígenas muchas veces por ONGs extranjeras, gringuitos con la panza bien llena que vienen a decirnos:

‘No talen, no exploren, no exploten, muéranse de hambre’, y creen que la pobreza es parte del folclor. Tampoco podemos caer en esos fundamentalismos”

En la calle podemos ver que la competencia entre ONGs por captar recursos es feroz y agresiva, y más aún con la crisis de los últimos años.

Algunas de ellas como por ejemplo ACNUR (refugiados) y UNICEF (infancia), son organismos dependientes de la ONU  que buscan la gratuidad del voluntarismo de la juventud o la elaboracion  de contratos laborales a tiempo parcial y con salarios exiguos y que muchos ademas estan supeditados a la productividad, esto es, a comisión según las captaciones de fondos realizadas.
http://www.acnur.org/t3/uploads/pics/07.2014.10_ACNUR_Siria_002.jpg
Unas 1.500 ONG se hayan vinculadas a la ONU directa o indirectamente, desconociéndose los proyectos y resultados de su labor cotidiana.

Recordemos que la ONU mantiene una estrecha colaboración con el Foro Mundial de Davos, ese encuentro informal al que solo son invitados los representantes más encumbrados y prestigiosos de la elite global del siglo XXI.

Las ONG tienen a gala y presumen de su independencia de los gobiernos, si bien sus connivencias y complicidades con corporaciones transnacionales está más que comprobada y verificada por análisis y e investigaciones independientes.

Algunos ejemplos:
Coca Cola con Cruz Roja, Intermon Oxfam y Médicos sin Fronteras; 
Pepsi y Médicos sin Fronteras;
Tabacalera y Acción contra el Hambre; Manos Unidas y Vodafone;
Caja Madrid (Bankia) e Intermon Oxfam;  
Greenpeace y el emporio Rockefeller, Shell y General Motors… La cadena Carrefour también juega a la mercadotecnia solidaria para embellecer su responsabilidad social corporativa, un artilugio usado con frenesí por multinacionales de diversos sectores, desde compañías petrolíferas a fábricas de armamento.


Breves consideraciones sobre semántica y cultura de ‘aceptación del saqueo’ disfrazada de ‘cultura de paz’

En momentos en que las contradicciones entre acumulación de capital y supervivencia de la especie y del planeta alcanzan niveles ostensiblemente críticos, y en que el complejo militaro-industrial necesita cada vez más guerras para seguir su crecimiento perverso -y por ello las fomenta a escala planetaria-, aparece como un imperativo ético y político el análisis de las guerras de manera medular: no podemos ya contentarnos con las explicaciones postizas y seudo antropológicas de“son guerras tribales” o bien “no hay cultura de paz en esos pueblos”: pronunciamientos cuya naturaleza distila colonialismo y constituye la argucia para evitar ir al centro del problema. 

Evidentemente hay plétora de seudo estudios basados en esas premisas cosméticas e indolentes a ojos de la cruenta realidad de la guerra que arrastra al sufrimiento a millones de seres humanos. Aquellos que tienen un altísimo interés en impedir la comprensión de la realidad, y por consiguiente la posibilidad concreta de transformación de la misma, financian estos tanques de pensamiento. Sería digno de aguaceros de risas en una representación de teatro grotesco la existencia de “Estudios de Preservación del Medio Ambiente” financiados por la industria farmacéutica o petrolera, o bien la existencia de “Cátedras de Cultura de Paz” cuya línea se dedica a esquivar el análisis de la raíz de la guerra. 

Cátedras impartidas en Europa o EEUU, en países en los que radican las principales empresas fabricantes de armas, y las depredadoras energéticas: unas cátedras que se centran en enseñarles a becados provenientes de países como el Congo, Afganistán, Colombia, etc, la manera de ser más ‘pacíficos’, de‘resolver los conflictos desde la civilidad’ y de ‘desarrollar una cultura de paz’, obviando olímpicamente que la guerra y la paz tienen raíces económicas y se desarrollan en contextos de desigualdad social, y no son meros asuntos de‘cultura de paz’. Así los países que dedican millonarios presupuestos en guerras neocoloniales y cuya supremacía mundial radica en una historia de prácticas colonialistas y genocidas, muy lejanas de la cultura de paz que pregonan de fachada, imparten cátedras de asimilación mental a la cultura de la aceptación del saqueo más desmedido, a la vez que ‘bombardean humanitariamente’ en su relance colonial. Así los becarios de países que sufren la voracidad capitalista de las guerras por el saqueo de los recursos y por el posicionamiento geoestratégico, son adiestrados en la retórica que sirve para perder de vista el núcleo del problema; es el zorro enseñándoles a las gallinas con qué salsa deben ser comidas. Sería digno de risas en una representación de teatro grotesto, pero en la realidad y para las víctimas, es algo indignante.


Los apelativos “guerras tribales” y demás expresiones consagradas en el campo semántico destinado a prolongar el estatus quo, encubren guerras por la acumulación de recursos, guerras fomentadas con fines geopolíticos y económicos claramente definidos por los verdaderos ‘señores de la guerra’ que son los fabricantes de armas, los mercaderes de la energía, de la alimentación industrial, y las multinacionales de químicos, todos motores de la maquinaria depredadora del planeta.

Los países concebidos en la lógica global capitalista como meras ‘bodegas de recursos’, cada día sufrirán de manera más cruenta la violencia del saqueo y su correlativo empobrecimiento, que a la vez causa éxodos masivos. Hay una carrera del gran capital por hacerse cada día más con los recursos planetarios.



Neoliberalismo y ONGD

En torno a las ONGD se edifica una construcción ideológica extremadamente frágil y contradictoria. Por un lado han sido capaces en ocasiones de fijar y modificar las agendas de gran­des conferencias internacionales como la Cumbre de Seattle o de la OMC; al mismo tiempo, su pre­sencia en instituciones de dudosa tra­yectoria se hace cada vez más visible. Alrededor de estas organizaciones se ha creado un entramado de justifica­ciones morales en una sociedad que cuestiona cada vez más la militancia política. Los medios han creado un nuevo héroe moderno que sirve de justificación moral: el coo­perante solidario prototipo de virtudes morales y auténtico "Robin Hood" de la sociedad neoliberal.

En realidad un técni­co de la cooperación a sueldo de una organización que recibe la mayor parte de su subvención del estado o de grandes mul­ tinacionales que de esta forma lavan su propia imagen en los países que explotan. Personajes como Bil Gates, que han creado auténticos monopolios de la in­formática y una de las mayores fortunas mundiales ha creado una fundación con un fondo superior a los 30.000 millones de dólares4; más presupuesto que muchos ministerios de sanidad de estados africanos juntos. Pa­ra justificar estas cifras se cons­truye alrededor de las ONGD toda una serie de justificaciones morales que las hacen especial­mente apreciables.
En noviem­bre del 2009 un grupo de coope­rantes catalanes organizados por la ONGD "Barcelona solida­ria", fueron secuestrados en el desierto mauritano. Tras largas negociaciones con el grupo se­cuestrador fueron liberados. Su vuelta a España tuvo un gran impacto mediático. ¡Regresaban los héroes! Más de uno se preguntó con posterioridad qué hacía en Mauritania el director de una de las grandes infraes­tructuras viarias de Cataluña, la mujer del alcalde y un conjun­to de altos cargos de la función pública ejerciendo de camio­neros y Reyes Magos en pleno desierto transportando unas cuantas toneladas de yogurt.
Tampoco supimos cuánto le ha­bía costado al erario público la liberación de este conjunto de "cooperantes postmodernos". La cuestión tuvo ramificaciones políticas; el gobierno mauritano mostró su enojo al gobierno español, puesto que tuvo que poner en libertad a un peligroso terrorista de Al-Queda como moneda de cambio. Habría liberado el gobier­no español algún miembro de ETA, si esta organización hubiera secuestrado a un mauritano?

Numerosas ONG se presentan como el paradigma de la independencia y la imparcialidad, mientras vemos cómo su dependencia de los Estados e instituciones públicas es cada vez mayor y su necesidad de obtener fondos de toda naturaleza alcanza niveles nunca vistos5.
El recurso al impacto emocional para obtener mayores aportaciones económicas es una de las características esenciales de la nueva cooperación internacional. Hoy podemos ser solidarios corriendo maratones, comiendo caramelos de menta (Médicos Sin Fronteras), apa­drinando niños (Intermón) o participando en la vuelta al mundo de vela (Educación sin Fronteras)....

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos no sólo han participado en la organización de golpes de Estado en otros países, sino que, paralelamente, sacan provecho económico especulando en los mercados financieros, asegura 'La Voz de Rusia'. 

--------------------

2013:

Como las agencias de inteligencia de Washington hacen negocio 
con golpes de estado: 
Especialistas de tres influyentes universidades concluyen que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la CIA y otros servicios estadounidenses de Inteligencia no sólo tuvieron acceso a información clasificada de aquellos países en los que impulsaron golpes de Estado, sino que también la utilizaban con ánimo de lucro.

Se trata de un estudio comparativo realizado por la Universidad de California en Berkeley, la Universidad de Harvard y la Universidad de Estocolmo (Suecia), en el que se tomaron en cuenta los golpes de Estado en Irán y Guatemala en la década de 1950, el derrocamiento del presidente chileno Salvador Allende en 1973, y la operación fracasada contra Cuba en 1961.

Según los expertos internacionales, para el derrocamiento del presidente egipcio Hosni Mubarak en 2011, EE.UU. invirtió 150 millones de dólares sólo a través de organizaciones no gubernamentales.

Decir que el derrocamiento de los regímenes "hostiles" a EE.UU es el objetivo principal de los servicios de Inteligencia en EE.UU. es como dice el refrán, "un secreto a voces" .

Los intereses geoeconómicos se pueden rastrear con claridad. Solo basta recordar la declaración del influyente diplomático estadounidense de la primera mitad del siglo XX, George Kennan, que a la hora de instruir a los cuerpos diplomáticos de EE.UU. en América Latina, les habló de "la necesidad de actuar de manera pragmática, protegiendo las reservas de minerales que se encuentran a disposición de Washington".

También es bien sabido que poco antes del comienzo de la operación militar occidental en Libia, el país que entonces gobernaba Muammar Gaddafi había adoptado una serie de medidas para debilitar la posición de las empresas extranjeras en el mercado nacional de petróleo.
En particular, su gobierno anunció una revisión del acuerdo en materia de concesiones que reducía del 52 al 20% el porcentaje del petróleo que podian explotar las empresas occidentales. Esto hizo que muchos expertos se refirieran a la operación de la coalición occidental en Libia no como "intervención humanitaria", sino como "guerra por el petróleo".

Sin embargo, la investigación conjunta de expertos de EE.UU. y Suecia reveló que, además de velar por sus intereses geopolíticos y geoeconómicos, la CIA y la NSA también especulaban en la bolsa de valores para sacar provecho de sus actividades subversivas.

El sistema era muy simple. Las fuerzas especiales filtraban información privilegiada acerca de las operaciones subversivas a las empresas transnacionales y otros participantes del mercado bursátil, quienes la utilizan para maximizar conjuntamente sus beneficios.

----------------------------------------------

un ejemplo de espionaje - intervencion:

La policía egipcia registra las sedes de 17 ONG internacionales

 Washington /  DIC 2011

Soldados montan guardia frente a la sede de una ONG en El Cairo. / F. MONTEFORTE (AFP)

Las fuerzas de seguridad de Egipto registraron ayer las sedes de 17 organizaciones no gubernamentales (ONG), tres de ellas estadounidenses, en el curso de una investigación sobre las vías de financiación de las recientes protestas democráticas. La Administración de Barack Obama exigió, a través del Departamento de Estado, que las autoridades egipcias paralicen inmediatamente los registros, calificándolos de abuso gubernamental y de provocación injustificada. Otros gobiernos occidentales, como el alemán, también protestaron por los registros.

“Esas acciones son incongruentes con los acuerdos de cooperación bilateral que hemos tenido con Egipto a lo largo de los años”, dijo ayer Victoria Nuland, la portavoz del Departamento de Estado, en conferencia de prensa. “Le pedimos al Gobierno de Egipto que acabe de forma inmediata con el acoso al personal empleado por las organizaciones no gubernamentales, que devuelva todo el material confiscado y que solucione este problema de forma inmediata”.

Funcionarios judiciales y agentes de la policía egipcia armados registraron ayer las sedes de casi dos decenas de organizaciones de ayuda y cooperación, de diversos países, y se llevaron documentos y ordenadores para su inspección. Los trabajadores de las ONG tuvieron prohibido marcharse de las sedes mientras duraron los registros. Según un portavoz de la fiscalía general egipcia, Adel Saeed, el Gobierno investiga a grupos de los que sospecha que han recibido financiación extranjera de forma irregular. La Fiscalía egipcia señaló asimismo que existen “pruebas serias” de que las 17 ONG practicaron actividades que violan la ley egipcia que regula su funcionamiento y que prohíbe, entre otras cosas, la captación de fondos extranjeros.

Tres de las organizaciones registradas ayer tienen su sede en Washington
El National Democratic Institute (NDI) y el International Republican Institute (IRI) reciben fondos del Gobierno federal de EE UU y están vinculados, de forma no oficial, con los partidos Demócrata y Republicano, respectivamente. La tercera es el think tank Freedom House, cuya finalidad es la defensa de los "valores democráticos" y que recibe financiación principalmente del Departamento de Estado y la agencia para la cooperación internacional, USAID.


Las ONGD son pre­sentadas como portadoras de nuevos valores solidarios:
mien­tras vemos cómo mantienen vivas actuaciones meramente caritativas y asistenciales. Se nos mues­tra  a las ONGD como agentes autóno­mos de los Estados al margen de la po­lítica oficial.
 Nada más lejos de la reali­dad.
Numerosos dirigentes políticos, entre ellos la realeza europea, han he­cho de la solidaridad un medio de jus­tificación de su propio estatus; desde la reina Sofía, que tanto la vemos en África como en Iberoamérica visitando proyectos de solidaridad a cargo del erario público, como la fallecida "princesa del pueblo" Lady Di, vestida con casco y chaleco antifragmentación en su particular campaña contra las minas antipersona, pasando por la familia real mo­naguesca que no pierde acto benéfico o solidario que se precie:
príncipes, eso sí, de uno de los mayores paraísos para la eva­sión fiscal y el lavado de activos procedentes de la prostitución y del tráfico de armas. Otros políticos han hecho de la coope­ración el trampolín imprescindible para alcanzar el sueño de ser diputados.

El caso de José María Mendiluce es uno de los más sonados: su libro El amor armado se ha convertido en texto de cabecera de muchos aspirantes a cooperantes inter­nacionales. 

Otro caso en el Partido Socialista Obrero Español es Leire Pajín: 
hizo una carrera meteórica en la ONG filosocia­lista "Solidaridad Internacional", se convirtió posteriormente en Secretaria de Estado de la Cooperación, volvió a la ONG que había promovido, otorgándole de paso subvenciones multimi­llonarias (algunas malas lenguas dudan de su legalidad).

En los últimos meses se ha destapado en la Comunidad Valenciana el penúltimo caso. Subvenciones muy importantes a ONGD, diri­gidas por conspicuos miembros del PP se invertían en la com­pra de coches de lujo para la Organización, viajes en Busines Class para los directivos y las familias, etc., a pesar de que los propios técnicos de la comunidad habían desechado los pro­yectos por errores técnicos y de justificación.

El caso más para­dójico, a nivel internacional, posiblemente sea el de Bernard Kouchner, muy popular como dirigente de Médicos sin fronte­ras por su proyección mediática. Fue presentado por el Partido Socialista Francés como paladín de la nueva ciudadanía y mo­delo de virtudes ético-ciudadanas. Colaboró con los servicios secretos franceses. Propició la desastrosa intervención en So­malia que provocaría el enconamiento de la guerra civil y.dece­nas de miles de muertos. Realizó consultorías a favor de dictadores africanos por las que cobraba cifras astronómicas y acabó desarrollando la tesis de la guerra humanitaria e incor­porándose al gobierno derechista del señor Sarkozy.

A estas organizaciones se las supone poseedoras de mayor sensibilidad que los Estados; pero al mismo tiempo son cada vez más fruto de parcelas de poder que el Estado se niega a eje­cutar.
Produciéndose un factor perver­so: las ONG al sustituir la acción de los gobiernos, promueven la reducción de los servicios sociales que el Estado deberia controlar.

Es evidente que una parte im­portante de la sociedad se organiza, para incidir en lo social, en estas organizacio­nes. También lo es que el tipo de coope­ración internacional más extendido es el de "cheque y talona­rio" que ayuda a mitigar la mala conciencia del ciudadano occidental promoviendo indirectamente la apatía y el confor­mismo.

A pesar de ello hemos de reconocer que la cooperación inter­nacional encierra un potencial social importante. Los do­nantes, los cooperantes, al descubrir las contradicciones ocul­tas, se están enfrentando ya a dilemas nuevos que de ninguna otra forma serían capaces de vislumbrar. Por eso la coopera­ción internacional sigue siendo un campo de lucha contra el neoliberalismo y la globalización capitalista. La pregunta sobre su necesidad no es baladí ni ociosa. Forma parte de los deba­tes centrales que encaran algunas de las organizaciones capa­ces de plantearse esta cuestión. Un tema que está por dirimir­se es si las ONG son sólo el sujeto y el objeto de la propia glo­balización al intervenir en las causas que la impulsan, o por el contrario sus potencialidades facilitan el avance y ascensión del modelo neoliberal.


mas informacion sobre la utilizacion de las ONG 
como herramientas del sistema:

------------------------

 BANCOS DE ALIMENTOS y OPUS DEI

La gran convocatoria de la caridad celebrada entre los días 29 y 30 de Noviembre de este 2013 por la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) pretendía realizar "La gran recogida de alimentos 2013". Como podemos leer en la web habilitada para la campaña www.granrecogidadealimentos.org su urgente objetivo es luchar contra el hambre y el despilfarro mediante el trabajo de voluntarios y entidades colaboradoras entre las que encontramos bancos, grandes supermercados, medios de comunicación o empresas de seguros privados.

Según la web de FESBAL los Bancos de Alimentos "son organizaciones sin ánimo de lucro basados en el voluntariado;y cuyo objetivo es; recuperar excedentes alimenticios de nuestra sociedad y redistribuirlos entre las personas necesitadas, evitando cualquier desperdicio o mal uso. La organización de un Banco de Alimentos se orienta a un funcionamiento similar al de una empresa, con distintas áreas y un equipo de dirección."

Pero además del gesto ciudadano y solidario entre iguales que quieren con su modesta aportación evitar que un vecino pase hambre...
¿Quién esta detrás del Banco de Alimentos?
¿Qué intereses puede haber en esta labor caritativa? ¿Qué lleva a bancos, grandes centros de distribución de alimentos, compañías de seguros, transnacionales y medios de comunicación a unirse en el apoyo de esta urgente iniciativa?

Si realizamos en la página web del Opus Dei la búsqueda "Banco de Alimentos" nos da como resultado 42 entradas. Repasemos algunos cargos directivos del Banco de Alimentos.

El Director de FESBAL es José Antonio Busto Villa,(director de 55 bancos de alimentos) es supernumerario del Opus Dei.
El presidente del Banco de Alimentos de Valladolid Jose María Zarate es supernumerario del Opus Dei.
La presidente del Banco de Alimento de Badajoz Carmen de Aguirre Castellanos es supernumeraria del Opus Dei.
El presidente del Banco de Alimentos de Santander Francisco del Pozo Blanco es supernumerario de Opus Dei.
Manuel Pérez Hernández, de 67 años, presidente del Banco de Alimentos de Las Palmas de Gran Canaria es supernumerario del Opus Dei.
José Antonio García García, de 73 años preside el Banco de Alimentos de Albacete y es supernumerario del Opus Dei.

Las vinculaciones del Banco de Alimentos con el Opus Dei no son solo a través de los supernumerarios en puestos de responsabilidad. Son múltiples las referencias de cargos directivos y colaboradores del Banco de Alimentos a las enseñanzas y el ideario del fundador del Opus Dei San Jose María Escriba de Balaguer; "Me llamo Vicente López-Alemany y soy Director general del Banco de Alimentos de Madrid, donde empecé a trabajar hace más de seis años gracias al espíritu de servicio que aprendí de las enseñanzas de San Jose María; y a los buenos oficios de un amigo y profesor de la Escuela Naval Militar de Marín, que fue el primero que me habló de los Bancos de Alimentos." O Pedro Pereira que actualmente preside del Banco de Alimentos de Vigo y fue el coordinador general de estudios del colegio del Opus Dei Montecastelo de Vigo.
Una de la últimas noticias destacadas en la página web FESBAL es la llamada de teléfono que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad Ana Mato, supernumeraria del Opus, hizo al presidente de la FESBAL José Antonio Busto felicitando y deseando el mayor de los éxitos a los Bancos de Alimentos.
¿A que se debe el respaldo de una ministra del Opus al presidente de la Federación de Bancos de Alimentos y miembro supernumerario de la orden?

¿Utiliza el Opus Dei los Bancos de Alimentos para hacer proselitismo? Quizá las declaraciones que podemos ver en el siguiente vídeo (a partir del minuto 5:00) de Jose María Zarate, presidente del Banco de Alimentos de Valladolid a los voluntarios nos puedan aclarar este punto.

 Esta presencia llama más la atención si tenemos en cuenta que en las cúpulas de las grandes empresas financieras y de distribución que colaboran con este Banco de Alimentos, abundan también miembros de esta prelatura y que cuando esto es no así, una parte importante de sus cargos ejecutivos se han formado en la escuela de negocio del Opus Dei, la IESE.

A través del Banco de Alimentos se nos presenta a las grandes empresas de distribución , bancos y ejecutivos de grandes empresas como entes altruistas. Estas empresas distribuidoras controlan el 70% del mercado de alimentos y qué mejor que ellas para liderar esta gran obra benéfica. Sin embargo los motivos de estas alianzas aparentemente solidarias, introducen componentes de rentabilidad económica. Pudiera parecer que las grandes distribuidoras de alimentos se acercan a este tipo de actividades filantrópicas solo con la intención de mejorar su imagen de empresa. Pero, además del efecto publicitario, un interesante negocio se esconde detrás de la relación de estas empresas de distribución con el Banco de Alimentos.

¿Qué consiguen las grandes empresa de distribución con la donación? Según podemos leer en este artículo:

- Que no se produzca una caída de precios debido a que los alimentos no entran directamente en el mercado.
- Mejora su imagen corporativa.
- No tienen costes en la destrucción de esos excedentes.
- No tienen costes en la distribución pues lo hace un ejército de voluntarios.
- Las donaciones, de cualquier tipo, desgravan un 35% en el Impuesto de Sociedades (con la Ley de Mecenazgo del PP será el 100%)
- A la gente pobre se le acostumbra a la beneficencia, como si fuera ley divina, que haya ricos y pobres.
- Los Bancos de Alimentos minan aún más las ventas del pequeño comercio en los barrios con más miseria.
- Por un lado regalan excedentes y por otro destruyen a los tenderos con las marcas blancas que son fruto de la sobreexplotación en origen y la que aplican a sus propios trabajadores.


Estas empresas saben que los stocks donados evitan la caída de precios y el gasto de destruirlos y aprovechan la ley que permite la desgravación del 35% de la cuota íntegra del Impuesto de Sociedades.

Pero por si estos beneficios a las grandes superficies fuera poco, en un perverso ejercicio de nueva filantropía, cada cierto tiempo y en fechas señaladas, desde los medios de comunicación apelan a la ciudadanía a campañas de "Gran donación de Alimentos". Esta presión mediática, que habitualmente suele enmascararse con el rigor informativo, lleva a que olvidamos que detrás de la palabra donación se esconde la mercantilista palabra "compra de alimentos". Los alimentos "donados" en realidad son adquiridos por los solidarios ciudadanos en estas grandes superficies donde son estratégicamente ubicados los puntos de recogida del Banco de Alimentos. Se produce así un incremento de sus cifras de negocio y beneficios.

Parece evidente que más allá del mero efecto publicitario, el Banco de Alimentos resulta un pingüe negocio para algunas empresas. Sin embargo, detrás de la beneficencia, se encuentran otros interés más espurios capaces de unir al OPUS, entidades financieras, grandes empresas trasnacionales y aseguradoras privadas. En los Think Tanks donde el gran capital pergeña su estrategia futura, negocios enmascarados como iniciativas solidarias ocupan un lugar destacado. En tiempos de crisis las iniciativas como la del Banco de Alimentos, cumplen con una doble función social.
Por una parte sirven de antídoto contra la movilización, tranquilizando las conciencias de solidarios donantes e indignados con la injusticia social.

Estas acciones que apelan directamente a la necesidad y tocan el fondo del corazón, ni se cuestionan ni se plantean dar respuesta a las injustas causas que generan el hambre.

No cuestionan desigualdades sociales, la beneficencia siempre fue una respuesta solidaria vertical (de arriba a abajo). Por otra parte, se recupera la vieja estrategia de reforzar las estructuras benéficas generadoras de dependencia, con ánimo de mitigar la posible respuesta social de aquellas personas en situación de necesidad extrema y que ya no tienen mucho que perder.



•Notas

EEUU creó una serie de organizaciones para la atención a los paí­ses devastados por la I y la II Guerra Mundiale como el CARE O WORLD VISION.

Con el invento del Desarrollo viene de la mano el negocio de la Cooperación, que tan pingües beneficios materiales ha aportado a los países donantes. Además de garantizar la continuación de la supedita­ción económica de las sociedades periféricas o colonizadas contribu­ye a la exportación de modelos sociales.

Nerín G. Blanc bo, busca negre pobre. La campana. Barcelona 2011.

http: / /www.transparentemos.

5. Más del 80% de la cooperación internacional es vehiculada a tra­vés de la AECID (Ministerio de Asuntos exteriores)


Eduardo Luque El Viejo Topo 287 / diciembre 2011


------------------------------------------------------------------------------------------

Carmen Posadas:

El otro día recibí un correo electrónico que decía más o menos:

«Queremos proponerle una hermosa acción solidaria. Somos una joyería de alta gama y estamos contactando con personalidades de todos los ámbitos, futbolistas famosos, cantantes, escritores, actores, actrices, etcétera, para que se fotografíen con nuestras joyas. La remuneración (simbólica, puesto que se trata de un acto solidario) que ustedes percibirían será donada íntegramente a la ONG de su elección y las fotos tendrán gran difusión en prensa».

Tuve que leer el e-mail un par de veces, porque soy dura de mollera. Si no entendí mal, esta joyería de alta gama pretendía fichar a quienes ellos llaman personalidades y famosos para que les hicieran sencillamente una campaña de marketing.
O sea, tú pon la jeta que yo me beneficio y, además, todos me aplauden porque soy muy bueno y muy solidario. No crean que se trata de un hecho aislado. Hoy proliferan los que podríamos llamar solidarios simbólicos, esos que confunden los gestos con la acción.

Como, por ejemplo, la gente que piensa que con ponerse las ahora llamadas pulseras solidarias (que valen un pastón y llevan el sello de las marcas más caras) ya está ayudando al prójimo.

O esos otros que viajan en clase business a un lugar remoto del planeta vestidos de Gucci para fotografiarse con cara de circunstancias junto a unos niños hambrientos y volver luego a casita con la tranquilidad de haber hecho una buena acción.

Luego están también los generosos avispados, como, por ejemplo, los que organizan grandes y suntuosas fiestas benéficas. En realidad, el truco es tan sencillo como eficaz.

Camelas o contratas a unos cuantos famosos para que vayan a tu fiesta. Luego lías a unos cuantos pardillos para que paguen, pongamos, 200 eurillos de nada por cenar en tan elegante compañía.

Previamente habrás pedido a diversas marcas de renombre que donen objetos para una subasta benéfica cuyas papeletas el público compra in situ. Una vez terminada la fiesta, haces caja, cuentas las ganancias y lo que sobra lo entregas a una ONG y quedas, además, como un señor.

Porque, aun en el caso de que se done íntegramente todo lo recaudado, y yo no tengo por qué dudar de que así sea en muchísimos de los casos, la jugada es perfecta. Ni los famosos, ni las marcas de renombre ni los pardillos pueden negarse a colaborar, puesto que se trata de una acción solidaria mientras que la publicidad que se consigue es tan positiva como barata. Miren, qué quieren que les diga, a mí todo esto me recuerda a un chiste genial de Quino, el creador de Mafalda.

Ella está sentada junto a su amiga Susanita en el cordón de la vereda y le pregunta:

«Y vos, Susanita, ¿qué querés ser de grande?».

«Yo contesta su amiga, poniendo los ojos en blanco de grande quiero ser una de esas señoras tan buenas que organizan tés con tortas, masitas y todo tipo de cosas ricas para poder comprarle a los pobres fideos, arroz y esas porquerías que comen ellos...».

Personalmente siempre me ha molestado que me tomen por imbécil, pero hay algo que me molesta aún más, y es que me tomen por imbécil teniendo por coartada el sufrimiento ajeno. Reconozco que antes, en tiempos de vacas gordas, no me parecía tan grave su hipocresía. Ahora, en cambio, me parece, sencillamente, inmoral. ¿No habrá nadie que les diga a estas almas caritativas que se les ve el plumero? Aunque a veces pienso que, a lo peor, no se les ve en absoluto. Y es que vivimos en un mundo en el que son más importantes los gestos que los hechos, más la apariencia que la esencia y mucho tendrían que cambiar las cosas para que así no fuera.

Mi única esperanza es que la crisis sirva al menos para eso: para poner las cosas en su verdadera perspectiva y acabar tanta pavada farisea. Yo no sé si se producirá ese bendito efecto de corrección; de momento no parece que así sea. Pero en todo caso quiero decirlo bien claro: conmigo que no cuenten.