02 septiembre 2014

Los iluminados de Lucifer - los dueños del mundo

Entrevista a  Antonio Pérez Omister, autor de los libros ‘Conzpiración’ y ‘Los iluminados de Lucifer’ que analizan el dramático momento por el que atraviesa España.
Los iluminados de Lucifer
- Usted proviene ideológicamente de la izquierda ¿podría hablarnos brevemente de usted?

En lo social mi pensamiento de ‘izquierdas’ queda perfectamente resumido en la carta encíclica «Rerum Novarum» del Sumo Pontífice León XIII publicada en 1891 y que hablaba de la precaria situación de los obreros de entonces, que cada día se asemeja más a la que empiezan a padecer en nuestros días, con un regreso a las condiciones de miseria propias del siglo XIX.

En su encíclica, el Santo Padre hace un llamamiento a lo que hoy llamamos los ‘agentes sociales’ para establecer un reparto más justo de la riqueza que redunde en el bien común de la sociedad, al tiempo que condena el marxismo y defiende la inviolabilidad de la propiedad privada. En lo económico creo que cuando se aplicaron en España los principios keynesianos según los cuales ‘el Estado debe ser el impulsor principal de la economía’ las cosas nos fueron muy bien a todos.

En nuestro país, la denostada autarquía, creó una cosa llamada INI (Instituto Nacional de Industria) que aglutinaba a las grandes empresas: siderurgia, astilleros, minas, etcétera, y que sirvió de eje impulsor de nuestra economía durante varias décadas. Las medianas y pequeñas empresas auxiliares de la industria pesada gestionada por el INI, pudieron crecer a un ritmo espectacular. Los empresarios privados ganaban dinero, podían pagar buenos salarios, horas extras y otros beneficios sociales que hoy han desaparecido. Todos ganaban: obreros y empresarios.


Antonio Pérez Omister

Cada productor es un consumidor en potencia, luego, para activar el consumo, es fundamental mantener la capacidad de consumo de la clase obrera. Este equilibrio económico y social se ha roto dramáticamente como consecuencia de la aplicación de las políticas ultraliberales impuestas por EEUU y los países con voz y voto en Unión Europea, entre los cuales desafortunadamente, no figuramos.

- ¿Básicamente qué es eso de la Conspiración?
Se habla mucho últimamente de ella. A los que creemos en ella nos tildan de paranoicos pero lo que es innegable es que cada día, con el devenir de los hechos, más gente piensa que ésta existe.

Bien, veamos un ejemplo: Para justificar el que una serie de banqueros, próximos a la Reserva Federal de los EEUU –entidad totalmente independiente del Gobierno de ese país- se han apropiado descaradamente de miles de millones de dólares de inversores extranjeros, nos dicen sencillamente que ‘el dinero se ha volatilizado’ que la ‘mano invisible que mueve el mercado se los ha llevado’… Pero todos sabemos que el dinero no se evapora, simplemente cambia de manos…

Veamos otro ejemplo: Hace algunos años, en vísperas de la liberalización de mercado de hidrocarburos en España, se nos contó la milonga de que ‘eso sería muy bueno para los consumidores porque así, al existir competencia, las compañías petroleras se verían obligadas a ofrecer mejores precios a los consumidores’.

Hoy sabemos que esa falsa ‘liberalización’ sólo ha servido para crear un oligopolio controlado por unas pocas compañías que operan en nuestro país, casi todas extranjeras, que sencillamente pactan los precios para no hacerse la competencia. Basta con echar un vistazo y comparar los precios del gasoil o la gasolina entre las distintas petroleras. Prácticamente son los mismos. Se ha obligado al Estado –que somos todos nosotros- a renunciar a cualquier control sobre la economía del país y eso es, intrínsecamente malo para los ciudadanos. Especialmente si esas compañías son, además, extranjeras.

- El 11M, Perejil, el separatismo, la globalización, la inmigración masiva, el terrorismo, la crisis... ¿piensa que esta interrelacionado y que forman parte de una conspiración para destruir España?

Son varias cuestiones. Veamos. El incidente de Perejil en julio de 2002 fue una provocación más del sátrapa alauita y un ensayo, con el beneplácito de EEUU, para ver cuál podía ser la reacción del Gobierno español ante una previsible ocupación ‘pacífica’ de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla. Una reedición de aquella infame ‘Marcha Verde’ que tan buenos resultados le dio a Marruecos en 1976 para anexionarse el Sáhara. El monarca marroquí haría bien en preocuparse por el bienestar de su sus súbditos, que se ven obligados a emigrar a nuestro país para huir del hambre que campea a su albedrío en su reino de miseria, y renunciar a sus sueños de grandeza y a reeditar las aventuras imperiales de su padre. La época de los almorávides pasó.

El 11-M guarda unas inquietantes similitudes con el atentado de la estación de Bolonia perpetrado el 2 de agosto de 1980. En ambas ocasiones se pretendía desestabilizar a un Gobierno que no era proclive a ceder en todas las exigencias que se imponían desde Washington y Londres. La ‘estrategia de la tensión’ de la que habló largamente en mis libros fue ideada por la OTAN, mediante la creación de supuestos grupos terroristas a finales de los años sesenta, para desestabilizar a Gobiernos como el de Charles de Gaulle en Francia (OAS) o el de Aldo Moro en Italia (Brigadas Rojas) que pretendía formar un gobierno de unidad nacional con la participación, precisamente, de los comunistas de PCI. Están también los Baader Meinhof en la Alemania Federal de entonces, cuyo objetivo era crear un clima de recelo hacia la República Democrática Alemana (RDA) a fin de retrasar en la medida de lo posible la reunificación alemana.

En España los sucedáneos de estos grupos fueron los FRAP, GRAPO y ETA. Esta última es la última superviviente en activo que aquellos grupos organizados desde la famosa red GLADIO que era a su vez una creación de la OTAN para atemorizar y presionar a los países de Europa Occidental con la amenaza de una invasión soviética y así, establecer sus propias bases de ocupación al tiempo que se desmantelaban los ejércitos nacionales de los mismos países donde se instalaban. Fíjense, por citar un ejemplo reciente, que cuando el terrorista Ignacio de Juana Chaos decide poner tierra de por medio, se refugia en territorio británico y que los tribunales de aquel país se niegan a reconocer como delito el ‘enaltecimiento del terrorismo’. Claro que todo cambia cuando se trata de perseguir a imaginarios terroristas de Al-Qaeda para justificar sus guerras y desmanes en países musulmanes para apoderarse de su petróleo. Entonces todos debemos colaborar y embarcarnos en guerras en las que no se nos ha perdido nada. Nuestro enemigo está al otro lado del Estrecho, no en Iraq o Afganistán. Y no es el único enemigo que tenemos en la zona.

En España, el proceso de desarme de nuestras Fuerzas Armadas ha sido particularmente profundo. El golpe de gracia ha sido la supresión del servicio militar obligatorio, pero el Ejército español empezó a ser neutralizado mucho tiempo antes.

Hoy, España, es un país sometido y ocupado por fuerzas extranjeras desde diferentes bases supuestamente ‘conjuntas’ pero que en realidad son bases de ocupación. Si mañana, o dentro de cuatro años, triunfase una opción política que propugnase la salida de España de la UE y de la OTAN, ¿qué creen que haría la organización armada a las órdenes del gobierno de Washington?

Hemos cedido nuestra soberanía gratuitamente. Veamos algunos ejemplos claros: la bandera de la UE aparece en todos los actos oficiales en pie de igualdad con la española, como si se tratase de un estatus de ‘soberanía compartida’. El ejército ha sido desmantelado y reducido a la condición de ONG y servicio de extinción de incendios, poco más. Lo primero que hace un país cuando se independiza, es elegir una bandera y un himno. Después acuñar moneda nacional y organizar sus propias FFAA. Hemos renunciado a todas estos derechos a cambio de unas migajas, unas limosnas llamadas ‘fondos de cohesión’ que nos dan con una mano y que nos quitan con la otra poniendo cupos a nuestra producción industrial, ganadera y agrícola. Obligándonos a importar innecesariamente productos como la leche, el vino ‘sintético’ de terceros países (Australia, Chile…) o como sucedió en 1981, aún antes de nuestro ingreso en el MC, aceite desnaturalizado de colza, cuando en España jamás se habían consumido esa bazofia, precisamente, por ser el nuestro el primer productor mundial de aceite de oliva. ¡Pero había que consumir aceite de colza por bemoles! ¿Por qué? Porque Francia lo producía en grandes cantidades.

El ‘regalito’ de los 4.000 millones de euros hecho por el señor Zapatero al FMI a cambio de un pupitre en tercera fila durante la reunión de G-20 en Londres en abril de este año, equivale a regalar el 57% del dinero que tenía previsto recaudar el gobierno con la campaña de Hacienda de este año, unos 7.000 millones de euros. Ese dinero que va a parar al FMI no sirve en absoluto para mitigar la miseria de los países pobres, es para liquidar los intereses de la deuda contraída por esos países. Dicho de otro modo, el dinero ha pasado directamente de las manos de los contribuyentes españoles, a los bolsillos de los acreedores extranjeros de siempre: EEUU, Gran Bretaña, Francia, Alemania… En fin, todos los del G-8 donde ni estamos ni se nos espera. Se ha regalado el dinero a un puñado de banqueros extranjeros. ¿A cambio de qué? A cambio de que el señor Zapatero pueda satisfacer su ego y representar una pantomima haciéndonos creer que es alguien en política internacional. No se engañen, no es NADIE. Fíjense en él cuando aparezca en cualquier foro internacional: sentado en una esquina, solo, sin hablar con nadie. Nadie va en su busca, nadie le saluda… ¡NADIE! Es el perfecto exponente del ‘ceroizquierdismo’, esa opción progresista empeñada en que ESPAÑA NO SEA NADA.

Los contribuyentes españoles, especialmente las rentas más bajas, si sumamos lo que pagamos en concepto de impuestos directos (renta) e indirectos (gasolina, tabaco…) resulta que trabajamos para el Gobierno desde el 1 de enero hasta el 30 de junio. ¿A cambio de qué? A cambio de NADA. Básicamente los Presupuestos Generales del Estado son engullidos por el gasto de la Seguridad Social, totalmente desbordada por la afluencia masiva de extranjeros que, aunque no coticen, ni lo vayan a hacer nunca, tienen los mismos derechos –o más, incluso- que cualquier contribuyente español.

En cuanto al tema de la inmigración masiva, dejé patente cuál era mi opinión en mi artículo ‘Proyecto Eurabia’ que ya publicó DN en internet. El tema de la globalización y lo que significa podemos resumirlo del siguiente modo: EEUU como ya ha declarado su presiente Hussein Obama, y los dos ‘Bushes’ antes que él, se ha erigido unilateralmente en líder global y gobernará el mundo según sus propios criterios y de acuerdo con sus particulares intereses. El papel reservado a España en este ‘nuevo orden mundial’ no es mucho mejor que el deparado a Honduras o Nicaragua. ¿Ventajas? Las hemos visto recientemente: cuando les venga en gana, se apropiarán impunemente de nuestro dinero vía Wall Street; FMI; ONU; BCE; UE… y toda una serie de zarandajas.

A los majaderos que aún piensan que Hussein Obama es ‘bueno’ y que es ‘socialista’ quisiera recordarles que ese señor está continuando meticulosamente los planes de guerra contra Irán pergeñados por la administración Bush. Que todavía no hay fecha para el viaje del presidente de EEUU a España y que recientemente nos puso como ejemplo, a través de la Santa Inquisición, de intolerancia religiosa frente, nada menos, que a los sátrapas saudíes que financian el fundamentalismo islámico y que, sin ninguna necesidad de ello, y demostrando una profunda ignorancia más allá de cualquier duda, ese tipejo habló de Al-Ándalus como ejemplo de tolerancia y como algo totalmente distinto al resto de España. Sólo le faltó convocar a los musulmanes a la yihad para reconquistar unos territoritos que jamás les pertenecieron, ¡grandísimo ignorante!

Hussein Obama, de momento, nos van a endosar a unos cuantos presos de Guantánamo sin que sepamos bajo qué condiciones y sin ninguna necesidad de meternos de nuevo en esos berenjenales a cambio de una palmada en la espalda o de dejarnos poner los pies encima de la mesa un rato. Práctica, por cierto, que en el mundo anglosajón equivale a darte a entender que ‘no eres nadie’. Guantánamo es un problema de EEUU, no de España.

Uno de nuestros problemas es el ‘Guantánamo español’: Gibraltar. ¿Patrioterismo barato? En absoluto. Miles de millones en evasión de impuestos es lo que nos está costando la política de ‘calzones bajados’ que España viene desarrollando desde 1985 con esa cueva de ladrones incrustada en nuestro territorio. Si quieren seguir siendo británicos, que lo sean hasta que se hielen los infiernos. Pero… ¡la verja cerrada!

Recientemente Hussein Obama publicó una lista de paraísos fiscales a los que EEUU había decido poner en el disparadero proponiendo una serie de mediadas sancionadoras. Todos eran países hispanoamericanos: Costa Rica, Uruguay, Paraguay… Por supuesto, de Gibraltar, ninguna mención. En realidad no se incluyó en la lista ninguno de los paraísos fiscales bajo soberanía británica.

¿Quiénes son los que están en la sombra, los que lo orquestan todo?

La banca internacional, no lo dude usted ni por un momento. Desde hace unos doscientos años, el cártel de banqueros viene orquestando todas las guerras europeas. La banca Rothschild, que controla el mercado mundial del oro, financió a Napoleón y a Gran Bretaña al mismo tiempo; durante la guerra franco-prusiana de 1870 hizo exactamente lo mismo con Prusia y Francia; provocó la guerra ruso-japonesa de 1905; alentó la primera guerra mundial de 1914-1918, también financió las dos revoluciones rusas, la de 1905, y la definitiva de 1917. Cuando se iniciaron las conversaciones de paz en Versalles en 1919, los Rothschild comparecieron como representantes de las principales potencias beligerantes: Francia, Gran Bretaña, Austria y Alemania. La familia Rothschild, internacionalizada desde hacía casi un siglo y medio, actúo simultáneamente como ‘embajadora’ de los países que se habían enfrentado en una sangrienta guerra que ellos mismos habían provocado. Por cierto, la primera guerra mundial fue la culminación de aquella llamada ‘primera globalización’ que tuvo lugar entre finales del siglo XIX y principios del XX y contra cuyos perniciosos efectos, el Papa León XIII, como hemos visto más arriba, ya alertaba en 1891, casi un cuarto de siglo antes de que estalle el drama en 1914.

¿Hasta qué grado es cómplice el actual gobierno del PSOE, y lo han sido los anteriores?

Para empezar no tenemos Gobiernos soberanos: el PPSOE, siglas que engloban la misma farsa, no es más que una pantomima. España ya no es un país soberano. Es duro decirlo, pero es así. Los que de verdad nos gobiernan están en Bruselas, Luxemburgo, Washington, Londres, París y… si me apuran… ¡incluso en Rabat! El viaje reciente de Moratinos a Gibraltar es una prueba palpable de ello que yo advertía en mi libro ‘Conspiración’: Gran Bretaña ha exigido a España que normalice sus relaciones con el Peñón para hacer efectiva la fusión British Airways-Iberia. Por eso, hace un año, la ministra Chacón anunciaba una reducción del espacio aéreo para nuestro Ejército del Aire: para facilitar los vuelos entre Gibraltar y Gran Bretaña. Todo esto mientras la colonia británica sigue creciendo en aguas y territorio español. Al ritmo que vamos, y con Moratinos al frente de nuestra diplomacia, será finalmente Gibraltar quien reclame su soberanía sobre España.

¿Cree que en España existe democracia?

Absolutamente NO. Los partidos políticos presentan unas listas cerradas en las que votamos a unos perfectos desconocidos. Los líderes políticos repiten cacofónicamente unas consignas vacuas que la gente asimila y repite como lo haría un loro. Haga esta reflexión: ¿aparte de la comedia del voto cada cuatro años, teniendo que elegir entre lo malo y lo peor, en qué otros aspectos de la vida pública participa un ciudadano español? ¿Dónde están los escaños vacíos de los votos en blanco? ¿Por qué se ponderan los resultados, mediante un complicado sistema de proporcionalidad, para que los partidos nacionalistas y secesionistas tengan una representación parlamentaria ‘desproporcionada’ con relación a los votos obtenidos? ¿Por qué jamás ha protestado Izquierda Unida, que es la formación más perjudicada con este sistema irregular de recuento de votos?

¿El asesinato de Carrero Blanco que escondía detrás?

Todo. En 1972 el Almirante Carrero Blanco asumía la Presidencia del Gobierno y el General Franco, que entonces tenía 80 años, quedaba como Jefe del Estado.

En España, desde los años sesenta se habían llevado a cabo algunas reformas, sobre todo en lo económico, pilotadas por el Opus Dei, y con vistas a un posible ingreso de España en el Mercado Común de entonces. Tras la muerte de Carrero Blanco en el criminal atentado perpetrado por ETA (GLADIO) el 20/12/1973, le sucede, por decisión de la propia familia Franco, Carlos Arias Navarro quien en su discurso ante las Cortes del 12 de febrero de 1974 deja patentes sus intenciones reformistas que no agradan a los partidos de izquierda en el exilio. En su discurso del 24 de junio de 1975 el Presidente del Consejo de Ministros define y defiende una trinidad de principios inmutables:

1) exclusión radical del comunismo marxista y soviético ‘en sus tendencias, grupos o manifestaciones’. Un principio que se queda corto si lo comparamos con los que se aplican, aún hoy en EEUU. Y no digamos si lo comparamos con los que se aplicaban en los años cincuenta en ese mismo país.

2) La afirmación de la Unidad Nacional, que deja fuera de discusión cualquier reivindicación nacionalista y cualquier proyecto secesionista, incluso bajo el falso envoltorio de ‘autonómico’, paso previo a la independencia de un territorio.

3) El reconocimiento de la forma monárquica del Estado. Éste, al menos aparentemente y en lo nominal, se ha mantenido. La práctica… es harina de otro costal. España sigue siendo ‘una’, al menos de momento, cada día es menos ‘grande’ y, desde luego, no es ‘libre’. Somos un país sometido y ocupado por fuerzas extranjeras que no son, ni lo han sido nunca, nuestros aliados y/o amigos.

Resumiendo. El asesinato de Carrero Blanco supuso el principio del fin de la Nación Española tal cómo la habíamos conocido hasta entonces. Los enemigos de España, internos y externos, tenían prisa por liquidarla. Pero para conseguirlo, los conjurados tenían que acabar con los dos pilares sobre los que se asentaba secularmente la Nación Española: La Iglesia y el Ejército.

¿El 23 F supone el punto de inflexión para el inicio del desguace de España y la irrupción de la globalización?

Existen dos 23F. El primero, contra el Ejército, con el inconfundible sello de los chicos de Langley, tuvo lugar en 1981. ¿Propósito? Desprestigiar a nuestras FFAA presentándolas, básicamente, como enemigas de la Democracia y, por extensión, del Pueblo. Se engañó a unos cuantos militares que no hicieron otra cosa que cumplir órdenes. ¿Quién dio esas órdenes? Es fácil colegirlo: su Comandante en Jefe. ¿Quién era el estrambótico ‘elefante blanco’? ¡Creo que ya he contestado!

Por cierto, el término ‘elefante blanco’ ya había sido utilizado por los chicos de Langley en 1953, cuando derrocaron al presidente Mohamed Mossadegh de Irán para instalar al Sha Pahlavi, al que a su vez echaron en 1979 para colocar a Jomeini.

El segundo 23F tuvo lugar en 1983, apenas hubieron ganado las elecciones, los sociolistos –no es una errata- se propusieron acabar con el Opus Dei y torpedearon su buque insignia, ‘Rumasa’. Como ya he dicho más arriba, fue el Opus quien a partir de los años sesenta lideró una importante reforma económica que había dado excelentes frutos. Eso, para los que deseaban meternos en Europa de rodillas y por la puerta de atrás, no era bueno. Empresarios como Ruíz-Mateos, que daban trabajo a los españoles, que ofrecían excelentes condiciones salariales y que creaban riqueza… no era bueno. ¡Había que acabar con el Opus Dei-Rumasa! ¿La solución?

Expropiar la empresa a sus legítimos dueños para regalársela a cierto sujeto llamado Gustavo Cisneros, buscado por la INTERPOL por tráfico de estupefacientes y blanqueo de dinero, pero amigo íntimo del ‘compañero’ González que en aquellas fechas se puso manos a la obra para agilizar el ingreso de España en el purulento Mercado Comín, embrión de la actual UE. Así, desde su llegada al poder en 1983, los socialistas, en lugar de crear puestos de trabajo y fomentar la creación de empresas españolas fuertes, se han dedicado a mendigar unas limosnas en Europa llamadas ‘fondos de cohesión’ a cambio de renunciar a desarrollar nuestros propios recursos industriales, ganaderos y agrícolas. El último ejemplo lo tenemos con la central nuclear de Garoña: hay que cerrarla porque Francia así lo exige para obligarnos a comprarles la electricidad a ellos a los precios que quieran imponernos. Y dentro de muy pocos años, la mitad sur de España la importará de Marruecos, que ya está desarrollando su propio programa nuclear con nuestro dinero y con tecnología francesa. ¡Somos así de listos!

¿La entrada de España en la UE no piensa que fue bajo la condición de desmantelar nuestra industria, agricultura, pesca, ganadería... lo que nosotros llamamos desguace nacional?

La respuesta está contenida en la pregunta. Usted ha enumerado perfectamente las trágicas consecuencias de nuestro ingreso en la UE. Pongamos un ejemplo sencillo: durante más de ocho años Marruecos se negó a firmar el acuerdo pesquero con España, aduciendo que sólo negociaba con la Unión Europea, es decir, con sus amos franceses. Por supuesto durante ese tiempo la flota pesquera andaluza, especialmente, se fue desguazando hasta prácticamente desaparecer. A cambio, y sin que nadie lo impidiese, los marroquíes empezaron a vender aquí su pescado sin que se produjese ninguna reacción en contra. Y mientras los marroquíes no nos dejaban pescar en sus aguas y en las del litoral saharaui, que no son ‘suyas’, aquí seguíamos dando trabajo, educación y asistencia sanitaria a todos los indigentes magrebíes que seguían llegando a nuestras costas. El ‘agradecimiento’ de los moros a nuestra generosidad quedó bien patente en los episodios de Perejil, del brutal atentado contra la Casa de España en Casablanca y finalmente, con la masacre del 11M. Luego vendría la ‘intifada’ de la Cañada Real, las amenazas e insultos por la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla, los asaltos masivos de subsaharianos a las verjas de las ciudades autónomas y… ¡suma y sigue! El último, ha sido el vergonzoso comportamiento del reyezuelo agareno en el caso de la madre y el niño muertos en Madrid. Sin tan preocupado está por el bienestar de sus súbditos, que les ofrezca asistencia sanitaria en su propio país. Y la próxima vez que mande un avión, a ver si se lo lleva bien cargadito con los trabajadores ilegales que trabajan en España sin ser ciudadanos de la UE (¿qué pintan aquí?), los falsos ‘menores’ a los que tenemos que alimentar en nuestros centros de acogida, los asesinos de mujeres por cuestiones de ‘honor’ y los camellos y delincuentes comunes marroquíes que infestan nuestras ciudades. Desde las mezquitas instaladas en nuestro país, los yihadistas marroquíes predican el odio contra los mismos españoles que les dan de comer a ellos y a sus famélicos hijos.

Ha llegado el momento de hablarle claro a Marruecos: ni se negociara jamás la cesión de soberanía de Ceuta y Melilla, ni se reconocerá su soberanía sobre el Sáhara. Al tiempo que podríamos replantearnos que el Rif, antiguo Protectorado español, deba ser considerado territorio marroquí. Nuestra oferta diplomática a Marruecos debe ser NADA. No es un país ‘amigo’.

Marruecos no es Europa, diga lo que diga Moratinos. Jamás lo ha sido y nunca lo será. España debe oponerse frontalmente al ingreso de ese país africano en la UE porque lesiona seriamente sus ya maltrechos intereses.

¿Qué opina de la posible entrada de Turquía (aliado de EE.UU.) en la UE?

Turquía, al igual que Marruecos, no es Europa. Sin embargo, es el principal aliado de EEUU en Oriente Medio después de Israel. El ingreso de Turquía en la UE ha sido impuesto por EEUU, que de este modo, al aumentar Turquía sus ingresos en concepto de ‘fondos de cohesión’, los mismos que perderá España, podrá abonar a EEUU una parte importante de la factura militar que le adeuda. Pero más grave aún que el ingreso de Turquía es que ya se está planeando el de las ex repúblicas soviéticas de Armenia, Azerbaiyán y Georgia. ¿Por qué? Pues porque que el oleoducto que debe transportar el crudo desde Bakú en el mar Caspio, y desde el mar Negro al Mediterráneo, atraviesa todos esos países.

La guerra entre Georgia y Rusia del verano pasado, fue otra maniobra de EEUU para desestabilizar la zona.

¿La crisis es algo causal o inducido?

La reciente debacle financiera de Wall Street, perfectamente orquestada por la Reserva Federal de EEUU, y que ha contaminado la economía y el sistema financiero mundial globalizado, demuestra bien a las claras que el modelo ultraliberal, cuya esencia es poner a los negocios por encima de naciones, credos y culturas, ha fracasado estrepitosamente: los banqueros no deben gobernarnos y las Naciones deben estar por encima de los negocios.

La época de entreguerras, años veinte y treinta, estuvo presidida por una terrible crisis económica conocida como la Gran Depresión, no muy distinta de la que ahora mismo nos atenaza. Sus protagonistas, los arquitectos de aquellas crisis ficticias, fueron los padres y abuelos de los mismos intrigantes banqueros que siguen dirigiendo el sistema financiero internacional en la actualidad: los Rothschild, Rockefeller, J.P. Morgan, Warburg, etcétera… Los mismos banqueros que crearon la Reserva Feral en 1914 en vísperas de la primera guerra mundial, que urdieron el Pánico financiero de 1909, o la gran depresión de 1929. Las crisis asiáticas de los años ochenta; la crisis mexicana de mediados de los años noventa; y finalmente el corralito argentino de 2001, una situación que podría darse en España antes de lo que nos pensamos.

¿Podría explicar el término balcanización de España?

Este vomitivo Nuevo Orden Mundial impuesto por Estados Unidos, a través de la Globalización, requiere de unos países pequeños y fáciles de manejar por las multinacionales. Ejemplos: Chequia, Eslovaquia, Moldavia, repúblicas bálticas; Lituania, Letonia, Estonia. Países pequeños en los que las multinacionales puedan hacer y deshacer a su antojo. Yugoslavia, que surgió tras la desmembración del Imperio Austrohúngaro en 1919, ha sido un campo de pruebas. El racimo de países insignificantes que han surgido tras su desguace: Croacia, Montenegro, Bosnia… ha beneficiado a dos países principalmente: Francia y Alemania que se han repartido sus áreas de influencia económica y política en la zona. Es mucho más fácil mangonear a Montenegro, por poner un ejemplo, que a la antigua Yugoslavia, que había llegado a ser una potencia económica a tener en cuenta antes de iniciarse, misteriosamente, los procesos de secesión y las guerras que la desgajaron a partir de 1990.

Por esa misma época, se intentó hacer algo parecido con Italia. La famosa ‘Liga Norte’ que finalmente fracasó, pretendía la secesión de Italia en dos grandes mitades: el norte industrial, cuya capital debía ser Milán, y el resto de Italia, que terminaría a su vez desmembrándose en una serie de pequeños estados independientes.

En España, lo estamos viendo, algunas comunidades como Cataluña, ya han abierto embajadas en el extranjero y han exigido, además de selecciones deportivas propias, estar presentes en las negociaciones entre España y la UE. No se puede estudiar en español en la escuela. Tampoco se puede rotular un comercio en nuestro idioma, etcétera.

¿Qué sucedería si mañana mismo el insípido Montilla proclamase unilateralmente la independencia de Cataluña?
¿Intervendrían automáticamente nuestras FFAA para impedirlo, o empezaríamos una interminable retahíla de negociaciones hasta que se consumase la secesión? ¿Permitiría la OTAN a nuestro Ejército intervenir dentro de nuestro propio territorio? ¿Cuál sería la postura de la UE?

Recientemente, en la primera entrevista que mantuvieron Zapatero y el nuevo ‘mendakari’ euskaldún, el ínclito ‘buen talante’ dijo que ‘había dos gobiernos respaldando al señor López’. ¿De qué ‘dos gobiernos’ hablan? ¿A qué juegan? ¿Están hablando veladamente de soberanía compartida?

España se enfrenta a su desaparición como Nación. Pero nadie hace nada. Incluso los que aún creen en España prefieren mirar hacia otro lado: ¡todos tenemos negocios que atender! Y nos seguimos engañando diciéndonos que ‘ya habrá alguien que haga algo’.

¿El proceso inmigratorio verdaderamente qué esconde detrás?

Intenté explicarlo en mi artículo ‘Proyecto Eurabia’, básicamente disolver la Nación Española en una nueva sociedad ‘multicultural’ y profundamente islamizada… La progresía ha ido eliminando todos los vestigios católicos en la enseñanza, al tiempo que ha introducido elementos extraños a nuestra cultura: se tolera a las niñas musulmanas acudir a las escuelas cubiertas con pañuelos, haciendo ostentación de su pertenencia al islam, pero se prohíbe ya en muchas escuelas públicas cantar villancicos. Para no ofender, precisamente, a esas niñas musulmanas cubiertas con pañuelos y que no acuden a clase cuando tienen la menstruación, siguiendo sus ‘progresistas’ costumbres. O que son devueltas a sus países de origen para casarlas con desconocidos, después de haberse beneficiado de la enseñanza y unos servicios públicos gratuitos durante varios años.

Si usted se fija, cuando en la televisión se habla de algún marroquí fallecido en España, nunca queda claro si vivía aquí o en su país. Van y vienen libremente y las mujeres eligen parir aquí, porque allí han de hacerlo como lo hace el ganado, pero sobre todos ellas, siempre acaban regresando a Marruecos. ¿Conoce usted a alguna marroquí casada con un español? Yo no.

En Cataluña, por ejemplo, en las fiestas que organizan algunos ayuntamientos, se puede bailar merengue, salsa, cumbia, lambada y toda una serie de bailes extranjeros, pero no suenan los pasodobles de toda la vida por considerarlo un baile propio de fachas. Todo lo que tenga alguna reminiscencia española: baile, música, toros, bandera, historia… ¡está anatemizado!

La cacareada y basurienta ‘multiculturalidad’ es un subterfugio para acabar con los últimos vestigios de la cultura española y con la religión católica y cristiana por extensión.

El regalo a la banca de miles de millones de euros de los contribuyentes ¿No le parece la estafa de los siglos?

Lo es. Sin ningún género de dudas. El dinero no se evapora ni se volatiliza. Alguien se lo ha quedado. Y todos esos banqueros españoles que iban por ahí de listillos, codeándose con los tiburones de la banca internacional, e invirtiendo nuestro dinero en sus negocios de cartón piedra se han revelado como lo que son: unos catetos con ínfulas de grandeza. ¡Quédense en su casa! En Santander, en Bilbao, o en Barcelona y no vayan por ahí demostrando más allá de cualquier duda razonable, que ustedes son unos perfectos palurdos. ¡Les han timado! Y lo peor de todo es que quienes vamos a pagarlo, somos los ciudadanos de a pie: ¡los contribuyentes españoles!

Ya sabemos que usted ve similitudes entre España y lo ocurrido en los Balcanes ¿no cree que también existen con respecto a Argentina?

Desde luego. Vuelvo a decirlo. En Argentina se denominó corralito a una restricción a la extracción de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas corrientes y cajas de ahorro impuesta por el gobierno de Fernando de la Rúa en el mes de diciembre de 2001.

Se trató de una maniobra del FMI para ver qué resultados tenía sobre la población una retirada brusca del dinero en efectivo. Desgraciadamente para los argentinos, su país sirvió de campo de pruebas. Argentina estaba retornando el capital de su deuda externa a un buen ritmo, es más, los problemas vinieron cuando pretendió aumentar los pagos para negociar una reducción de los intereses. ¡El problema para el FMI era que Argentina iba bien! ¿Recuerdan el España va bien? Pues lo mismo. Eso sienta muy mal a los hierofantes anglosajones que gobiernan en todas esas instituciones internacionalizadas de la banca. Desgraciadamente, en España y Argentina, hay muchos lerdos que siguen pensando que EEUU y Gran Bretaña son nuestros y ‘sus’ amigos y aliados.

Me pregunta usted si podría darse un corralito en España. Supongamos que usted tiene 60.000 euros ahorrados, en cualquier banco, no importa cuál. Me refiero a una cuenta corriente, no a una de plazo fijo. Preséntese de improviso e intente retirarlos de una sola vez. ¿A ver si lo consigue?

Seguramente, alguno de ustedes se habrá encontrado alguna vez en la siguiente situación: va a retirar dinero de un cajero automático y éste no funciona. Esto se suele dar mucho en fin de semana. Se trata de un subterfugio para retener su dinero 2 días más trabajando para el banco sin que usted perciba ningún interés por ello. Todo lo contrario. Si acude a otro cajero, le cobrarán una comisión.

Otros subterfugios que enmascaran una retención ilícita de nuestro dinero por parte de los bancos son: los límites a las extracciones, el cobro de comisiones abusivas por retirar nuestro propio dinero, incluso en oficinas de la misma entidad.

En los antiguos billetes de papel-moneda de la peseta española se podía leer esta leyenda: ‘El Banco de España pagará al portador’. Esta institución, que era a su vez la encargada de imprimir ese papel-moneda, era el garante del valor de papel.moneda. ¿Ha visto usted escrito en alguna parte esa garantía en los euros? No. ¿Por qué? Pues porque el euro es una moneda ficticia, de mentirijillas, como el dinero del Monopoly. ¿Por qué cree que Gran Bretaña no ha entrado en el sistema monetario ni lo hará? El euro es una moneda ficticia que servirá de transición a la dolarización de la economía. Dentro de pocos años nos dirán que hemos de comerciar con dólares. Entonces, prácticamente se habrá cerrado la gran trampa de la Globalización.

Cuando un país pierde su propia moneda, pierda su independencia de ahí la inteligente frase: ‘Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios’. Mientras un país utilice en sus transacciones la moneda de otro, no será libre.

¿Las drogas, la tv, las hipotecas... son mecanismos de control social de masas que impiden una reacción popular que parece que nunca llega?

La gente está idiotizada. Sobre todo lo jóvenes. La mayoría no sabrían decirle en qué consiste la Unión Europea. Lo más triste del caso es que esos jóvenes españoles que ahora tienen alrededor de veinte años, acabarán trabajando por el salario mínimo para los hijos de los mismos inmigrantes que vinieron a nuestro país con una mano delante y otra detrás y a los que les pusimos todos los medios en bandeja para que nos pagasen de la manera que nos van a pagar: con desagradecimiento, odio y revanchismo.

¿Alberga alguna esperanza de que se produzca una reacción capaz de devolver la soberanía robada al pueblo?

Desgraciadamente no. Tendríamos que estar en marcha desde hace mucho tiempo. Veo a la derecha llena de complejos. El PP es un partido errático que lleva años viajando al centro de ninguna parte. Se han obnubilado con toda la jerga americanoide de libre mercado y con las ilusorias grandes oportunidades que se supone se abrirán para las empresas españolas en medio de ese pandemonio llamado Globalización.

Estados Unidos y Gran Bretaña, los grandes impulsores de este nuevo orden mundial llamado Globalización, conservan su propia moneda, la independencia de sus Fuerzas Armadas y de sus propio sistema político. Francia y Alemania se han repartido Europa. Italia, al menos, ha logrado quedarse en una situación relativamente cómoda. Pero ¿qué sucede con España? Estamos en el pelotón de los torpes con Moldavia, Rumania, Bulgaria, Montenegro, Bosnia y la República Malgache. Cuando se consume el ingreso de Turquía en la UE, su peso demográfico hará que tenga más poder decisorio que España.

Permítame terminar esta entrevista dejando unas preguntas abiertas para que cada lector, si lo desea, pueda reflexionar y buscar sus propias respuestas: ¿cree usted que la bochornosa ceremonia de hacer sonar el himno danés en lugar del español en la ceremonia de clausura de Tour fue un descuido fortuito?

Recuerde que en Australia, hace poco tiempo, durante los prolegómenos de un partido de tenis de Copa Davis sucedió algo parecido, aún más ofensivo si cabe, al interpretar un sujeto el ‘Himno de Riego’ con una especie de corneta de pregonero.

¿Cree usted que es producto del inocente protocolo indígena que se obligue a nuestro rey a agacharse para recoger un objeto depositado en el suelo, humillándose ante un jefe tribal, cuando visita no sabemos con qué propósito, unas islas perdidas, vaya usted a saber dónde? ¿Cree usted que eso es producto de la casualidad? ¿Ha visto hacerlo alguna vez a la reina de Inglaterra?

Los enemigos de España pulsan de este modo nuestra reacción. Y cuando ven a los presentadores mentecatos de los informativos alienantes dando la noticia con una socarrona sonrisa de oreja a oreja, como una anécdota simpática, extraen la conclusión de que estamos dispuestos a seguir dejándonos humillar.


Antonio Pérez Omister

Recordamos a nuestros lectores que pueden adquirir el libro del autor "Conzpiración" en nuestra tienda online: www.keltibur.com

--           ---------------        -----------
 
Barcelonés nacido en 1959, casado y padre de dos hijos, reside desde hace años en la provincia de Cádiz. De profesión agente comercial en el sector del petróleo, conoce de primera mano los entresijos políticos que promueven el sector de los hidrocarburos, su influencia y directriz en el actual proceso globalizador en el que el mundo se encuentra inmerso.

Escritor desde hace 20 años, no tiene militancia política, aunque se está tramitando ya su afiliación a Democracia Nacional, partido con el que comparte su preocupación por la deriva inducida que esta teniendo lugar en las sociedades occidentales y con el que comparte el análisis de las causas y la solución a las mismas, como ya comentó en estas páginas en la entrevista que nos concedió.

El acto que fue presentado por nuestro Secretario General, Luís Mateos, comenzó con un repaso sobre el contenido del libro, que sostiene la tesis de como los grupos de presión mundialistas, auténtico poder en la sombra, llevan siglos intentando acaparar los recursos energéticos del planeta y los flujos de capitales. Para ello, no dudan en promover guerras y financiar simultáneamente a los distintos bandos en conflicto, con el fin de salir siempre ganando. Desde la fundación de la Banca Rotschild y su financinanciación de las guerras en el continente europeo, pasando por la financiación a la revolución bolchevique por parte de los financieros judíos estadounideneses, para continuar con los suministros de petróleo a Alemania en la II Guerra Mundial por parte de estos mismos, hasta llegar a nuestros días a la promoción de guerras en Oriente Medio por el control de las fuentes del petróleo.

A continuación, el autor tomó la palabra para impartirnos una conferencia basada en las consecuencias actuales que padece España por parte de la actuación de estos organizadores antidemocráticos de la política mundial.

Nos explicó el proceso económico de la globalización, en el que las grandes corporaciones buscan aumentar sus beneficios apelando a la tan manida competitividad. Competitividad que se basa en tres pilares básicos: llevar las fábricas a los países con mano de obra más barata (deslocalización), importar productos fabricados en países de mano de obra más barata, como por ejemplo China, en competencia con los productores autóctonos que respetan los derechos laborables (competencia desleal), y la importación de mano de obra extranjera para abaratar los sueldos de los trabajadores de los países receptores (competencia por el puesto de trabajo).
En la relación de España con los países vecinos y su escaso peso político internacional, se centró en cuestiones tales como la deslealtad francesa en la lucha contra el terrorismo, lucha siempre ligada en sus resultados a la compra de su tecnología y productos industriales, como el AVE, y al favorecimiento de sus relaciones con Marruecos en detrimento de nuestros intereses. A este respecto nos dio un dato desconocido por el público: la construcción de autopistas en el norte de Marruecos, más concretamente en la región del Riff, financiadas por la Unión Europea, para transportar sus productos hortofrutícolas y pesqueros más fácilmente al centro de Europa, en abierta competencia con nuestros productores, y todo con el beneplácito de nuestro gobierno.
En el plano nacional, nos explicó como los poderes mundialistas han puesto sus garras sobre nuestro país desestabilizándolo y dividiéndolo. Habló de los nunca aclarados atentados del 11-M, diseñados a orillas del río Potomac, de la invasión del islote Perejil, respaldado por Estados Unidos y cuyo fin era comprobar nuestra disposición a mantener nuestras ciudades españolísimas de Ceuta y Melilla, próximo asalto del moro a nuestra soberanía.

También hizo hincapié en la curiosa circunstancia de que el primer muerto por gripe A en España hubiese sido una súbdita marroquí, y posteriormente su hijo recién nacido en extrañas circunstancias, con toda la alaraca mediática que le siguió. También comentó la persecución judicial que sufrimos los españoles en nuestra propia tierra para defender a los inmigrantes que nos invaden y asentar este estado de cosas sin que podamos protestar, poniendo como ejemplo las elevadas penas que se imponen ante cualquier conflicto que tengamos con ellos, caso de los equipos de fútbol barceloneses que tuvieron una disputa en el campo de juego y en el que el poder mediático y judicial ya va tomando partido a favor de los “pobres inmigrantes”, pidiendo un castigo ejemplar.