04 julio 2011

GRECIA obligada a gastar cientos de miles en armamento





Después de haber pasado los últimos dos años argumentando que la austeridad no es la respuesta política "necesaria" ante la crisis financiera y económica, encuentro que lo que ahora está ocurriendo en realidad entre bastidores tampoco tiene nada que ver con la austeridad.

Resulta que durante toda esta crisis de la deuda pública griega, y bajo la dirección de los mismos potentados internacionales que imponen recortes en el gasto social, las pensiones, la asistencia sanitaria, el sector público y todos los demás objetivos habituales, el gobierno "socialista” del país ha seguido gastando grandes sumas de dinero en armamento. 
El hecho de que los principales proveedores de estas armas sean dos de los grandes defensores de la "austeridad" -EE.UU. y Alemania-, no debería sorprendernos

Hemos pasado de una situación en la que no sólo se acepta sino que se espera que los dirigentes mientan, a otra en la que la realidad ya no juega papel alguno en su discurso. 
A ojos de los políticos y los grandes medios de comunicación, Grecia quiz á sea una cleptocracia corrupta y mal gobernada, habitada por barones ladrones y trabajadores perezosos, irresponsables y tozudos, pero al menos están armados hasta los dientes.

La causa inmediata de la crisis financiera de Grecia fue que entre 2005 y 2008, se duplicó el valor de los préstamos de los bancos occidentales al gobierno del país. 
Al final de ese período, los préstamos ascendían a 160 mil millones de dólares. 

Al mismo tiempo, el proyecto de ley de "defensa" de este estado miembro de la Unión Europea relativamente pequeño y pobre crecía un tercio en cinco años (hasta 2009), convirtiéndose en el cuarto importador mundial de armamento.

Hablamos de un país de menos de 11 millones de habitantes, con una tasa de natalidad de las más bajas del mundo y una tasa negativa de crecimiento.

Grecia, con un PIB per cápita similar al de España no es tan pobre como a veces se asume, pero su riqueza está distribuida de manera desigual y sólo gasta el 4% de su presupuesto anual en educación, colocándolo en el puesto 105 en una tabla de clasificación global.

Dentro de la UE, sólo Eslovaquia gasta proporcionalmente menos en educación. El presupuesto griego de "defensa", sin embargo, es superior a éste, situándose en el 4,3% del PIB. Estas cifras pueden ser difíciles de creer. 
Hace más de dos mil años que ninguna parte de Grecia es una superpotencia, pero sus líderes prefieren las bombas a los libros. ...........



Según una investigación conjunta de jueces griegos y alemanes, para obtener contratos se ha utilizado el soborno a importantes políticos griegos, funcionarios públicos y líderes militares. 


El dinero para comprar este armamento es suministrado por los préstamos bancarios que vienen de los mismos países que venden las armas, incluidos los EE.UU., Alemania y Francia. 


¿Adivina qué estado en quiebra de la UE es el cuarto importador mundial de armas?


Nada pone al descubierto la hipocresía de los que actualmente manejan la Unión Europea y de casi todos sus Estados mejor que el reciente descubrimiento del periodista francés Jean-Louis Denier, según el cual el gobierno griego está siendo animado a gastar grandes sumas de dinero en una amplia gama de productos que no necesita y que nadie en su sano juicio quiere.
 - tres mil millones de dólares en helicópteros de combate francés

- dos mil millones en aviones de combate estadounidenses 


- más o menos la misma cifra que en aviones Mirage franceses

 
- casi el triple en submarinos alemanes, y un insignificante 

 
- medio millón más o menos en helicópteros de combate francés.

 
Se supone que esto excluye a Grecia de las recientes críticas del Secretario de Defensa saliente de EE.UU., 
Robert Gates, que afirman que los europeos no gastan lo suficiente en armarse.
Lo que no está claro es de qué debe defenderse Grecia...........

Turquía, su antiguo enemigo, está reduciendo gradualmente sus 
compras de armas y propuso el año pasado a Grecia a un acuerdo en virtud 
del cual ambos reduciría sus gastos de armamento en un 20%. 
 
A pesar de su crisis financiera, Grecia se negó a aceptarlo.
 
A partir de 2009 Atenas comienza a tener dificultades para pagar las 
armas importadas, y en ese momento la UE comenzó a mostrar preocupación.
 
Mientras podía cubrir el pago de las sumas astronómicas que gasta en 
armamento -un armamento que, afortunadamente, en su mayor parte lo más 
probable es que nunca se utilice-, nadie tenía un problema.

RESUMIENDO: 

GRECIA  TIENE UNA DEUDA DESCOMUNAL , NO POR COMPRA DE ARMAMENTOS NI POR SALVAR A LA BANCA. 

LA CAUSA ES QUE LOS GRIEGOS SON UN POCO VAGOS Y NO TRABAJAN "EFICIENTEMENTE".......FALTA "FLEXIBILIDAD"....



---

Grecia cae en la trampa y se arrodilla a la cleptocracia financiera

http://www.elblogsalmon.com/economia/grecia-cae-en-la-trampa-y-se-arrodilla-a-la-cleptocracia-financiera


El Plan Brady que Francia quiere instaurar para la deuda griega asegurando que la nueva jefa del FMI, Christine Lagarde, se encargue de ejecutarlo con rigor, no resuelve absolutamente nada y la fiesta será muy corta, como para llegar apenas al 14 de julio antes que se desate la nueva tormenta. Lo que sí ha quedado horrorosamente en claro, es que el Parlamento griego abandonó a su propio pueblo, para dar rienda suelta a la cleptocracia financiera: la elite política y económica que concentra la riqueza de la nación, a costa de la corrupción y la malversación de fondos.

Esta elite seguirá actuando a sus anchas con la nueva droga de crédito que le cede la banca gala, pagadera a 30 años a costa de los contribuyentes honrados que pagan sus impuestos en el país heleno. Nada resuelve la solución francesa-FMI porque no hay cómo cumplir con el pago de una deuda que crece y una economía que se destruye, aunque se privatice cada centímetro cuadrado del país. El plan consiste en que a medida que los bonos lleguen a su fecha de vencimiento, los bancos renovarán el 50% del préstamo a 30 años, se embolsarán el 30% de la deuda, y el 20% restante lo dispondrán en los vehículos de propósito especial (SPV, por sus siglas en inglés) que serán colocados en el mercado con calificación triple A. Estos fondos actuarán como garantía sobre la nueva deuda griega para cubrir el riesgo de una nueva caída en este nuevo préstamo a 30 años.

Si bien tiene cierta relación con el llamado Plan Brady, que se aplicó en América Latina durante la crisis de los años 80, que significo para latam su década perdida, hay una sutil diferencia entre los actuales SPV y los de hace 30 años: en aquellos se aplicó un “recorte” al monto original de la deuda. En el caso griego no existe ningún recorte y sólo se busca convencer que Grecia será capaz de pagar los 340.000 millones de euros que debe, junto a los intereses draconianos que, a 2 años, 5 años y 10 años superan el 25%, 20% y 15%, respectivamente.


Como he señalado en otro post, lo que eufemística y deshonestamente se llama un ‘rescate’ de la nación griega, no es nada más que un salvataje para la gran banca, que se hunde en el precipicio por la caída de sus sistema ponzi de reservas fraccionarias. Hasta el BCE está en serios problemas dado que su capital y reservas llega a 116.000 millones de dólares y está apalancado 24 veces, lo que indica que basta una pérdida del 4,2% para que el BCE quede suspendido en el aire. Se sigue insistiendo en que estamos en una crisis de liquidez cuando se trata de una crisis de insolvencia.

Es insolvente Grecia, es insolvente el BCE, es insolvente Francia y Alemania. También el Reino Unido y Estados Unidos (ver gráfica… ¿dónde está Grecia?). Por eso que el gran espectáculo que celebran las bolsas terminará con un triste final de circo. Ninguna de estas argucias está llamada al éxito porque se ha dado un golpe de estado financiero que la gran masa, sin juicio, celebra.

Con este plan sólo se refuerza el poder absoluto de la banca. Es la ortodoxia financiera la que domina y gobierrna convencida que puede continuar en su proceso expansivo cuando las tasas de crecimiento se hacen históricamente débiles y seguirán así por un largo plazo. Y con niveles de desempleo altos y perniciosos que lastiman todo el tejido social. Ante este panorama los activos griegos y servicios públicos serán vendidos a precios de liquidación, destruyendo el futuro de varias generaciones de griegos y el tejido social de una nación entera. Y todo para mantener y reacomodar el esquema ponzi de la banca durante un par de años. Tiempo necesario para que los usureros y especuladores que han hecho una fortuna con la crisis logren protegerse sin importar que los trabajadores y contribuyentes sean condenados a la esclavitud de la deuda, o mejor, al neofeudalismo en que ha mutado el neoliberalismo de los 80.
En El Blog Salmón | ¿Sería el impago de Grecia y su retiro del euro un “suicidio político”?, Grecia amenazada por el golpe de estado financiero, “Deudocracia”, un documental griego sobre la crisis financiera, el FMI y la deuda “odiosa”



El BCE presta dinero a un interés de 1,25% a los bancos, que a su vez se lo prestan a los estados a intereses mucho mayores. A Austria, por ejemplo, se lo prestan a un interés del 4,05%. Si el país hubiera sido financiado directamente por el BCE en 2010 se habría ahorrado 4600 millones de euros. En el mismo escenario Alemania se ahorraría 25.000 millones anuales. Y el fardo de Grecia sería menos pesado.
Actualmente Grecia está pagando un interés medio del 4,68% por su deuda, lo que representa que Atenas paga 15.900 millones anuales sólo de intereses, sin reducir un céntimo su deuda.
 Es decir, dedica el 29% de sus ingresos anuales (55.600 millones) al pago de intereses: casi un euro de cada tres va para los bancos, sin cuya desregulación e irresponsabilidad (invirtiendo en negocios meridionales tan estúpidos y fantasiosos como rentables) nunca se habría llegado al actual problema. Si en lugar de ese esquema el BCE prestara el dinero a un interés, digamos, del 0,5%, Grecia habría pagado por intereses 1700 millones en lugar de los 15.900 y se habría endeudado por 6.400 millones en lugar de por 20.600 millones.”