19 noviembre 2014

WASHINGTON - OTAN - compran periodistas en Alemania

Relojes de oro, equipos de buceo,  viajes con alojamiento en hoteles de cinco estrellas...por escribir a favor de los intereses norteamericanos. 

Así lo cuenta Udo Ulfkotte, excorresponsal de Krankfurter Allgemaine Zeitung
"Ahora Washington incluso sopesa volar una planta de energía nuclear en Ucrania y que se insista en que los culpables sean separatistas o rusos”


Entrevista a Udo Ulfkotte

“Ahora Washington incluso sopesa volar una planta de energía nuclear en Ucrania y que se insista en que los culpables sean los separatistas o los rusos”, afirma el periodista alemán Udo Ulfkotte, ex corresponsal de Frankfurter Allgemeine Zeitung, uno de los principales periódicos alemanes.

Ha publicado un libro: Gekaufte Journalisten (“Periodistas comprados”), en el que describe cómo políticos estadounidenses y alemanes influyen en los medios alemanes, para que los periodistas den el sesgo deseado a los eventos mundiales

Periodistas comprados
Ulfkotte afirma que los periodistas son instados a sesgar sus escritos primordialmente a favor de la posición estadounidense y a oponerse a Rusia.
Udo Ulfkotte habló con nosotros sobre cómo exactamente sucede algo semejante y sobre su vida actual después de que esas revelaciones fueron hechas públicas.


P: Sr. Ulfkotte, usted ha dicho que recibió mucho dinero para escribir artículos pro estadounidenses. ¿Cuán lucrativo es ser un periodista pro estadounidense en Alemania?


Udo Ulfkotte: No recibí dinero – recibí regalos.
Cosas como relojes de oro, equipos de buceo, y viajes con alojamiento en hoteles de cinco estrellas.

Conozco a muchos periodistas alemanes que en algún momento pudieron aprovechar esto para comprarse una casa de vacaciones en el extranjero. Pero mucho más importante que el dinero y los regalos es el hecho de que te ofrecen apoyo si escribes artículos pro estadounidenses o pro OTAN. Si no lo haces tu carrera no conduce a ninguna parte – te asignan a estar sentado en la oficina y a ordenar cartas al editor. 


Ulfkotte ha trabajado durante 17 años en el reconocido diario Frankfurter Allgemeine Zeitung y se denunció a sí mismo de haber recibido dinero por parte de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, a cambio de un enfoque amable de temas que influían a ese país.

  “Me avergüenzo de ello, me encontré sin quererlo apoyando el belicismo como una extensión del largo brazo de propaganda de la OTAN, y lo único que puedo hacer para reparar ese mal es contar toda la verdad”, reconoce.



“Mucha gente que no sabe mucho sobre cómo funciona el periodismo en Alemania o en Occidente en general se sorprenderá. Para los que todavía creen en la independencia y la libertad de nuestros medios leer este libro, sin duda alguna, será un choque”, comenta.

P: Según lo que usted ha dicho, los periodistas son corrompidos subrepticiamente, invitándolos a viajes a EE.UU. con todos los gastos pagados. ¿Pero se venden por tan poco los profesionales serios?

UU: Cuando vuelas a EE.UU. una y otra vez y nunca tienes que pagar nada, y te invitan a entrevistar políticos estadounidenses, te acercas más y más a los círculos del poder. Y quieres permanecer en ese círculo de la elite, por lo tanto escribes para complacerlos. Todos quieren ser una celebridad periodística con acceso exclusivo a políticos famosos. Pero basta una frase equivocada y tu carrera como celebridad periodística se acaba. Todos lo saben. Y todos participan. ......

 El problema no es solo que los medios pertenezcan a los grupos empresariales de la Élite Global, sino que además los más interesados (EEUU y OTAN) compran directamente a los “periodistas”. 
(Obviamente, que nadie piense que el problema se limita a los “periodistas” alemanes…).

Por otra parte, repugna pensar que los propios “periodistas” se dejen comprar así, hasta el punto de subvertir totalmente lo más elemental de su profesión: la difusión de la verdad (y, para colmo, al servicio de las guerras más abyectas). ¿En qué manos está la información que recibimos? (ver p. ej. Verdades y mentiras sobre Siria (VII): Los medios de masas).

http://rebelion.org/noticia.php?id=191807

13 noviembre 2014

Hipsters: Una infracultura que se considera supercultura

"Thomas Frank:
 "las élites adoran las revoluciones que se limitan a cambios estéticos"


¿Se siente usted el más moderno de su clase/oficina/familia? 
¿Cree usted que Wilco, Arcade Fire y Radiohead son lo mejor que le ha pasado a la música en las últimas cuatro décadas?
 https://fbcdn-sphotos-h-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn2/1069178_685555091470221_1000351252_n.jpg
 ¿Se toma las recomendaciones musicales de Rockdelux y Pitchfork como un dogma de fe?
¿Tiene fobia a la cultura politizada?
¿Se ríe usted a mandíbula batiente de los gustos musicales de chonis, perroflautas y bakaladeros?
¿Se cree usted, en definitiva, único y especial?

ANGLOFILIA

Pues no se preocupe: tenemos la solución a su problema, la lectura del ensayo
 Indies, hipsters y gafapastas. 
Crónica de una dominación cultural 
(Capitán Swing, 2014), 
del periodista Víctor Lenore, que más que escribir un libro ha inventado la primera máquina de deshipsterizar personas. 
 Indies, hipsters y gafapastas
De lo hipster hay que huir como de la peste, viene a decir Lenore, y sabe de lo que habla: él ha sido el primero en deshipsterizarse, al pasar de periodista musical deslumbrado por el indie en los noventa a crítico cultural embarcado en una misión en el siglo XXI: desvelar la impostura indie/hipster y, al mismo tiempo, acercar al gran público estilos y grupos en la periferia del gusto dominante.

Lenore, periodista cultural de referencia y colaborador de este periódico, responde así a los que airean su contradictoria biografía personal y laboral para desarmar sus argumentaciones.

"Damos demasiada importancia a la coherencia personal y muy poca a los debates colectivos", espeta.



Y procede a explicar su caso para meterse en harina. O cómo Víctor Lenore escapó del infierno hipster y vivió para contarlo (y soltar unos cuantos mamporros a los indies):

"En 1995 yo tenía 23 años y a esa edad la gente no suele ser muy fiable. Mi vestuario de entonces consistía en seis camisetas de Morrissey, seis de Sonic Youth y seis de Manic Street Preachers. Básicamente yo era una versión alienada y esnob de una belieber actual, con la desventaja de la carga de esnobismo que conlleva creerte ‘alternativo' y superior a los demás. No sé si tengo razón en lo que escribo ahora, pero estoy seguro de que no la tenía entonces.

CINISMO

Me conformo con que el lector se convenza de eso. En realidad, mi hipsterismo duró hasta pasados los treinta. Mitad por inclinación personal, mitad por imperativo laboral, me pasaba el día escribiendo alabanzas sobre Wilco, The Strokes, Animal Collective, Leonard Cohen, Los Planetas y otra serie de nombres ‘elegantes', ‘exquisitos' y ‘especiales'.

Gran parte de mi vida era una burbuja estética ajena a la realidad, incluso a mis problemas vitales más inmediatos", cuenta a El Confidencial.Lenore, por tanto, sería la demostración en carne viva de que del indie, como de la droga, "también se sale". Es duro renunciar a ser especial, sí, pero se puede: el hipsterismo tiene cura, amigos. "Del indie también se sale. Puedo certificarlo. Ayuda cumplir años: te relajas y vas tomando conciencia de que muchos de tus códigos culturales son fruto de la inercia, la inseguridad y la idiotez individualista".


ESNOBISMO
Todo esto suena un poco a la furia del converso, en efecto, como si Lenore hubiera decidido purgar sus pecados de juventud acabando a bombazos con el indie. Que el cantante Nacho Vegas prologue el libro, en un texto reflexivo y con mucho filo político, podría reforzar esa idea. Pero no. Lo que hace que Indies, hipsters y gafapastas sea muchísimo más que el desahogo de un crítico en dramática lucha freudiana contra sí mismo es la capacidad de Lenore para argumentar su tesis.
 http://www2.pcmag.com/media/images/302835-apple-iphone-5-sprint.jpg
Estamos ante un ensayo con chicha -en la línea del traje que le hizo Thomas Frank a la mercantilización de la contracultura estadounidense en La cultura de lo cool- sobre un tema relevante, ya que refleja dinámicas sociales profundas; por ejemplo, la relación entre nuestros gustos culturales y el modo en que nos organizamos como sociedad.

Por si todo esto no fuera suficiente, Indies, hipsters y gafapastas es también un libro beligerante que va a levantar ampollas: Lenore reparte mandobles a diestro y a siniestro (la lista de grupos, escritores, directores y medios de tendencias vapuleados en el ensayo es demasiado extensa como para comentarla con detalle).
INACCION

Toda una rara avis, por tanto, en el contexto del periodismo cultural cañí, más amigo de la reseña promocional y la obsesión con las tendencias que de los enfoques conflictivos.

Lenore ha tenido en los últimos años sonoros "desencuentros" con lo que él denomina "el ala dura del hipsterismo, la que "no soporta a Manu Chao por ser un artista que hace música popular latina". Su explicación a esta fobia hipster no le ayudará precisamente a limar asperezas con sus enemigos modernos:
 https://diezmasuno.files.wordpress.com/2014/08/caracteristicas-hipster-chiste.jpg
"Siempre me ha interesado América del sur: Víctor Jara, Rubén Blades, el reggaetón....Son artistas que la mayoría de hipsters españoles no soportan, seguramente por una mezcla de prejuicios racistas y clasistas", afirma.
Y procede a poner un par de ejemplos sangrantes:

SUPERFICIALIDAD - DISEÑO

"A muchos indies les repatea escuchar la misma música que disfruta una señora ecuatoriana que limpia casas. Todo lo que sean problemas ajenos les suena a panfleto. Esta escena cultural arrastra un enorme cargamento de prejuicios. Pero no hablamos solo de una cuestión de gustos: un hipster puede pasar tres días de fiesta en un festival como el Sónar y despreciar a la gente que baila los mismos discjockeys en un club de extrarradio donde acude público de clase obrera.
 Portada de Hipsters
No es solo lo qué bailas, sino con quién lo bailas. Parece que escuchar una sesión de techno rodeado de diseñadores gráficos fuera más valioso que hacerlo entre reponedores del Ahorra Más. La cultura hipster, en gran parte, funciona como legitimación del clasismo", afirma con no poca dosis de vitriolo.
MACHISMO

Para entendernos: lo hipster sería la actual degeneración de lo indie, y a todos ellos les podríamos agrupar bajo la etiqueta clásica de "los modernos". Término que en otra época se asociaba más al underground, pero que actualmente, según Lenore, vendría a poner nombre a una élite cultural del buen gusto. La casta de la modernidad (ejem).

Son élite porque están más atentos que nadie a los nuevos productos culturales. Unos dicen que los hipsters son jóvenes con gran curiosidad cultural, otros les vemos como los consumidores más inseguros y obedientes del mercado (por lo menos, yo lo era en mis años como hipster).

POLITICAMENTE SUPER CORRECTO


El ‘buen gusto' es un concepto vacío, variable y cuestionable. Cuando nuestra abuela compra una figurita de Lladró suele hacerlo en nombre del buen gusto. No encuentro mucha diferencia entre eso y pagar cien euros para escuchar los gorgoritos de Bjork en el Liceo o de Antony & The Johnsons en el Teatro Real, acompañados de una escenografía posmoderna.



No se trata de depurar nuestro ‘buen gusto' para llegar a otro mejor, sino de examinar qué tipo de relaciones generan nuestras preferencias estéticas. Una escena cultural elitista y mitómana no es compatible con una sociedad igualitaria. Los hipsters solo son élite en el sentido de que han hecho suyos los valores de la clase alta, empezando por el consumismo, la meritocracia y el emprendizaje. En muchas ocasiones, se trata de un proceso inconsciente", razona.

El libro de Lenore sería, por tanto, un intento por dinamitar la presunta neutralidad del gusto cultural. Apoyándose en los análisis del sociólogo francés Pierre Bourdieu, el ensayista trata de demostrar que los gustos no vienen determinados por la sensibilidad de cada cual, sino por factores tan poco bucólicos como la clase o el entorno social. El gusto cultural no es inocente.



"El mercado no es algo neutro: tiene una fuerte carga de imposición. Nos meten por los ojos ciertos productos como requisito para encajar en determinados ambientes sociales. Lo que marca ahora la pauta puede ser un Iphone, un disco de Kanye West o una exposición del fotógrafo porno punk Terry Richardson. Escoger esos consumos no es rebelarse frente a lo que propone Telecinco, sino ser obediente con lo que prescribe Radio 3 y las revistas de tendencias... Escoger entre los productos culturales que nos ofrece la industria es mucho más fácil que construir relaciones culturales propias.

Por eso confundimos la cultura con la lista de la compra de la FNAC. 

Muchas pandillas indies no tienen más conexión que ser fans de Joy Division, Radiohead y Arcade Fire; son relaciones basadas en contraseñas estéticas. La mayoría de iconos hipster apuestan por un nihilismo cool: el mundo es un absurdo irreparable y lo único que merece la pena es acumular placer y refinar tu sensibilidad artística. Me parece una postura muy reaccionaria", espeta Lenore.

El periodista, que abre muchos frentes argumentativos en el ensayo, analiza también por qué los medios de comunicación priman la cobertura de lo indie/hipster sobre el resto de movimientos culturales.

Una de las explicaciones tendría que ver con su condición de producto de consumo que encaja como un guante en el mainstream económico; lo que, según Lenore, convierte en entrañables las ínfulas alternativas de los hipsters.

"Thomas Frank dice:
 "las élites adoran las revoluciones que se limitan a cambios estéticos"

Lo hipster es una estética de aire moderno que, al mismo tiempo, no crea conflictos políticos con los directivos, los anunciantes, ni los lectores de los grandes medios. Conceptos como ‘creatividad', ‘innovación', ‘genio' y ‘emprendizaje' son los favoritos de la escena hipster y también de las grandes corporaciones.

Por eso la mitad de las campañas publicitarias tienen banda sonora de estos grupos cool. Sonic Youth publican recopilatorio en Starbucks, los Pixies anuncian Apple y Russian Red se reparte entre Women's Secret y Trinaranjus.

El lenguaje de los hipsters y el de los ejecutivos publicitarios es calcado: si compras este producto o escuchas este grupo dejarás de pertenecer a ‘la masa' y te convertirás en ‘especial'.
Es un truco simplón y transparente, pero también muy efectivo. A mí me tuvo engañado durante unos veinte años", razona el periodista.

Resumiendo para acabar: Puede que los hipsters se consideren muy especiales por oír música experimental, en contraste con los merluzos que asisten al Viña Rock, pero lo que les define en realidad es algo tan ordinario y mainstream como sus gustos como consumidores.

De ahí que, donde unos ven sofisticación individual, Lenore vea más bien "paletismo" borrego.

"La cultura indie, hipster y gafapasta se basa en comprar. Es verdad que los productos son distintos a los habituales: digamos comida orgánica, ediciones limitadas en vinilo y lámparas retro, pero al fin y al cabo lo que te define es el consumo.

En realidad, lo hipster es una puesta al día de la mentalidad de los pijos de los ochenta.

Por eso Alaska y Mario Vaquerizo hablan el mismo lenguaje que su amiga Carmen Lomana, aunque a unos les gusten los Ramones y a otra las rancheras. Lo que digo en el libro es que no eres superior a nadie por haber pasado un año en Berlín, leer a Foster Wallace y escuchar antifolk.

Es cierto que hemos ganado en variedad de estilos de vida, pero no de posturas vitales, ya que sigue mandando el individualismo y el consumismo.  

Ser una persona culta, consciente y sofisticada requiere mucho más esfuerzo que el de usar tu tarjeta de crédito. 

En gran parte, los hipsters son una versión 2.0 de los yuppies, con mucho menos dinero pero igual de narcisistas", zanja Lenore

06 noviembre 2014

La profunda corrupcion del movimiento ecologista - WWF

Libro recientemente publicado,
“PandaLeaks – The Dark Side of the WWF”
(PandaLeaks – El lado oscuro de WWF),

expone las oscuras prácticas ocultas del grupo de la ONG ecologista más grande del planeta, WWF (World Wildlife Fund for Nature o “Fondo Mundial para la naturaleza”)
El libro, escrito por el galardonado periodista y cineasta alemán Wilfried Huismann, estuvo a punto de no ver al luz después de que WWF  luchara con uñas y dientes para detener su venta.
6509928_d4c04cae6a_m
Los esfuerzos del grupo por detener la publicación del libro, que incluyó una masiva campaña de amenazas y una serie de demandas judiciales, finalmente no ha podido impedir la publicación del escrito.
Tras dos años sobre el terreno investigando las actividades de WWF, Huismann ha descubierto una amplia serie de actividades horribles, e increíblemente decepcionantes de la entidad ecologista.
Si bien WWF lleva años estando rodeada en algunos ámbitos por un halo de escepticismo acerca de sus actividades, el alcance de sus tácticas poco éticas e hipócritas no se habian expuesto en profundidad hasta el lanzamiento de la investigación reciente de Huismann.
Beyond-Greenwashing
El libro acusa a la WWF de “vender su alma” a las corporaciones a cambio de sus donaciones, así como de forjar alianzas con poderosas empresas no sostenibles que están destruyendo el planeta y que realizan un lavado de imagen “ecológico” de sus operaciones bajo la etiqueta del grupo de conservación.
Originalmente lanzado bajo el nombre de “El silencio de los pandas” en el año 2012, el libro se convirtió en un éxito de ventas en Alemania antes de ser publicado recientemente en Inglés, después de una serie de medidas cautelares y casos judiciales.
pandaleaks
Monsanto, Coca-Cola, Shell, HSBC, Cargill, BP, Alcoa y Maine Harvest se han beneficiado de la “etiqueta verde” de la WWF, mientras continuaban con sus sucias actividades perjudiciales contra el medio ambiente, afirma Huismann.
Mientras condenaba públicamente a tales corporaciones, a puerta cerrada el WWF ponía en marcha “mesas redondas” de industriales sobre productos ecológicos, como el aceite de palma, la madera, el azúcar, la soja, los biocombustibles y el cacao.
“WWF es un fiel servidor de las gigantescas corporaciones del sector de la alimentación y la energía, a las cuales otorga una imagen progresista y ecologista…Por un lado protege el bosque; por el otro, ayuda a las empresas a apoderarse de las tierras de los pueblos indígenas. WWF ayuda a vender la idea del reasentamiento voluntario de los pueblos indígenas”, afirma Huismann.
Aparte de meterse en la cama con algunos de los mayores contaminadores del mundo, WWF también ha sido acusado de cometer crímenes contra los pueblos indígenas mediante la financiación de su “desplazamiento” y “extinción cultural”, contribuyendo al desplazamiento de más de 20 millones de personas que ahora están clasificados como “refugiados ecológicos”.
Un grupo étnico que reside en el Congo, el pueblo Baka, afirma que han sido forzados a abandonar sus tierras ancestrales en nombre de la “conservación”.

Miembros del pueblo Baka
Miembros del pueblo Baka
La restricción del acceso de los indígenas a sus tierras ha comportado que se comporten como nómadas, vagando de un lado a otro. Estos indígenas son perseguidos por cazadores a sueldo que a menudo son acompañados por funcionarios de medio ambiente y soldados durante las patrullas. Los hombres y las mujeres Baka dicen que han sido acosados​​, golpeados y torturados, algunos de los cuales han muerto como consecuencia de los golpes, por estas patrullas que según los informes son financiadas por WWF.
Además, WWF, que fue creada hace más de 50 años por el Príncipe Philip y el Príncipe Bernhart de los Países Bajos, utiliza encubiertamente un club de élite, formado por 1.001 de las personas más ricas del mundo, incluidos filántropos, industriales y naturalistas de clase alta, según los informes, que están actuando encubiertamente en beneficio de las actividades sucias de WWF. Este club de élite utiliza su influencia en los pasillos del poder global y corporativo para favorecer los objetivos de la entidad.

El Rey Juan Carlos I, ex-presidente de honor de WWF España, demostrando su amor por los animales y la naturaleza
El Rey Juan Carlos I, ex-presidente de honor de WWF España, demostrando su amor por los animales y la naturaleza
Algunos miembros anteriores de este club fueron personajes como Henry Ford, Alfred Heineken, el jefe de Fiat, Gianni Agnelli, Juan Antonio Samaranch y el multimillonario suizo barón von Thyssen, así como otros políticos corruptos, como el dictador del Zaire Mobutu Sese Seko.
A pesar de que Huismann admite que odia las teorías de la conspiración, afirma convencido que este club en la sombra sigue siendo importante y que ejerce una poderosa influencia en las decisiones estratégicas de la WWF.
El libro de Huismann también ataca las relaciones de WWF con la industria de la energía. Su primer patrocinador corporativo fue Shell, uno de cuyos presidentes también ejerció de presidente de la WWF. La organización ha dicho recientemente que está eliminando las donaciones procedentes de las compañías de combustibles fósiles, pero esto no es completamente cierto ya que en 2010 recibió pagos de Shell y BP para estudiar qué bosques del hemisferio sur debían conservarse y qué tierras podían ser explotadas libremente con fines industriales.
En respuesta a la polémica creada por el libro, la WWF, afirma que nunca vendieron su alma, pero que serán más selectivos con respecto a quiénes les otorgan donaciones, con el fin de trabajar en crear unos “estándares globales de transparencia y rendición de cuentas de las asociaciones empresariales”
Como podemos ver, la suciedad y la corrupción tienden a concentrarse allí donde hay dinero, poder e influencia, aunque sea en una ONG supuestamente ecologista.

Fuentes: http://www.naturalnews.com/047517_World_Wildlife_Fund_corporate_practices_PandaLeaks.html#ixzz3ICagxVi7
http://www.pandaleaks.org
http://www.theguardian.com

03 noviembre 2014

EL SAQUEO METODICO DE ESPAÑA

La sospecha al inicio de la crisis de que estábamos ante un saqueo ya se ha convertido en certeza absoluta
http://3.bp.blogspot.com/-FyK8TaR8NOg/U7Zi04KtfBI/AAAAAAAAByQ/MhriKqRnLLg/s1600/0021.jpgMientras nos despedían del trabajo, o disminuían o congelaban los sueldos, el precio de las acciones de las 35 empresas más poderosas de la Bolsa española conseguían que subiera un 30 por 100 en cuatro meses. Mientras los bancos ejecutan un desahucio cada 15 minutos, los siete grandes españoles que cotizan en Bolsa (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Popular, Sabadell y Bankinter) superaban un 34 por 100 su cotización en diez meses.

Quieren convencernos de que como los pensionistas cobraban 600 euros al mes después de trabajar toda la vida, nuestros niños utilizaban libros del colegio y no tenían que comprarlos y el médico nos atendía aunque no tuviésemos dinero, vivíamos por encima de nuestras posibilidades y hemos terminado reventando la caja del Estado.

Pero cuando uno empieza a rascar en lo que está sucediendo descubre que el dinero con el que el Estado social financiaba las medicinas de un anciano de Cuenca o mantenía el colegio de un niño de Móstoles es el aval de las grandes constructoras que construyen la ampliación del canal de Panamá o se destina a ayudar a la banca (107.913 millones de euros procedentes de recursos públicos se han empleado o comprometido en la reestructuración del sector financiero entre inyecciones de capital, avales y líneas de crédito, según el Tribunal de Cuentas). 

 Y es que detrás de la evidente caída de la actividad económica no se esconde una simple crisis coyuntural, sino un plan orquestado para que la riqueza no se distribuya entre todas las capas sociales y, por el contrario, se redirija hacia los bolsillos de una minoría privilegiada. La crisis que comenzó en 2008 no fue anecdótica, imprevisible y mundial; en realidad es producto de una concepción de la economía como «cortijo» en el que unos pocos juegan mediante la especulación, pero en lugar de arriesgar sus propios capitales, se lanzan al tablero con el dinero de todos.

Por eso hablamos constantemente de «socializar las pérdidas»: en el caso de la economía especulativa que se promueve desde la órbita neoliberal (que incluye empresas, gobiernos, personas y grupos) las ganancias que se obtienen son siempre privadas, mientras que las pérdidas se endosan —mediante operaciones de maquillaje legal llevadas a cabo por los distintos estados— al conjunto de la sociedad.

En el caso de nuestro país, como bien se encarga de documentar y explicar la autora, ese proceso se urde en agosto del 2011, momento en el que gracias a la connivencia de los dos partidos (entonces) mayoritarios se modifica el artículo 135 de la Constitución para que el pago de la deuda se convierta en prioridad absoluta:

Absoluta. Por encima de pensiones, desempleo, sanidad, educación y dependencia. […] Ya tienen un arma para combatir la morosidad surgida tras el estallido de la burbuja y la delicada solvencia (léase quiebra) de las entidades, ante la depreciación de los activos inmobiliarios en lo que invirtieron. 

Sólo falta transformar esa deuda privada incobrable en deuda pública. Ponerla en el debe del fondo común de los españoles.

Con esta modificación (llevada a cabo, como no podía ser de otra manera, de espaldas a la sociedad y con un oscurantismo absoluto) se garantiza que la empresa privada podrá sanear sus inversiones con cargo al bolsillo de los ciudadanos: los beneficios han ido a parar a unas pocas manos, pero las pérdidas se reparten entre todos.

Siguiendo esta estela, uno de los objetivos claros de la oligarquía neoliberal es la masa trabajadora. Los salarios pronto son señalados como elementos que «dificultan» la recuperación económica (otro elemento considerado casi sagrado, pero claramente inalcanzable con este modelo social y productivo), por lo que un paso evidente es cargar contra sindicatos, convenios, contratos y trabajadores en general.

En este sentido, otros procesos secundarios tienen como fin el desmantelamiento del estado social tal y como lo conocemos: se arremete contra las clases medias y bajas (con subidas de impuestos indirectos, por ejemplo); se desestabilizan sectores clave, como el educativo o el sanitario, con recortes masivos arguyendo su ineficacia; se promueve la creación de nuevas burbujas basadas en sectores de escaso valor, como la construcción o el turismo; y, por supuesto, se mantienen o mejoran los privilegios de la minoría elitista que maneja los hilos de estas reformas (beneficios fiscales para las rentas del ahorro, falta de inspecciones fiscales, etc.).

Quizá el aspecto más sangrante de todo este proceso sea la privatización de servicios básicos para lograr el enriquecimiento de una oligarquía en detrimento del ciudadano. El capítulo dedicado a la privatización de hospitales es sangrante, vergonzoso, repulsivo y abyecto: un compendio de prácticas bochornosas, con la connivencia de administraciones públicas y representantes políticos, que ponen de manifiesto el verdadero juego que se está llevando a cabo delante de nuestras narices.



Y luego está Europa, ese bálsamo de Fierabrás que nos presentaron para resolver todos nuestros problemas, y que se nos ha convertido en un calvario gracias a unos tratados, acuerdos y leyes que nos parecían tan lejanas cuando se firmaban pero que ahora definen cada hora de nuestra vida.

Para entender qué ha pasado, dónde está el dinero, quién se lo ha llevado, y lo que es peor, quiénes se lo quieren seguir llevando, en la colección A Fondo hemos pensado en este libro, Crisis S.A.: El saqueo neoliberal.
Ana Tudela Flores es una periodista especializada en economía. Ha pasado por El Economista, Público o la edición española de Forbes.

Ella explica mediante lo que denomina «trasvases» lo que han hecho estos trileros con nuestro dinero, nuestros servicios públicos, nuestros sueldos y nuestras prestaciones sociales.

Así entenderemos cómo hemos pasado de un panorama en que nuestros jubilados eran los más humildes de la sociedad a otro en el que gracias a sus escuálidas pensiones viven muchas familias, o nos explicará por qué miles de familias españolas buscan comida en los contenedores de basura mientras los millonarios logran pagar menos impuestos y el dinero público se reserva para banqueros y constructores.

Lo más grave que el lector comprobará en este libro es que, si no reaccionamos, todavía nos pueden quitar más porque han descubierto que nuestras enfermedades, nuestros hijos y nuestra hambre también pueden ser un negocio para algunos.

Bienvenidos a la refundación del capitalismo.


El libro "Crisis S.A.: El saqueo neoliberal", de Ana Tudela, se ha publicado en la colección A Fondo, dirigida por Pascual Serrano, en editorial Akal. 

 ---------------------

 Enric Llopis.:

 “juego de trasvases”. Del salario a los beneficios empresariales; de un sistema fiscal basado en la redistribución, al mayor peso de la imposición indirecta; de la “caja común” del Estado del Bienestar, al rescate de las grandes gestas del capitalismo; de los derechos sociales con garantía pública, a los repagos; de la “burbuja” inmobiliaria a los desahucios.

El sistema anterior no era ni mucho menos ideal, pero “la crisis hace tiempo que no es la causa sino la excusa, un dardo paralizador que ha creado el clima para lograr un inmenso trasvase de riqueza”, afirma esta periodista que ha pasado por las redacciones de El Economista, Público o la edición española de Forbes. Toda la información puede encontrarse en “Crisis, S.A. El saqueo neoliberal”, libro de reciente publicación en la colección “A Fondo” de la editorial Akal, coordinada por Pascual Serrano.

Durante una década, la banca española tomó prestados cientos de miles de millones de euros del exterior, que se destinaron a grandes infraestructuras, obras mayestáticas y sobre todo a viviendas de nueva construcción. En 2004, el estado español pulverizó la ratio mundial de visados para edificación por cada mil habitantes: 18,1, mientras que la media europea se situaba en el 5,7. En 2005 se iniciaban 716.219 viviendas en el estado español, pero en 2008 (ya en el primer año de crisis), la cifra se redujo a 328.490 viviendas.
Era la “Belle Époque” del ladrillo (noviembre de 2004), cuando el presidente del Banco de Santander, Emilio Botín, declaraba: “como banquero sólo puedo decir que el país va bien, que no hay burbuja inmobiliaria y que estamos muy contentos con nuestro negocio en España”. Pero pinchó la “burbuja” y terminó el festín inmobiliario, se rescató el sistema financiero (a finales de 2013 ya se daban por perdidos más de 40.000 millones de euros) y se modificó el artículo 135 de la Constitución para priorizar el pago de la deuda. Así, “ya está creado el cauce para asegurar que la banca del norte de Europa recupere lo prestado a España. Por encima de pensiones, desempleo, sanidad, educación y dependencia”, explica Ana Tudela Flores. El último paso consiste en “transformar esa deuda privada incobrable en deuda pública”.

La periodista pone ejemplos sangrantes. La venta de Novagalicia Banco al venezolano Banesco se produjo por mil millones de euros a finales de 2013, después de una inyección de dinero público de 9.000 millones de euros (en abril de 2012 el gobierno del PP anunció recortes en sanidad y educación por valor de 10.000 millones de euros). Tras inyectar 22.500 millones de euros del rescate europeo, el estado español se convirtió en el principal accionista de Bankia, entidad financiera que desahucia a personas que no pueden pagar la hipoteca.

Un segundo trasvase glosado por Ana Tudela es el que se da entre salarios y beneficios empresariales. Para visualizarlo, nada como la fotografía tomada el 9 de febrero de 2012. Ese día, el ministro de Economía, Luis de Guindos, le dice al comisario europeo para Asuntos Económicos, Olli Rehn: “mañana aprobamos la reforma del mercado laboral y van a ver que será extremadamente agresiva, con mucha flexibilidad en la negociación colectiva y reducción de la indemnización por despido”. Con la reforma, explica la periodista, “se daba la oportunidad a las empresas de quitarse plantilla estable, con derechos adquiridos, más cara, para empezar a sustituirla por la mano de obra que quieren para España: barata, muy barata”.

Puede que farragosos, pero los números aclaran de manera rotunda sobre quién recae el peso de la crisis. Entre 2008 y 2013 (de lleno en la recesión), la retribución de los trabajadores asalariados cayó en un 13,4%, al tiempo que los márgenes empresariales han retornado al punto de 2008. Dado que la inversión ha disminuido, la conclusión es evidente: “el excedente se está utilizando para reducir deuda de las empresas y retribuir a los accionistas”. Mención aparte merece lo que Ana Tudela Flores denomina “Mundo Ibex”. El consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, recibió en 2013 una retribución de 7,44 millones de euros (824 salarios mínimos); Javier Marín, consejero delegado del Banco de Santander, 4,34 millones de euros (480 salarios mínimos). Julio Linares, exconsejero delegado de Telefónica, se retiró con una indemnización de 24,7 millones de euros (Telefónica anunció un ERE que afectaba a 6.000 personas en 2011).

Mientras, la banca se dedicaba al “roll over” ante la pasividad del Banco Central Europeo (BCE). Los bancos tomaban dinero del Banco Central a intereses muy bajos; a continuación vendían –en los días previos a las subastas- los títulos antiguos de menor rentabilidad, de modo que forzaban un incremento de la rentabilidad de los bonos. Y compraban deuda en un negocio redondo. El abracadabrante papel del BCE ante estas maniobras especulativas lo explica Ana Tudela: “de manera sistemática reducía al mínimo las adquisiciones de bonos justo cuando había cumbres europeas en las que se decidían medidas de ajuste o los parlamentos nacionales debatían programas de austeridad”.

Un asunto de actualidad son las SICAV. “Un privilegio para ricos porque les permite pagar muy pocos impuestos”. Estas sociedades de inversión pagan un 1% sobre los beneficios anuales, frente al 30% que pagan el resto de grandes empresas. En caso de sacarse el dinero de la SICAV, y se hace con ganancias, los impuestos se abonan como renta de capital en el IRPF. Se calcula que en el estado español hay 25.000 millones de euros de patrimonio en SICAV, que gozan de un trato fiscal favorable con la excusa de que, si se actuara en sentido contrario, sacarían el dinero de España. Ahora bien, un informe de la CNMV (2012) citado por la periodista señala que la mitad de los 25.000 millones de euros estaba invertido en valores en el extranjero.

El cuarto trasvase es el que beneficia a las grandes constructoras con el beneplácito de las Administraciones. Sobrecostes disparatados, tejemanejes a través de empresas públicas, rescates encubiertos, sueldos indecorosos y deudas multimillonarias jalonan esta historia. La Expo del Agua de Zaragoza, la ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela, el Palacio de Congresos de Buenavista en Oviedo, el Velódromo Palma Arena, la Ciudad de la Luz en Alicante, el AVE Madrid-Barcelona… Interminables ejemplos. Pero se argumentó que los ciudadanos “vivieron por encima de sus posibilidades”. La gestión del actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, al frente del Ayuntamiento de Madrid, dejó al consistorio (finales de 2011) con una deuda de 6.348 millones de euros (en la misma fecha, Barcelona, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza no alcanzaban los 4.000 millones). El otro gran epicentro de fasto y corrupción, detallado por Ana Tudela Flores, es el País Valenciano. Con dos iconos de toda una época: la Ciudad de las Artes y las Ciencias y Canal 9.

El quinto gran trasvase de rentas se ha cebado con los pilares del llamado Estado del Bienestar (Sanidad, Educación y Dependencia). El marco para entrada del sector privado en la sanidad lo asentó el Informe Abril en 1990. En febrero de 2014, sólo uno de cada tres hospitales públicos contaba con gestión directa de la Administración. Además, la mayoría de los hospitales públicos (299, o el 66% del total) están gestionados por empresas, fundaciones, entes públicos o sociedades mercantiles, según un artículo de El Economista a partir de datos del Ministerio de Sanidad. Como paradigma, otra vez el País Valenciano, con el “Modelo Alzira” de gestión privada de la sanidad pública. Y otra vez Madrid, donde el dinero público para conciertos con la privada pasó, entre 2005 y 2010, de 514,7 a 1320,1 millones de euros. Todo el modelo, además, engrasado con las “puertas giratorias” (Güemes, Lamela, Boi Ruiz, Josep Maria Piqué…).

En ocho páginas Ana Tudela Flores analiza en detalle la liquidación del sistema de ayudas a las personas dependientes. Entre toda la casuística, complejidad de casos y maquillajes en la tijera, una idea lapidaria: “cuando se habla de un derecho en el que casi el 54% de los beneficiarios tiene 80 años o más, es sencillo limitarse a no reconocer prestaciones al mismo ritmo o directamente a congelarlas, en una macabra estrategia de pasividad en la que la muerte se encarga de ir causando bajas en el sistema”.

El modelo educativo en tiempos de crisis ofrece pocas sorpresas. Se adecua bien a un país convertido en un paraíso de mano de obra barata y poco cualificada al servicio del mejor postor. “Como en todo, el PP está siendo la vuelta de tuerca definitiva al camino que empezó a allanar el PSOE”, subraya Ana Tudela. El ministro Wert afirmaba que los recortes no tenían por qué afectar a la calidad educativa.

Desde los primeros planes de ajuste, se detuvo la construcción de nuevas infraestructuras educativas, se recortaron las becas de transporte, ayudas para libros, formación del profesorado, gastos corrientes de los centros, servicios gratuitos de comedor, implantación tecnológica en los centros, apoyo escolar. En algunos casos los medios se han hecho eco de dificultades para el pago de la luz o la calefacción en los centros educativos. “El otro gran recorte atacaba a la universidad”, anota la periodista (según un informe de CCOO, las universidades públicas españolas tuvieron en 2013 un presupuesto inferior en un 13,72% al de 2010, el año en el que más recursos se destinaron). Con la crisis como gran coartada.

AVAAZ : otra ONG al servicio del sistema

AVAAZ ahora supuestamente esta preocupada por la caza de leones.

Otras veces han sido las abejas o la contaminación...Porque esta organización utiliza causas nobles para manipular.
Y asi cuando menos lo esperas, pide -por ejemplo- que ataquen Libia , o Siria....¿Por qué?  Porque son lo que son: la misma CIA, aunque con otras variantes.

Hay muchos artículos  -entre ellos de Mikel Ituláin, que no tengo a mano- desvelando a este colaborador del sistema.

Indagar en la “trastienda” de Avaaz resulta revelador. Su gente coorganizó el primer discurso de Miliband. Su socio en esa peculiar gestión (curioso “logro” ésta para un colectivo que quiere cambiar el mundo) fue la Chatham House.

¿Qué es la Chatham House? Su nombre original, aún conservado, es Royal Institute of International Affairs, el más relevante think tank británico y uno de los más influyentes del mundo. Su fundación data de 1920 –con cédula real desde 1926–, fruto de un plan angloestadounidense cuya contraparte al otro lado del Atlántico sería el Council on Foreign Relations (CFR), «institución hermana» bien conocida por su capacidad de orientar la política exterior estadounidense.  Por las tribunas de la House han pasado oradores como David Cameron, Ban Ki-moon, Hamid Karzai, Condoleezza Rice, Gordon Brown y Pervez Musharraf. Y, más atrás en el tiempo, otros como Ronald Reagan. O sea, la crème de la crème del Sistema más algunos de sus adjuntos. Eso sí, con una cierta inclinación europeísta pese a sus vínculos atlánticos. Interesante entidad colaboradora de Avaaz, en cualquier caso.  ¿A quien van a engañar?

AVAAZ, ¿a quién “vaz” a engañar?

2 octubre 2012        tags: , ,
by
-AVuelita, AVuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!

-Sí Caperucita activista, son para oírte mejor…

Freeman, Liberación AHORA
- Al igual que le ocurrirse a la protagonista de aquel famoso cuento infantil, cuando una persona mínimamente informada y lúcida observa con atención e indaga en el Grupo AVAAZ, comienza a ver enseguida “curiosos rasgos”, detalles, vínculos, afinidades y orientaciones… cuando menos “mosqueantes”.

Pero, ¿son todo meras casualidades, otro caso de “conspiranoia” (como gustan decir los amigos del establishment), o existen por el contrario datos y hechos comprobables cuya evidencia exigiría una consideración más cuidadosa y seria por nuestra parte?

De este modo, la pista del dinero, la significativa lista de personalidades involucradas, así como el mismo modo de operar y la estrategia comunicacional de esta organización, junto a su opaco funcionamiento interno, ¿estarían señalando a AVAAZ como una herramienta de control y manipulación mundial de la disidencia, al servicio de la élite global corporativa (sionista)?

Cada cual indague, reflexione, discierna y saque sus propias conclusiones.

Farsas sistémicas (IV):
¿La “voz” de quién? (O por qué me di de baja en Avaaz)

Escrito por Cordura, reedición de FreeNews


Avaaz significa “voz”. La organización así llamada, a la que alguien caracterizó como «el Google del ciberactivismo», quiere dar voz a millones de personas (“empoderarlas”, dicen ellos) para acercar la realidad a la del mundo «que la mayoría de la gente quiere». Sus planteamientos parecen progresistas y avanzados. Lo que vamos a preguntarnos aquí es de quién es realmente la voz Avaaz.
«Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas,pero por dentro son lobos rapaces» (Mateo 7: 15).
No sé si has participado en alguna campaña de Avaaz aunque sólo sea firmando una de sus cartas reivindicativas. Si es así, entonces te computarán como uno de sus ya más de siete millones de “miembros”. A mí, en cambio, espero que dejen de incluirme, pues me acabo de dar de baja. Y te voy a contar por qué.

La cara amable de Avaaz

Avaaz, surgida en 2007, se presenta como una organización solidaria que promueve causas tan nobles como la lucha contra la pobreza, el respeto al medio ambiente y la defensa de los derechos humanos. Proclama anhelos de paz en Oriente Próximo, combate el choque de civilizaciones y se opone activamente a la represión (por ejemplo en Irán y en Birmania). Usa un estilo próximo, juvenil y familiar en las comunicaciones de sus campañas (el último correo suyo que recibí, del pasado miércoles, concluía así: «Con esperanza, Ben, Luis, Graziela, Benjamin, Ricken, Stephanie, Rewan, y todo el equipo de Avaaz»).

En la portada de su web, disponible en catorce idiomas, ahora mismo se pueden ver rotando imágenes referentes a acciones tan positivas como la de tratar de frenar al voraz magnate Rupert Murdoch, el respaldo al pueblo egipcio en su revolución democrática, el apoyo a Wikileaks, el control de los transgénicos y la defensa de las ballenas. Son iniciativas en buena medida asimilables a las metas de otras organizaciones altruistas y de muchos creyentes en que “Otro mundo es posible” (aunque quizás con un mayor toque light). [En España, además, apoyan activamente la campaña para echar a los políticos corruptos de las listas electorales. De manera significativa, en las versiones para Extremo Oriente las imágenes rotatorias, más escasas, se centran en propugnar la libertad para el Tíbet y Birmania.]

La propia Avaaz explica así su ventaja diferencial («agilidad, flexibilidad, enfoque y escala extraordinarias») respecto a otras entidades de objetivos similares: aprovechan mejor las nuevas tecnologías globales y la realidad de una ética también global. De este modo –afirman–, pueden funcionar «con un equipo único» que se hace cargo de «cualquier asunto de interés público». No buscan tanto formar una corriente ideológica como una comunidad de valores que respeta las discrepancias puntuales. Sus campañas, dicen, no se imponen de arriba abajo sino que surgen de las demandas de sus miembros. 

Además, el equipo coordinador colabora con organizaciones afines «para desarrollar estrategias eficaces». A partir de ahí brotan sus conocidas alertas, enviadas por correo electrónico o a través de redes sociales, sin perjuicio de publicar también «anuncios costeados mediante donaciones de los miembros». Pues afirman con énfasis su total autonomía financiera: «Nuestro modelo financiado por nuestros miembros nos mantiene independientes y responsables.»

Entre sus «logros» recogen la masiva respuesta obtenida por su alerta mundial sobre el cambio climático, su decisiva intervención en Brasil para descalificar a políticos corruptos, o sus actuaciones frente a desastres naturales en Pakistán y Birmania. Asimismo han realizado recogidas de firmas contra los transgénicos, apoyaron los esfuerzos para que Paul Wolfowitz dejara de presidir el Banco Mundial y animaron la superación de las «políticas unilaterales y destructivas de Bush». Esto último encaja con el hecho de que entre sus fundadores no falten críticos del criminal texano (ver también).

Ampliando el zum

Un análisis algo más cuidadoso muestra detalles quizá no tan positivos. Su frecuente recurso iconográfico a Bin Laden lleva a sospechar que, además de asumir la absurda versión oficial sobre el 11-S, comulgan con las bases de la “Guerra contra el Terrorismo” (¿quizá no son tan contrarios a Bush después de todo?). Refuerza esa sospecha que entre sus “logros” incluyan que coorganizaron en 2007 el primer discurso de David Miliband como ministro de Exteriores del Reino Unido en la etapa de Gordon Brown. O la propia colaboración de éste con una campaña de Avaaz. Recordemos que Brown fue durante años miembro del gobierno Blair que respaldó la guerra “legal” contra Afganistán y codeclaró la guerra ilegal contra Irak. Y que, ya como primer ministro, mantuvo la misma línea belicista, además de liberticida.

No menos llamativo es que en varias de sus portadas (en inglés, en alemán…) destaquen una frase del propio Brown elogiando a Avaaz. O que en otras de ellas (la versión española, la italiana…) recurran a una cita de Al Gore de estilo similar. Gore… el vicepresidente de Clinton –recuérdese el acoso a Irak durante aquellos años, con frecuentes bombardeos, a veces masivos–, el que aceptara sumisamente su “derrota” electoral frente a Bush pese a haber ganado en votos, el ecologista derrochador de energía que fuera galardonado con el Nobel de la Paz, premio obsceno como pocos, entregado una vez más a un violentista.

Pero aún no hemos visto nada… Personalmente ya tenía bajo examen a Avaaz por la tibieza de algunas de sus posturas (a la vez que aplaudía otras), o por su apoyo a las engañosas “revoluciones de colores”. Cabía pensar en su ingenuidad, no obstante. Lo que acabó disparando todas mis alarmas fue ese último correo que recibí, en el que descaradamente abogan por la imposición de una zona de exclusión aérea sobre Libia para acabar con el régimen de Gadafi. 

En otras palabras: 1. Dan por buena la versión occidental de los hechos, pese a que a día de hoy aún nadie ha demostrado que lo que ocurra en Libia sea otra cosa que una guerra (y, según crecientes indicios, promovida por el imperialismo: ver 1 y 2). 2. Les parece correcto que los mayores criminales del planeta (¿o es que aún no se han dado cuenta de que lo son?) intervengan para deponer a otro criminal a fin de cuentas menor. Fue al recibir dicha alerta cuando me puse a investigar más a fondo a Avaaz….

Quién hay detrás

Indagar en la “trastienda” de Avaaz resulta revelador. Hemos mencionado ya que su gente coorganizó el primer discurso de Miliband. Su socio en esa peculiar gestión (curioso “logro” ésta para un colectivo que quiere cambiar el mundo) fue la Chatham House.

¿Qué es la Chatham House? Su nombre original, aún conservado, es Royal Institute of International Affairs, el más relevante think tank británico y uno de los más influyentes del mundo. Su fundación data de 1920 –con cédula real desde 1926–, fruto de un plan angloestadounidense cuya contraparte al otro lado del Atlántico sería el Council on Foreign Relations (CFR), «institución hermana» bien conocida por su capacidad de orientar la política exterior estadounidense.

Por las tribunas de la House han pasado oradores como David Cameron, Ban Ki-moon, Hamid Karzai, Condoleezza Rice, Gordon Brown y Pervez Musharraf. Y, más atrás en el tiempo, otros como Ronald Reagan. O sea, la crème de la crème del Sistema más algunos de sus adjuntos. Eso sí, con una cierta inclinación europeísta pese a sus vínculos atlánticos. Interesante entidad colaboradora de Avaaz, en cualquier caso.


George Soros
Según Wikipedia, Avaaz nace de la confluencia de dos organizaciones preexistentes, ResPublica y MoveOn. Ambas, supuestamente preocupadas por una democracia más participativa. La primera, con alusiones iconográficas en su web a Gandhi y a Martin Luther King, tiene entre las personalidades que la respaldan a alguna procedente del entorno de Bill Clinton, pero la gran mayoría son destacados líderes o portavoces religiosos, tanto protestantes como católicos romanos (hay también un rabino). Entre los segundos se incluye Charles Rooney, de Catholics in Alliance for the Common Good (CACG), una organización que promueve «la plenitud de la tradición social católica en la plaza pública» (el enlace a esta cita provista por Wikipedia ya no se encuentra activo). Por su parte, MoveOn está muy vinculada al Partido Demócrata estadounidense. Es anti-Bush y pro Obama. Entre sus fuentes de financiación destaca el superricacho George Soros, conocido especulador húngaro-estadounidense que, entre sus múltiples hazañas, llegó a desestabilizar el Banco de Inglaterra.


Tom Perriello
Volveremos pronto con Soros. Antes, aludamos rápidamente a un sujeto nada irrelevante que se cuenta entre los cofundadores individuales de Avaaz. Hablamos de Tom Perriello, con una fulgurante carrera a sus 36 años. Ex congresista por el Partido Demócrata, Perriello es otro partidario de la “Guerra contra el Terrorismo” y como tal ha apoyado el aumento de tropas en Afganistán y la permanencia en Pakistán. Defensor del “derecho” a tener armas, son conocidos sus vínculos con la Asociación Nacional del Rifle. Pero quizá no sean menos significativas las conexiones de Perriello con el mundo religioso. Católico romano, colabora no obstante también con organismos de otras confesiones. 

Fue además uno de los impulsores de la entidad sociorreligiosa Faithful America, así como el fundador de la CAGG, la susodicha agrupación papista que quiere inundar de tradición católica la sociedad estadounidense con la excusa del “bien común”.

¿Realmente se autofinancia Avaaz? Según lo que se entienda por eso… Si un multimillonario se encuentra entre sus miembros donantes, podemos decir que sí (lo que pasa es que entonces tal vez haya que preguntarse quién es miembro de quién). Hablamos de nuevo de George Soros. Son diversas las fuentes que lo conectan con Avaaz (p. ej. 1, 2 y 3), cosa que esta organización no declara y, hasta donde sabemos, tampoco desmiente.
En busca de más evidencias, retornemos al papista Perriello, el dinámico cofundador de Avaaz. Al parecer, el Open Society Institute (OSI) de Soros le dio 150,000 dólares a su citada asociación Catholics in Alliance for the Common Good en 2006. Algo llamativo por cuanto Soros es ateo.

Por cierto, este acaudalado caballero ha estado también vinculado, como miembro de su Junta Directiva, al CFR, ya citado más arriba (recordemos que es la entidad hermana de la Chatham House, colaboradora de Avaaz). Y a través del también mencionado OSI, tuvo un papel relevante en el éxito de la Revolución de las Rosas, que inclinó definitivamente a Georgia hacia el lado occidental. Por entonces (2003) aún no existía Avaaz, que después se ha caracterizado por defender ese tipo de revoluciones en otras partes.

Desde luego, la financiación de Soros ayudaría a comprender el rápido crecimiento de Avaaz, así como la espectacularidad de sus acciones y recursos (recordemos la tecnología visible en su web, así como que ésta tenga versiones en catorce idiomas).

Conclusiones

Avaaz se presenta a sí misma como una organización de base, pegada a la gente de a pie, que con un solo pero entusiasta equipo humano ha sido capaz de captar millones de seguidores e irradiar una influencia cada vez más global en su camino hacia un mundo mejor. Dice promover la paz, la libertad y los derechos humanos.
La realidad parece ser muy otra, como delatan sus vínculos. Estamos ante una organización cien por cien sistémica, y por tanto condenada a contribuir a preservar lo esencial del presente statu quo. Un movimiento asociado a los principales responsables de este criminal Sistema, sobre todo a los del ala progre, incluido el magnate Soros. Al servicio, pues, del imperialcapitalismo. Y con una inquietante nota adicional, resumida principalmente en la figura de Tom Perriello: la conexión de fondo con el Gran Tapado.
Con Avaaz estaríamos, sencillamente, ante lo que Michel Chossudovsky llama “fabricando disidencia”: para evitar que surja una disidencia de verdad, lo que hace el Sistema es inventarse una de falsa hacia la que canalizar los genuinos impulsos de cambio y renovación. Es el típico disfraz del Poder para autoalimentarse. Que durará sólo mientras Dios lo consienta.
Conclusiones del artículo Escrito por: Cordura el 12 Mar 2011 – URL Permanente

¡Vamos a cambiar las cosas!
Firmemos mas campañas…
¡Y así nos hacemos oir!
¡Pásalo, pásalo, pásalo!

¡Que injusticia!
Se van a enterar… ¡voy a firmar!
Es fantástico, ¡cada vez somos mas!
-
Fuentes: Freenews, Blog de Cordura
Compartido por Pere Ardevol, de Equipo Mizar de Reporteros Ciudadanos.
Compilación de Freeman

-
AVAAZ: modelando la disidencia de plastilina

Artículo relacionado, en Liberación Ahora:
Informe especial: OJO al Grupo AVAAZ. ¿Desinformados o desinformadores?

Ver también artículo (y comentarios bajo el post) sobre el sionismo internacional

-

Otros artículos relacionados:

02 noviembre 2014

La tenebrosa verdad de los LABORATORIOS

Engaño, corrupcion, asesinatos en masa, manipulacion ........y de medicina? Casi nada.

Escuchemos esta pequeña conferencia, en la que veremos nombres conocidos, politicos conocidos, medicamentos conocidos y su oscura verdad.

Un veterano experto , por supuesto ya retirado, nos lo cuenta muy claro . Es el Dr. John Virapen trabajó 35 años de su vida en la industria farmacéutica y ahora fuera del sucio negocio se decide a hablar, a contarnos la verdad que se esconde tras esa verdadera mafia.







mas informacion:
La psiquiatria + laboratorios , terrible maquina de destruccion de la dignidad humana:
  RIX "Psiquiatría la industria de la muerte" from Miguel Rix on Vimeo.


RIX "Psiquiatría la industria de la muerte" from Miguel Rix on Vimeo.


LA MENTIRA DE LA PSIQUIATRIA, un video que abre los ojos:
http://www.youtube.com/watch?v=lm37TIdtyc4&feature=player_embedded



Vendiéndole la enfermedad al sano preocupado from CCHR Latinoamérica on Vimeo.


Si mirais la columna de la derecha hacia abajo en este blog, estan las fotos de algunos libros que confirman plenamente e incluso mucho mas exhaustivamente lo que son la MAFIA DE LOS LABORATORIOS

 

pagina de JOHN VIRAPEN : http://john-virapen.com/en/about-john.html




http://avesagu.blogspot.com/search/label/INDUSTRIA%20FARMACEUTICA







¿Cómo la industria farmacéutica ha dominado el arte de crear y nombrar las enfermedades?
La industria farmaceutica está trabajando horas extras para inventar enfermedades y para convencernos de que estamos sufriendo de ellas y creando test de laboratorios para apoyar esta invencion.
. Este esfuerzo se conoce como “tráfico de enfermedad”, un término introducido por el escritor de la salud-ciencia Lynn Payer en su libro de 1992 la enfermedad de traficantes: 

 Esta estrategia también ha sido llamada “la construcción social de la enfermedad” por Ray Moynihan, Iona Heath y David Henry en el British Medical Journal. 

“Hay una gran cantidad de dinero que se hará a partir de decirle a la gente sana que están enfermos”,  .” “Las compañías farmacéuticas están participando activamente en el patrocinio de la definición de enfermedades y promoción de las mismas tanto a los prescriptores y los consumidores”.


 Un popular antibiótico  podría causar un latido anormal e incluso llevar a la muerte, advirtió la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos. 
La droga, azithromycin, se vende bajo el nombre comercial Zithromax o Zmax
El aviso de agencia gubernamental se produce luego de la publicación de un estudio sobre la droga en la revista médica New England Journal of Medicine y de una investigación de un fabricante del antibiótico



LA INDUSTRIA FAMACEUTICA CORROMPE LA POLITICA Y LA MEDICINA
 Peter C. Gøtzsche (Libros del Lince)
Cuando un científico se atreve a criticar a la industria farmacéutica, enseguida se le critica porque no la conoce bien. Pero al médico danés Peter C. Gøtzsche es difícil pillarle por este flanco. Durante 30 años, Gøtzsche ha trabajado en ensayos clínicos y regulación de medicamentos para varias farmacéuticas y ha publicado más de setenta artículos científicos en las Big Five, las cinco principales revistas científicas. Y es por esto por lo que afirma con rotundidad que la industria farmacéutica está corrompida hasta la médula, extorsiona a médicos y políticos, y mantiene enormes beneficios a fuerza de medicar innecesariamente a la población.

Su nuevo libro, Medicamentos que matan y crimen organizado (Los libros del lince), ha causado una enorme polémica y ha desatado la ira de la industria, a la que Gøtzsche acusa de propagar mentiras sobre su investigación. El doctor ha atendido a El Confidencial en una extensa entrevista en la que no deja títere con cabeza.

PREGUNTA. Hace unas semanas entrevistamos al psiquiatra Allen Frances. Nos dijo, literalmente, que la industria farmacéutica está causando más muertes que los cárteles de la droga. Usted opina lo mismo. Cuando se publicó la entrevista muchos lectores se quejaron porque les parecía una aseveración exagerada. ¿Por qué cree que no lo es?

RESPUESTA. Decir la verdad no puede ser una exageración. En mi libro documento que el consumo de medicamentos con receta es la tercera causa de muerte tras las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. En Estados Unidos, por ejemplo, la prescripción de medicamentos causa cerca de 200.000 defunciones todos los años. Así que está claro que la industria farmacéutica está causando bastante más muertes que los cárteles de la droga.
P.: Richard Smith, médico y exdirector del British Medical Journal, asegura en el prólogo de su libro que los médicos acabarán cayendo en desgracia ante la opinión pública, como ya ha ocurrido con periodistas, diputados y  banqueros, por no haber sido capaces de ver hasta qué punto han aceptado la corrupción.

R.: La industria farmacéutica es inmensamente rica y poderosa, y ha corrompido los sistemas de salud de una forma extraordinaria. Es una corrupción de largo alcance. Todo el proceso por el que nuestros medicamentos son investigados, aprobados y recetados ha sido corrompido. Esto implica manipular los datos científicos, pero también comprar a casi cualquier persona que pueda tener influencia en el sistema, incluidos los ministros de salud. En mi país, por ejemplo, sólo hay en torno a 20.000 médicos, pero miles de ellos cobran nóminas de la industria por cumplir funciones discutibles como sentarse en consejos asesores o ser consultores, en muchos casos sin aportar ningún servicio tangible a cambio del dinero. Esta es una forma aceptada y generalizada de corrupción sutil pues, como sabe cualquier médico, el dinero dejaría de fluir si no actuaran en interés de sus benefactores.

P.: Para la mayoría de la población, es difícil creer que muchos de los fármacos que tomamos causan más problemas que beneficios. ¿Es algo que podemos afirmar de muchos medicamentos?

R.: Es verdad que muchos de los medicamentos que la gente toma causan más daños que beneficios. Sabemos muy poco sobre la utilidad real de los medicamentos, ya que la práctica totalidad de los ensayos controlados con placebo son desarrollados por la industria farmacéutica, que tiene un tremendo conflicto de intereses. La industria exagera los beneficios y oculta los daños de los medicamentos en la publicación de los ensayos clínicos. Muchos de los fármacos que tomamos ni siquiera tienen efectos; simplemente parece que han tenido un efecto en los ensayos avalados por la industria, pero esto sucede normalmente porque los ensayos no se han 'cegado' de forma efectiva, y en ese caso tanto los pacientes como los médicos tienden a exagerar los efectos subjetivos de los medicamentos de forma substancial.

No hay duda de que las personas con trastornos psiquiátricos están siendo sobremedicadas de forma masiva

P.: ¿Hay fármacos que se utilizan en la práctica médica que no cuentan con ninguna justificación científica válida?

R.: Creo que los fármacos anticolinérgicos para la incontinencia urinaria y los medicamentos antidemencia no tienen un efecto real, y lo que se midió en los ensayos clínicos está sesgado porque el cegamiento fue insuficiente. Un área particularmente problemática es la de las drogas psiquiátricas. La falta de un cegamiento efectivo en los ensayos conlleva, por ejemplo, que sea dudosa la efectividad real de los antidepresivos para tratar la depresión; probablemente ni siquiera funcionan para tratar la depresión clínica. En cualquier caso, no hay duda de que las personas con trastornos psiquiátricos están siendo sobremedicadas de forma masiva. Sabemos que los antipsicóticos causan daños cerebrales, pero probablemente también los antidepresivos y los medicamentos para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

P.: Lo que ha ocurrido en España con el Sofosbuvir, el medicamento de última generación que cura la mayoría de casos de hepatitis C es, según el farmacólogo Joan-Ramón Laporte (que prologa la edición española de su libro), un claro ejemplo del comportamiento en ocasiones indignante de la industria farmacéutica. El pasado 1 de octubre la ministra da Salud española anunció que el Gobierno había llegado a un acuerdo con la farmacéutica Gilead para incluir el fármaco en la financiación pública. Nadie sabe exactamente cuánto va a costar, pero quizás sean más de 125 millones de euros durante el primer año de comercialización. ¿Están las farmacéuticas chantajeando a los Gobiernos?

R.: El caso del Sofosbuvir es sólo uno de los más recientes ejemplos de la forma en que las compañías farmacéuticas extorsionan a la sociedad. Gran parte de la investigación que permite el desarrollo de nuevos fármacos ha sido financiada por el dinero de los ciudadanos, que pagan las nóminas de los investigadores públicos. Si un medicamento es considerado un gran avance, la norma es que la compañía farmacéutica que se hace cargo del desarrollo de ésta cobre un precio obsceno, abusando de ese modo el monopolio que la sociedad le ha otorgado. El precio de un nuevo fármaco no tiene nada que ver con sus costes de desarrollo, pero depende por completo de cuánto estemos dispuestos a pagar por él. Es un tipo de extorsión que no es muy distinta del tipo de chantaje que ejercen los piratas en Somalia cuando abordan barcos y toman rehenes. En ambos casos, puede ser una cuestión de vida o muerte, y es puede ser muy difícil para los políticos negarse a pagar los medicamentos cuando los periodistas ponen a pacientes a llorar en la televisión nacional.
Gregg H. Alton, vicepresidente ejecutivo de Gilead, ganó en 2010 un salario de 4 millones de dólares. (Reuters)Gregg H. Alton, vicepresidente ejecutivo de Gilead, ganó en 2010 un salario de 4 millones de dólares. (Reuters)

P.: Uno de los argumentos más utilizados por la industria farmacéutica para defenderse de las críticas es que sin su inversión en investigación no tendríamos los medicamentos que tenemos. ¿Es cierto?

R.: En mi libro desacredito este argumento, que, lamentablemente, es ampliamente aceptado entre médicos y políticos. ¿Aquellos que se creen esto estarían dispuestos a pagar veinte veces más por su nuevo coche sólo porque el vendedor les dice que por hacerlo tendrán mejores coches en el futuro? La situación es del todo absurda. Normalmente, las empresas dicen: “Si no gastáramos nuestro dinero en investigación, moriríamos”. Pero las compañías farmacéuticas lo que dicen es: “Si no tenemos vuestro dinero para gastarlo en investigación, vosotros moriréis”. Sólo los líderes religiosos son más listos que ellos, pues prometen que seremos recompensados tras la muerte, lo que hace que sea completamente imposible quejarse.

Los beneficios de las farmacéuticas se han disparado en la última década; y al mismo tiempo la innovación se ha estancado.

Empíricamente se ha demostrado que este argumento no se sostiene. Los beneficios de las farmacéuticas se han disparado en la última década, y al mismo tiempo la innovación se ha estancado. En definitiva, el capitalismo y el cuidado de la salud son malos compañeros de cama. Nuestras sociedades deben tomar el control sobre el desarrollo y la venta de medicamentos, lo que garantizaría que tuviéramos los medicamentos a precios que incluso los países en desarrollo podrían permitirse.

P.: Muchos médicos e investigadores conocen a la perfección lo que está haciendo la industria farmacéutica, pero se niegan a hablar porque, después de todo, su trabajo depende de ellas. ¿Hay miedo entre los profesionales a criticar a las farmacéuticas?

R.: La situación en la que estamos ahora es similar a la que vive un pueblo cuando ha permitido a la mafia ser tan poderosa que ha logrado comprar a todo el mundo, incluidos los políticos, el alcalde y la policía. En una situación así es increíblemente difícil dar marcha atrás. Esto es lo que está pasando ahora con la industria farmacéutica, que ha comprado a muchos doctores clave, que son líderes de opinión. Hay casos de médicos que han perdido su trabajo por criticar a la industria, porque la farmacéutica en cuestión había comprado ya a sus superiores. Esto es lo mismo que hace la mafia cuando se carga a un oficial de policía que hace demasiado bien su trabajo.

P.: La manipulación que ha realizado la industria farmacéutica de muchos estudios científicos ha hecho que mucha gente niegue la veracidad de los estudios científicos en general. Esto es muy peligroso. ¿Crees que podemos poner en duda la mayoría de la investigación en medicina?

R.: No creo que sea peligroso que la gente no se crea los estudios científicos sobre medicamentos. Es muy saludable que sean escépticos teniendo en cuenta que nuestros fármacos son la tercera causa de muerte. La gente debería tomar muchísimos menos medicamentos de los que toma. He estado trabajando en estos 30 años y he visto serias manipulaciones y trampas en todas las áreas de la medicina por razones comerciales.

Esto es por lo que los científicos que colaboran con la industria en los ensayos clínicos casi nunca tienen acceso a todos los datos en bruto para que pueden analizaros por ellos mismos. Si esto fuera posible, tendríamos la oportunidad de revelar gran parte del fraude.

P.: Muy a menudo, las personas que critican a la industria farmacéutica mezclan sus argumentos con teorías pseudocientíficas. Es el caso, por ejemplo, de los movimientos antivacunación. ¿Tendemos a mezclar churras con merinas? Algunos practicantes de medicina alternativa o defensores de las campañas antivacunación asumen que soy uno de ellos porque critico a la industria farmacéutica. Desde luego no es el caso. La mayoría de nuestras vacunas salvan vidas y el principal efecto de la medicina alternativa es vaciar los bolsillos de la gente, muy pocas de ellas tienen siquiera algún efecto.

P.: Normalmente hablamos de la industria farmacéutica como un todo. ¿Hay alguna compañía que sea mejor que otra? ¿No hay un solo CEO de las farmacéuticas que tenga ética?

R.: Cuando el crimen renta se genera más crimen. Esto es exactamente lo que estamos viendo. Los crímenes de la industria farmacéutica, que están entre los peores de todas las industrias, se han incrementado en los últimos años. He sido incapaz de encontrar una sola compañía cuyo CEO tenga sentido de la moral. Lo único que importa es el dinero y los CEO saben perfectamente que su falta de ética conduce a muchas muertes innecesarias.

El criminólogo John Braithwaite, que ha entrevistado a muchos CEO para elaborar su libro sobre el crimen organizado en la industria farmacéutica, los llama "bastardos despiadados".
Los pacientes deben darse cuenta de que prácticamente todo lo que un médico sabe sobre los medicamentos ha sido cuidadosamente preparado por la industria farmacéutica

P.: En los últimos años se han publicado varios libros en los que se critica ferozmente las prácticas de la industria farmacéutica (como Mala Farma de Ben Goldacre o ¿Somos todos enfermos mentales? de Allen Frances). ¿Algo está cambiando? ¿Vamos a ver un cambio en la regulación de la práctica de las farmacéuticas?
R.: Desafortunadamente, la industria farmacéutica es tan poderosa que es tarde para esperar ningún cambio importante en los reguladores y en la forma en que nuestros políticos entienden su funcionamiento. Hay esperanza, sin embargo, porque nuestros ciudadanos no son tan tontos, ingenios y oportunistas como nuestros políticos. He escrito este libro porque estoy enfadado y quiero que se enfade más gente para decir que ya hemos tenido bastante, así que a lo mejor podemos introducir cambios radicales en la forma en que desarrollamos, investigamos, comercializamos y tomamos medicamentos.

P.: ¿Qué pueden hacer los ciudadanos para ayudar a revertir esta situación?
R.: Lo primero, y más importante, es que los pacientes tomen el mando de sus propias vidas, por ejemplo, descargando en internet el prospecto cuando un médico le ha recetado un medicamento. Si lo leen atentamente, probablemente sabrán mucho más sobre el fármaco que su propio médico. Entonces, quizás, todos los peligros, precauciones y advertencias harán que se planteen que quizás es mejor no tomar ese fármaco en particular. Los pacientes deben darse cuenta de que prácticamente todo lo que un médico sabe sobre los medicamentos ha sido cuidadosamente preparado por la industria farmacéutica. Y es más, el médico quizás tiene un interés lucrativo personal en recetarte un fármaco que es mucho más caro que otro que es igual de bueno, porque el soborno a los médicos es común.
Las organizaciones de pacientes y las de médicos no deberían aceptar dinero de la industria farmacéutica. Deberían preguntarse si les parece éticamente aceptable recibir dinero que ha sido ganado en parte por crímenes que han dañado e incluso matado a muchos pacientes. Y los médicos tienen que negarse a recibir visitantes médicos, porque esto conduce al a prescripción irracional y un gran daño, incluyendo muertes innecesarias.
03/11/2014 - el confidencial
 ------------------------------------------------------------

EUGENESIA - VACUNAS - FLUOR - LABORATORIOS - ROCKEFELLER: impresonante video:


LOS NIÑOS Y LA EDUCACION COMO METODO DE CONTROL CONDUCTUAL Y NO COMO VERDADERA EDUCACION Y APRENDIZAJE:

Untitled from zona lima on Vimeo.