07 noviembre 2016

Hillary - una psicopata para la Casa Blanca


LA SINIESTRA
HILLARY CLINTON 





ocho años de desgraciado gobierno  de 
Barack Obama y Hillary Clinton:

Ademas de brutales crisis económicas, termina su mandato dejando al mundo al borde de la tercer guerra mundial, aunque para muchos, incluyendo al Papa Francisco, esa guerra ya ha empezado hace más de un año.

No conforme con esto Obama, alentó como sucesor, a quien ha hecho lo indecible por generar este estado de cosas. Los cinco años de Hilary Clinton, al mando del Departamento de Estado, son la razón fundamental de que hoy ya nadie se sienta seguro en ningún lugar del mundo, 

Las aberrantes políticas del tándem Obama-Clinton, son la causa fundamental de la revolucion social en toda Europa, como única respuesta a los millones de refugiados que con los bombardeos “quirúrgicos” del Pentágono lanzaron a las playas, y caminos europeos, sin contar los miles que quedaron en el fondo del Mediterráneo. 

Esta invasión de víctimas de las políticas guerreristas de Obama, y llevadas a cabo por Clinton, como un efecto dominó, no solo provocó el Brexit, sino el de poner a la Unión Europea, al borde de la disolución.

Las políticas que también la Unión Europea, fomentó con la presion de Washington, son la razón de la guerra en Ucrania, lo que obligó a Moscú a intervenir, en defensa propia. 
En Ucrania la OTAN, pretendía terminar de enhebrar en toda la frontera occidental rusa, un peligroso cerco, que desde ya el presidente ruso Vladimir Putin no iba a tolerar. 
La torpeza del Departamento de Estado, ya en manos de John Kerry, que poco y nada pudo hacer para enderezar la nave definitivamente escorada por Clinton terminaron por darle visibilidad mundial al presidente Putin, quien se ha convertido en un líder global que Rusia no tenía desde los tiempos de Stalin, y a una China, a quien prácticamente obligaron a salir de su milenario mutismo.


---------------------------------



Los emails de Hillary Clinton y sus amigos de  la Hermandad Musulmana

La investigación del FBI sobre los emails privados de Hillary Clinton ya no está relacionada con una negligencia en materia de normas de seguridad sino con un complot tendiente a sustraer a los servidores del gobierno federal todo rastro de su correspondencia.
Esto parece incluir intercambios de mensajes sobre financiamiento ilegal o la corrupción de terceros vinculados a las relaciones del matrimonio Clinton con la Hermandad Musulmana y los yihadistas.....sigue en link:

 http://www.voltairenet.org/article193922.html

-------------------------------------------------------------------------------------------


Image 
Uno de los personajes más  siniestros que venimos padeciendo en el mundo durante las últimas décadas se llama Hillary Clinton,  avalada por una larga trayectoria de patrocinio de los grupos terroristas a nivel global, golpes de estado, asesinatos, desestabilizaciones  y matanzas desde el puesto que ha desempeñado como  Secretaria de Estado.  





Washington no combate a Daesh, sólo lo mueve
por Hasan Nasrallah


Washington ha emitido últimamente numerosas declaraciones contra el Emirato Islámico (Daesh), aunque sin asestarle el menor golpe en el terreno. 
Pero sí bombardeó a las fuerzas de la República Árabe Siria que luchaban contra la organización terrorista. Basta localizar al Emirato Islámico en un mapa y observar su desplazamiento para entender la estrategia de Estados Unidos. 
-------------------------------- 


Tenemos evidencias de que Clinton armó a terroristas en Siria, incluido el EIIL

 

------------------------------


--------------------------------------

Cada semana que pasa la candidata demócrata Hillary Clinton nos muestra su verdadera cara - a pesar del apoyo de los medios a nivel MUNDIAL -  y nuevos datos sobre como lleva años patrocinando terroristas lo confirman.

  Esto no hace mas que empeorar su ya mala reputación que no es visible claramente por el inmenso aparto propagandistico a su favor.

 WikiLeaks sigue revelando manchas en su biografía que la conectan con financiación secreta de los yihadistas del Estado Islámico (EI) y el tráfico de armas en Siria.

Esta semana se conocía que la candidata del Partido Demócrata formó parte de la dirección del gigante de la construcción francés LAFARGE, al que se acusa de financiar en secreto al Estado Islámico. 
El portal de noticias The Canary informa basándose en varias investigaciones que LAFARGE  llegó a un acuerdo lucrativo con la organización yihadista para maximizar las ganancias de sus operaciones locales de producción de cemento e incluso compró petróleo a los yihadistas. 
¿Qué se puede esperar de este personaje sin escrúpulos que, según todos los indicios, ha amañado su candidatura y que tiene en su haber crímenes masivos y la destrucción de varios países?

---------------------------------

Cuando el mundo entero quedaba conmocionado, en octubre de 2011, al hacerse público el video del brutal asesinato del Coronel Muamar el Gaddafi a manos de los mercenarios de la OTAN – en la misma TVE taparon la noticia con una información sobre ETA-, ella exclamó feliz entre sonoras carcajadas: “Venimos, vimos y murió” (parafraseando el “Vine, Ví y
Vencí” de Julio César).
 http://d3n8a8pro7vhmx.cloudfront.net/psl/pages/266/meta_images/original/Hillary-Corruption_(1).jpg?1462237061

Esta muestra de alegría fue recibida con júbilo por los propagandísticos medios norteamericanos. Había logrado aplastar al gobierno libio.

Los gobiernos libios de la Yamahiriyah habían llevado a cabo una auténtica revolución, expulsando a los invasores, cerrando las bases extranjeras, cortando el petróleo a la BP y a otras compañías depredadoras y tomando las riendas de un país al que situaron en los más altos estándares de calidad de vida.. Entonces no habia de un emigrante de Libano...



---------------------------------

¿Preparados para la guerra nuclear? 

Hillary Clinton no se cansa de decir que Estados Unidos no está en guerra contra el islam. De hecho, Estados Unidos está en guerra en Afganistán, Irak, Siria, Yemen, Somalia, y zonas tribales de Pakistán; involucrado en una guerra encubierta en Irán; y ha destruido totalmente Libia. No es difícil hacer las cuentas.

Además, la frustrada conversación sobre que ahora Washington avanzaría un Plan C para Siria es algo absurdo. Nunca ha habido un Plan B; solo un Plan A, que pretendía meter a Rusia en otro Afganistán.

No funcionó debido a la demolición controlada de Ucrania.
Y no funcionará en Siria, mientras Moscú tenga la voluntad de proporcionar mucho apoyo aéreo y misilístico pero no de involucrar fuerzas importantes de infantería. Ese es un trabajo para el ejército árabe sirio (SAA, por sus siglas en inglés), Irán y sus milicias chiíes, y Hezbollah.

Ash Carter ha amenazado a Rusia con “consecuencias”. Después de hacer saltar por los aires el alto al fuego, el Pentágono –apoyado por la Jefatura de Estado Mayor Conjunta– está dando pábulo a la idea de “posibles ataques” contra la fuerza aérea siria para “castigar al régimen” por lo que en realidad hizo el Pentágono: torpedear el cese del fuego. 

Es imposible maquillar esto. Rápidamente, el general Igor Konashenkov, portavoz del ministerio de Defensa ruso, envió un mensaje a “nuestros colegas de Washington”:
“si creéis que podéis conseguir algo lanzando una guerra abierta ‘en la sombra’ contra Rusia más vale que os lo penséis dos veces. Rusia tendrá en la mira a cualquier avión furtivo o no identificado que intente atacar blancos del gobierno sirio y lo derribará. Entonces, la única cuestión es si acaso un Pentágono fuera de control –mediante ataques con bandera falsa u otros– obligaría a que la fuerza aérea de Rusia derribara aviones de combate estadounidenses y si Moscú tiene el poder de fuego para realizar estas acciones”.

Por lo tanto en este lapso de tres meses de “agonía” de la era Obama, antes de la probable entronización de la Reina de la Guerra, la cuestión es si el Pentágono se arriesgará a lanzar la Tercera Guerra Mundial debido a  “la caída de Aleppo”.

En última instancia, las cosas están encaminadas a ir cada vez peor.
El gobierno de Estados Unidos mantiene abierta la opción de ser el primero en atacar con armas nucleares contra Rusia.
Hillary apoya con firmeza esta posibilidad, mientras que Trump ha dejado claro que él “no sería el primero en atacar”. 

La posibilidad de que la profesional del ‘eje del mal’ Hillary Clinton tenga el dedo sobre el botón nuclear debe ser considerada como la cuestión primordial de vida o muerte en este circo global en el que vivimos.

------------------------------------


Hillary Clinton and her State Department were actively arming Islamic jihadists, which includes the Islamic State (ISIS) in Syria.
ver abajo 

---------------------------

.....SIguiendo con LIBIA ----, Entre sus logros –nunca alcanzados en los Estados Unidos- estaban el pleno empleo,  la medicina universal y gratuita,  préstamos sin interés y una esperanza de vida similar a la de Alemania (78 años).  

Hoy Libia está destruida pero en su territorio mantiene Estados Unidos un vivero de mercenarios que exporta a otros países. Ello aparte de haber robado 200.000 millones de dólares de los bancos libios, de controlar el petróleo y de impedir que se implantara en África el dinar de oro, una moneda que habría sustituido al dólar y al euro. Todo un logro debido en gran medida a doña Hillary Clinton. 
Intrigas, mentiras, promesas incumplidas, sobornos, asesinatos, terrorismo…Una falta de escrúpulos no conocida ni entre los tiranos más famosos de la historia, ella está detrás de conspiraciones y de crímenes inconcebibles en cualquier mente humana.  Recordemos su cara de felicidad cuando veía a través de la pantalla el supuesto asesinato de Bin Laden a manos de un batallón de los Estados Unidos que, también supuestamente, invadió Pakistán para cometer el crimen. Es imposible desde luego que a Bin Laden lo asesinaran  tres veces pero su actitud define muy bien a esta persona vinculada de modo permanente al crimen y  a la mentira.

Un caso para los anales de la historia es el del llamado Estado Islámico, ISIS, o Daesh, cuya creación se debe también a la inspiración de este ser abyecto llamado Hillary Clinton. “Ya todo el mundo entendió que el Emirato Islámico fue creado en Iraq por Estados Unidos en 2006.

Pero ahora nos dicen que esa organización terrorista se volvió en contra de su creador –obsérvese que eso fue lo mismo que ya nos dijeron sobre al-Qaeda.-
 
----------------------


 http://8482-presscdn-0-13.pagely.netdna-cdn.com/wp-content/uploads/2015/12/hillary-clinton-grimacing.jpg

Filtraciones de Wikileaks revelan que Hillary Clinton mintió ante el Congreso sobre su desconocimiento de la venta de armas a EIIL y Al-Qaeda.



El fundador del portal de filtraciones Wikileaks, Julian Assange, citado el domingo por la página Web canadiense

Global Research, desveló que tiene 1700 correos electrónicos que evidencian el falso testimonio de la candidata demócrata cuando ante un comité especial del Congreso aseguró no haber participado ni estado al tanto de la venta de armas a los “rebeldes” sirios.

Afirmó que la exsecretaria de Estado de EE.UU. estaba completamente al tanto de la complicidad de Estados Unidos en la crisis de Libia a la hora de armar a los insurgentes para poner fin al Gobierno del exdictador libio Muamar Gadafi. Se sostiene que esas armas luego terminaron en manos del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

En este contexto, declaró que la política estadounidense mintió durante su comparecencia en el Congreso, que se celebró tras los ataques contra el consulado de Estados Unidos en Bengasi, el 11 de septiembre de 2012. En dicha reunión Clinton juró que desconocía de las transferencias de armas a Libia, Turquía y Siria en los meses previos a los atentados.

Assange enfatizó que Wikileaks tiene acceso a otros correos electrónicos que son más importantes para la candidata a la Presidencia de EE.UU.

La cuestión de que Clinton fue informada del despliegue de barcos con armas en Libia fue planeado por primera vez por el senador republicano Rand Paul, quien censura la intervención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Libia en 2011 y el
respaldo de los republicanos radicales a la entonces secretaria de Estado norteamericano Hillary Clinton para lanzar una guerra contra el país africano.

En numerosas ocasiones, Paul ha señalado que las políticas de la Administración del presidente
Barack Obama y algunos políticos estadounidenses han ayudado a la expansión del terrorismo en el Oriente Medio.

Clinton
es muy criticada por su belicismo, así como por sus risas al conocer la noticia de la muerte de Gadafi, mientras el país árabe se sumía en el caos debido a la destrucción de infraestructuras y a las facciones armadas patrocinadas por Washington.


--------------------

Gobernador de Indiana acusa a Obama y Clinton de crear a Daesh

 
 El presidente de EE.UU., Barack Obama, y Hillary Clinton, aspirante a la Presidencia del país, en la tercera noche de la Convención Nacional Demócrata en Filadelfia, 27 de julio de 2016. 

Daesh fue creado gracias a las políticas del presidente de EE.UU., Barack Obama y de su exsecretaria de Estado, Hillary Clinton (2009-2012), dijo un político estadounidense.

En un comunicado emitido el domingo, el gobernador de Indiana, Michael Pence, que además es
vicepresidente propuesto por el candidato presidencial republicano estadounidense, Donald Trump, acusó a Obama

y Clinton de tomar “decisiones desastrosas” que provocaron la muerte del capitán del Ejército estadounidense Humayun Khan en Irak.

El político republicano prosiguió diciendo que tanto él como Trump coinciden en que el capitán difunto era un “héroe”, cuya familia merece el respeto de cada estadounidense.


El capitán Khan sacrificó su vida para defender nuestro país ante una guerra global contra el terrorismo. Como consecuencia de las decisiones desastrosas de Barack Obama y Hillary Clinton, Oriente Medio que era estable en ese tiempo, ya está invadido por Daesh. Esto no debe continuar”, enfatizó el gobernador de Indiana, Michael Pence

“El capitán Khan sacrificó su vida para defender nuestro país ante una guerra global contra el terrorismo. Como consecuencia de las decisiones desastrosas de Barack Obama y Hillary Clinton, Oriente Medio que era estable en ese tiempo, ya está invadido por (el grupo terrorista) EIIL (Daesh, en árabe). Esto no debe continuar”, enfatizó Pence. Khizr Khan, padre del capitán difunto del Ejército estadounidense Humayun S. M. al lado de su esposa, en el último día de la Convención Nacional Demócrata en Filadelfia, 28 de julio de 2016.

El gobernador de Indiana aprovechó la ocasión para ganar más votos para Trump en las elecciones generales y prometió que la futura Administración del magnate proisraelí, suspenderá la inmigración de países “patrocinadores del terrorismo”, reforzará el sector militar para derrocar a Daesh y reducirá la posibilidad de que otras familias estadounidenses sufrieran la pérdida de seres queridos en conflictos armados.

Las declaraciones de Pence se produjeron después de que Khizr Khan, padre del soldado difunto, en su mencionado discurso desde el escenario de la Convención Nacional Demócrata (DNC, en inglés), arremetiera contra
la visión que tiene Trump del Islam y los musulmanes y expresara su apoyo a la candidata demócrata Hillary Clinton, al llamar a “todos los inmigrantes musulmanes y todos los inmigrantes” a votar por ella.
 ---------------------


Por qué Hillary Clinton es mucho peor que Trump
03.05.2016
DIANA JOHNSTONE

Diana Johnstone es quizá una de las comentaristas de la política europea y estadounidense más reputadas en la izquierda. Colaboradora, entre otros, de Counterpunch, Johnstone, que se hizo conocida en Europa por sus críticas a la política occidental durante las guerras en los Balcanes, acaba de sacar un libro sobre Hillary Clinton titulado La reina del caos. La entrevistó para lamarea.com Àngel Ferrero.

Los medios estadounidenses han centrado su atención estas primarias en Donald Trump. Pero en su opinión, Hillary Clinton también debería ser motivo de preocupación. La ha descrito como ‘la reina del caos’. ¿Por qué?

Trump consigue titulares porque es una novedad, un showman que dice cosas chocantes. Es visto como un intruso en un espectáculo electoral diseñado para transformar a Clinton en la “primera mujer presidenta de América”. ¿Por qué la llamo reina del caos? En primer lugar, por Libia. Hillary Cinton fue en gran medida responsable de la guerra que hundió a Libia en el caos, un caos que se extiende hacia el resto de África e incluso Europa. Ha defendido más guerra al Oriente Medio.

Mi opinión no es que Hillary Clinton “también debería” ser motivo de preocupación. Ella es el principal motivo de preocupación. Clinton promete apoyar más a Israel contra los palestinos. Está totalmente comprometida con la alianza de facto entre Arabia Saudí e Israel que tiene como objetivo derrocar a Assad, fragmentar Siria y destruir la alianza chií entre Irán, Assad y Hezbolá. Esto aumenta el riesgo de confrontación militar con Rusia y Oriente Medio. Al mismo tiempo, Hillary Clinton defiende una política beligerante hacia Rusia en su frontera con Ucrania. Los medios de comunicación de masas en Occidente se niegan a darse que cuenta que muchos observadores serios, como por ejemplo John Pilger y Ralph Nader, temen que Hillary Clinton nos conduzca, sin advertirlo, a la Tercera Guerra Mundial. 

Trump no se ajusta a ese molde. Con sus comentarios groseros, Trump se desvía radicalmente del patrón de lugares comunes que oímos de los políticos estadounidenses. Pero los medios de comunicación establecidos han sido lentos en reconocer que el pueblo estadounidense está completamente cansado de políticos que se ajustan al patrón. Ese patrón está personificado por Hillary Clinton. Los medios de comunicación europeos han presentado en su mayoría a Hillary Clinton como la alternativa sensata y moderada al bárbaro de Trump. Sin embargo, Trump, el “bárbaro”, está a favor de reconstruir la infraestructura del país en vez de gastar el dinero en guerras en el extranjero. Es un empresario, no un ideólogo.

Trump ha afirmado claramente su intención de poner fin a la peligrosa demonización de Putin para desarrollar relaciones comerciales con Rusia, lo que sería positivo para Estados Unidos, para Europa y para la paz mundial. Extrañamente, antes de decidir presentarse como republicano, para consternación de los líderes del Partido Republicano, Trump era conocido como demócrata, y estaba a favor de políticas sociales relativamente progresistas, a la izquierda de los actuales republicanos o incluso Hillary Clinton.

Trump es impredecible. Su reciente discurso en AIPAC, el principal lobby pro-israelí, fue excesivamente hostil hacia Irán, y en 2011 cayó en la propaganda que condujo a la guerra contra Libia, incluso si ahora, retrospectivamente, la critica. Es un lobo solitario y nadie sabe quiénes son sus asesores políticos, pero hay esperanza de que arroje fuera de la política a los neoconservadores e intervencionistas liberales que han dominado la política exterior estadounidense los últimos quince años.

Los asesores de Clinton destacan su experiencia, en particular como secretaria de Estado. Muchos se ha escrito sobre esta experiencia y no siempre de manera positiva. ¿Cuál fue su papel en Libia, Siria o Honduras?

Hay dos cosas que decir sobre la famosa experiencia de Hillary Clinton. La primera es observar que su experiencia no es el motivo de su candidatura, sino, más bien, la candidatura es el motivo de su experiencia. En otras palabras, Hillary no es candidata debido a que su maravillosa experiencia haya inspirado a la gente a escogerla como aspirante a la presidencia. Es más correcto decir que ha acumulado ese currículo justamente para cualificarse como presidente.

Durante unos veinte años, la máquina clintonita que domina el Partido Demócrata ha planeado que Hillary se convierta en “la primera mujer presidenta de EEUU” y su carrera se ha diseñado con ese fin: primero senadora de Nueva York, después secretaria de Estado.

Lo segundo concierne al contenido y la calidad de esa famosa experiencia. Se ha empecinado en demostrar que es dura, que tiene potencial para ser presidenta. En el Senado votó a favor de la guerra de Irak. Desarrolló una relación muy cercana con el intervencionista más agresivo de sus colegas, el senador republicano por Arizona John McCain. Se unió a los chovinistas religiosos republicanos para apoyar medidas como hacer que quemar la bandera estadounidense fuese un crimen federal. Como secretaria de Estado, trabajó con “neoconservadores” y esencialmente adoptó una política neoconservadora utilizando el poder de Estados Unidos para rediseñar el mundo.

Respecto a Honduras, su primera importante tarea como secretaria de Estado fue proporcionar cobertura diplomática para el golpe militar de derechas que derrocó al presidente Manuel Zelaya. Desde entonces Honduras se ha convertido en la capital con más asesinatos del mundo.


En cuanto a Libia, persuadió al presidente Obama para derrocar el régimen de Gaddafi utilizando la doctrina de “responsabilidad para proteger” (R2P) como pretexto, basándose en falsas informaciones. Bloqueó activamente los esfuerzos de gobiernos latinoamericanos y africanos para mediar, e incluso previno los esfuerzos de la inteligencia militar estadounidense para negociar un compromiso que permitiese a Gaddafi ceder el poder pacíficamente.

Continuó esa misma línea agresiva con Siria, presionando al presidente Obama para que incrementase el apoyo a los rebeldes anti-Assad e incluso para imponer una “zona de exclusión aérea” basada en el modelo libio, arriesgándose a una guerra con Rusia. Si se examina atentamente, su “experiencia” más que cualificarla para el puesto de presidente, la descalifica.

Como secretaria de Estado, Clinton anunció en 2012 un “pivote” a Asia oriental en la política exterior estadounidense. ¿Qué tipo de política podríamos esperar de Clinton hacia China?

Básicamente este “pivote” significa un desplazamiento del poder militar estadounidense, en particular naval, desde Europa y Oriente medio al Pacífico occidental. Supuestamente, porque debido a su creciente poder económico China ha de ser una “amenaza” potencial en términos militares. El “pivote” implica la creación de alianzas antichinas entre otros Estados de la región, lo que con toda probablidad incrementará las tensiones, y rodeando a China con una política militar agresiva se la empuja efectivamente a una carrera armamentística. Hillary Clinton apuesta por esta política y si llegase a la presidencia la intensificaría.

Clinton dijo en 2008 que Vladímir Putin no “tiene alma”. Robert Kagan y otros “intervencionistas liberales” que jugaron un papel destacado en la crisis en Ucrania la apoyan. ¿Su política hacia Rusia sería de una mayor confrontación que la del resto de candidatos?

Su política sería claramente de una mayor confrontación hacia Rusia que las de Donald Trump. El contrincante republicano de Trump, Ted Cruz, es un fanático evangélico de extrema derecha que sería tan malo como Clinton, o quizá peor. Comparte la misma creencia semirreligiosa de Clinton en el rol “excepcional” de Estados Unidos para modelar el mundo a su imagen. Por otra parte, Bernie Sanders se opuso a la guerra de Iraq. No ha hablado demasiado de política internacional, pero su carácter razonable sugiere que sería más juicioso que cualquiera de los demás.

Los asesores de Clinton tratan de destacar su intento de reformar el sistema sanitario estadounidense. ¿Fue ese intento de reforma realmente un avance y tan importante como dicen que fue?

En enero de 1993, pocos días después de asumir la presidencia, Bill Clinton mostró su intención de promocionar la carrera política de su esposa nombrándola presidenta de una comisión especial para la reforma del sistema nacional de sanidad. El objetivo era llevar a cabo un plan de cobertura sanitaria basado en lo que se denominó “competitividad gestionada” entre compañías privadas. El director de esa comisión, Ira Magaziner, un asesor muy próximo a Clinton, fue quien diseñó el plan. El papel de Hillary era vender políticamente el plan, especialmente al Congreso. Y en eso fracasó por completo. El “plan Clinton”, de unas 1.342 páginas, fue considerado demasiado complicado de entender y a mediados de 1994 perdió prácticamente todo el apoyo político. Finalmente se extinguió en el Congreso.

Respondiendo a la pregunta, el plan básicamente no era suyo, sino de Ira Magaziner. Como había de depender de las aseguradoras privadas, orientadas al beneficio, como ocurre con el Obama Care, ciertamente no era un avance, como sí que lo es el sistema universal que defiende Bernie Sanders.

La campaña de Clinton ha recibido notoriamente dinero de varios hedge funds. ¿Cómo cree que podría determinar su política económica si consigue llegar a la presidencia?

Cuando los Clinton abandonaron la Casa Blanca en enero de 2001, Hillary Clinton lamentó estar “no sólo sin blanca, sino en deuda”. Eso cambió muy pronto. Hablando figuradamente, los Clintons se trasladaron de la Casa Blanca a Wall Street, de la presidencia al mundo de las finanzas. Los banqueros de Wall Street compraron una segunda mansión para los Clinton en el Estado de Nueva York (que se sumó a la que tienen en Washington DC) prestándoles primero el dinero y luego pagándoles millones de dólares por ofrecer conferencias.

Sus amistades en el sector bancario les permitieron crear una fundación familiar ahora valorada en dos mil millones de dólares. Los fondos de la campaña proceden de fondos de inversión amigos que colaboran de buen grado. Su hija, Chelsea, trabajó para un fondo de inversión antes de casarse con Marc Mezvinsky, quien creó su propio fondo de inversión después de trabajar para Goldman Sachs.

En pocas palabras, los Clinton se sumergieron por completo en el mundo de las finanzas, que se convirtió en parte de su familia. Es difícil imaginar que Hillary se mostrase tan desagradecida como para llevar a cabo políticas contrarias a los intereses de su familia adoptiva.

Se dice que la política de identidad es otro de los pilares de su campaña. Quienes apoyan a Clinton afirman que votándola se romperá el techo de cristal y que por primera vez en la historia una mujer entrará en la Casa Blanca. Desde varios medios has protestado contra esta interpretación.

Una razón fundamental para que se diese la alianza de Wall Street con los Clinton es que los autoproclamados “nuevos demócratas” encabezados por Bill Clinton lograron cambiar la ideología del Partido Demócrata de la igualdad social a la igualdad de oportunidades.


En vez de luchar por las políticas tradicionales del New Deal que tenían como objetivo incrementar los estándares de vida de la mayoría, los Clinton luchan por los derechos de las mujeres y las minorías a “tener éxito” individualmente, a “romper techos de cristal”, avanzar en sus carreras y enriquecerse. Esta “política de la identidad” quebró la solidaridad de la clase trabajadora haciendo que la gente se centrase en la identidad étnica, racial o sexual. Es una forma de política del “divide y vencerás”.

Hillary Clinton busca persuadir a las mujeres de que su ambición es la de todas ellas, y que votándola están votando por ellas mismas y su éxito futuro. Este argumento parece funcionar mejor entre las mujeres de su generación, que se identificaron con Hillary y simpatizaron con el apoyo leal a su marido, a pesar de sus flirteos. Sin embargo, la mayoría de las jóvenes estadounidenses no se han dejado llevar por este argumento y buscan motivos más sólidos a la hora de votar.


Las mujeres deberían trabajar juntas por las causas de las mujeres, como el mismo salario por el mismo trabajo, o la disponibilidad de centros infantiles para las mujeres trabajadoras. Pero Hillary es una persona, no una causa. No hay ninguna prueba de que las mujeres en general se hayan beneficiado en el pasado de tener a una reina o una presidenta. Es más, aunque la elección de Barack Obama hizo felices a los afroamericanos por motivos simbólicos, la situación de la población afroamericana ha ido empeorando.

Mujeres jóvenes, como Tulsi Gabbard o Rosario Dawson, consideran que poner fin a un régimen de guerras y cambios de régimen y proporcionar a todo el mundo una buena educación y sanidad son criterios mucho más significativos a la hora de escoger un candidato.

¿Por qué las minorías siguen apoyando a Clinton en vez de a Sanders?

Está cambiando. Hillary Clinton ganó el voto negro en las primarias demócratas en los Estados del sur profundo. Fue a comienzos de la campaña, antes de que Bernie fuese conocido. En el sur profundo, muchos afroamericanos estaban desencantados porque muchos de ellos estaban en prisión o habían estado en prisión, y la mayoría de votantes son mujeres mayores que asisten regularmente a la iglesia, donde escuchan a los predicadores pro-Clinton, no lo que se dice en Internet.

En el norte las cosas son diferentes, y el mensaje de Sanders está consiguiendo extenderse. Lo apoyan la mayor parte de intelectuales afroamericanos y de afromericanos del mundo del entretenimiento. Ésta es la primera elección presidencial donde Internet juega un papel clave. Especialmente la gente joven, que no confía en los medios de comunicación establecidos. Es suficiente leer los comentarios de los lectores estadounidenses en Internet para darse cuenta de que Hillary Clinton está considerada ampliamente como una mentirosa, una hipócrita, una belicista y un instrumento de Wall Street.

¿Cómo ves la campaña de Bernie Sanders? Es visto como la esperanza de la izquierda, pero tras la presidencia de Obama también hay cierto escepticismo. Algunos comentaristas han señalado su apoyo a intervenciones militares estadounidenses en el pasado.

A diferencia de Obama, quien prometió un “cambio” vago, Bernie Sanders es muy concreto a la hora de hablar de los cambios que se tienen que hacer en política doméstica. E insiste en que él solo no puede hacerlo. Su insistencia en que se precisa una revolución política para conseguir sus metas está realmente inspirando el movimiento de masas que necesitaría. Es lo suficientemente experimentado y tozudo como para evitar que el partido le secuestre, como ocurrió con Obama.

En cuanto a la política exterior, Sanders se opuso firmemente y de manera razonada a la guerra de 2003 en Irak, pero como la mayor parte de la izquierda, se dejó llevar por los argumentos en favor de las “guerras humanitarias”, como la desastrosa destrucción de Libia.

Pero este tipo de desastres han comenzado a educar a la gente, y puede que hayan servido de lección al propio Sanders. La gente puede aprender. Puede oír, entre quienes le apoyan, a antibelicistas como la congresista Tulsi Gabbard de Hawai, que presentó su dimisión en el Comité Nacional Demócrata para apoyar a Sanders. Hay una contradicción obvia entre el gasto militar y el programa de Sanders para reconstruir EEUU. Sanders ofrece una mayor esperanza porque viene con un movimiento nuevo, joven y entusiasta, mientras que Hillary viene con el complejo militar-industrial y Trump viene consigo mismo.

Actualmente vive en Francia. ¿Cómo ve la situación en el país? ¿Qué explica el ascenso del Frente Nacional, en paralelo a otras fuerzas de la nueva derecha (o nacional-conservadoras)?

Los partidos establecidos siguen las mismas políticas impopulares en Europa y en EEUU y eso, naturalmente, lleva a la gente a buscar algo diferente.


El control local de los servicios sociales se sacrifica a la necesidad de “atraer inversores”, en otras palabras, a dar al capital financiero la libertad de modelar sociedades dependiendo de sus opciones de inversión. La excusa es que, atrayendo inversores, se crearán empleos, pero esto no ocurre.


Puesto que la clave de estas políticas es romper las barreras nacionales para permitir al capital financiero ganar acceso, es normal que la gente acuda a los llamados partidos “nacionalistas” que aseguran querer restaurar la soberanía nacional. Como en Europa sobreviven los fantasmas del nazismo, “soberanía nacional” se confunde con “nacionalismo”, y “nacionalismo” se equipara con guerra. Estas suposiciones hacen que el debate en la izquierda sea imposible y termine favoreciendo a los partidos de derecha, que no sufren de este odio al Estado nacional.

En vez de actuar con horror a la derecha, la izquierda necesita ver las cuestiones que afectan realmente a la gente con claridad.

En el pasado ha criticado a la izquierda (o a una parte considerable de ella) por apoyar las llamadas “intervenciones humanitarias”. ¿Qué opina de la ‘nueva izquierda’ o ‘nueva nueva izquierda’ en países como Grecia o España?

La propaganda neoliberal dominante justifica la intervención militar por motivos humanitarios, para “proteger” a la gente de “dictadores”. Esta propaganda ha tenido mucho éxito, especialmente en la izquierda, donde con frecuencia se acepta como una versión contemporánea del “internacionalismo” de la vieja izquierda, cuando en realidad es todo lo opuesto: no se trata de las Brigadas Internacionales y su idealismo, combatiendo por una causa progresista, sino del Ejército estadounidense bombardeando países en nombre de alguna minoría que puede acabar demostrándose como un grupo mafioso o terroristas islámicos.
Honestamente, creo que este libro es una aportación a la crítica de la política intervencionista liberal, y lamento que no esté disponible en español, aunque hay ediciones en inglés, francés, italiano, portugués, alemán y sueco.

Ángel Ferrero - La marea


El 8 de julio de 2016, mientras el Ejército Árabe Sirio luchaba contra varios grupos terroristas –entre los que se hallaba el Emirato Islámico– al este de Homs, aviones de la US Air Force aportaron apoyo aéreo a esos terroristas durante 4 horas, lo cual permitió al Daesh preparar y efectuar la voladura de un importante tramo del gasoducto que conecta Siria con Iraq e Irán”, escribe Thierry Meyssan (Red Voltaire).

 Hillary Clinton, que fue durante mucho tiempo la principal ejecutora de la política de Barack Obama desde el Departamento de Estado (Relaciones Exteriores), 
expresa la continuidad de la política imperialista, sionista, belicista, representando por las transnacionales, las finanzas, el gran capital. 
Es la candidata de los nazifascistas de Israel y del establishment de EU
Recientemente Hillary Clinton se vio envuelta en un escándalo a causa de la utilización de sus correos electrónicos. A fin de burlar el control oficial, utilizó su correo privado -hdr22@clintonemail.com- para tratar asuntos de estado.

El problema no es que Hillary sea una corrupta y criminal
- Todo el mundo lo sabe -

El problema es que a sus votantes no les importa

Hay numerosas fotos de fechas anteriores que acreditan cómo aviones de los Estados Unidos han venido abasteciendo de armamento a las filas del Estado Islámico; hay incluso varias en la que aparece un amplio despliegue de tropas de ese engendro, que circulan libre y retadoramente por territorio de Iraq llamando extraordinariamente la atención, sin problema alguno y sin miedo a ser bombardeados.

Pero lo más elocuente han sido las declaraciones de la ex -vicepresidenta del gobierno de los Estados Unidos, Hillary Clinton, que en una entrevista concedida al medio digital The Atlantic admitió que el Estado Islámico había sido creado por la Casa Blanca pero que se le escapó de las manos. “Hemos fracasado en crear una guerrilla anti-Assad creíble… El fracaso de este proyecto ha llevado al horror al que estamos asistiendo hoy en Iraq”.
  Image
Fue el pirata informático rumano Marcel Lazar Lehel, conocido en internet como "Guccifer", quien descubrió el caso. Tras difundir los correos, Marcel Lazar, fue víctima de una terrible persecución que culminó con una acción execrable por parte de Rumanía, que lo extraditó a Estado Unidos. Las legislaciones de todos los países de mundo prohíben la extradición de sus propios ciudadanos a terceros países, pero Rumanía volvió a dar muestras de su servilismo.

En lugar de detener a Hillary Clinton y someterla a juicio por poner en riesgo la seguridad del estado, el FBI prefirió concentrar su fuego contra este hombre, mucho más débil que la candidata a la Presidencia de Estados Unidos. Ahora ha aparecido ahorcado en la celda de la prisión de Virginia en donde permanecía aislado.

Durante la etapa de su marido en la Casa Blanca, en 1995, los Clinton ya se vieron implicados en el suicidio de Vince Foster, un empleado de la Presidencia.

Nos preguntamos qué podría sucederles a Edward Snowden o a Julian Assange en caso de caer en sus manos.

Hillary Clinton, alumna aventajada de Brzezinski, carece de principios y su ambición desmedida puede llevarla hasta a la declaración de una guerra mundial, en caso de acceder a la Casa Blanca. Porque ella es solo un peón del poder financiero global.
Atando cabos sobre Hillary Clinton", publicado en el periódico sigital "Visión Z", de Bolivia
Julio de 2016
univision.com/noticias/destino-2016/claves-del-la-controversia-de-los-correos-electronicos-de-hillary-clinton

-----------------------




















HILLARY CLINTON RESPONDE POR WHITEWATER 

Ayer la primera dama de este país, Hillary Rodham Clinton, hizo su aparición frente al edificio del Tribunal federal, a pocas cuadras de la Casa Blanca, para comparecer ante un gran jurado que investiga posibles acciones criminales en el escándalo de Whitewater. 27 de enero de 1996

" Estoy contenta de poder responder a las preguntas del gran jurado , dijo poco después de descender de su limosina.

Me dispongo a decirles todo lo que sé..."

..........LA HAN DEJADO LIBRE ...


PERO EL CASO CONTINUA


--------------


La mala sombra de Hillary

Una nueva publicación de e-mails denota proximidad entre el Departamento de Estado y su fundación familiar

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, durante un acto electoral el pasado jueves en Warren, Michigan (Sean Proctor / Bloomberg)

LA VANGUARDIA Actualizado a 14/08/2016

Si el coronel de Gabriel García Márquez no tenía quien le escribiera, a Hillary Clinton parece que le sobran los remitentes. Le persigue la sombra de los e-mails, por el uso de un servidor privado, ubicado en su casa de Chappaqua (estado de Nueva York), cuando ocupaba el cargo de secretaria de Estado en el primer gobierno de Barack Obama.

Esa mala sombra se ha aferrado a la candidata demócrata y no está dispuesta a abandonarla en toda la campaña. No se la quita de encima y eso le impide, aseguran los expertos, disponer de un control total de su campaña a la presidencia.

Que el FBI recomendara no imputarle cargos criminales, y el Departamento aceptara ese consejo, no ha supuesto poner el sello de caso cerrado. Porque el asunto, más allá de que no supusiera un peligro para la seguridad nacional, tiene otras aristas a partir de la exhibición pública de las intimidades registradas en internet.

Así, por el pleito legal planteado por el grupo conservador Judicial Watch, esta semana se ha permitido el acceso a una nueva ronda de correos electrónicos, en los que se observa un solapamiento entre la fundación Clinton y el Departamento de Estado en la época que lo dirigía Hillary.

“Pagar para jugar”, es la expresión literal utilizada en medios republicanos y que Donald Trump, el nominado del Great Old Party (GOP), ha repetido en sus últimos discursos electorales.

Estos nuevos documentos plantean dudas de si la fundación caritativa medió o utilizó sus influencias para “premiar” a sus donantes con ciertas ventajas ante el Departamento de Estado. Esta sospecha, surgida en el pasado, siempre la ha negado Hillary Clinton.

Su equipo ha redoblado esfuerzos a la vista de intercambios de “conversaciones electrónicas” como la protagonizada por Douglas Band, durante mucho tiempo ayudante de Bill Clinton una vez que dejó la Casa Blanca.

Band envió en el mes de abril del 2009 un e-mail a dos asesoras de la secretaria de Estado, en concreto a Huma Abedin –luego fue a la fundación de la familia y ahora es la vicepresidenta de la campaña de la candidata– y Cheryl Mills, con el comentario de “muy importante”.

Bajo ese calificativo, urgía para que un alto cargo del departamento en Líbano se reuniera con Gilbert Chagoury, multimillonario y contribuyente a la iniciativa privada de los Clinton. Chagoury, nigeriano con raíces libanesas, dedicado al sector inmobiliario y propietario de hoteles, quería mantener una conversación.

“Como sabéis, él es un personaje clave allí, también para nosotros, y adora Líbano”, relató Band. Abedin le respondió que el contacto ideal era Jeffrey Feltman, que hacía poco había dejado el puesto de embajador en ese país del oeste asiático. “Seguro que le conoces, contactaré con él”, señaló Abedin.

Chagoury, que ha donado grandes cantidades a la Clinton Global Initiative y al que el año 2000 Suiza le impuso una sanción de 66 millones de dólares por blanqueo, cuenta con intereses financieros a nivel global.

En su respuesta, Band le insiste a Abedin que “mejor que le llames tú, esto es muy importante”.

Este intercambio es el momento estelar de los 44 e-mails (296 páginas), que no figuran entre los 55.000 que Clinton entregó previamente al Departamento de Estado.

Los activistas conservadores lo citaron de inmediato como una prueba de que Clinton, mientras ejercía de jefa de la diplomacia de Estados Unidos, ignoró el acuerdo de mantener los asuntos de la fundación familiar al margen de sus obligaciones en el Departamento de Estado.

“Es una violación de ese acuerdo”, concluyó Tom Fitton, presiente de Judicial Watch, en declaraciones a los medios. “El Departamento de Estado y la Fundación Clinton trabajaron mano a mano en términos de política y de donativos”, subrayó Fitton al The New York Times.

Desde otra perspectiva, y analizando el mismo intercambio, la campaña de la demócrata emitió un comunicado de contestación. “Ninguno de esos e-mails implica a la secretaria o está relacionado con el trabajo de la fundación”. Según este texto, se trata de “comunicaciones entre sus ayudantes y un ayudante personal del presidente (Bill Clinton) y, en realidad, la recomendación fue para un antiguo miembro del equipo de la secretaria que no estaba empleado por la fundación”.

Mark Corallo, portavoz en Washington de Chagoury, hizo público un pronunciamiento donde remarcó que el empresario buscó contactar con alguien del departamento por su conocimiento interno de Líbano de cara a las elecciones de junio del 2009. “Solo quería hacer llegar sus observaciones”, reiteró Corallo. Además, señaló que esa conversación nunca se celebró.

La controversia ha crecido debido a que en anteriores partidas de correos electrónicos ya se vinculaba al equipo de Bill Clinton o de la fundación con el Departamento de Estado cuando Hillary estaba al frente, incluso para aprobar discursos que el expresidente Clinton debía de pronunciar. Según Fitton, aunque no hubiera intercambio de favores con Chagoury, su capacidad de comunicación ya denota el aroma de la corrupción. Desde la campaña de Clinton terciaron que sólo buscan crear una conspiración donde no existe.

Pero la sombra no le pierde la pista a Hillary.