04 octubre 2014

La planificada destruccion de los alumnos

Pilar Baselga nos va desvelando los motivos últimos que mueven los planes educativos. 
Conferencia íntegra en el III Congreso la Excelencia en Educación.
---


Portada



 PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE SION


30eea4b58682f902395661b9fb36d101 Illuminati: Los Iluminados de Baviera misterios, enigmas y ovni
Adam Weishaupt fue educado en un colegio de jesuitas y acabó obteniendo el título de maestro de los canónigos. En el transcurso de los años los conceptos del catolicismo acabaron por no satisfacerle. Eso le llevó a convertirse en alumno particular del filósofo judío Mendelsohn, quién lo convirtió al gnosticismo.

Fue probablemente en 1770 cuando los socios capitalistas de la casa Rothschild, que se habían reunido antes, reclutaron a Weishaupt para que fundase en Ingolstadt, la Orden Secreta de los Iluminados de Baviera.

Breve explicación:
Es necesario no confundir a los Iluminados de Baviera de Weishaupt con el grupo de personas denominadas “Illuminati”, de los cuales hablamos antes. Los verdaderos Illuminati se habían infiltrado en la “Cofradía de la Serpiente”, en Mesopotamia, como ya comenté. Nunca eran mencionados y jamás aparecían personalmente en público.

En este libro utilizo el término Illuminati porque es empleado por los iniciados para designar a ese grupo de personas que actúan en la sombra. Adam Wieshaupt utilizó el nombre de Iluminados para designar a su orden, y sus finalidades eran semejantes a las de los Illuminati, que ya existían antes (quizá para que la designación de Iluminados crease confusión entre aquéllos que buscaban saber más). Para evitar cualquier confusión, designaré al grupo de Weishaupt por el nombre de “Iluminados de Baviera” y a los otros por el nombre de Illuminati.

Los Iluminados de Baviera estaban organizados en círculos imbricados unos en los otros (como las muñecas rusas). cuando un iniciado demostraba su capacidad para guardar un secreto era admitido en un círculo más restringido e iniciado a secretos aún más profundos. Sólo aquéllos que se encontraban en los círculos internos conocían la verdadera finalidad de los Iluminados de Baviera. A los miembros de los grados inferiores les decían que no existían grados superiores, y al mismo tiempo se les ocultaba la identidad del gran maestre, como acontecía en la Estricta Observancia.

Los Iluminados de Baviera estaban divididos en 13 grados, simbolizados por las 13 gradas de la pirámide de los Iluminados, representada en el billete americano de un dólar.
Copiaron de los jesuitas su sistema de espionaje para probar las debilidades los miembros que alcanzaban el título de “patriarcas”. Esa política de la orden les permitía colocar a los patriarcas en posiciones donde su talento era explotado al máximo.

Desacreditar se convirtió también una de las tácticas para asegurarse de que ninguno de los patriarcas si desviase de la orden.
Weishaupt sabía como atraer a su orden las mejores y más esclarecidas mentes, que escogía entre las altas finanzas, la industria, la educación y la literatura. Utilizaba la corrupción por el dinero y por el sexo para controlar a las personas de posición elevada.

Hecho esto, sabía chantajear a las personas que lo buscaban, dándoles puestos de dirección para asegurarse mantenerlas bajo su control. Los Iluminados de Baviera empezaron a aconsejar a personas del gobierno, sirviéndose de los adeptos (de los grados superiores). 

Esto, bien entendido, en forma oculta. Esos “especialistas” sabían como dar consejos a los políticos en ejercicio, para que adoptasen ciertas formas de política que correspondiese a lo que ellos tenían como objetivo. Sin embargo, lo hacían con tanta sutileza que aquéllos que recibían los consejos creían ser ellos mismos los propios autores de las ideas que ponían en práctica.

Como pretexto para explicar la existencia de los Iluminados de Baviera, se alegaba que ellos eliminarían aquello que la sociedad tenía de ruin y llevarían al ser humano a su estado natural y feliz. 
Ello significaba que iban a someter a la monarquía y a la Iglesia, y les valió peligrosos adversarios. Y demuestra una vez más, que mantener el secreto era la directriz más importante de la orden.

Conocemos cuál era la verdadera ideología de Weishaupt gracias un documento conocido con el nombre de Nuevo Testamento de Satán, fieramente guardado por los Iluminados de Baviera. Presento aquí ese documento intencionadamente, ya que siempre están aquéllos que dudan de la veracidad de los Protocolos de los Sabios de Sión. Quizá para esas personas sea más fácil que acepten mi exposición y sigan leyendo el libro si no empleo la palabra judío. 

Este documento sólo llegó a ser accesible al público en 1875, cuando un mensajero de los Iluminados de Baviera, durante su cabalgada de Frankfurt a Paris, fue alcanzado por un rayo. El incidente permitió que se tuviera conocimiento de una parte de las informaciones relativas a una conspiración mundial.

He aquí el contenido del documento:
El primer secreto para dirigir a los seres humanos y ser el dueño de la opinión pública es sembrar la discordia, la duda y crear puntos de vista opuestos durante el tiempo necesario para que los seres humanos, perdidos en esa confusión, no se entiendan más y se persuadan de que es preferible no tener opinión personal cuando se trata de asuntos de Estado.

Es necesario atizar las pasiones del pueblo y crear una literatura insípida, obscena y repugnante. El deber de la prensa es el de mostrar la incapacidad de los no iluminados en todos los dominios de la vida religiosa y gubernamental.

El segundo secreto consiste en exacerbar las cobardías humanas, todos los malos hábitos, las pasiones y los defectos hasta un punto en el que reine total incomprensión entre los seres humanos.

Principalmente es preciso combatir a las personalidades fuertes, que son los mayores peligros. Si demuestran un espíritu creativo, producen un impacto más fuerte del que millones de personas mantenidas en la ignorancia.

Envidias, enconos, disputas y guerras, privaciones, hambre y propagación de epidemias deben agotar a los pueblos a tal punto que los seres humanos no puedan ver otra solución que la de someterse plenamente a la dominación de los Iluminados.

Un estado agotado por luchas interinas o que caiga en poder de enemigos extranjeros después de una guerra civil, está condenado en cualquier caso al aniquilamiento y acabará quedando en poder de éstos. Es necesario acostumbrar a los pueblos para que tomen la apariencia del dinero como verdad, a satisfacerse con lo superficial, a desear solamente conseguir su propio placer, agotándose en una búsqueda sin fin de novedades, y, al final de todo, seguir a los Iluminados.

Éstos consiguen su finalidad recompensando bien a las masas por su obediencia y atención. Una vez que la sociedad esté depravada, los seres humanos perderán toda fe en Dios. Objetivando su trabajo de palabra y por escrito y dando prueba de adaptación, dirigirán al pueblo según su voluntad.

Es necesario deshabituar a los seres humanos a pensar por sí mismos. Les daremos una enseñanza basada en lo que es correcto, y ocuparemos sus mentes en contiendas oratorias que no pasan de simulaciones. Los oradores entre los Iluminados repetirán las ideas liberales de los partidos hasta el momento en el que los seres humanos se sentirán tan cansados que se aburrirán de todos los oradores, sea cual sea su partido.

Por otro lado, es necesario repetir incesantemente a los ciudadanos la doctrina de Estado de los Iluminados para que permanezcan en su profunda inconsciencia. La masa, estando ciega, insensible e incapaz de juzgar por sí misma, no tendrá derecho a opinar en los asuntos de Estado, pero deberá ser regida con mano dura, con justicia, pero también con implacable severidad.

Para dominar al mundo es necesario emplear vías indirectas, desmontar los pilares sobre los que reposa toda verdadera libertad (la jurisprudencia, las elecciones, la prensa, la libertad personal y, principalmente, la educación y formación del pueblo) y mantener el más estricto secreto sobre toda esta acción. Minando intencionadamente las piedras angulares del poder del Estado, los Iluminados harán de los gobiernos su acémilas hasta, que de puro cansancio, prescindan de todo su poder.

Es preciso exacerbar en Europa las diferencias entre las personas y los pueblos, atizar el encono racial y el desaire por la fe, a fin de que se abra un foso infranqueable, para que ningún estado cristiano encuentre sostén. Los demás Estados deberán negarse a unirse con él contra los Iluminados, por miedo de que esa toma de posición les perjudique. Es necesario sembrar la discordia, las perturbaciones y las enemistades por todas partes de la Tierra, para que los pueblos aprendan a conocer el miedo y no sean capaces de oponer la menor resistencia. Toda institución nacional deberá realizar una tarea importante en la vida del país para que la máquina del Estado quede paralizada cuando una institución se retire.

Es necesario escoger a los futuros jefes de Estado entre aquéllos que sean serviles e incondicionalmente sumisos a los Iluminados, y también entre aquéllos cuyo pasado tenga manchas escondidas. Ellos serán los ejecutores fieles de las instrucciones dadas por los Iluminados. Así será posible para estos últimos transformar las leyes y modificar las constituciones. Los Iluminados tendrán en sus manos todas las fuerzas armadas si el derecho de ordenar el estado de guerra es conferido al presidente.
 
Por el contrario, los dirigentes “no iniciados” deberán ser apartados de los asuntos de Estado. Será suficiente hacerlos asumir el ceremonial y la etiqueta en uso en cada país.
 
La sobornabilidad de los altos empleados del Estado deberá impulsar a los gobernantes a aceptar préstamos externos que les endeudarán y les convertirán en esclavos de los Iluminados; en consecuencia las deudas de Estado aumentarán sensiblemente, suscitando crisis económicas y retirando repentinamente de circulación todo el dinero disponible. Esto provocará el desmoronamiento de la economía monetaria de los “no iluminados”.
 
El poder monetario deberá alcanzar con mucha lucha la supremacía en el comercio y en la industria, a fin de que los industriales aumenten su poder político por medio de sus capitales. Aparte de los Iluminados (de quién dependerán los millonarios, la policía y los soldados) todos los otros no tendrán nada en posesión. La introducción del sufragio universal (derecho de voto todos los ciudadanos) deberá permitir que solamente prevalezca la mayoría.
 
Acostumbrar a las personas a la idea de autodeterminarse aportará la destrucción del sentido de familia y de los valores educativos. Una educación basada en una doctrina falsa y enseñanzas erróneas embrutecerá a los jóvenes, pervirtiéndolos y volviéndolos depravados. Ligándose a las logias francmasonas ya existentes y creando aquí y allá nuevas logias, los Illuminati alcanzarán la finalidad deseada.
Nadie conoce su existencia ni sus fines, y mucho menos esos embrutecidos que son los no iluminados, que son invitados a formar parte de las logias francmasonas abiertas, donde lo único que se hace es echarles polvo en los ojos.
 
Todos estos medios llevarán a los pueblos a pedir a los Iluminados que tomen las riendas del mundo. El nuevo gobierno mundial debe aparecer como protector y benefactor de todos aquéllos que se sometan libremente a él (a la ONU) . Si un estado se rebela, es necesario incitar a sus vecinos a guerrear contra él. Si ellos desean aliarse, es necesario desencadenar una guerra mundial.
Coralf: Maitreya, der kommende Weltlehrer. Maitreya, el futuro maestro del mundo -
Konny-Verlag, 1991, p.115 y S.

Es muy fácil reconocer que el contenido del Nuevo Testamento” de Satán es casi idéntico al de los Protocolos de los Sabios de Sión, con la única diferencia de que la mención a los judíos fue sustituida por la de los Iluminados. 
 
Ya hemos visto por orden de quién fundó Adam Weishaupt la Orden de los Iluminados de Baviera, y es fácil concluir cuál es la procedencia del “Nuevo Testamento de Satán”.
Los conspiradores habían reconocido la fuerza e influencia de las logias francmasonas ya existentes y empezaron a infiltrarse en ellas según un plan necesario para lograr su control. (nº 11 de los protocolos).
Las logias infiltradas fueron designadas con el nombre de Logias del Gran Oriente (Lodges of the Grand Orient). Un célebre orador francés, el Marqués de Mirabeau, se endeudó seriamente llevando una vida de lujo y despilfarro, y fue entonces contactado por Weishaupt por orden de los prestamistas judíos.
Moisés Mendelsohn le presentó a Mirabeau la esposa del judío Herz. Rápidamente se vio que ella estaba más frecuentemente en compañía de Mirabeau que en la de su esposo. Con eso Mirabeau fue chantajeado, y acumuló deudas; y acabó encontrándose bajo el control absoluto de los Iluminados de Baviera. Poco después, fue obligado a familiarizarse con el iluminismo. Recibió la misión de persuadir al Duque de Orleans, que era entonces gran maestre de los francmasones en Francia, para que transformara las “Logias Azules” en “Logias del Gran Oriente”.
En 1773 Mirabeau organizó un encuentro entre el duque de Orleans, Talleyrand y Weishaupt, quién inició a los dos en la francmasonería del “Gran Oriente”. Cuando se firmó la Declaración de Independencia Americana el 1 de mayo de 1776, Adam Weishaupt llevó al cabo su bien pensado plan y presentó oficialmente la Orden de los Iluminados de Baviera. Esta fecha es tomada erróneamente como la de la fundación del Orden. Pero los años más importantes de la Orden fueron los seis años que precedieron a su instauración oficial.
Entre otros miembros de la Orden estaban Johann Wolfgang von Goethe, el duque Carlos Augusto de Weimar, el duque Fernando de Brunswick, el barón de Dahlberg (burgomaestre general de Thurn und Taxis), el barón de Knigge y muchos otros…
En 1777, Weishaupt fue iniciado en la logia francmasona de Theodoro del Buen Consejo (“Theodore of Good Council”) en Munich, donde luego infiltró toda su logia.
El 16 de abril de 1782, se selló en Wilhelmsbad la alianza entre francmasones e Iluminados de Baviera. Este pacto ponía en relación más o menos tres millones de miembros de las sociedades secretas dirigentes. Un acuerdo del Congreso en Wilhelmsbad posibilitó la admisión de los judíos en las logias, si bien estos últimos tenían, por aquella época, pocos derechos.
Controlando a los Iluminados de Baviera, los Rothschild ejercían ahora una influencia directa sobre otras logias secretas importantes.
Como buenos conspiradores todas las personas presentes juraron guardar secreto absoluto. De hecho, no se filtró casi nada de ese encuentro. Preguntado el conde de Virieu, un de los francmasones participantes del Congreso, si podía decir algo de las decisiones tomadas, contestó: No puedo revelar nada.  Solamente puedo decirte que es mucho más serio de lo que puedas imaginar. La conspiración que se desarrolló aquí fue tan perfectamente imaginada que no hay posibilidad de que la monarquía y la Iglesia escapen de esto.
Otra persona presente, el conde de Saint Germain, advirtió más tarde a su amiga Maria Antonieta del complot de muerte que debía derribar a la monarquía francesa. Lamentablemente no tuvo en cuenta su consejo.
A pesar de todo, algunos secretos subversivos empezaron a trascender, y en consecuencia el 11 de octubre de 1785 el Elector de Baviera ordenó la invasión de la casa del Sr. Zwack, asistente principal de Weishaupt. Encontraron muchos documentos que describían el plan de los Iluminados de Baviera, el Nuevo Orden Mundial (Novus Ordo Seclorum).
El Elector de la Baviera decidió entonces publicar esos papeles con el nombre de “Escritos originales de la orden y secta de los Iluminados”. Esos escritos fueron divulgados rápidamente a un nivel tan amplio como fue posible, para poner sobre aviso a los monarcas europeos. El título de maestre le fue retirado a Weishaupt, quién desapareció junto al duque de Saxe-Gotha, otro miembro de los Iluminados de Baviera.
Como ellos no desmintieron el rumor de que la Orden de los Iluminados estaba aniquilada, eso les permitió continuar trabajando en secreto para resurgir, más tarde, bajo otro nombre. En el espacio de un año, vemos a aparecer públicamente la Deutsche Einheit (Unidad Alemana), que extendió la propaganda de los Iluminados entre los círculos de lectores existentes. Fue ahí donde nació el grito de guerra: “Libertad, igualdad, fraternidad”.
Los monarcas europeos no estaban en absoluto conscientes del peligro, lo que tuvo como consecuencia el estallido de la Revolución Francesa y el surgimiento del régimen del terror.


----------------------------------------


How ‘Bacon and Eggs’ Became the 

"American" Breakfast


Bacon and Eggs, Photo by Eric Colleary
Bacon for breakfast seems as American as apple pie. And certainly bacon has been a staple to the American diet since the colonial period. Pigs are relatively easy to domesticate, and the brining/salting process that preserves bacon allowed the meat to thrive in the days prior to refrigeration.

In recent years, bacon has had an enormous rise in popular culture with restaurants, festivals and home chefs doing all kinds of crazy things to it (chicken-fried bacon, or the all-bacon ‘merica burger anyone?). But bacon’s place in the American imaginary lies primarily in the classic American breakfast of bacon and eggs – with maybe a slice of toast or some potatoes to go with it. It is THE American breakfast – when traveling outside of the United States, one can find an American breakfast on menus to differentiate from Irish, English, and Continental breakfasts.

Believe it or not, though, bacon’s association with the American breakfast is barely a century old

Before this, the majority of Americans ate more modest, often meatless breakfasts that might include fruit, a grain porridge (oat, wheat or corn meals) or a roll,  and usually a cup of coffee.
Frying Bacon, Photo by Eric CollearySo how did bacon become associated with the American breakfast? Let me introduce you to the grand-daddy of public relations and advertising, Mr. Edward Bernays.

The Austrian-born Bernays was the nephew of Sigmund Freud, and was quite good at using psychology to get people to buy a product or an idea. He was the guy who was hired by the Aluminum Company of America to use the American Dental Association to convince people that water flouridation was safe and healthy to the public. 

His campaign for Dixie Cups scared people into thinking the glasses they were drinking out of were unsanitary, and could be replaced by disposable cups. Bernays was hired by President Coolidge to help run his re-election campaign in 1924, and encouraged Coolidge to invite the country’s leading vaudevillians to the White House for a meet-and-greet over pancakes. This was one of the first known political pancake breakfasts that are now so popular among presidents and council members alike.

In the 1920s, Bernays was approached by the Beech-Nut Packing Company – producers of everything from pork products to the nostalgic Beech-Nut bubble gum. Beech-Nut wanted to increase consumer demand for bacon. Bernays turned to his agency’s internal doctor and asked him whether a heavier breakfast might be more beneficial for the American public. 

Knowing which way his bread was buttered, the doctor confirmed Bernays suspicion and wrote to five thousand of his doctors friends asking them to confirm it as well. 
This ‘study’ of doctors encouraging the American public to eat a heavier breakfast – namely ‘Bacon and Eggs’ – was published in major newspapers and magazines of the time to great success. Beech-Nut’s profits rose sharply thanks to Bernays and his team of medical "professionals".

---------------------------------------------------------

El término “Aprender a ser” comienza a conocerse en el ámbito de la educación formal, a partir de la publicación en 1972 de un Informe con igual título, patrocinado y editado por la UNESCO y dirigido por Edgar Faure.

En aquel Informe, básicamente se decía que la educación necesariamente tiene que ser un proceso permanente para toda la vida, proceso en el que deben integrarse aspectos multidisciplinares e interdisciplinares que abarquen tanto el conocimiento y el desarrollo científico-tecnológico, como el desarrollo humano, entendido éste en su dimensión ético-política y en su dimensión personal.

Casi un cuarto de siglo más tarde, en 1996, la UNESCO, publica el amplio y conocido Informe Delors titulado «La educación encierra un tesoro» en el que se da cuenta de los famosos cuatro pilares de la educación (aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser), pilares que son entendidos en un sentido global, armónico y sustentable del desarrollo humano.