22 noviembre 2012

'El Crash de la Información', Crisis financiera, Desinformación, Max Otte


Las cosas están cambiando demasiado deprisa para mal.

 recomendando el libro El crash de la información. Los mecanismos de la desinformación cotidiana, de Max Otte.

 En 2006 Otte publicó un libro que llevaba el profético título ¡Que viene la crisis!, que lo hizo famoso.

Es doctor por la Universidad de Princeton y en la actualidad es profesor en el Instituto de Ciencias Aplicadas de Worms a la vez que dirige el Instituto de Desarrollo Patrimonial de Colonia, entre otras cosas.

Ideal para comprender el origen de la actual crisis financiera y su desarrollo. Aunque poco tiene que ver el tema con un historiador de la medicina, hay que señalar que las crisis de lo económico tienen repercusión inmediata en la vida cotidiana y desde luego en lo que es la organización de la educación, de la enseñanza y de la asistencia médica de un país.

Creo que el mundo académico asiste con mucha alegría y sin ningún tipo de crítica a una serie de cambios que tienen un sello inconfundible que poco tiene que ver con los valores que hasta ahora nos han alentado.

El libro no solo trata de explicar la actual crisis, el colapso de los mercados financieros sino que va más allá.

Se adentra en el mundo de la desinformación en el que estamos totalmente inmersos. Nos engañan sin grandes disimulos las grandes empresas.

Pensemos por un momento en nuestra experiencia con las distintas marcas que ofrecen servicios telefónicos; tarifas engañosas y condiciones plagadas de cláusulas ocultas, por no hablar de la calidad de los servicios.

Se refiere también a otro ejemplo palmario: cómo las grandes empresas de alimentación desorientan al consumidor en todos los aspectos:
desde el peso de los productos, a sus características nutritivas, pasando por su precio, etc.
Se trata de prácticas totalmente ilegales pero que los estados permiten.

Otro ejemplo que acomete de forma minuciosa es cómo se desenvuelven los bancos con sus clientes.

Pero el libro va más allá: cómo los medios de comunicación, cómo los periodistas contribuyen a la desinformación. Incluye aquí a todos los que se expresan a través Internet, medio que muchos creen de forma ingenua que va ser “la salvación del mundo”.

Algunos aspectos del libro apoyan sensaciones personales que nunca había visto expresadas de esta forma clara. Me refiero a las distintas formas que tienen de ver las cosas el mundo anglosajón y la Europa continental. La diferencia es grande y está también en la base de los problemas que están surgiendo actualmente en muchos aspectos sociales, por ejemplo la enseñanza, la investigación y la difusión de conocimientos. El autor proporciona referencias a los clásicos y pone varios ejemplos al respecto. Desde hace unos años asistimos a una entrega acrítica a todo lo anglosajón. No se necesita ser ningún gran pensador para darse cuenta de que con una lengua no sólo penetran significados sino que entran también valores, normas, símbolos, ideas y creencias, conductas… formas de ver el mundo, en definitiva.

Por otro lado, la continua obsesión consciente e inconsciente de llevarnos a todo hacia la misma orilla, de entregarse sin condiciones ni matices, resulta terriblemente empobrecedor. Pero, eso sí, para otros supone negocios suculentos. Los ejemplos que utiliza el libro, como la mayoría, hacen referencia a Alemania, lo que es un valor añadido.

Incluso el autor se atreve a dar algunas soluciones, a proponer algunas recomendaciones para el lector, lo que tampoco suele ser habitual. Aunque las recetas no son una gran cosa, creo que el mensaje sí es claro: que se fomente el espíritu crítico.
A los ‘globalizadores’, a los sinvergüenzas’ y ‘bribones’ que nos acosan durante todo el día no hay nada que les siente peor que les contradigan con argumentos.

mas :
http://www.slideshare.net/charlotte21/otte-el-crash-de-la-informacin#btnNext

 Hoy en día, la necesidad de crear necesidades ficticias es el verdadero negocio de los negocios.

Otte, en su libro, dedica un apartado especial a Ikea. Lo hace porque se esmera en explicar a lo largo de varios capítulos como hemos llegado a vivir en una economía extraña en la que se deja de ponderar el valor real del producto para tan sólo tener en cuenta el precio (bajo) de las cosas.
Así, al hablar de Ikea, Otte desgrana su sistema de venta haciéndonos pensar en qué es lo que hacemos cuando, ataviados con un metro y un lápiz, recorremos convulsos pasillos repletos de luces y sofás:
El efecto psicológico de este sistema de paseo tan bien pensado es muy simple, y quién va a Ikea debe hacerlo con tiempo.
Aquí no se puede comprar deprisa; ya el viaje hasta la tienda, situada normalmente en la periferia de alguna gran ciudad o conurbación, lleva cierto tiempo, y el paseo por la tienda de muebles, incluso sin guía vendedor, exige normalmente más de dos horas.

Eso es precisamente lo que se pretende [...] Lo que les pide a cambio a sus clientes es una gran atención. Se evitan interferencias externas como la de la luz del día para que el cliente se pueda concentrar en lo que le ofrece la exposición y opere eficazmente el impulso de compra. Esa psicología funciona sobre todo con respecto a los artículos que no constituyen aparentemente el centro de las competencias de Ikea:
Los clientes acuden a mirar muebles, pero en realidad lo que más venden en las tiendas de Kamprad son accesorios, cuyo precio medio está claramente por debajo del de los muebles. [...]
La comparación de precios que antes habían hecho, en beneficio de Ikea, con respecto a un sofá (no comprado), no se reproduce con respecto a las velitas de té, las tazas de café y las macetas. El cliente está cansado, los niños querrán seguramente salir del “paraíso”, y todos acaban metiendo en la cesta a toda prisa un par de fruslerías.
 El autor hace un estudio bastante detallado de todos esos elementos cotidianos que contribuyen a la desinformación. Para él, este virus ―así lo define― es el resultado de la crisis financiera mundial que estalló en 2008, dominando desde entonces «nuestra economía y nuestra sociedad.

No solo las empresas, asociaciones y políticos, sino también los llamados expertos, lanzan al mundo gran cantidad de verdades tras las que se suelen ocultar grandes intereses».  

Los mercados votan todos los días, fuerzan a los gobiernos a adoptar medidas impopulares ciertamente, pero indispensables. Son los mercados los que tienen sentido de Estado; estas son las declaraciones del especulador George Soros, publicadas por La Reppublica el 28 de enero de 1995. 

 Ni Ted Turner dela CNN, Ni Rupert Murdoch de News Corporation Limited, ni Bill Gates de Microsoft, ni Jeffrey Vinik de Fidelity Investiments, ni Larry Rong de China Trust and International Investment, ni Robert Alles de ATT; ninguno de ellos «han sometido jamás sus proyectos al sufragio universal.
[Como para tantos otros nuevos amos del mundo] la democracia no se ha hecho para ellos. […]

Su dinero, sus productos y sus ideas atraviesan sin obstáculos las ciberfronteras de un mercado globalizado. A sus ojos, el poder político no es más que el tercer poder. Antes están el poder económico y el poder mediático. Y cuando se poseen estos, como Berlusconi demostró en Italia, tomar el poder político no es más que un simple trámite».

La época que nos está tocando vivir es insegura, y la razón de ello es muy sencilla: todo es comercializable y partidista. Y sobre todo, la información. Porque la información es poder. Y el hombre es consciente de ello desde hace muchos años, siglos.

 Pero la aceleración de la mundialización liberal hizo que este cuarto poder fuera «vaciándose de sentido, perdiendo poco a poco su función esencial de contrapoder». Los mass media se han ido concentrando para transformarse en inmensas estructuras que han dado paso a grupos mediáticos, holdings «con vocación mundial; ahora son grupos globales».
La revolución digital ha hecho que sonido, escritura e imagen puedan convivir en un mismo espacio informativo, lo que ha supuesto la caída de los límites que antes separaban estos tres ámbitos, facilitando así esas concentraciones.
"Quien lee periódicos burgueses acaba ciego y sordo. ¡Fuera con los vendajes embrutecedores!", John Heartfield, 1930
Desde sus principios, la información estuvo en el punto de mira de los poderosos. La invención de la imprenta significó para la humanidad algo bueno: permitió la difusión de la cultura de manera masiva. Además dio lugar al despegue de las comunicaciones informativas.

Los gobiernos pronto se dieron cuenta del peligro que esta difusión podía conllevar para sus parcelas de poder. Y fue así como empezaron a establecer leyes y normativas que mantuvieran ese peligro alejado.

Ya en el siglo XVIII se prohibieron las crónicas parlamentarias, amparándose en la inmunidad que tenían los componentes de los parlamentos; se gravaron impuestos sobre el timbre o sobre el papel, lo que encareció el producto final, dificultando su venta; se prohibió incluso informar de la Revolución Francesa, hablar de ella podía provocar que sus dogmas revolucionarios se extendieran por toda Europa como la pólvora: fue Inglaterra la que promulgó la Libel Act, por la que podían ser apresados quienes informaran de la situación en Francia

Los periódicos encontraron una manera cómoda de superar todas estas dificultades: se aliaron a los partidos. Y esto provocó un profundo cambio cualitativo en la información que proporcionaban, pues sus contenidos, consecuentemente, ya no eran libres.

La aparición de las agencias de información en el siglo XIX dio un nuevo vuelco al mundo de la información. El periodismo pasó a ser más informativo: las noticias que se difundían eran muy neutrales, carentes de opinión o interpretación.

Las consecuencias no tardaron en emerger: simultaneidad y universalidad informativa. Todos recibían las mismas informaciones, además de hacerlo al mismo tiempo. Y nació así un nuevo poder: el canal único de información. Todo esto no es más que lo que hoy daríamos en llamar la globalización…

Este nuevo poder, aunque no de opinión, era muy poderoso: si bien es cierto que las agencias no difundían opinión, tenían el poder de no difundir una noticia. Surgieron personajes que criticaron duramente este poder. Uno de ellos fue Honoré de Balzac, posicionándose en contra de las agencias y denunciando esta concentración de poder.
En países sumidos en guerra ―la de Crimea, la franco-prusiana, Rusia y Japón, las dos guerras mundiales―, igual que en países dominados por dictaduras, totalitarismos, la prensa se convirtió en propaganda; los periódicos y también las agencias estaban al servicio de los gobiernos y a merced de las medidas de censura de los regímenes o gobiernos a los que estuvieran sometidos.  
Tras la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, la pérdida de credibilidad en la prensa fue brutal: los ciudadanos fueron conscientes de las mentiras que les habían contado. Pero esa situación, a día de hoy, no ha variado mucho, por no decir nada.

Es, resumiendo en una sola palabra, la desinformación de la que nos habla Otte en su libro.
Y la desinformación no es otra cosa que un mecanismo de control de los ciudadanos; en los ejemplos anteriores los gobernantes no querían que sus gobernados supieran los malos resultados en las diferentes contiendas, porque eso podía hacer que la moral de las naciones se desplomase
Hoy, «la desinformación destruye nuestra sociedad; solo beneficia a los mandamases de las grandes empresas, bancos, partidos y grupos de interés».

 Esos medios de comunicación que, no sólo dejan de defender a los ciudadanos, sino que a veces actúan en contra del pueblo en su conjunto»

Otte defiende que existen determinadas fuerzas muy interesadas en convertir la información en desinformación.

Para el autor, las fuerzas motrices de estos intereses son los principales agentes económicos ―los mercados y entidades financieras―; la imprevisión e impotencia de los políticos; y el debilitamiento de los medios de comunicación y el periodismo, convertidos en un «rebaño de incondicionales, que o bien no preguntan cuando un político se contradice, o bien ni siquiera se dan cuenta».

La desinformación, provocada por la sobreabundancia de información para convertirnos en esclavos sin voluntad de la sociedad de consumo, empieza muchas veces en la “letra pequeña” ilegible, en enrevesadas explicaciones de tarifas y condiciones, en interpretaciones ideologizadas de estadísticas y datos de resultados, en la sobreabundancia de imágenes que en realidad no significan nada por encima de la explicación analítica de las mismas… Imágenes.

Dice Ramonet que «informar es, ahora, “enseñar la historia en marcha” o, en otras palabras, hacer asistir (si es posible en directo) al acontecimiento. […] Esto supone que la imagen del acontecimiento (o su descripción) es suficiente para darle todo su significado. […] Y así se establece, poco a poco, la engañosa ilusión de que ver es comprender y que cualquier acontecimiento, por abstracto que sea, debe imperativamente tener una parte visible, mostrable, televisable»
Otte, en su libro, no elabora una teoría de la desinformación perfectamente cerrada, ni tampoco da un programa detallado de acción. Pero sí que apunta posibles vías a través de las cuales podemos desligarnos de esa sociedad de la desinformación. Es necesaria la creación de redes (de todo tipo, virtuales y reales) que sean de nuestra absoluta confianza; obviamente, si queremos obtener confianza antes debemos darla nosotros; es imprescindible profundizar en nuestros conocimientos humanísticos y de historia, porque nos ayudarán a ver con otra perspectiva el mundo actual; buscar otras alternativas para informarnos, como por ejemplo libros, Google no es más que otra herramienta democratizadora de la sociedad de la desinformación; seleccionar las fuentes de noticias; despertar nuestro interés por las finanzas, las nuestras, por supuesto (no son complicadas de entender, son los banqueros los que nos las complican para que “compremos” los productos que a ellos más les interesa); además de buscar proveedores de servicios financieros de confianza; utilizar los servicios de las organizaciones de consumidores; propone también invertir en empresas que son dirigidas por sus dueños, es decir, empresas pequeñas e incluso alguna mediana, ya que son las que más favorecen las economías locales; hacer oídos sordos a los cantos de sirena: promociones, ofertas y rebajas esconden algo siempre; volvernos ilocalizables, lo que nos dará tiempo para reflexionar; y plantearnos siempre, SIEMPRE, la siguiente cuestión ante todo lo que tengamos enfrente: ¿a quién favorece?
No llegamos hasta este punto de la conversación, pero estoy segura que Rubén estará de acuerdo conmigo en que los medios de comunicación deben retomar con honestidad sus funciones políticas: informar con veracidad; interpretar la realidad; contribuir a la creación de una opinión pública; fijar la agenda política, o contribuir a ello; en base a una serie de situaciones, denunciar de manera clara sobre qué temas deben preocuparse y actuar los políticos; control del gobierno o del ejecutivo. El periodista debe defender la libertad de información, pero no la suya, sino la de los ciudadanos.

Son necesarios largos años antes de que los valores que se apoyan en la verdad y la autenticidad morales se impongan y se lleven por delante el cinismo político; pero, al final, siempre acaban ganando la batalla
Vaclav Havel

Max Otte se define varias veces en su libro El crash de la información como un liberal. Si pensamos quiénes dicen en España que son liberales, la declaración de Otte es como para echarse a temblar y, sin embargo, ha escrito uno de los libros más demoledores que he leído contra el nuevo capitalismo de características netamente feudales.
Y es que no hay que ser un troglodita ni un talibán antisocialista para ser un liberal, en el buen sentido (lo tiene) de la palabra.
Otte es, simplemente, un defensor del social capitalismo, tan alemán. Su defensa del papel del Estado y su voraz crítica al capitalismo salvaje y a la manipulación de la información a la que nos somete, están más cerca de Toni Judt (por citar a un socialdemócrata confeso) que al antisocialismo talibán de muchos de los que aquí se autoproclaman liberales, pensando que esto significa ser egoísta y mentiroso, precisamente lo que denuncia Otte.
Otte es un férreo defensor del capitalismo, pero de aquel que está basado en la búsqueda de la riqueza para todos, es decir, un capitalismo que aumente la riqueza de los países y que conlleve una mejora en la calidad de vida de todos sus ciudadanos, bajo la tutela del Estado. Sin embargo, denuncia, estamos en una situación completamente opuesta: hoy en día no se puede hablar de una economía de mercado libre… grandes señores… ejercen su primacía cediendo parte de sus privilegios a sus seguidores y vasallos más fieles (página 272). Y, claro, ni el Estado se libra de ese vasallaje y la corrupción política aparece con facilidad.
Es espeluznante el caso que relata de una cajera (de la cadena de supermercados alemana Kaiser's) despedida, después de 31 años trabajando allí, por un supuesto hurto de 1,30 euros denunciado por una sola de sus compañeras. Fue acusada de haber utilizado dos vales de reembolso por envases de bebidas que al parecer había perdido un cliente. ¡Y la Audiencia Regional de Trabajo consideró el despido justificado! (ver página 274) Qué distinto del tratamiento que reciben los directivos de los bancos a los que llevaron a la ruina y que, encima, se llevaron millones por abandonar el cargo.
Tampoco tiene desperdicio la genial idea de Monsanto, una compañía americana de semillas, que consiguió que los que le compraban no pudieran guardar un remanente de su propia cosecha para la siembra del año siguiente porque introdujeron una cláusula que indicaba que las semillas que vendían eran ¡de un solo uso! (páginas 187-188).
Y todo lo que sucede, el continuo empobrecimiento de la mayoría en beneficio de una exigua minoría, es transmitido a través de los medios de comunicación, de la publicidad o de los discursos como si fuera lo mejor que nos puede suceder.
Cada organismo privatizado, que conlleva una merma del servicio que ofrece, nos es explicado como todo lo contrario. Cada incremento de precio o comisiones, cada aparato peor construido y menos duradero, cada necesidad creada nos son ofrecidos como grandes oportunidades para los consumidores, que poco a poco vamos perdiendo nuestro estatus de ciudadanos con capacidad de decisión para convertirnos en trabajadores esclavizados que tenemos que dar las gracias por conservar aún nuestro puesto de trabajo.
El declive del sistema de enseñanza, la proliferación de información que acaba produciendo un exceso y, por lo tanto, una dispersión que acaba por impedir la concentración y la reflexión, todo ello nos convierte en seres indefensos ante quienes tienen un poder que, como en el caso de los dirigentes de las grandes empresas, ni siquiera se juegan su propio dinero, sino el de unos accionistas que no tienen capacidad de decisión y que pueden ver como sus ahorros se reducen a la nada por una mala gestión de esos dirigentes que se marcharán con un enorme bonus bajo el brazo, dejando una empresa con la que jugaron a corto plazo para la especulación de algunos y la ruina de otros muchos.
Otte recurre a muchos economistas "clásicos" para denunciar lo que sucede ahora y que ellos ya supieron ver: Galbraith o Rüstow están entre sus favoritos. Pero yo me quedo con una cita de List, que decía: "el miembro más productivo de una sociedad no es el que cría más cerdos sino el que educa más personas" (página 284).

Pero al usuario actual, en este momento de cambios, le sigue sorprendiendo que las cosas vayan a peor y no a mejor. Con la privatización de los servicios de energía eléctrica, agua, teléfono y correos, que según la publicidad debía significar para el usuario un abaratamiento, se ha demostrado que sucede exactamente lo contrario.

En las tarifas de la energía eléctrica domina tal desbarajuste en la tabla de precios, que en Internet ya se han creado portales —en particular verivox .de— que le calculan a cada uno cuál es el proveedor y la tarifa que le resulta (supuestamente) más barata . Tales portales aprovechan evidentemente en su propio beneficio el caos existente en las tarifas del suministro de energía eléctrica: según sus propios datos, Verivox alcanzó en 2008 un volumen de facturación de 30 millones de euros, lo que significa claramente que ese portal de comparación de tarifas es comercial, y por lo tanto no es independiente . Cada cambio de tarifa o de compañía que se realiza en él le supone una comisión.
 Por supuesto, en el libro se habla de la publicidad, especialmente de la engañosa, cuando, como ocurre con frecuencia, se le atribuyen a un producto o servicio cualidades que no tienen. Pero también de la ocultación deliberada de información, de las mentiras ofrecidas como información veraz o del exceso de datos irrelevantes que buscan desorientar al ciudadano. Y todas estas modalidades del engaño se ejemplifican en el libro: con los casos de todos conocidos ocurridos en el mundo financiero o en el político; pero también con lo que ocurre en sectores como el de la alimentación, donde se miente descaradamente sobre las cualidades de los productos, su origen, sus propiedades y sus efectos.

El autor también reflexiona sobre la manera en que empresas y gobiernos recaban información sobre la ciudadanía. A través de Internet, de nuestras tarjetas bancarias, de las tarjetas de cliente de los supermercados se capturan datos y se crean perfiles. Si, como insiste Otte, la información es poder hay quienes saben mucho de nosotros: nuestros gustos y preferencias, dónde trabajamos, qué y dónde compramos, qué libros leemos, qué música escuchamos. Las empresas compran y venden esos datos, pero el fin último de obtenerlos y almacenarlos no es meramente traficar con ellos.

Como colofón del libro, Otte nos propone varias acciones que podemos emprender para vernos libres de esa máquina de mentiras que es nuestra sociedad: 
buscar información en medios alternativas, evitar el uso de tarjetas, no completar perfiles en Internet, reservarnos tiempo para nosotros mismos apagando el móvil y el ordenador, asociarnos a organizaciones y cooperativas de consumidores, leer más.

"Tenemos más desinformación que nunca, ¡y gratis!"


Max Otte no es ningún alarmista rojoide, sino un destacado militante democristiano dedicado a la inversión en bolsa. Tras doctorarse en Princeton y reorganizar el servicio de estudios del Ministerio de Economía alemán, Otte alcanzó notoriedad al publicar en el 2006 '¡Que viene la crisis!' y profetizar el tsunami de las 'subprime' que todavía pagamos. Ahora publica 'El crash de la información', donde explica la degradación de los media (hoy 'Gran Hermano' ocupa el canal que la semana pasada emitía un buen informativo) e, invitado por La Fundació Consell de la Informació de Catalunya, anticipa un futuro que nos exige rearmar nuestra democracia o resignarnos a acabar subempleados en una franquicia.
Hoy disponemos de decenas de cadenas de televisión; miles de portales de internet y decenas de miles de blogs, pero estamos peor informados que hace 30 años: más desinformados y por ello más manipulables.

Hemos pasado de los medios de masas a la masa de medios.
Pero masa no quiere decir calidad. Al contrario: se han multiplicado, pero también empobrecido los contenidos. La mayor parte de los textos e imágenes que nos sirven –gratis– en todo tipo de pantallas ni aportan nada ni son fiables. Constituyen una cacofonía insulsa de mensajes caóticos y banales.

¿No cree que hay de todo como antes?
Antes las empresas informativas de referencia servían información-interpretación jerarquizada por periodistas serios, bien pagados y relativamente independientes.

¿Y ya no quedan periodistas de esos?
Están amenazados por la separación de publicidad y contenidos. Sobre esa unión se fundó la prensa de calidad, pero hoy la gente ya no mira anuncios, sino que busca lo que quiere comprar directamente en internet y, por eso, la publicidad, que antes financiaba la información rigurosa, ya no se invierte en los grandes medios de referencia. Los diarios serios son más necesarios que
nunca, pero han dejado de ser rentables.

Habrá de todo...
Esa degradación es la tónica dominante en EE.UU., donde me doctoré en Princeton, y en Alemania, cuyo Ministerio de Economía ayudé a reestructurar. Y en todo el mundo.

¿Qué futuro nos aguarda?
Los periodistas están siendo sustituidos por una nueva ola de meros  gestores de contenidos, aleccionados para limitarse a obtener más clics en las noticias. Ya no deben interpretar y jerarquizar contenidos por importancia o interés, sino sólo por su audiencia inmediata. De esa forma nos  desinforman.

Espero que nos dé tiempo a jubilarnos.
No es sólo un problema corporativo de los periodistas. El hundimiento de la información se inscribe en la regresión de la historia: el capitalismo total nos hace retroceder a un neofeudalismo, que concentra el poder y el dinero en pocas manos y condena al resto a la desinformación, la deseducación y, a la larga, la servidumbre y la pobreza.

¿Es una conspiración?
No creo en conspiraciones. Es una lógica, la de la selva capitalista, que se impone poco a poco y empobrece primero el criterio, la educación y la información de las clases medias; después limitará sus rentas. Y eso que sucede con la información, ocurre también con la formación, los servicios públicos y la representación política. Y su correlato empresarial es la economía franquiciada.

Cada vez hay más franquicias, pero...
La franquicia es deconstrucción de un proceso productivo. La central concentra todo el poder de decisión y condena al resto a ejecutar como robots tareas que no requieren formación. En McDonald's un puñado de directivos deciden en la central hasta el tamaño de los pepinillos que  servirán en todo el planeta y a los miles de empleados de cada restaurante franquiciado no les queda margen para el aprendizaje o el progreso.

Es un modelo.
Es el modelo. Esos empleados no necesitan formarse sino desinformarse para no sentirse frustrados por una vida en la que no controlan nada y no aprenden nada al trabajar.

Pero aún tenemos democracias.
¿No ha visto cómo se ha resuelto esta crisis que pronostiqué? Se nos ha culpabilizado a todos de los abusos de unos aprovechados y estamos pagando sus desmanes con recortes en sueldos y servicios públicos. Y fíjese
dónde acaban los ex políticos a cambio del favor: a sueldo de las multinacionales.

Se habló de nueva regulación bancaria.
Han hecho lo contrario, se ha reforzado el capitalismo total. Se acata la lógica de la pretendida eficiencia cuantificable y se condena de antemano cualquier otra consideración intelectual, humanística o de justicia.

Suena apocalíptico y marxistoide.
Pues soy socialcristiano y moderado. Sólo constato el sentido de la historia: avanzamos en el capitalismo total hacia un nuevo feudalismo que liquida los derechos de las clases medias. Y la política se ha rendido a esa lógica. Cuando estaba en el Ministerio de Economía, un alto funcionario veterano me explicó cómo los presidentes de las multinacionales hacían cola para ver al ministro Erhard: ¡hoy son los ministros los que hacen cola para mendigar favores a banqueros y presidentes de empresa!

¿Y la desinformación de las clases medias forma parte de ese proceso?
Es su consecuencia y a su vez lo acelera. Pronto verá cómo, una vez liquidados o reducidos a la banalidad más o menos rentable los medios privados de calidad, las empresas informativas públicas serán tachadas de ineficientes y obsoletas.

Al menos tienen rentabilidad política.
Algunos medios sobreviven al vender su independencia a un partidismo político cada vez más descarado a cambio de subvenciones y concesiones. A su vez esos políticos sirven a los nuevos señores feudales de la banca y la empresa, que no necesitan ganar elecciones para mandar.

Llámeme ingenuo, pero creo que el buen contenido siempre halla su lector.
Ambos están desapareciendo: el lector desinformado acaba por conformarse con los contenidos más superficiales.

"Puede que estemos ante una eterna burbuja económica"


Max Otte (Plettenberg, Alemania, 1964) se convirtió en 2008 en uno de esos gurús que llevaban tiempo advirtiendo sobre el fin del que entonces se antojaba un ciclo de crecimiento inacabable. Pero eso ya queda atrás, y lo que denuncia ahora es la vuelta a un capitalismo que considera "feudal". Su libro El crash de la información (Ariel), que ha presentado esta semana en el Consejo Audiovisual de Cataluña, destila indignación ante el rescate de los grandes bancos con dinero público o la desinformación a la que, a su juicio, las grandes corporaciones someten al consumidor. Podría parecer un enemigo acérrimo del capitalismo, pero no lo es. Doctorado en Princeton, hoy dirige el Instituto de Desarrollo Patrimonial de Colonia y es gestor independiente de fondos.

"El euro resistirá, pero la comunidad económica puede sobrevivir sin él"

"El Estado no ha fallado. Lo dejamos sin apenas poder antes de la crisis"

"La recuperación pasa por que los bancos refuercen sus fondos propios"
Pregunta. Tras la quiebra de Lehman Brothers se hablaba de "refundación del capitalismo". ¿Dónde ha quedado aquello?

Respuesta. No queda nada de eso. ¿Qué capitalismo hemos tenido en los últimos 10 o 20 años? Yo lo llamo nuevo feudalismo. Quienes más influencia han tenido en la sociedad han sido las grandes empresas, en lugar de los políticos, que se han quedado sin apenas poder. Una economía de mercado real debería estar controlada por los mercados, y ha estado planificada por las grandes corporaciones. Y los Estados han trabajado para ellas en vez de servir a sus ciudadanos. Lo vemos en la actual crisis europea, en la que estamos salvando a los bancos. La gente de Grecia o Irlanda, pero también de Alemania, está pagando para que los bancos sean salvados.

P. ¿Esta crisis es un ataque contra el euro?
R. Yo estoy en contra del euro. No lo estoy del sistema monetario europeo que teníamos antes. Es decir, tipos de cambio fijos, pero monedas nacionales. No necesitamos el euro para una integración económica.

P. ¿Eso no debilitaría todavía más Europa?
R. En absoluto, no creo que se viniera abajo. Podríamos seguir siendo una comunidad económica volviendo a las monedas nacionales.

P. La canciller alemana Angela Merkel dijo que en realidad no se trata de salvar al euro, sino a Europa.
R. No estoy de acuerdo. Europa y el euro no son lo mismo. El euro creó esta crisis, y Europa puede ser mejor sin la moneda única.

P. ¿El euro resistirá?
R. Desearía que no lo hiciera, pero nadie dejará que se venga abajo. Los políticos europeos, también los alemanes, están saliendo a defenderlo. Y además, en general, Europa lo está haciendo mejor que Estados Unidos, que es quien tiene el problema. Su déficit es alto, del 11%...

P. Pero los mercados castigan la deuda de los países europeos. Primero fue Grecia; luego, Irlanda. ¿Le seguirá Portugal?
R. No hay problema, lo salvaremos.
P. ¿España también? El tamaño de la economía es casi ocho veces mayor al de Irlanda...
R. Es la mitad que la alemana. También. Eso es lo de menos.
P. Pero ¿cree que España tendrá que ser salvada?
R. No. El euro puede aguantar. Aun así, los planes de rescate no son para salvar a los ciudadanos irlandeses ni a los griegos, sino a sus bancos.
Es un error. ¿Por qué no dejamos que se declaren en bancarrota? De todos modos, el euro estaría en aprietos si tuviéramos el problema de las titulizaciones hipotecarias, pero no ha habido un boom inmobiliario europeo. Salvo en España, aunque podemos gestionarlo.

P. ¿La clave para salvar el euro es Alemania?
R. Sí, y se implicará.

P. ¿Estamos ante una crisis sistémica o cíclica?
R. Sistémica, pero podríamos hallarnos en una burbuja económica eterna. Los libros de texto no hablan de ello, de una burbuja que se forma, explota, luego se hace otra, vuelve a estallar... No es el que tenemos ahora, pero podríamos llegar a un sistema muy inestable, de burbujas que se van hinchando y estallando sucesivamente.

P. En el libro incide mucho en la desinformación económica. ¿Los casos de los rescates que se han ido produciendo, en los que abundan los rumores y los desmentidos, son un ejemplo?
R. Sí. Los bancos están dominando el diálogo público. El problema ahí es que hay muchos economistas trabajando para ellos o para grandes instituciones y pocos que sean independientes.

P. ¿Cómo salir de esta crisis?
R. Para que los mercados funcionen correctamente, los bancos necesitan más fondos propios, porque esa es la base del capitalismo. No puede ser que algunos tengan unos fondos propios del 3% o 4% cuando en realidad requieren un 8% o 9%. Insisto, la base del capitalismo es el capital, y los bancos no lo tienen, lo cual no deja de ser extraño.

P. De esa refundación del capitalismo de la que hablábamos dice que solo ha quedado el debate sobre las remuneraciones de los ejecutivos.
R. Sí, y es un debate secundario. Los ejecutivos no son mejores que los burócratas o los políticos, y de hecho son burócratas dentro de sus grandes corporaciones. Sus sueldos son excesivos, pero ese no debería ser el debate.
P. Al principio de la crisis parecía que la socialdemocracia saldría fortalecida frente al liberalismo. No ha sido así.
R. Es raro. La gente pensó que ante esa terrible crisis el Estado había fallado. No es cierto. Lo que ha ocurrido es que hemos mantenido a los Estados pequeños, dejándolos sin demasiadas opciones para ejecutar políticas contra la crisis, que es lo que la gente demandaba. Ahora necesitamos un Estado, políticas y un gasto mejores.
P. ¿La solución pasa por un Estado más fuerte?
R. Por más democracia. Porque ahora hay un socialismo para los bancos.
P. ¿Por qué habla de feudalismo?
R. Vivimos en una sociedad dirigida por el dinero. Por ejemplo, hay ministros que mientras lo son ya se están procurando un trabajo para cuando dejen de serlo. Luego los vemos en una gran empresa. Y eso lleva a una cierta corrupción, porque no realizan sus políticas de forma independiente. Por otra parte, las grandes sociedades están comprando la opinión pública. Contratan a relaciones públicas, pagan a gente para que escriba bien de ellos en los blogs de Internet... No estoy hablando de que haya una conspiración, lo que ocurre es que el dinero puede comprarlo todo.
P. ¿No es contradictorio hablar de desinformación en la era de Internet?
R. No. A través de Internet tenemos más desinformación. Se confunde al consumidor para ganar más dinero o lograr más poder. E insisto, no es ninguna conspiración.
P. Pero la Red parece haber democratizado la información...
R. En Internet hay chats o foros... Eso no aporta información. La información requiere pensar. Y periodistas cualificados, pero cada vez hay menos porque en Internet casi todo es gratis. No creo en el periodismo ciudadano. Los bloggers a veces descubren cosas, y eso está bien, pero no creo que sean reporteros porque para serlo se requiere especialización, cualificación y una institución detrás para tener editores. Una sola persona no puede hacer todo eso. Necesitamos profesionales.