06 mayo 2013

Tus datos ya pertenecen a un Estado Fascista global

El sistema de “utilización de datos como armas” desde el estado policial sede en  Washington

VEAMOS ESTE ANTIGUO VIDEO que preveia lo que esta ocurriendo:

De la vigilancia de las redes de conexión a la extracción y análisis de datos y enlaces, el Estado secreto usa nuestros datos como armas, “evidencia criminal, lista para utilizarla en un proceso”, como advirtió maravillosamente Cryptohippie .
Los últimos datos revelados por el Departamento de Justicia estadounidense muestran que en Estados Unidos existe el mayor número de cárceles y encarcelados en comparación con el resto de países del mundo.
Ya no es del dominio exclusivo de las agencias de inteligencia el muy lucrativo Complejo Vigilancia-Industrial que emergió en los años ochenta con el despliegue del sistema de intercepción NSA-GCHQ ECHELON. Como reveló el periodista de investigación Nicky Hager en CovertAction Quarterly en1996:

El sistema ECHELON no se ha creado para fisgonear el correo electrónico o los faxes de un individuo en particular. En vez de eso, el sistema funciona interceptando indiscriminadamente grandes cantidades de comunicaciones utilizando ordenadores para identificar y extraer mensajes de interés de la masa de los indeseados.

Se ha establecido una cadena de instalaciones secretas de intercepción en todo el mundo para conectarse a todos los componentes principales de las redes de telecomunicaciones internacionales. 

 
Las 25 noticias más censuradas en Estados Unidos (I)
Estados Unidos se transforma en Estado Policial

Los ciudadanos de EEUU están sometidos cada vez más a vigilancia política interna, mientras la sociedad se militariza, en detrimento de las libertades civiles, según la “noticia más censurada” detectada en el año académico 2011-2012 por el Proyecto Censurado de la Universidad Sonoma State de California y difundida en el libro Censored 2013, que acaba de publicarse en Nueva York. 
El proceso que convirtió al gobierno de EEUU en un auténtico Big Brother se remonta a la aprobación de la ley Patriot Act 2001, bajo el primer período de GW Bush, tras el terrible episodio del 11 de septiembre 2001, de dudosa autoría.


Por añadidura, el presidente Barack Obama emitió el decreto Orden Ejecutiva Preparatoria de Recursos de Defensa Nacional (National Defense Resources Preparedness Executive Order) que autoriza el más amplio control federal y militar de la economía nacional y sus recursos bajo “condiciones de emergencia y de no-emergencia”.

Simultáneamente, desde 2010, el ministerio de Seguridad Patria, subproducto de la ley Patriot Act 2001, lleva adelante el programa
Si usted ve algo, diga algo” (If You See Something, Say Something™), que exhorta ¡al público¡¡ a informar a las autoridades locales de cualquier actividad sospechosa, aunque usualmente Seguridad Patria identifica como “sospechosa” cualquier crítica legítima al gobierno o protesta no violenta, que constituyen derechos garantizados por la Constitución.

FBI quiso "torcer o suspender la ley"
En un memorándum, comentado por Spencer Ackerman y Noah Shachtman, el 28 de marzo 2012 en la sección Danger Room de Wired, el FBI instruyó a sus agentes a "torcer o suspender la ley" mientras espían electrónicamente a sus sospechosos. Ante la controversia provocada por el temor a que el FBI pueda “torcer la ley” y violar derechos constitucionales persiguiendo a “sospechosos de terrorismo”, la oficina retiró el documento de su plan de estudios de entrenamiento en contraterrorismo. Dijo que era una instrucción “imprecisa”.
“La renuncia a esta instrucción como “imprecisa” es una respuesta bastante insatisfactoria dada las líneas muy precisas que el Congreso y las cortes han dibujado repetidamente, durante la última década, entre qué es y no es permisible, incluso en casos de contraterrorismo”, opinó Steve Vladeck, profesor de derecho de seguridad nacional en la American University, según Wired.


El FBI dio a conocer el documento retirado de su plan de formación a ciertos miembros del Comité Judicial del senado para examinarlo como parte de un estudio de seis meses sobre el entrenamiento incorrecto en contraterrorismo, estimulado por la información de Danger Room.
El papel estaba entre centenares de páginas de material de entrenamiento entre 160,000 documentos revisados, dijo el FBI. La oficina lo sacó de la circulación por su “imprecisión”; inexactitud; énfasis en estereotipos raciales, étnicos o religiosos; o combinación de comportamiento ilegal contra actividades constitucionalmente protegidas. Ningún funcionario del FBI responsable de ese material de entrenamiento desechado recibió reconvención disciplinaria alguna.

Fragmento documento FBI con instrucciones a sus estudiantes

Aspectos únicos de la profesión de inteligencia
● Autoridad y responsabilidades que pueden afectar vidas; en algunos casos directamente
● Bajo ciertas circunstancias, el FBI tiene la capacidad de torcer o de suspender la ley y de afectar la libertad de otros
● A menudo creamos dilemas éticos para otros -y nosotros mismos
● Normalmente no tenemos la libertad de buscar consejos de extraños

Nuevo mega-centro de espionaje telefónico e Internet
Al mismno tiempo, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, sigla en inglés) construye el mayor centro de espionaje electrónico del mundo para vigilar a los ciudadanos de EEUU. La obra se levanta al pie de las montañas de Bluffdale, en el corazón del país mormón que es el estado Utah, según un documentado reportaje de James Bamford, en Wire. La NSA ha ha terminado por convertirse en la más grande entre la veintena de agencias de inteligencia de EEUU, también la más secreta y potencialmente la más intrusa que existió nunca, escribió Bamford.

Bluffdale era un caserío abúlico de una de las sectas más grandes que practica la poligamia, con un poco más de 9.000 miembros. El complejo mormon incluye una capilla, una escuela, un campo de deportes y un archivo religioso y genealógico. La cantidad de habitantes del pueblo se ha duplicado desde 1978 y el número de bodas plurales se ha triplicado. Tanto ha crecido la secta que buscó comprar más tierras para ampliar su comunidad en esa ciudad.
Pero al área comenzaron a llegar nuevos pioneros, forasteros muy reservados que hablan poco y se cuidan a sí mismos. Al igual que los polígamos piadosos, se concentran en descifrar mensajes secretos que solamente ellos tienen capacidad de entender. A poco más de 1 km de la jefatura de los elders, miles de trabajadores de la construcción laboran duro, cubiertos con sombreros y camisetas empapadas en sudor, instalando las bases de su propio templo y archivo, que una vez construido será cinco veces más grande que el tamaño del Capitolio de Washington..
El nuevo templo estará lleno de expertos de inteligencia, ordenadores y guardias armados. Y en vez de estar atentos al cielo para buscar eventuales revelaciones divinas, los recién llegados se encargarán secretamente de capturar, almacenar y analizar grandes cantidades de palabras e imágenes que fluirán a través de las redes de telecomunicaciones del mundo. En la pequeña Bluffdale, el gran amor del Big Brother consigue convencer a los vecinos más difíciles.
Pesadamente fortificado, al costo de 2 mil millones de dólares, el centro debe entrar en servicio en septiembre de 2013. Sus propósitos empequeñecerán el archivo genealógico central de los mormones. Sus servidores y routeres almacenarán en bases de datos insondables toda clase de formatos de comunicación, contenidos completos de correos electrónicos privados, llamadas de teléfono celular, búsquedas en Google, así como toda clase de señas personales, rastros de estacionamiento de datos, itinerarios de viaje, compras en librerías e incluso basura digital. En cierta medida, se cumplirá el programa “de la conciencia total de la información” planeado en el primer período de Bush, que fue abortado por el Congreso en 2003 después de provocar una protesta por su potencial invasivo de la privacidad de los estadounidenses.

Fuentes utilizadas por Proyecto Censurado:
● Spencer Ackerman and Noah Shachtman, “Read the FBI Memo: Agents Can ‘Suspend the Law,’” Wired, March 28, 2012
http://www.wired.com/dangerroom/2012/03/fbi-memo-bend-suspend-law/
● James Bamford, “The NSA Is Building the Country’s Biggest Spy Center (Watch What You Say),” Wired, March 15, 2012, http://www.wired.com/threatlevel/2012/03/ff_nsadatacenter.
● Chris Hedges, “Why I’m Suing Barack Obama,” Truthdig, January 16, 2012, http://www.truthdig.com/report/item/why_im_suing_barack_obama_20120116.
● White House, Executive Order: National Defense Resources Preparedness, Office of the Press Secretary, March 16, 2012, http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2012/03/16/executive-order-national-defense-resources-preparedness.
● White House, “Statement by the President on H.R. 1540,” Office of the Press Secretary, December 31, 2011, http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2011/12/31/statement-president-hr-1540.
http://www.mediafreedominternational.org/2012/04/12/signs-of-an-emerging-police-state/

Estudiante investigador: Robert Usher (San Francisco State University)
Evaluador académico: Kenn Burrows (San Francisco State University)

*) Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno

Algunas monitorean satélites de comunicación, otras redes terrestres de comunicación y otras radiocomunicaciones. ECHELON vincula todas estas instalaciones, suministrando a EE.UU. y a sus aliados la capacidad de interceptar una gran proporción de las comunicaciones de todo el planeta.

Con el crecimiento exponencial de las redes de fibra óptica e inalámbricas, la masa de datos que se puede "extraer" para “inteligencia utilizable”, cubriendo todo desde escuchas de enemigos oficiales hasta la vigilancia generalizada de disidentes forma ahora parte del paisaje: no más visible para el ciudadano común y corriente que los arbustos ornamentales que rodean un centro comercial.

Este proceso se hará aún más omnipresente. Como señaló James Banford en Wired Magazine : “El Pentágono intenta expandir su red mundial de comunicaciones, conocido como Red Global de Información, para soportar yottabites (unidad de datos cuya medida equivale a 2 a la 80 potencia de bits de fuerza o a 1.024 zetabits -la unidad más grande de datos)”.

Los mayores y verdaderos terroristas del mundo van a vigilar hasta tu ultimo movimiento por "tu" seguridad: 



“Se necesita esa capacidad porque, según un reciente informe de Cisco, el tráfico global de Internet se cuadruplicará de 2010 a 2015”, informó Bamford, “alcanzando 966 exabites al año (un millón de exabites equivale a un yottabite)… De ahí, la necesidad de la NSA de un almacén de datos de 93.000 metros cuadrados. Si la agencia llega a llenar el centro de Utah con un yottabite de información sería igual a unos 500 quintillones (500.000.000.000.000.000.000) de páginas de texto”.


Un alto exfuncionario de la NSA [Agencia Nacional de Seguridad) convertido en denunciante, William Binney, quien renunció en 2001 poco después de que la agencia se opusiera a los programas de escuchas sin mandato legal del régimen de Bush (que ahora se han expandido considerablemente bajo el buhonero de “Esperanza y Cambio®” Barack Obama), “apretó el dedo pulgar contra el índice” y dijo a Bamford:
“Estamos a esta distancia de un Estado totalitario operativo”.

La semana pasada, Binney dijo en Democracy Now! cuando le preguntaron si había alguna diferencia entre los gobiernos de Bush y Obama: 
“En realidad, pienso que la vigilancia ha aumentado.

De hecho, sugeriría que han ensamblado unos 20 billones (millones de millones) de transacciones de ciudadanos estadounidenses con otros ciudadanos estadounidenses”.

A esto hay que agregar la invasión por parte de la Administración de la Seguridad en el Transporte (TSA) del “viaje por otros medios”, como señaló Jennifer Abel en The Guardian , mediante la usurpación por parte de la agencia de “la jurisdicción sobre todas las formas de tránsito masivo” y a los estadounidenses les debería quedar claro (aunque no sea así) que no hay forma de escapar al sucio atropello de nuestros derechos por parte del Estado secreto.

Glenn Greenwald, de Salon señaló que el “Estado de Vigilancia Interior dirigido por la NSA contra el cual advirtió de modo tan estridente Frank Church obviamente ha dado fruto”.
“El camino para evitar que agarre es simplemente asentir a las facciones más poderosas de la nación, permanecer obedientemente dentro de los límites permitidos del discurso político y del activismo”.
“Al aceptar ese trato”, señaló Greenwald, “uno puede mantener la ilusión de libertad –‘el que no se mueve no nota sus cadenas’ observó Rosa Luxemburgo”– pero la verdadera medida de la libertad política es si uno es libre para buscar una alternativa diferente”.
Pero en un Imperio militarizado como el nuestro la única “alternativa” es cerrar la boca, bajar la cabeza, o ya verás.

‘Baja los escudos y entrega tus barcos’


ACTA violaría las leyes de la Unión Europea
El jefe de privacidad de la UE advierte contra el espionaje en Internet

El polémico acuerdo global para frenar la vulneración de derechos de autor denominado ACTA podría dar a los proveedores de Internet el derecho para espiar a los usuarios, lo que violaría las leyes de la Unión Europea, ha asegurado el jefe de privacidad de datos de la UE.



Las soluciones militares a las contradicciones sociales no manejables, la tan calumniada lucha de clases, no surgen de la nada. Por cierto, el sistema ECHELON de la NSA, el modelo para STELLAR WIND y la base de datos de búsqueda en correos electrónicos y en la red asociada de la agencia conocida como PINWALE, fueron reacciones tecnológicas de las elites occidentales a desafíos planteados por el “exceso de democracia” denunciado por Samuel Huntington y su cohorte en The Crisis of Democracy , publicado por la Comisión Trilateral financiada por Rockefeller.

El crítico social Andrew Gavin Marshall observó que para Huntington y los ideólogos derechistas que montaron un contraataque intelectual contra los “excesos” democráticos de los años sesenta, la “masiva ola de resistencia, rebelión, protesta, activismo y acción directa por parte de sectores completos de la población en general que durante décadas, o siglos, fue oprimida e ignorada en general por la estructura del poder institucional de la sociedad, era “aterradora”.

Avancemos rápidamente a la actualidad. A medida que se profundiza la crisis económica global y cientos de millones de personas de todo el mundo rechazan los despilfarros de la “austeridad” de los tiburones financieros que produjeron la crisis mediante fraudes masivos disfrazados de “oportunidades de inversión”, nuestros amos corporativistas se defienden y recurren a los métodos del Estado policial para apuntalar su régimen ilegítimo.

Tampoco debería sorprendernos, como señala George Ciccariello-Maher en CounterPunch después de los “disturbios” del verano pasado en Londres, una reacción masiva ante el asesinato policial (¡Pronto en una “zona de exclusión urbana” en vuestra cercanía!):

“Irracional, incontrolable, impermeable a la lógica e impredecible en sus movimientos, esos indeseables han vuelto a arruinar la fiesta de todos, como hicieron París en 1789 o en Caracas en 1989. En las palabras inimitables de Fanon: ‘las masas, sin esperar a que se coloquen las sillas alrededor de la mesa de negociaciones, toman las cosas en sus propias manos y comienzan a quemar…’”

¡Llamadlo el gran temor de los que subyugan a los esclavos en la plantación global!
Combinando los atributos de El Panóptico de Jeremy Bentham y del omnipresente “Gran Hermano” de George Orwell, el Estado Nacional de Seguridad, mientras trabaja para aplazar su merecido colapso, trata de erradicar y marginar a individuos e ideologías “peligrosos” “inoculando” así el cuerpo político contra los que se denominaban eufemísticamente “elementos subversivos” en los años maravillosos de las operaciones de COINTELPRO de J. Edgar Hoover.

Carece de importancia si los “sospechosos habituales” de la actualidad son campesinos sin tierras, trabajadores desplazados, periodistas de investigación, libertarios civiles o ciudadanos inocentes atrapados en una redada u otra: las “amenazas” se "neutralizarán" o más explícitamente, en el lenguaje evocador empleado por los espías: “Finiquitado con extremo perjuicio”.

Operando junto a probados métodos –represión policial y violencia– la opresión contemporánea está guiada por un "sólido conocimiento circunstancial” recabado de la riqueza de datos personales almacenados en múltiples artefactos digitales (los espías en nuestros bolsillos) y en inmensas bases de datos. Como asegura Cryptohippie:
Un Estado de policía electrónica es silencioso, incluso invisible. 
Todas sus acciones legales están apoyadas por una abundante evidencia. Parece inmaculado”.

“Cuando elaboramos nuestro primer informe Estado de Policía Electrónica”, escribieron los profesionales de la privacidad, “las dos principales naciones eran de dos tipos:
1. Las que tenían la voluntad de espiar a todos los ciudadanos pero carecían de la capacidad.
2. Las que tenían la capacidad, pero estaban limitadas por la voluntad.

Pero como revelaron en sus Clasificaciones Jerárquicas Nacionales de 2010: “Esto está cambiando: Los capaces se han convertido en dispuestos y sus limitaciones tradicionales han fallado”. Los sucesos claves que impulsan el panóptico global son los siguientes:
  • EE.UU. ha invalidado la cuarta enmienda de su constitución en nombre de la protección y en nombre de "guerras" contra el terror, las drogas y los ataques cibernéticos.
  • El Reino Unido construye agresivamente el mundo de 1984 con el fin de impedir las actividades de los "antisociales". su población parece incapaz o reacia a limitar al gobierno.
  • Francia y la Unión Europea se han entregado al control burocrático central.
Como señaló el crítico marxista y agitador de situaciones Guy Debord hace décadas en The Society of the Spectacle, “el espectáculo no es la inevitable consecuencia de algún acontecimiento natural. Al contrario, la sociedad del espectáculo es una forma que elige su propio contenido tecnológico”.


Tomen nota
Rechazando las ortodoxias y la opinión general de su época, Debord argumentó que
“El sistema económico reinante es un círculo vicioso de aislamiento. 
Sus tecnologías se basan en el aislamiento, y contribuyen a ese mismo aislamiento. De los automóviles a la televisión, los bienes que el sistema espectacular decide producir también le sirven de armas para reforzar constantemente las condiciones que generan ‘multitudes solitarias.
Con creciente concreción el espectáculo crea sus propias presuposiciones”.

De nuevo vale la pena señalar que la tan cacareada “aldea global” que surgió con el despliegue generalizado de Internet en los años noventa, como centro de beneficios para las gigantescas compañías de telecomunicaciones y como maquinaria de espionaje para el Estado secreto, fue, después de todo, un subproducto casual de la busca del Pentágono de un sistema digital de comunicación en tiempos de guerra.

Pero ahora, cuando todas las facetas de la vida diaria se han convertido en un escenario de guerra, ¿qué vamos a hacer con los jardines de muros electrónicos ofrecidos a la venta por Apple, Facebook y Google, repletos con su multitud de aplicaciones patentadas que, como el “panóptico” de Bentham se han convertido en prisiones por decisión propia?

Ponderad los rigurosos teoremas de Debord desde este punto de vista: sustituid “teléfono celular o “GPS” por “automóvil”, e “Internet” por televisión, y queda claro con bastante rapidez que, sin tener conciencia de ello, los inventores militaristas de la “carretera digital” habían tropezado con los medios perfectos para hacer posible una red de control global.
Como afirmó Debord: “Si el espectáculo, considerado en el sentido limitado de los ‘medios de masas’ que son su más obvia manifestación superficial, parece estar invadiendo la sociedad en la forma de meros aparatos técnicos, deberíasmos comprender que de ninguna manera ese aparato es neutral y que se ha desarrollado de acuerdo con la dinámica interna del espectáculo”.

Una “dinámica interna” enfocada solo hacia su propia supervivencia y reproducción pase lo que pase. Interminables guerras contra el “terror”, “drogas”, “crimen”, lo que quieras. ¿Complejos Carcelarios-Industriales? ¿Plagas modificadas genéticamente? ¿Colapso ecológico? ¡Ese es el camino! ¡Existe una aplicación informática para eso y más, mucho más!

Por cierto, “si las necesidades sociales de la época en la se desarrollaron esas tecnologías pueden satisfacerse solo a través de ellas, si la administración de esta sociedad y todo contacto entre la gente ha llegado a depender totalmente de esos medios de comunicación instantánea, es porque esa ‘comunicación’ es esencialmente unilateral”, es decir, “el producto de la división social del trabajo, que es el instrumento principal del gobierno para la dominación y la expresión concentrada de todas las divisiones sociales”.

Hay que recordar que el texto fundamental de Debord se escribió en 1967, mucho antes de que los sueños húmedos de los "segurócratas" se convirtieran en realidad como el monstruo de Frankenstein. El mundo de teléfonos inteligentes y gente idiotizada, que fuera otrora una inquietante y misteriosa forma que amenazaba en un cierto lejano horizonte distópico es, simplificando, un cubo de Borg americanizado en el cual la “resistencia” es siempre “fútil”.

 Lo más alarmante, no obstante, es que ofrecemos nuestra intimidad de modo gratuito, sin recabar en que estamos regalando nuestro ser a cambio de nada. Sobrevivimos en una constante alienación de nuestra esencia humana. Nos dejamos manipular en nombre de una quimera llamada libertad capitalista.

Ese control latente tan exhaustivo y voraz permite al sistema prevenir cualquier atisbo de rebeldía que pudiera poner en entredicho la dictadura digital en la que vivimos inmersos.

Mientras nuestros actos, por nimios que sean, se produzcan dentro de los cauces establecidos jamás saltarán las alarmas del régimen capitalista. Cualquier vestigio de anomalía será visto e interpretado dentro de las tendencias generales como un virus peligroso y el sistema tendrá todos los datos precisos para localizar y neutralizar su posible extensión social.

Ciertamente, los big data por si solos no podrían mantener el sistema en un equilibrio y estabilidad perfectos. Los datos masivos no son más que la parte del iceberg escondida o sumergida en el proceloso océano de la compleja realidad sociopolítica. La parte visible es la comunicación cotidiana y la ideología que se imparte desde los medios de comunicación más poderosos del sistema capitalista.

La información que se vierte a diario conforma las tendencias de uso genérico y el marco de referencia a seguir por las multitudes. El procesamiento de los big data mide la adhesión o conformidad más o menos reticente de la gente a los ítems inoculados por los mass media.
Instalándonos en la actualidad mundial, varios son los temas estrella que explican el devenir de nuestro tiempo: Ucrania, Irak, Israel y África, únicamente por citar los más relevantes.

Son los grandes relatos del aquí y ahora ideológico capitalista que mantienen la tensión a favor del mejor de los mundos posibles representado por Occidente.
África y el brote mortal del Ébola. El mensaje es claro: la infección (toda infección susceptible de subvertir los valores progresistas occidentales) viene de la pobreza, del Tercer Mundo, del subdesarrollo, de la barbarie salvaje. Los inmigrantes son portadores de vilezas y bacterias tremendamente nocivas para el bienestar occidental.

Israel y el conflicto con Palestina es un factor clásico de la hegemonía de EE.UU. y los preceptos capitalistas encarnados en las democracias dirigidas de corte parlamentario. Estamos ante un problema insoluble porque así se quiere y desea: las fragrantes violaciones de los derechos humanos por parte de Israel son más que evidentes. En realidad, su fuerza bélica podría desmenuzar a Palestina y hacerla desaparecer del mapa de manera inmediata. Sin embargo, el conflicto se mantiene sine die porque la globalización capitalista y su geoestrategia necesitan del país judío como base de sus operaciones de sometimiento en toda la zona de Oriente Próximo. La asimetría de fuerzas es colosal. Los asesinatos israelíes están fuera de toda duda.

Irak, y ahora el incipiente concepto Estado Islámico, es otra vía creada ad hoc por Occidente para seguir interviniendo en los países árabes. El fundamentalismo musulmán es una excusa flexible de amplio espectro que se utiliza a conveniencia de los intereses propios de EE.UU. y Europa.

 Si los países árabes erradicaran el integrismo y fueran capaces de instaurar democracias sociales y políticas plenas en sus territorios, la hegemonía occidental sufriría un duro revés en sus intereses estratégicos. Mejor que se maten entre los propios árabes para seguir colonizando y explotando sus recursos naturales a placer.

El cuarto foco de la actualidad se dirime en Ucrania, donde un gobierno fascista ayudado por Europa y EE.UU. hace de contrapeso a Rusia para crearle dificultades internas añadidas y frenar así su posible rol como agente internacional independiente que limite la hegemonía del imperio yanqui y su adlátere seguidista de la Unión Europea. Rusia es un chivo expiatorio que en el imaginario popular continúa representando el comunismo de vieja estirpe tradicional.

Los grandes relatos de la posmodernidad neoliberal pretenden mantener una tensión ideológica favorable a las tesis capitalistas avaladas por el dueto de las derechas de siempre y de las socialdemocracias de tinte reformista, los dos pilares que sustentan las democracias bipartidistas occidentales.

Los negros inmigrantes, los palestinos irredentos, los fundamentalistas árabes y los rojos comunistas rusos son categorías negativas que alimentan una tensión ficticia en las sociedades occidentales jugando a favor del establishment corporativo transnacional. Los problemas domésticos, personales y la crisis se subsumen políticamente en el escenario descrito, desvirtuando la feroz lucha de clases que está provocando el neoliberalismo dentro de las sociedades del bienestar occidentales nacidas tras la hecatombe de la segunda guerra mundial.

Mientras haya enemigos exteriores fuertes, el miedo inducido a la masa hará olvidar la corrupción de los políticos subalternos del gran capital y la explotación laboral diaria.

 Los hipotéticos conatos de rebeldía serán medidos al instante por los big data. Por el momento, no hay escapatoria viable a corto plazo. Ni colectiva ni individualmente.


Recuerda amiga lectora o amigo lector que con tan solo posicionar tu cursor en este artículo estás ofreciendo información al gran hermano de los big data omnicomprensivos del sistema capitalista. Antes de compartir este texto u ofrecer un me gusta en facebook, piénsatelo con detenimiento. Vivimos en un régimen de libertad vigilada: lo que se sale de la norma siempre es tratado como una anomalía a neutralizar. Si la excepción crea tendencia, la actitud crítica se encuadra dentro de otras categorías más peligrosas: terrorista, comunista o rebelde a secas. Tu miedo personal dictará qué opción tomar. 

La pregunta es, en nuestra República fracasada, 
¿existe alguien que se dé cuenta?

Tom Burghardt es un investigador y activista basado en San Francisco Bay Area. Aparte de publicar en Covert Action Quarterly y Global Research, es editor colaborador en Cyrano's Journal Today. Sus artículos aparecen en: Dissident Voice , Pacific Free Press , Uncommon Thought Journal y en WikiLeaks. Es editor de Police State America: U.S. Military "Civil Disturbance" Planning , distribuido por AK Press y ha colaborado en el nuevo libro de Global Research: The Global Economic Crisis: The Great Depression of the XXI Century .