01 enero 2013

Fluor y aluminio: dos residuos que los fabricantes no sabian donde tirar

Existen cientos de páginas de documentación sobre estos dos productos y sus efectos nocivos, sus fuentes y la razón por la cual hay que deshacerse de ellos. ¡Y se contamina la población desde hace cincuenta años!

LA MENTIRA DEL FLUOR
(VENENO MORTAL)
 



Desde que somos pequeños han tratado de inculcarnos la idea de que este sistema, la gran maquina capitalista, es un sistema libre, un gran engranaje que todos conformamos y todos construimos. 

Se nos ha querido convencer de que nuestra voz es importante, de que el dialogo entre los dirigentes y el pueblo es realmente posible y fructífero. 

Han trabajado duro para convertirnos en seres confiados y entregados al sistema. En gente consumista desligada de toda duda.

La escuela es la primera herramienta con la que el sistema ejerce su poder para que los individuos terminen como adultos perfectamente capitalizados:

Se organiza a los alumnos en niveles a superar, se los separa en clases, se los enfrenta entre ellos mediante pruebas, puntos y exámenes.

Se les infunde miedo ante la autoridad mediante figuras adultas a las que obedecer. Se les enseñan valores e ideas acordes con la visión jerarquizada del sistema, se les infunda la necesidad de ser alguien grande, alguien importante, alguien que este por encima de los demás.

Una vez fuera de la escuela, con un trabajo honrado, o sin el, el ciudadano continúa subiendo peldaños, como adulto, inmerso en la sociedad.

Aquí la lucha se hace mas intensa y la ética y los valores que quedaban en el papel se ven ultrajados fácilmente. El mundo capitalista, enmascarado como libre, fomenta la competitividad salvaje, favoreciendo al poderoso sobre el débil.
El cine, la música, el deporte, la moda y la televisión, entre otros, bombardean al ciudadano con una serie de valores e ideales a seguir.

Se desea lo que impera. Se odia lo que toca odiar.

La homogeneidad no es fortuita.

Todos los productos son parecidos entre si, tratando los mismos temas, con un enfoque parecido, estancado. La disparidad pierde fuerza y la gran cultura se convierte en un conglomerado de culturas suavizadas, despersonalizadas.

El pueblo se hace cada vez menos exigente.

La gente, así como el mercado, se hacen más fáciles de controlar.Mediante la política, el ciudadano cegado por el sistema cree conducir su vida, cree construir su futuro.

El es parte de su país. El lucha con su ejército.

La familia que no despierta a otras realidades transmite una forma de ver el mundo a sus descendientes que se considera perfectamente normal.

Con lo que ya en casa se instauran en las mentes aquellos valores que tan bien encajan con el sistema. Y es entonces cuando el ciclo termina para volver a empezar, infalible, una y otra vez.
Aun así, ante tantas herramientas para dominar a la población, resurgen siempre muchas voces contrarias al sistema.

Voces jóvenes y no tan jóvenes que gritan por el cambio, que luchan por la justicia. que abogan por valores éticos y reales. Estas personas se unen y cobran fuerza. Usan de la palabra, de la acción directa, del arte.

Son un virus en la maquina. Dejan de constituir parte del todo para cobrar vida propia, para tomar parte en proyectos que traten de cambiar el sistema. Lamentablemente, el tiempo ha venido apagando la furia intensa de los jóvenes, generación tras generación.

¿Será el drama humano el que acaba dejando a un lado la lucha por el cambio? ¿Será que el vigor y la rebeldía solo pertenecen a las almas jóvenes? ¿Serán las drogas? ¿la vida insalubre? ¿la desnaturalización? ¿el dinero?

¿O tal vez sea que el sistema ya tenía algo preparado para esto?

De hecho, lo mas probable es que un sistema jerárquico como el nuestro, que otorga todo el poder a una pequeña parte de la humanidad, pero que depende por completo del uso, el abuso, y la complacencia de la otra parte, tenga ya ideada alguna forma no solo de acabar con el virus, como se hace con el asesinato, el encarcelamiento o la guerra, sino con una forma mucho menos estridente y llamativa de prevenirlo.

La introducción de ciertas drogas en determinados contextos. La manipulación de la información, los medios y la cultura.

El abuso de poder, el miedo o la censura también suponen o han supuesto formas usadas frecuentemente por el sistema para evitar la extensión del virus.

La fluorización del agua supuso, en la década de los 40, la terrible puesta en escena de otro de estos métodos de prevención.

Para el pueblo estadounidense este suceso supondría una inconsciente medicación constante con compuestos químicos fluorados.

Esto se traduciría en una paulatina intoxicación de la mente y el cuerpo de prácticamente la totalidad de los ciudadanos del país.

Mas adelante y hasta nuestros días, ya en Europa , América del sur, África y Asia, la fluorización se extendería , convertida en un temerario negocio, a lo largo del mundo entero, fluorizando las aguas potables de miles de ciudades (y por tanto casi la totalidad de las bebidas y los alimentos procesados), la sal, el te, los fertilizantes, los enjuagues bucales, las pastas dentífricas y ciertos medicamentos.

Todo esto, claro esta, sin que el ciudadano de a pie ni tan siquiera llegase a imaginarse nada.

La historia del fluor comienza en la América del norte de los años 40, donde ya se venia trabajando desde principios de siglo con ingentes cantidades de fluoruros para el tratamiento de diversos metales como el acero y el aluminio, así como en la creación de cerámicas, en el tratamiento del vidrio, en el procesado de fertilizantes, etc.

El flúor, un gas tremendamente toxico, reactivo y radiactivo, era usado en muchas industrias norteamericanas, las cuales expulsaban cantidades enormes de vertidos al aire y a los ríos.

Estos vertidos generarían la muerte de miles de peces a lo largo del país, pero fue en el río Columbia donde el suceso saldría a la luz primero, llevando forzosamente a las autoridades a prohibir a nivel nacional la expulsión de más vertidos de fluoruros al medio ambiente.

A partir de entonces, una industria en gran expansión como la americana, que necesitaba proveer de flúor a fábricas metalúrgicas, refinerías de aceite, industrias nucleares, fabricas de cerámica, de ladrillo y de teja, entre otras, veía como se acumulaban en sus naves gigantescas cantidades de desechos de fluoruros, imposibles de eliminar.

El crecimiento del país no podía detenerse, con lo que no podía bajar la producción en ningún sector. Las corporaciones mas poderosas (las autenticas poseedoras del control del país) empezaban a presionar al gobierno para que hallase una solución rápida y efectiva al problema de los vertidos.

Por otro lado, Estados unidos, cuya poderosa economía se debía en gran medida a la sistemática esclavización de africanos a lo largo de décadas, empezaba a crecer demográficamente de manera incontrolable.
La inmensa población provenía de culturas muy diversas, resultando en un conjunto tremendamente variopinto, y por tanto, difícil de dominar.

El gobierno le debía a la explosión demográfica el gran progreso conseguido pero sabía perfectamente cuales eran las amenazas del pueblo. Empezaba a necesitar de una nueva forma de controlar las masas.

En base a estas dos necesidades (reutilizar los vertidos y controlar a la población) el gobierno, de la mano de los conocimientos del químico norteamericano Charles Elliot Perkins, elaboro un proyecto enmascarado tras una tercera necesidad: prevenir la caries dental a nivel nacional.

Esta repentina necesidad cumplió con dos funciones vitales para el plan: le sirvió de soporte y le dio credibilidad.

Años atrás, el gobierno norteamericano habría enviado a Perkins a encargarse de la I.G. Farber, una famosa industria dedicada al procesamiento e investigación con productos químicos.

En esta empresa se confeccionarían gases letales tan conocidos como el Soman y el Sarin, ambos basados en fluoruros, que mas tarde se usarían para aniquilar a millones de personas en las cámaras de gas nazis.

Por aquel entonces los alemanes de la Farber también estudiaban formas de envenenamiento controladas sobre presos de guerra y reclusos de campos de concentración.

El objetivo de estos "estudios" era la docilización de los individuos mediante un proceso degenerador del sistema nervioso.

Los métodos se basaban en la suministración de pequeñas dosis de fluoruro de sodio mediante baños con agua fluorizada o la introducción de concentrado en gotas por vía sublingual.

Los resultados conseguidos fueron tan satisfactorios que la unión soviética no tardo en aplicar los mismos métodos en Siberia.
Mas adelante Perkins traería consigo a estados unidos todos estos conocimientos referentes al fluor y al control de la mente.






Los métodos observados en la Alemania nazi serian analizados y puestos en práctica en barracones del ejército estadounidense.






Mediante estos actos se buscaba (y se conseguía) un mejor y más fácil manejo de los soldados. Los resultados obtenidos supondrían información valiosa en vistas al próximo plan de fluorización.

El proyecto tomaría como base argumentativa pública datos de Hereford, Texas, donde la población tenia los dientes decolorados y con leves manchas marrones (fluorosis dental) pero con un índice de caries menor que en el resto del país. Al investigarse el contenido del agua se observo que esta contenía los niveles de flúor natural por encima de lo corriente.






Rápidamente y presionado por las corporaciones, el gobierno tomaría estos datos para convencer a la población, con la ayuda del propagandista Edward Bernays, de los "milagrosos" beneficios del fluor contra la caries.






Y aquí acababan de encontrar, como por arte de magia, la excusa perfecta para aprovechar el ingente excedente de vertidos tóxicos de la industria americana. El proyecto de fluorización de las aguas potables de todo el país estaba en marcha.

Estados unidos extendería la idea de que el flúor previene las caries a lo largo de todo el mundo de mano de un ejército de odontólogos y médicos convencidos y licenciados, fluorizando pastas dentífricas, enjuagues bucales, el agua, la sal, el te y ciertos medicamentos.






Contribuyendo así a que todo producto que contenga cualquiera de estos elementos sirva para introducir el fluor en las personas, impidiendo así que nadie escape a su exposición.

De esta forma, exactamente igual que con los presos de los nazis en la segunda guerra mundial, la población se estaría introduciendo inconscientemente y durante toda su vida, diversas concentraciones de fluoruros que irían desde los 1pp - 10pp (partes por millón) mediante los alimentos, el agua potable ingerida o en baños y duchas, hasta los 250pp/3000pp de los enjuagues, pastas dentífricas y medicamentos. Todo esto sin saber que el fluoruro de sodio es una sustancia altamente toxica usada frecuentemente como insecticida.






El sistema nervioso central de toda la población, así como otros aspectos de su salud, se verían afectados paulatinamente, reduciendo poco a poco el coeficiente intelectual, la capacidad de aprendizaje y la resistencia frente a la dominación.


La elección de la pasta dentífrica y los enjuagues bucales como portadores de la máxima cantidad de fluoruro de sodio y como excusa para combatir la placa bacteriana no es un producto del azar, ni mucho menos.



La boca, como cavidad húmeda en la que se hallan mucosas, es el elemento perfecto para que el flúor se absorba y llegue a la sangre. El enjuague, seria lo que en homeopatía se llamaría una sucución, es decir, el agitado de una sustancia para su mejor asimilación por el cuerpo.

El fluór es un gas formado por moléculas biatómicas "F2". Es un elemento químico de número atómico 9, situado en el grupo de los halógenos (grupo 17) de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es "F".






También es el elemento más reactivo de toda la tabla periódica y forma compuestos con prácticamente todos los demás elementos, siendo el fluoruro de calcio su representación más común en la naturaleza.






En las diferentes industrias es aislado mediante procesos químicos y combinado con otros elementos como el carbono o el cloro.






Se usa, como ya hemos dicho, para tratar metales y vidrio además de cómo combustible de cohetes, insecticida para cucarachas y demás insectos y como recubrimiento de hojas de afeitar, sartenes (teflón) y demás utensilios de menaje.

El fluoruro de calcio, salvo contadas excepciones (las cuales suelen contraer peligros) se encuentra en la naturaleza en las medidas necesarias, las cuales son ínfimas e inocuas, mientras que el fluoruro de sodio (el mas común) y los demás compuestos artificiales usados en la fluorización, son desechos químicos derivados del empleo del fluor en la industria.






Puesto que no se encuentran en ningún modo en la naturaleza, en miles de millones de años de historia evolutiva jamás hemos estado expuestos a ellos (ni como simios ni como bacterias) lo que convierte a estos compuestos fluorados en sustancias de una toxicidad muy elevada para nuestro organismo, el cual actualmente hace esfuerzos titánicos para poder desecharlos con éxito, cosa que lamentablemente no consigue.

Al entrar en el organismo, el fluoruro de sodio llega al hígado, donde es procesado, para más tarde ser eliminado por los riñones a través de la orina.






Unos riñones sanos tan solo son capaces de eliminar al día el 50 % del fluoruro ingerido.






Y esto convierte la exposición al flúor en algo terriblemente peligroso.






Primero porque el almacenamiento del mismo resulta inevitable, y segundo porque con el tiempo, y al tener que procesar tantas sustancias extrañas, el hígado y los riñones no tardan en funcionar incorrectamente, reteniendo entonces todo o gran parte del fluor que se ingiere.






Los fluoruros que no se pueden desechar terminan almacenándose prioritariamente en los huesos, y en segundo término, en dientes, pulmones, riñones, glándulas endocrinas (tiroides y pineal) y tejido cerebral.

El único síntoma "visible" de la sobredosis de fluoruros es la fluorosis dental, o lo que es lo mismo, la aparición de manchas blancas, marrones o negras en los dientes, dependiendo del grado de la fluorosis, y hasta la fractura y caída de los mismos, en los casos mas severos.

El fluor no previene la placa bacteriana.






De ser así, todas las ciudades que han detenido la fluorización habrían experimentado un aumento en el índice de caries, sin embargo, las zonas fluorizadas y las no fluorizadas han conservado los mismos niveles, siendo, en muchos casos, peores los resultados en las zonas con fluor en el agua. Una nueva e innovadora investigación ha vinculado el fluoruro de sodio a las enfermedades cardiovasculares, la principal causa de muerte en el mundo.






Los investigadores encontraron que el consumo directo de fluoruro estimula el endurecimiento de las arterias, una condición conocida como aterosclerosis, que está altamente correlacionado con la causa n°1 de muerte.






El fluoruro de sodio se encuentra agregado al suministro de agua de muchas ciudades en todo el mundo, a pesar de la oposición extrema de los profesionales de la salud y estudios previos que lo vinculan con la disminución del coheficiente intelectual y la infertilidad.



En su investigación, los científicos examinaron la relación entre la ingesta de flúor y el endurecimiento (calcificación) de las arterias.






En estudio realizado en más de 60 pacientes, los investigadores encontraron una correlación significativa entre el consumo de fluoruro y la calcificación de las arterias.



Publicada en la edición de enero de la revista de medicina nuclear de comunicaciones, la investigación pone de relieve el hecho de que la exposición masiva de flúor puede ser el culpable de la epidemia de enfermedades cardiovasculares que cobra más vidas que el cáncer cada año.






En 2008, las enfermedades cardiovasculares mataron a 17 millones de personas .
Según los autores del estudio:


El valor de la absorción de fluoruro coronario en pacientes con eventos cardiovasculares fue significativamente mayor que en pacientes sin eventos cardiovasculares.

Sorprendentemente, este no es el primer informe que aparece sobre los peligros de la fluoración del agua, sin embargo, el gobierno de Estados Unidos (junto con otras naciones) han permitido la fluoración continua del suministro público de agua a pesar de estas conclusiones.



De hecho, el gobierno de los EE.UU. incluso ha dejado constancia que indica que es necesario llevar a cabo una reducción de la fluoración del agua después de los resultados de un estudio masivo que encontró que la fluoración del agua afecta la función cognitiva, hasta el punto de reducir el coeficiente intelectual de los niños.






Resulta que el anuncio no era más que un truco de relaciones públicas para frenar la oleada de activismo que siguió a los resultados.



El Gobierno de EE.UU admite los peligros y continúa bombeando fluoruro al suministro de agua



Alrededor de más de 24 estudios han concluido por unanimidad que el flúor tiene un impacto negativo en la función cognitiva.






Además estos 24 estudios que se centran en la cognición, más de 100 estudios en animales han relacionado el fluoruro a un aumento en la infertilidad masculina, la diabetes, y un montón de otros problemas de salud .






En el último estudio sobre la cognición, se encontró que un 28% de los niños que vivían en un área donde los niveles de flúor lograron bajarse obtuvieron los más altos puntajes en diversos test.



Esto significa que los niños expuestos a menos fluoruro lograron una calificación normal o avanzada, mientras que sólo el 8% de los niños con alto consumo de flúor logró lo mismo. De hecho, la medidas de seguridad en relación con el fluoruro de sodio dicen bastante de sí mismos:


Riesgo y Frases de Seguridad.
R25 – Nocivo por ingestión.
R32 – El contacto con ácidos libera gases muy tóxicos.
R36/38 – Irrita los ojos y la piel.
S1 / 2 – Consérvese bajo llave y fuera del alcance de los niños.
S22 – No respirar el polvo.
S36 – Usar ropa protectora adecuada.
S45 – En caso de accidente o malestar, acuda inmediatamente al médico (mostrar la etiqueta siempre que sea posible.)

Pero ¿qué pasa con la prevención de caries? Desde 1962, el gobierno ha recomendado los niveles de flúor entre 0,7 y 1,2 miligramos por litro en el agua potable de la nación.


Considerado como un excelente bloqueador de caries, el fluoruro ha sido elogiado por su supuesto poder para prevenir las caries y mejorar la salud oral.






La investigación ha revelado que el flúor, la sustancia que se supone previene las caries, en realidad no hace nada para prevenir las caries. De hecho, la vitamina D ha demostrado ser significativamente más eficaz en la prevención de caries sin los efectos secundarios extremos.






En lugar de dañar su cuerpo, la vitamina D limita el riesgo de casi todo lo que hace el consumo de fluoruro.



De acuerdo con las cifras más recientes, más del 72 por ciento de los estadounidenses beben agua tratada con flúor.






¿No es de extrañar que las tasas de enfermedades cardiovasculares están por las nubes?






Tal vez lo más preocupante es el hecho de que el fluoruro ni siquiera previene las caries, que es la misma razón por la que los legisladores han presionado para mantenerlo en el suministro público de agua a pesar de los vínculos con la enfermedad mortal.






Incluso si el fluoruro previene las caries, ¿valdría la pena los efectos adversos?
El flúor debe ser eliminado por completo de los suministros internacionales de agua, ya que es una amenaza para la salud pública.






Hasta que la legislación adecuada se logre, es vital la adquisición de un filtro de agua de alta calidad que elimine el fluoruro para la perseverancia de la salud de usted y su familia.






Podemos observar, por ejemplo, datos referentes a Kentucky, estado que fue considerado como un 100 % “óptimamente fluorizado” en 1996 y un 96% en el 2000.






En el 2002, un artículo del Cincinnati Enquirer afirmaba que el 50% de los niños entre los 2 y los 4 años tenían caries, lo que constituye el doble que la media nacional.






En el 2003 la asociación dental americana otorgaría a Kentucky un galardón en reconocimiento a los 50 años de óptima fluorización.






Actualmente se trata del estado con el mayor índice de personas que han perdido todos los dientes, con un 42% de los habitantes completamente desdentados.

La supuesta dosis segura máxima de los gobiernos que fluorizan sus aguas es de 1ppm (1mg/litro). Lo cierto es que este nivel "terapéutico" se instauro sin pruebas que pudieran afirmar su inocuidad.






Actualmente hay estudios que relacionan la exposición a dosis diarias desde los 0,1ppm a los 0.5ppm con el incremento de problemas neurológicos, roturas de cadera y fluorosis dental.

Se estima que en estados unidos (país fluorizado por excelencia) la cantidad de flúor que la gente ingiere al día ronda los 6mg (si bien asciende a más de 15mg en ciertas zonas y puede elevarse más según los hábitos del individuo).






En las islas canarias se encontraron en el agua potable niveles de fluor cercanos a los 4ppm, lo que supone ingerir 2mg con un solo litro.






Estos datos son realmente alarmantes puesto que si alguien bebe agua del grifo, toma infusiones de te, se cepilla los dientes, usa enjuague y toma Prozac, la dosis diaria podría elevarse a mas de 6mg.

Otro compuesto utilizado frecuentemente en la fluorización es el ácido hexafluorosilícico. Este material, que se obtiene por lo general de los residuos de la industria de los fertilizantes fosfáticos, suele estar contaminado con arsénico, metales pesados y en algunos casos trazas de isótopos radiactivos. Es decir, con sustancias potencialmente venenosas.

Cuando alguien muere repentinamente, el envenenamiento se puede considerar una importante posibilidad a investigar, de hecho, si esta hubiese sido la forma en la que se hubiese dado la muerte, la sustancia se podría encontrar aun en el cuerpo de manera evidente, ayudando a esclarecer el caso.






Pero si el envenenamiento se produce en dosis pequeñas a lo largo del tiempo, el factor acumulativo del veneno acabaría derivando en diferentes tipos de disfunciones en el organismo, con lo que la muerte no seria más que el resultado de un proceso degenerativo (de décadas) constituido por una o más enfermedades. Estas irían derivando en complicaciones de diferentes tipos, debilitando así al individuo en aspectos muy dispares de su salud.






De esta manera, la autentica causa se esconde perfectamente detrás de nombres como la diabetes, el alzheimer o el cáncer.

En 1988 el laboratorio nacional Argonic confirmaba la capacidad del fluor para transformar células normales en células cancerosas.






La Nacional Academy of Sciences (NAS) llego a la conclusión en 1997 que 2mg diarios resultarían en fluorosis esquelética (osteoporosis) al cabo de 40 años.






El 2 de junio del mismo año, la unión laboral NFFE, que agrupaba a 1500 científicos, ingenieros, abogados y demás profesionales de la EPA (Envioronmental Protection Agency), hizo un pronunciamiento oficial en contra de la fluorización, basado en 11 años de investigación continuada, en los que se habían hallado pruebas concluyentes que relacionaban a los fluoruros con diversos tipos de cáncer, serios daños genéticos, problemas neurológicos, disfunciones de la tiroides y diferentes afecciones de los huesos.






VENENO EN FORMA DE FÁRMACO



El efecto nocivo del flúor sobre la tiroides ha sido demostrado en cientos de estudios a lo largo de todo el mundo.






La tiroides es una glándula bilobulada situada en el cuello. Resulta completamente indispensable para el funcionamiento del cuerpo humano.






Las hormonas tiroideas, la tiroxina y la triyodotironina, aumentan el consumo de oxígeno y estimulan la tasa de actividad metabólica, regulan el crecimiento y la maduración de los tejidos del organismo y actúan sobre el estado de alerta físico y mental.






También regula la temperatura del cuerpo y el crecimiento de los huesos. La tiroides viene a ser el motor del organismo.






Esta afecta a todas las células que lo conforman, activándolas energéticamente.






Cuando hay un exceso de producción de hormonas tiroides el organismo va "acelerado", cuando hay un déficit de producción el organismo va "bajo de revoluciones".

La enfermedad mas común relacionada con la tiroides es el hipotiroidismo, o lo que es lo mismo, la incapacidad de la glándula para proveer a los órganos de las suficientes hormonas endocrinas.






El sobrepeso y la obesidad son los síntomas más conocidos y visibles de los trastornos de la tiroides, sin embargo hay otras señales de crisis tiroidea que no son visibles y no llegan a ser aparentes hasta que la persona afectada alcanza un "punto de ruptura".







Estas señales incluyen profundos cambios conductuales, problemas neurológicos, perturbaciones del sueño y de la memoria, demencia, apatía, psicosis, fatiga, depresión, letargo o pérdida de iniciativa, aumento de los niveles del colesterol y de acuerdo a la Fundación para la Tiroides de Canadá "deterioro intelectual general".

Curiosamente, los síntomas relacionados con la sobredosis de fluoruros (fluorosis) concuerdan, en muchos aspectos, con los desordenes de la tiroides.






Al ser síntomas compartidos por toda la población, millones de afectados ni siquiera se imaginan que el efecto del fluor sobre la tiroides pueda suponer una de las causas claves de ciertos malestares y deficiencias.

LOS SINTOMAS DE LA FLUOROSIS

Desorden del aprendizaje, dificultad de concentración, incoherencia, perdida de memoria, confusión, trastornos en la temperatura corporal, tiritones ,dolores del pecho, palpitaciones del corazón ,depresión ,mareos, vértigo ,dispepsia ,insomnio, fatiga ,dolor de cabeza, migraña ,dolores articulares ,náuseas ,inquietud ,sensibilidad a la luz ,respiración insuficiente, dificultad de tragar, sed, tinitus, perturbaciones visuales.



DIAGNOTICOS RELACIONADO CON DEL FLUOR Y LAS ENFERMEDADES:

Alzheimer/demielinización, obesidad, osteoporosis, anemia, artritis, cáncer de mamas, síndrome del túnel carpiano, disminución de la testosterona/espermatogénesis, crecimiento de vías deferentes/testículos, arco dental disminuido, apiñamiento dental, erupción retardada de los dientes, diabetes insípida, diarrea, síndrome de Down, esterilidad, desarrollo temprano de la pubertad, eosinophilia, desordenes de ojos/oído/nariz., fiebre. , perturbaciones gastrointestinales, gingivitis, Trastornos cardíacos, Hipertensión, hypoplasia, cáncer de tiroides, trastornos renales, osteosarcoma, peso de nacimiento bajo, candidiasis, esclerosis múltiple, cáncer de células escamosas de la boca, parkinson, infartos, trastornos del habla, irritaciones de la piel, espondilitis anquilosante, telangiectasia, trombosis, colitis ulcerosa, cáncer uterino, sangramiento vaginal, pulso débil.

La clara relación existente entre el fluor y todos estos síntomas ha sido comprobada mediante centenares de estudios serios y rigurosos a lo largo de todo el mundo. Estas evidencias han sido demostradas mediante el mismo método científico clásico que conforma el gran pilar de nuestra sociedad y que explica millares de fenómenos, procesos, efectos, situaciones y un infinito etcétera que todos creemos y consideramos reales e irrevocables.






Sin embargo, actualmente se permite que las evidencias que rodean a los fluoruros pasen desapercibidas a todo el mundo.

Esto no es nada nuevo.






Si algo esta siendo ocultado, si hay datos que no se toman en cuenta, la experiencia nos dice que hay algo que se quiere esconder, que hay intereses de por medio.






La realidad oculta detrás del fluor constituye, sin ninguna duda, una de las situaciones encubiertas más grotescas y enfermizas a nivel mundial. Ha afectado a miles de millones de personas en todo el mundo y nos esta afectando a nosotros, día a día.

El alzheimer cada vez es más común, afectando ya a gente de edad próxima a los 55 años.






Según los expertos la cantidad de individuos con alzheimer se multiplicara por dos para el 2010, con cerca de 900 millones de afectados en todo el mundo.






La Organización Mundial de la Salud ha catalogado a la osteoporosis como una de las epidemias de este siglo.






Se calcula que una de cada tres mujeres de más de 50 años sufrirá al menos una fractura osteoporótica a lo largo de su vida.






Cada año se le diagnostica cáncer a unos 11 millones de personas en todo el mundo, cifra que llegara cerca de los 20 millones para el 2020. Anualmente mueren por cáncer 7 millones de personas.






La OMS señala que más de 1.000 millones de adultos en todo el mundo tienen un peso excesivo y 300 millones son obesos, lo que los expone mucho más a padecimientos como la diabetes, problemas cardiacos, hipertensión arterial, infarto cerebral y algunas formas de cáncer.






Mil millones de personas en todo el mundo sufren de hipertensión, siendo esta la causa más frecuente de mortalidad en el mundo y los ataques al corazón y las embolias los factores de riesgo más habituales.






El número de personas que sufre en todo el planeta problemas neurológicos asciende a mil millones. 6,8 millones de personas mueren cada año por estas afecciones, entre las que se incluyen accidentes vasculares cerebrales, dolores de cabeza, traumatismos cerebrales, neuroinfecciones, esclerosis múltiple o el parkinson.

Esto son solo unos ejemplos que nos hablan de la epidemia de enfermedades que esta aconteciendo actualmente en nuestros "estados de bienestar" y en el mundo entero. En el aspecto emocional y mental, todos y cada uno de nosotros estamos, vamos a estar o hemos estado enfermos alguna vez.






La depresión parece ser algo ineludible en la vida. La tristeza, el aletargamiento, el hastió. La locura, el fanatismo, la violencia. Todas son palabras que parecen ir inevitablemente ligadas a nuestros días, a nuestra sociedad, a nuestro mundo.

La enfermedad es un negocio. La cantidad de dinero que la industria farmacéutica y las empresas medicas hacen a costa de los enfermos es abominante.






Para el capitalismo salvaje e inhumano de estos días la enfermedad es beneficiosa, la apatía es dinero, el letargo es poder.

¿ ESTA SIENDO EL FLUOR UNA DE LAS CAUSAS DE ESTA EPIDEMIA DE ENFERMEDADES Y SINTOMAS?

El carácter toxico y la relación entre la sustancia y las enfermedades son aspectos que están comprobados científicamente desde hace décadas.






Mucho antes de la fluorización habían pruebas concluyentes, y año a año, hasta el día de hoy, se han ido sumando estudios y datos innegables acerca del peligro de los fluoruros y la fluorización.






Si la ingesta continua y generalizada de fluor, en medidas que no se pueden conocer ni controlar, esta suponiendo para gran parte de la población una causa añadida, tanto de problemas neurológicos y de conducta como de afecciones físicas, es una realidad fácilmente contrastable en el mejor ejemplo de lo que supone la fluorización: la salud mental y física de los estados unidos de América.

Demos gracias a que no todo el mundo tiene miedo a contradecir lo estipulado. A que haya gente con la capacidad de aceptar la realidad y de tomar cartas en el asunto. Gobiernos como los de Bélgica, Finlandia, Alemania, Francia, Holanda o Suecia dejaron de fluorizar sus aguas tras escuchar las advertencias de grupos de científicos y profesionales entre los que ya se encuentran 14 premios Nóbel de química y medicina. Para ellos y para todos los dentistas, médicos, químicos y demás individuos que a lo largo de la historia han condenado la fluorización, el hecho de que el fluor de origen residual es puro veneno es algo incuestionable.



El 2 de septiembre de 2003 la FUNAM (fundación para la protección del medio ambiente) realizo una petición internacional para que se revisara el agregado de flúor al agua potable.






El documento estaba respaldado por 300 científicos y especialistas de 38 países.

El petitorio fue firmado, entre otros, por el Dr. Arvid Carlsson, Premio Nóbel de Medicina 2000; el Profesor Samuel Epstein, autor del libro “La política del cáncer”; Doug Everingham, ex Ministro de Salud de Australia y la Dra Lynn Margulis, premiada en los Estados Unidos con la Medalla Nacional de Ciencias.






Su elaboración y firma fue dirigida por el Dr. Paul Connett, profesor de Química en la Universidad St. Lawrence, de Estados Unidos, y el Dr. Mark Diesendorf, ex Profesor de Ciencias Ambientales en la Universidad Tecnológica de Sydney, Australia. En argentina, el petitorio fue suscrito por el Dr. Raúl Montenegro, presidente de FUNAM y profesor titular de Biología Evolutiva Humana en la Universidad Nacional de Córdoba. Montenegro sostuvo que el objetivo del petitorio "es abrir un debate científico sobre el tema y que se deje de utilizar a la población como conejillo de Indias”.



Actualmente, solo un 5% de la comunidad europea fluoriza sus aguas. En el mundo, Estados unidos, Canadá, Reino unido, Brasil, Israel, Australia, Méjico, Colombia, Argentina, Puerto rico, Chile, Singapur, Irlanda, Nueva Zelanda y España fluorizan entera o parcialmente sus aguas.






En el estado español queda a criterio de los servicios municipales. Está fluorizada en Las Islas canarias, Córdoba, Sevilla, Girona, Badajoz, Bilbao, San Sebastián y Vitoria.

De todas formas, evitar el agua del grifo o vivir en un país que no fluorize sus aguas no previene totalmente la asimilación del flúor. Gran parte llega al organismo mediante las duchas, los baños o el contacto con la ropa. Los trastornos psicológicos de animo y conducta que están asociados al mal funcionamiento de la tiroides son tratados con medicamentos fluorados como el Prozac (lo que no hace sino empeorar la situación). Mediante los enjuagues y las pastas dentífricas se ingieren cantidades serias de manera sistemática.






Gran parte de los fertilizantes usados para el cultivo de alimentos de todo tipo están fluorizados. La sal de mesa contiene yodo y fluor.






Prácticamente todas las bebidas y los alimentos procesados provenientes de países que fluorizen sus aguas o la sal contienen restos de fluor.






La mayor parte del te esta fluorizado.






Mucha leche comercial también se fluoriza. Las sartenes, ollas y demás utensilios de teflón desprenden residuos de flúor y otras sustancias que ingerimos a lo largo de todo su uso. En los colegios es común la ingesta (a veces incluso diariamente) de cantidades elevadas de fluoruros para una supuesta prevención de las caries.






Se han encontrado concentraciones de hasta 6ppm en algunos zumos procesados. Muchos productos de limpieza también contienen fluor.

El aire que inhalamos contiene restos de flúor. De hecho, los residuos que se desprenden del uso del flúor en las industrias empezaron siendo de carácter gaseoso. Así fue a lo largo de varios años hasta que se prohibió la expulsión de aquellos gases tóxicos que evidentemente, estaban haciendo estragos.






A partir de entonces se taparon las chimeneas y se encontraron métodos para condensar los gases en algo líquido.

Así, convertidos en sustancias liquidas y manejables, los desechos de fluoruros, con un beneficio del 20.000%, llegarían a la población en forma de negocio. Un negocio multibillonario que esta enriqueciendo a los pocos de siempre a costa de nosotros, el mundo.

De nuestra mano hay algunas alternativas.






El agua de los pueblos y manantiales suele ser la mejor opción, ya que no esta tratada. Si no agua mineral embotellada de calidad (Bezoya es una buena opción).






El agua del grifo se puede destilar, siendo esta la única manera de separar con éxito cualquier sustancia extraña que pueda contener.






Para salar hay dos opciones, la sal cristalina, que contiene los 84 oligoelementos esenciales para la vida, o la sal marina no refinada.






Ambas a años luz del cloruro sódico fluorado y refinado que nos venden como sal en los supermercados. Para los dientes cualquier pasta dentífrica sin flúor de herboristería.






Enjuagues con agua solo o con agua y sal es suficiente, lo de los anuncios es puro comercialismo. Para las caries se ha comprobado que el xylitol o el sorbitol funcionan muy bien.






La fluorización del te parece muy extendida, he preguntado a empresas que lo proveen a herboristerías y según parece todos contienen fluor.Yo, personalmente, elijo otras infusiones.

De todas formas, para el ciudadano de a pie la exposición sigue siendo inevitable. Lo son las duchas y el uso del agua del grifo en muy diversas situaciones. Los productos de calidad tienen precios desorbitados que se alejan del nivel económico de una gran parte de la población.






La mejor alternativa a la situación actual es, en mi opinión, la concienciación y la batalla informativa en forma de protesta.






Es el gobierno el que debería, como han hecho ya tantos países, tomar medidas y dejar de fluorizar e informar sobre la realidad de los fluoruros a la población.

El flúor es mas toxico que el plomo. Sin embargo, todo producto y actividad que supusiera la exposición del plomo a la gente fue prohibida desde hace años en base a diversos experimentos concluyentes. Se sabe que el arsénico es un veneno mortal, pero nadie sabe que el fluor es prácticamente igual de venenoso.





Hemos descubierto en los medios que el agua de nuestros grifos contiene dosis de aluminio que sobrepasan 30 veces la norma aceptada… ¿Pero aceptada antes de qué? ¿Antes del grado de intoxicación?

Y si consumimos cada día, por poco que sea, durante años, ¿cuál es la dosis de saturación? En 1994 y en 1996, el Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica (INSERM, sus siglas en francés) ya había comunicado los primeros resultados de sus investigaciones. Pero, a pesar de las advertencias serias, todas estas llamadas de atención terminaron en la caja de los olvidos.

La presencia de aluminio en el agua del grifo es el resultado de la utilización de sulfato de aluminio en las estaciones de depuración en el momento de la operación llamada “floculación”, que tiene por objeto purificar el agua de ciertas impurezas y particularmente de partículas arcillosas.
Podrían utilizarse otros productos tan eficaces e inofensivos, pero el coste sería superior. Además, la presencia de aluminio no se limita solamente al agua de nuestros grifos, sino que se encuentra también en las latas de cerveza y de soda, en los embalajes, en las cacerolas, en los tubos de salsa y de pastas dentífricas, en los utensilios de cocina…

El impacto económico y sanitario de una confirmación del estudio citado más arriba sería catastrófico… 94
La presión de los lobbies de empresas como Péchiney, uno de los principales productores franceses de aluminio y de la Lyonnaise des Eaux (Lyonesa de Aguas) o incluso Vivendi (ex-General de aguas) explica la minimización del estudio por los diferentes ministerios implicados. Péchiney es una compañía cuyo capital es mayoritariamente aportado por accionistas institucionales franceses (21,9%) y extranjeros (48%) así como Suez-Lyonnaise des Eaux (30%; 30%) y Vivendi (24,5%; 45,6%).

El pánico bursátil que generaría un anuncio negativo confirmado sobre los efectos alarmantes del aluminio para la salud pública, firmaría la muerte de estos grandes grupos a causa de la huida de capitales que provocaría.
Pero Suez-Lyonnaise des Eaux es accionista del 34,5% de la cadena de televisión M6 y del 25 % de TPS. Vivendi posee el 52,6% de Tele Montecarlo y el 34% de Canal + que a su vez posee el 70% de Canal Satélite.

Así queda demostrado el peligro que representa la toma de poder mediática por los grandes grupos industriales. No estamos preparados para descubrir la verdad sobre el problema del aluminio si nos contentamos con ver Le vrai journal (el verdadero informativo) en Canal +… El flúor
El flúor apareció en los años 50 como un progreso en el combate contra la caries y la placa dental. Se introdujo en la composición de las pastas dentífricas y en la red de distribución de agua corriente bajo la forma de antiséptico (hexafluorosilicato). 95

La acumulación a largo plazo de esta sustancia genera efectos nefastos para la salud: destrucción del esmalte dental; desarrollo de enfermedades tales como 

la osteoporosis; trastornos cardiacos y psíquicos e incluso daños genéticos. Los efectos tóxicos del flúor a dosis alta no deberían volver a ponerse en duda cuando sabemos que forma parte de la composición de insecticidas y bactericidas.

En cuanto a los efectos psíquicos, fueron demostrados por los estudiosos alemanes pagados por Hitler. El Tercer Reich dio la orden a las fábricas químicas I.G.Faben, con base en Francfort, de producirflúor en gran cantidad. Debía mezclarse con el agua destinada a los prisioneros militares. La distribución tenía como objetivo mantener la disciplina en los campos gracias a los efectos sedativos del flúor.

En nuestros días… Existen en el mercado más de sesenta tranquilizantes más o menos potentes según la composición de flúor que contienen.

Las concentraciones máximas autorizadas en el agua distribuida en nuestros grifos son de 1.500 ug/1, pero se sobrepasa de forma regular. 
Llega al mercado un nuevo material de obturación de la caries dental, la Définite (desarrollada por la sociedad Degussa en Alemania). Estematerial difunde iones de flúor en la boca y es capaz de recargarse de flúor a través de la alimentación o de la pasta dentífrica.

Las potentes y colosales financieras que constituyen las industrias farmacéuticas y químicas y su embargo de 96 múltiples sectores de la actividad económica de numerosos países, se aseguran la supremacía sobre el conjunto de los individuos y de los estados mediante una desinformación permanente del gran público, mediante la financiación de sus propios laboratorios de investigación y de control y “untando” a ciertas personas de las altas esferas de poder.
Primer ejemplo: Bayer (Alemania), que posee cinco sectores de actividad: productos agrícolas, productos orgánicos, productos farmacéuticos, productos industriales, polímeros.
Segundo ejemplo: Sanofi (Francia), grupo farmacéutico bajo el control de L’Oréal (19,4%) y del grupo ELF (35,1%)… un grupo que tiene relaciones “íntimas” con el estado.

Cuando el flúor y el aluminio entran en contacto en el cuerpo humano producen una reacción degenerativa de las células nerviosas, óseas y musculares.
El flúor es uno de los principales derivados de la fabricación del aluminio.

Hubo que buscar una salida lucrativa a estos desechos fluorados.
El lobby industrial y financiero ha pagado entonces estudios que atestiguaban la inocuidad de los productos fluorados.

¿Cómo no preguntarse sobre la posibilidad de que la fluoración generalizada sea una forma de control social?, ¿Será por el efecto sedativo que produce?
Los intereses en juego en este negocio son enormes. Los efectos sanitarios y psíquicos no lo son menos. El hecho que la utilización de flúor y de aluminio no deje de desarrollarse desde los años 50 y con la indiferencia general a pesar de las múltiples advertencias lanzadas por personas cualificadas en la materia es una buena prueba del efecto aniquilador del flúor sobre el espíritu crítico de todos.
Cómo y por qué el aluminio afecta al sistema nervioso.
En los estudios hechos en animales, el aluminio bloquea la acción potencial o la descarga eléctrica de las células nerviosas reduciendo la actividad del sistema nervioso.
Podemos imaginar el efecto que podría tener sobre una población entera.

ALUMINIO DE LOS EGGS

El aluminio es un neurotóxico que puede ser la causa de demencias degenerativas, de fragilidad ósea o de accidentes cardiacos, de mialgias y de problemas musculares. Se acumula en el cerebro, en los huesos y en los músculos. El número de enfermos que padece Alzheimer es proporcional a la cantidad de aluminio en el agua potable.


Descarga eléctrica de las células nerviosas, reducción de la actividad del sistema nervioso. El aluminio inhibe importantes enzimas en el cerebro (Na-K-ATPasa y henoquinasa). También puede inhibir la asimilación de importantes sustancias químicas producidas por el cerebro (dopamina, norepinefrina y 5- hidroxitriptamina, más simplemente la serotonina).
El estrés, así como las actitudes de dependencia, el exceso ponderal, las jaquecas, los síndromes premenstruales y los pensamientos suicidas tienen a menudo una relation directa con un nivel de serotonina poco elevado. Efectos sobre el comportamiento

La demencia asociada a la toxicidad del aluminio causa pérdidas de memoria, de coordinación, confusión y desorientación. Me temo que el líquido verde que se inyecta en las venas de los pacientes para hacer mejor las radiografías en espectroscopia produzca el mismo efecto en los casos de intoxicación.

Hablando de memoria, había olvidado… la enfermedad de Alzheimer, ¿les recuerda algo? No existía antes de los años 40-50. Los ancianos a veces se volvían seniles y chocheaban un poco, pero no hasta el punto de 100 sufrir demencia como con esta nueva enfermedad del siglo XX.

La hipótesis según la cual el aluminio (Al) es una causa (o un factor de riesgo) de desarrollo del entrelazado de placas beta-amiloides y neurofibrillas (NFT) y de demencia en la enfermedad de Alzheimer(AD) está basada en estudios de Wisniewski, Klatzo, Terry y Pena en 1965 que demostraron que la inyección en animales de compuestos de Al inducía la formación de NFT.

No es fruto de rumores de conspiradores paranoicos que navegan por Internet.
Un portal a visitar sobre las investigaciones de los peligros del aluminio es http://ghanima.org/cerveau/aluminium.html. La sanidad de Canadá nos dice en su página: http://www. hcsc.gc.ca/francais/vsv/produits/cuisiner.html:

“Los seres humanos absorben de media alrededor de 10 miligramos de aluminio al día procedente sobretodo de los alimentos. Apenas uno o dos miligramos emanan de los utensilios de cocina. Algunos asocian el aluminio a la enfermedad de Alzheimer, pero todavía no está claramente demostrado.

El aluminio parece el responsable de la miofascitis macrofágica. Esta curiosa enfermedad que ha sido descrita en 1998 por R. Gherardi et al. En el congreso de la WMS {WorldMuscular Society) que tuvo lugar en Antalya (Turquía) en octubre de 2001.

Una comunicación del autor del primer artículo, en colaboración con los miembros del Grupo de estudio y de investigación sobre las enfermedades musculares adquiridas, aportó un elemento de explicación importante sobre el origen de esta enfermedad de la que se han descrito ya una cincuentena de casos.
El examen, mediante métodos fisico-químicos de las inclusiones contenidas en los macrófagos presentes en los músculos afectados ha permitido descubrir que el componente principal es el aluminio.

De hecho, el aluminio se utiliza como adyuvante en las vacunas contra las hepatitis virales A y B. Sin embargo, como no todas las personas vacunadas padecen miofascitis macrofágica se estima que el origen de la patología es una predisposición inmunológica en ciertas personas.

El aluminio reduce la actividad intestinal y por ello puede ser la causa de colitis severas.
¡Extraño!… nos anunciaron ya en EEUU una gripe que se manifestaba con una gastritis.

http://tenacioso.wordpress.com/2009/06/20/gilipollez-n%C2%BA-4-idioquimica-la-fluorizacion-del-ojal/ Al final de la Segunda Guerra Mundial, las SS fueron deportadas o más bien enviadas a EEUU bajo la protección del proyecto Paper Clip con el fin de que América se apropiara de las tecnologías y de la ciencia que los nazis habían heredado de los “grises”, a cambio de las experimentaciones hechas en humanos. ..


MAS SOBRE EL raticida FLUOR: 

En el artículo titulado “embrutecimiento de la sociedad” Parte I: Alimentos, Bebidas y Medicamentos , una investigación alega que el fluoruro en el agua potable no tuvo efectos beneficiosos en los dientes. Los estudios están confirmando que el fluoruro tiene efectos perjudiciales en los dientes (imagine lo que hace al cerebro).

Otra fuente de productos químicos nocivos se encuentra en los suministros de agua y refrescos. A partir de 2002, las estadísticas de la CDC muestra que casi el 60% de la población de los EE.UU. recibe agua fluorada a través de los grifos de sus casas. ¿Cuál es la razón oficial de la presencia de flúor en el agua del grifo? Previene la caries dental. Ok … de verdad? ¿Vale la pena el consumo en grandes cantidades de esta sustancia por la población? Algunos estudios incluso han negado los beneficios dentales del agua fluorada.

“Los científicos ahora creen que la principal acción de protección del flúor no proviene de la ingestión de la sustancia química, los dientes lo absorbe desde el interior del cuerpo, pero debido a la absorción directa a través de la aplicación tópica en los dientes. Esto significa que tragar el agua es una manera mucho menos eficaz para combatir la caries que el cepillado con pasta dental fluorada. “

Fuente: http://www.theglobeandmail.com/life/article798991.ece

Entonces ¿por qué el flúor se encuentra todavía en el agua del grifo? Éstos son algunos datos breves sobre productos químicos fluorados:
-Fueron utilizados una vez como plaguicida

-Están registrados como “venenosos” en la Ley 1972 de venenos, en el mismo grupo de toxinas como el arsénico, el mercurio y el paraquat
-El flúor está clasificado científicamente como más tóxico que el plomo, pero hay unas 20 veces más de flúor que de plomo en el agua del grifo


Muchos estudios se han realizado sobre los efectos del flúor en el cuerpo humano y se han observado algunos efectos adversos notables:

Modifica la estructura ósea y la fuerza, afecta el sistema inmunológico y está relacionado con algunos tipos de cáncer. Otra consecuencia preocupante de la efectos de la fluoración en las funciones del cerebro:

“En 1995, el neurotoxicólogo y ex Director de la toxicología en el Forsyth Dental Center en Boston, el Dr. Phyllis Mullenix publicó un estudio mostrando el flúor acumulado en el cerebro de los animales cuando eran expuestos a niveles moderados. El daño al cerebro ocurrido y los patrones de comportamiento de los animales se efectuó al contrario. Las crías de los animales embarazadas que recibían una dosis relativamente baja de fluoruro mostraron efectos permanentes en el cerebro como hiperactividad (TDA-como síntomas). Los animales jóvenes y animales adultos tratados con fluoruro experimentaron un efecto contrario – hipoactividad o lentitud. Los efectos tóxicos de fluoruro en el sistema nervioso central fue confirmado posteriormente por el gobierno en investigaciones clasificadas previamente. Dos nuevos estudios epidemiológicos tienden a confirmar los efectos neurotóxicos de flúor en el cerebro demostrando que los niños expuestos a altos niveles de flúor tuvieron menor coeficiente intelectual. ”
- Fuente http://www.holisticmed.com/fluoride/

Un muy importante efecto secundario y menos conocido del flúor es la calcificación de la glándula pineal



Hasta la década de 1990, ninguna investigación había sido llevada a cabo para determinar los efectos del flúor sobre la glándula pineal – una pequeña glándula situada entre los dos hemisferios del cerebro que regula la producción de la hormona melatonina. La melatonina es una hormona que ayuda a regular el inicio de la pubertad y ayuda a proteger el cuerpo contra el daño celular causado por los radicales libres.

Se sabe ahora – gracias a la meticulosa investigación de la Dra. Jennifer Lucas de la Universidad de Surrey en Inglaterra – que la glándula pineal es el objetivo principal de la acumulación de flúor en el organismo.

El tejido blando de la glándula pineal adulto contiene más flúor que cualquier otro tejido blando en el cuerpo – un nivel de fluoruro (~ 300 ppm), capaces de inhibir las enzimas.

La glándula pineal también contiene tejido duro (cristales hyroxyapatite), y es en este tejido duro donde se acumula más flúor (hasta 21.000 ppm) que cualquier otro tejido duro en el cuerpo (por ejemplo, los dientes y el hueso).

- Fuente http://www.icnr.com/articles/fluoride-deposition.html

Aparte de regulación de las hormonas vitales, la glándula pineal se sabe que desempeña una función esotérica. Es conocida por grupos místicos como el “tercer ojo” y ha sido considerada por muchas culturas como la parte del cerebro responsable de la iluminación espiritual y la “relación a lo divino”. ¿Está la iluminación fuera de los límites del hombre moderno?

“En el cerebro humano hay una glándula pequeña llamada la glándula pineal, que es el ojo sagrado de los antiguos, y se corresponde con el tercer ojo del cíclope. Poco se sabe sobre la función de la glándula pineal, Descartes propuso (más inteligente de lo que él sabía) que podría ser la morada del espíritu del hombre. ”
- Manly P. Hall, Las enseñanzas secretas de todas las edades



Traducido por chemtrails sevilla