03 noviembre 2011

Farmaceuticas usan fetos para vacunas y experimentos varios

Y no solo los laboratorios:




Otros componentes de las vacunas:





La Dra. Viera Scheibner (Australia), la principal experta del mundo en lesiones por vacunación, ha descubierto una conección entre la vacuna triple contra la difteria, la tos ferina y la tuberculosis, y el síndrome de muerte súbita infantil que ha sido científicamente demostrado. Muchos niños se han convertido en inválidos de por vida.
Muchos niños se vuelven pronto autistas después de sus vacunaciones. De acuerdo a un estudio en California publicado en Marzo de 1999, el autismo ha incrementado en un 273% en los últimos 10 años. Sólo en 1999, fueron registrados 1.685 casos nuevos (“Autismo ´99: Una emergencia nacional”, Yazbak, 1999). En Maryland, el autismo se incrementó en cinco veces en el mismo período. 1 de cada 149 niños ha desarrollado autismo. Advertencias contra esta correlación ha sido escuchada desde hace algunos años, pero médicos ignorantes continúan propagando los mitos que las vacunas son completamente inofensivas.
La verdad es que las vacunas son la causa de un gran número de muertes y discapacidades a un alto costo para los contribuyentes.
Viera Scheibner ha escrito un libro titulado “Vacunación: 100 años de investigaciones ortodoxas demuestran que las vacunas representan un asalto médico al sistema inmunitario” (Mary-borough, Australia, 1997), el que demuestra las formas en las que hemos sido engañados y perjudicados. Usted no puede prevenir un dolor de cabeza tomando aspirina, según la Dra. Scheibner. Nadie en su sano juicio haría eso. Las vacunas tienen poco sentido.
Las empresas farmacéuticas que fabrican las vacunas son los verdaderos ganadores. Hasta el 80% de todas las vacunas utilizadas para los niños, están hechas en laboratorios controlados por la familia masona Rockefeller.
El “vendido” Luis Pasteur, que eligió los billetes antes que la salud de la gente, ayudando a los illuminati a establecer el DOGMA de las vacunas
Otro científico francés, Louis Pasteur, expuso por otro lado, que todos los microorganismos, tanto dentro como fuera del cuerpo pueden causar enfermedades y -por lo tanto- debía ser controlado por el uso de vacunas. Recibió subsidios enormes. El apoyo de esta afirmación era un oportunidad de hacer grandes cantidades de dinero, mientras perjudicaba a la gente. La principal fuente de dinero de Pasteur fueron los Rothschild de París, en particular Gustave Rothschild.
La intensa propaganda de los masones ha hecho de Pasteur un nombre familiar. En su lecho de muerte (para alguien criado en un país católico, el momento más importante), el 28 de Septiembre de 1895, Pasteur se retractó de su error -la teoría simplista- con las siguientes palabras:
“Los microbios son nada, el medio ambiente es todo!”.
Conclusión (como diría el amigo Luisete):
No me entra en la cabeza como alguien en su sano juicio puede pensar que semejante estupidez (vacunarse) pùede ayudar a su salud, cuando en realidad es que es todo lo contrario…