23 mayo 2011

Sólo el 31% de la población española apoya al PP - PSOE

Una de cada tres personas con derecho a voto no lo ha hecho (casi 12 millones


Los votos nulos y los votos en blanco han experimentado un aumento y un nivel nunca alcanzado desde 1979 (973.518 votos), en la práctica este número de votos equivaldría a ser la cuarta fuerza política a nivel estatal.

LA ABSTENCION HA VUELTO A GANAR LAS ELECCIONES:
 La trampa del sistema:

Abstenciones: 12.000.000
PP: 8.471.695


PSOE: 6.273.308
IU: 1.424.059
Nulos y en blanco: 913.089
Partidos que no han conseguido representación: Aprox. 2.000.000
Votantes: 22.971.350
Censo electoral: 34.000.000
8.000.000 de personas van a gobernar sobre 34.000.000 
– sin contar las personas sin derecho a voto (11.000.000)


La crítica al asfixiante bipartidismo, y también a la actual ley electoral que lo favorece, es uno de los pilares sobre los que hablan muchos blogs o sobre el que se articuló el Movimiento de indignados y que ha dado paso a una corriente en un intento de regeneración democrática desde la plaza pública.

Los medios han movido su objetivo tras el ritual del papelito en la urna y conocerse los resultados electorales para dirigirlo hacia derrotados (PSOE) y vencedores (PP), y recoger grandilocuentes declaraciones de lo que harán, de la nueva etapa que se abre, etc. ...
Viejas promesas nunca cumplidas, cambian los payasos pero el circo sigue.

JUEGAN CON NUESTRA FALTA DE MEMORIA:
Pequeña fábula política difundida por Tommy Douglas, prominente activista y político, elegido en 2004 como "El canadiense más grande de todos los tiempos". Reconocido como padre del paso del sistema de salud canadiense al modelo de Asistencia sanitaria universal.



Pero lo cierto es que un día después todo sigue igual.



Salvo en el País Vasco donde un pequeño partido como Bildu consigue una victoria sin parangón (primera fuerza en número de cargos electos), en el resto de comunidades lo que sucede en la práctica es que el PPSOE continúa copando (con ese espejismo de gobierno-oposición) la práctica totalidad de las poltronas tanto en ayuntamientos como en parlamentos autonómicos.

Nada esperabamos de las elecciones, por lo que ninguna sorpresa ha motivado sus resultados.

 Elecciones y democracia no son términos excluyentes, pero  tampoco son sinónimos.

Nada ha cambiado.


Por mucho que ahora nos apabullen con la contundente victoria de unos contra los mismos, por mucho que nos hablen de un nuevo ciclo, todo seguirá igual para los Españoles.

Siguen hablando de democracia para definir un sistema que sólo quiere ciudadanos mudos, apáticos, sumisos, y que una vez cada cuatro años se acerquen, mansamente, a depositar un trozo de papel en una urna.

 Los ciudadanos despiertos están  contra la dictadura de la economía.


En cambio otros mas dormidos no saben quién les gobierna.....y les hacen creer que simplemente manifestándose o votando pueden cambiar el mundo. Son un poco ilusos