25 septiembre 2010

DESPEDIDOS - "derecha" o "Izquierda" siempre en la misma direccion

Los directivos que más despiden son los que más ganan

El consultor financiero Rob Parentau y el ex-operador de Wall Street Yves Smith señalan que en los últimos años las corporaciones estadounidenses "se han obsesionado" con los beneficios trimestrales, que determinan, a corto plazo, las oscilaciones del precio de las acciones.

Para aumentar los beneficios, observan Parenteau y Smith, los ejecutivos de las corporaciones sistemáticamente "evitan invertir en crecimiento futuro",  en investigación y desarrollo del producto, que crean puestos de trabajo.  En vez de marcarse estos objetivos a largo plazo, toman el tipo de medidas que puede hinchar rápidamente el precio de sus acciones. Despiden trabajadores. Distribuyen dividendos especiales. Traman fusiones y adquisiciones.

Este tipo de movimientos a corto plazo, continúan explicando  Parenteau y Smith, se traducen rápidamente en "bonos exorbitantes" para los ejecutivos que los han ideado. En efecto, tenemos una economía que recompensa generosamente a sus jugadores más fuertes por "miopía y especulación".

De hecho, los exorbitantes bonos de los ejecutivos no solamente recompensan dicha miopía, sino que invitan a ella. Para acabar con nuestra Gran Recesión –y evitar otra– hay que empezar a eliminar estas pagas excesivas a los ejecutivos. Y hay que hacerlo deprisa.

La huelga general pacífica del próximo miércoles 29 de septiembre llegará precedida, en una u otra dosis, del silencio, el desprecio y el rechazo de los medios y los poderes fácticos: he ahí un indicio, no menor, de cuán necesaria resulta la protesta laboral convocada.



En los medios sistémicos masivos no se habla demasiado de ella y, cuando se hace, es para vaticinar su fracaso con un gozo no siempre disimulado. Así ocurre de manera descarada en los rampantes ámbitos derechosos y algo más comedida en los progres.
El mensaje todo el tiempo viene a ser el mismo: la huelga está de más. Las encuestas, más o menos científicas, pronostican una escasa respuesta (ver también). Algún otro medio se ríe de los esfuerzos sindicales por concitar huelguistas para el día 29. Aunque con su ambigüedad congénita, la iglesia dominante ya ha mostrado su distanciamiento a través de los obispos.

Un estudio realizado en USA revela que su sueldo es 263 más elevado que el de los trabajadores

Un estudio del Institute for Policy Studies reveló que los altos ejecutivos de las principales compañías estadounidenses reciben, en promedio, 263 veces más dinero que el salario medio de los trabajadores de ese país. Eso significa que ganan ocho veces más que en todas las décadas del siglo pasado, mientras que los asalariados cobran menos que en la década de los 70. Los que más han despedido a trabajadores, se llevaron a casa el 42% más que los demás ejecutivos. Por Catalina Franco R.



Fuente: IPS
Fuente: IPS
Los salarios de los altos ejecutivos siguen dando de qué hablar. En medio de una situación económica complicada para la mayoría de los países de un planeta que acaba de pasar por una de las crisis económicas más difíciles en su historia, las cabezas visibles de grandes compañías parecen no sufrir las consecuencias de la recesión ni verse afectadas por aquellas condiciones que han golpeado a sus organizaciones y que han llevado a que millones de personas en el mundo pierdan su trabajo.

Después del planeta haber sido testigo de escándalos como los de Wall Street y de haber visto los resultados de la gestión de altos ejecutivos con salarios millonarios jugando a tomar riesgos sin control, se pensaría que el polémico tema de los excesivos salarios de los directivos dejaría de ocupar las primeras páginas y encontraría un equilibrio acorde con la realidad del mundo.

Pero nada más lejano de la realidad. Según un nuevo estudio del Institute for Policy Studies llamado “Executive Excess 2010: CEO Pay and the Great Recession” (Excesos ejecutivos 2010: los salarios de los directores ejecutivos y la gran recesión), la diferencia entre los salarios de los directivos y los de los trabajadores es mayor que nunca, a pesar de los aprietos en los que se vieron las compañías con la crisis económica y de que millones de personas fueron despedidas de sus trabajos.

Un abismo salarial

La situación es realmente difícil de creer. Después de ver una cantidad importante de titulares que anunciaban una caída drástica en los salarios de los directivos en distintos países del mundo, los resultados de la encuesta son bastante desalentadores para aquellos que esperaban contar ahora con una mayor igualdad y justicia dentro de las organizaciones a nivel mundial.

El informe del Institute for Policy Studies denuncia que aquellos ejecutivos que despedían a miles de empleados estaban, al mismo tiempo, acumulando millones en sus fortunas personales. La cifra es escandalosa: a pesar de que sus salarios cayeron en 2008 y después, nuevamente, en 2009, los altos ejecutivos de las principales compañías estadounidenses reciben hoy, en promedio, 263 veces más que la compensación promedio de los trabajadores de ese país.

Un dato comparativo importante es que en los años 70 unos pocos de los más altos ejecutivos ganaban unas treinta veces más de lo que ganaban sus trabajadores.

Y eso no es todo: después de ajustar de acuerdo con la inflación, en 2009 los salarios de los directores ejecutivos más que doblaron los salarios promedio de los ejecutivos de la década de los 90, más que cuadruplicaron los de la década de los 80 y equivalen, aproximadamente, a ocho veces los de todas las décadas de mediados del siglo veinte.

En contraste, hoy los trabajadores americanos reciben menos en salarios semanales reales de lo que recibían en la década de 1970 a cambio de su trabajo.

Y uno de los aspectos más graves de la situación, aparte de lo injusto de la diferencia, es que para no verse afectados, los directivos afectan a quienes trabajan para ellos, es decir, para no perjudicar sus altos salarios, una de las alternativas ha sido prescindir de puestos de trabajo que parecen no ser sostenibles para la organización. Este dato es bastante elocuente: los directores ejecutivos que más disminuyeron la nómina de la compañía para la que trabajaban en 2009 se llevaron a casa una compensación 42% más alta que el promedio salarial de los altos ejecutivos de las empresas del S&P 500.

HUELGA MUNDIAL SALVAJE es lo minimo que podemos exigir

http://lacomunidad.elpais.com/periferia06/2010/9/20/-huelga-huelga-