24 mayo 2007

Quien gana con la guerra perpetua

Ademas de las compañias que roban el petroleo sin control de Irak ....

El complejo militar-industrial-parlamentario (una elite que gana y un pais que pierde, Seguramente con esa increibles ganancias estan comprando el resto del planeta)

Hay numerosos aspectos del imperialismo y militarismo que socavan el sistema constitucional de USA.
A estas alturas, por ejemplo, la privatización de las funciones militares y de inteligencia está totalmente fuera de control, más allá de la ley, y más allá de cualquier forma de supervisión del Congreso.

Es también increíblemente lucrativa para los propietarios y operadores de las así llamadas compañías militares privadas – y el dinero para pagar por sus actividades proviene en última instancia de la "deuda americana" - la mayor de la historia y de cualquier otro pais.



Toda rendición de cuentas de estos fondos, distribuidos en gran parte a compañías con conexiones en los círculos gobernantes, esta fuera de control.

Jeremy Scahill, autor de “Blackwater: The Rise of the World's Most Powerful Mercenary Army,”
[http://www.rebelion.org/noticia.php?id=45811]

Estima que existen ¡¡¡ 126.000 contratistas ¡¡¡ militares privados en Iraq, más que suficiente
para que la guerra continúe, incluso si retiraran la mayor parte de las tropas oficiales de USA.

“Desde el comienzo,” escribe Scahill, “esos contratistas han constituido una importante historia oculta de la guerra, prácticamente no cubierta por los medios dominantes y absolutamente central en el mantenimiento de la ocupación de Iraq por USA.”

Si la guerra se acabara , se acabarian todos estos negocios ocultos. (por ejempo en Afganistan no controlarian el negocio del opio - ya se ha empezado a plantar tambien en Irak -) ni el petroleo en Irak ....

Los masivos presupuestos “militares” de USA, que siguen aumentando, comienzan a amenazar a USA con la bancarrota, considerando que sus déficit comercial y fiscal ya lo convierten en la mayor nación deudora del mundo.

Los gastos en los círculos dirigentes militares – a veces mal llamados “gastos en defensa” – han aumentado a los mayores niveles desde la Segunda Guerra Mundial, excediendo los presupuestos de las eras de Corea y Vietnam así como el bacanal de compra de armas del presidente Ronald Reagan en los años ochenta.

Según cálculos del Proyecto Nacional de Prioridades, una organización de investigación sin fines de lucro que examina el impacto local de las políticas de gastos federales, los gastos militares actuales consumen un 40% de cada dólar de impuestos.

Es igualmente alarmante que sea virtualmente imposible para un miembro del Congreso o para un ciudadano de a pie obtener aunque sea un siquiera aproximado indicio sobre el tamaño real de los gastos militares o su impacto sobre la estructura y el funcionamiento del sistema económico.

Unos 30.000 millones de dólares de la asignación oficial del Departamento de Defensa (DoD) del actual año fiscal son “dinero oscuro”, lo que quiere decir que supuestamente van a proyectos "altamente confidenciales".

Incluso el presupuesto declarado del DoD es sólo analizado a la ligera porque los miembros del Congreso, a la busca de lucrativos contratos de defensa para sus distritos, tienen relaciones mutuamente beneficiosas con contratistas de la defensa y el Pentágono.

El presidente Dwight D. Eisenhower identificó este fenómeno, en el borrador de su discurso de despedida de 1961, como el “complejo militar-industrial-parlamentario.”

este corto video es muy didactico al respecto:
http://video.google.com/videoplay?docid=-4480954150247099831

Hay una cifra que el DoD nunca revela y es que el total de los gastos militares es realmente muchas veces superior a la asignación oficial para el Departamento de Defensa.

Para el año fiscal 2006, Robert Higgs del Instituto Independiente calculó que los desembolsos para
la seguridad nacional ascienden a casi un billón de dólares – ¡¡ 934.900 millones ¡¡¡ de dólares para ser exactos – distribuidos como sigue (en millones de dólares):


Departmento de Defensa: $499.400

Departmento de Energía (armas atómicas): $16.600

Departmento de Estado (ayuda militar al extranjero): $25.300

Departmento de Asuntos de Veteranos (tratamiento de soldados
heridos): $69.800

Departmento de Seguridad Interior (defensa real): $69.100

Departmento de Justicia (un tercio para el FBI): $1.900

Departmento del Tesoro (jubilaciones militares): $38.500

NASA (lanzamiento de satélites): $7.600

Intereses por deudas de guerra de 1916 al presente: $206.700

En total, la suma es mayor que la suma combinada gastada por TODAS las demás naciones en gasto militar.


Lo que el país necesita desesperadamente es un movimiento popular para reconstruir el sistema constitucional y volver a someter al gobierno a la disciplina de controles y limitaciones.

Ni el reemplazo de un partido político por el otro, ni políticas económicas proteccionistas orientadas a rescatar lo que queda de la economía manufacturera corregirán lo que ha ido mal. Ambas
soluciones no encaran la causa a la raíz de nuestra decadencia nacional.

Creo que hay una sola solución para la crisis que enfrentamos. El pueblo estadounidense debe tomar la decisión de desmantelar tanto el imperio que ha sido creado en su nombre y el inmenso (y todavía creciente) sistema militar que lo refuerza.

Es una tarea que es por lo menos comparable con la emprendida por el gobierno británico
cuando, después de la Segunda Guerra Mundial, liquidó el Imperio Británico.
Al hacerlo, Gran Bretaña evitó la suerte de la República Romana – convertirse en una tiranía interior y perder su democracia, como habría sido necesario si hubiera continuado tratando de dominar gran parte del mundo por la fuerza.

Para tener éxito, un esfuerzo semejante podría requerir prácticamente una movilización revolucionaria de la ciudadanía estadounidense, comparable por lo menos al movimiento de derechos cívicos de los años sesenta.

Propuestas de cambio del pais *

Normalmente, una lista de propuestas de reformas como ésta sería simplemente rechazada como utópica. Comprendo esa reacción. Quiero subrayar, sin embargo, que si no se emprenden estas reformas significaría que se condena a USA a la suerte que acaeció a la República Romana y a todos los demás imperios desde entonces. Por eso puse en mi libro* “Némesis” el subtítulo “The Last Days of the American Republic” (Los últimos días de la república estadounidense).

Cuando Ronald Reagan acuñó la frase “imperio del mal,” se refería a la Unión Soviética, y básicamente estuve de acuerdo con él en que la URSS debía ser contenida..

Pero actualmente es USA el que es percibido como un imperio del mal y las fuerzas del mundo se movilizan para detenernos. El gobierno de Bush insiste en que si abandonamos Iraq nuestros enemigos “ganarán” o – lo que es aún menos probable – “nos seguirán a casa.”

Creo que, si nos vamos de Iraq, y de nuestros otros muchos enclaves imperiales, podremos recuperar la superioridad moral y desmentir la necesidad de una política exterior basada en la guerra preventiva.

También creo que a menos que sigamos ese camino, perderemos nuestra democracia y libertad y
entonces NO IMPORTARA CUANTO MAS PERDEMOS.

En las palabras inmortales de Pogo: “Hemos encontrado al enemigo y somos nosotros.”
---------------------------------------------------------------------------------

Chalmers Johnson